FANDOM


Poster EVII copy





Episodio VII: MI Sangre, Mis Hermanos Editar

Los recons regresan de una muy dura mision, su capitan esta al borde de la muerte, pero sera un holograma el que pondra en marcha una cadena de sucesos donde el pasado de uno de ellos los pondra en peligro... a todos


Capitulo 1 Editar

El Valhala cruzaba el hiperespacio, como muchas veces lo había hecho antes, pero esta vez no era la mejor de las situaciones. Iban rumbo a los astilleros de Slius Van, donde harían tiempo a ver si el comandante de la primera compañía de force recons podía salir del coma en el que se encontraba, la operación en Jabiim casi les había costado la vida.

Rake permanecía silente en una cama de la bahía médica, Ariell lo monitoreaba mientras el resto hacia turnos para estar con él. Siul observaba el trabajo de su amada y el de los androides médicos desde fuera de la habitación, estaba acompañado de Barzak, quien estaba con los ojos cerrados recitando algo, rezaba por el alma del capitán y porque pudiese regresar con ellos.

Siul colocó su mano sobre el hombro de la chica, ella abrió sus enormes ojos negros y el sargento le ofreció una sonrisa la cual ella correspondió, esas sonrisas llenas de esperanza y de temor.


• Tranquila Barzak… él lo logrará, sé que lo hará… no nos fallará

• Si sargento, pero…-dijo Barzak mirando al capitán

• ¿Pero?

• El capitán fue a la oscuridad mas profunda y ahora no lo siento en la fuerza, es como si su alma se hubiese ido a un lugar más allá de todo…

• Pues esperemos que encuentre el camino de regreso


Ariell salio de la habitación, y su sola mirada delataba el hecho de que nada había cambiado en el estado del capitán, Barzak entro a la habitación y se sentó al lado de Rake tomando una de sus manos con la esperanza de que despertara.

Meia estaba en su habitación, se sentía extraña como con un mal presentimiento, no sabía nada de sus hijos desde hace un buen tiempo y eso la ponía muy nerviosa. En ese instante, recibió la llamada de un androide mensajero quien le traía una pequeño holograbador, ella lo tomó y lo encendió, le dijo algo al aparato, como una clave y el mensaje se proyectó. Al terminar meia dejo caer el aparato y empezó a llorar con su cara hundida en sus manos, pero debía detenerse ya que todos fueron llamados por la coronel Orelem para comunicarles una noticia importante. Llegaron sin demora y Arieg les indicó que Luke había logrado conseguir una licencia de dos meses y medio para ellos así que tendrían más tiempo para esperar la recuperación del capitán, pero le sugirió a la mayoría de que se dispersaran, de ser posible al llegar a Slius Van.

La mayoría de ellos no estaba de acuerdo en dejar a su capitán en esas condiciones pero el permanecer juntos en licencia levantaría muchas suspicacias, sobre todo en cierto bothan, así que era lo mejor. Faltaban solo dos días para llegar a los astilleros.

Siul caminaba por los pasillos de la nave y se acercó al área de descanso, se asomó por la puerta y vio a Fixer arrodillado con sus manos cruzadas y la cabeza hacia delante, se le acercó y el joven rebelde lo miró, su mirada era de una gran preocupación.


• ¿Que haces mocoso?

• Yo…rezaba señor… no le diga a los demás por favor

• Cálmate no lo haré… ¿Lo hacías por Rake?

• Esteee…yo…bueno… si, si señor… él es como mi hermano mayor, así como lo fue Ireth en su momento, es un buen sujeto… no merece estar así, le pido al cielo, a mi maestra y a Ireth que lo ayuden…

• Sigue rezando muchacho… sigue rezando


Siul lo dejó solo, le tocaba su ronda con el capitán junto a Ariell así que seria otra noche larga como lo han sido las últimas. Barzak estaba dormida al lado del capitán y el sargento Azendom la tocó suavemente en el hombro, lo suficiente como para despertarla, ella se restregó los ojos y soltó un bostezo, miró al capitán y su rostro aun denotaba preocupación.

Ariell seguía revisando al capitán verificando su estado, Barzak se levantó y justo al cruzar el umbral de la puerta, se detuvo, sintió un tremor en la fuerza, sus ojos empezaron a brillar y al voltear miró a Rake.


• Vamos capitán usted puede…


Siul la miró extrañado pero en ese instante Rake despertó tomando una enorme bocanada de aire, parecía como si se fuese a salir de la cama, Siul lo tomó por los hombros obligándole a mantenerse acostado, el joven capitán se agitaba mientras Ariell le decía algunas cosas. La agitación de la habitación hizo que el resto se acercara, había muchas sonrisas mientras Rake se calmaba y volvía a la vida.

Rake estaba acostado, habían pasado solo unas horas desde su salida del coma y permanecía en silencio, todos se habían ido y él estaba solo en sus pensamientos. Su mirada había cambiado, su visión de la vida había cambiado, en ese momento Ariell y Siul entraron a la habitación.


• ¿Cuanto tiempo ha pasado…? -preguntó Rake con voz débil

• 12 días capitán, pero todo estará bien –dijo Ariell

• ¿12 días?

• Si Rake… pensábamos que habías ido a un lugar de donde no podrías regresar -dijo Siul

• Casi fue así…


Ariell hizo unas últimas verificaciones, y salio de la habitación, Siul iba a hacer lo mismo pero Rake le pidió que se quedara un momento.

• Siul… yo… asesine al… hermano de Ireth –dijo Rake con voz quebrada

• El hermano… algo me decía que había una conexión…el bastardo ese resulto ser el hermano de uno de los mejores seres de la galaxia

• Yo lo mate a sangre fría…

• Eras tu o era el, esa es nuestra vida Rake

• Pero… era

• Peros, tal ves, tu sabes mejor que yo que cada quien escoge su destino Ireth te amo y su hermano decidió ser un genocida y nosotros debíamos pararlo… Ireth hubiese hecho lo mismo, de eso estoy seguro


Rake se quedó en silencio, recordó todo lo que vio mientras estuvo en el coma, suspiró mirando hacia una de las ventanillas de la habitación, buscando las palabras necesarias para explicar lo que le había pasado.

• Sabes Siul… yo la vi de nuevo… pude verla de nuevo…

• ¿A quien viste de nuevo?

• A Ireth… pensé que había muerto… te sonara loco, fui a un lugar extraño… ella me dijo los extraña a todos… creo que de cierta manera vi mi vida y todo lo que paso a través de ella, fue como un sueño pero la veía tan clara como te veo ahora a ti… su cabello, sus ojos, su belleza, ahora sé que…

• Siempre estará ahí… lo sé Rake, creo que te has perdonado a ti mismo y donde quiera que esté Ireth ella nos cuidara y te cuidara a ti

• Si… ahora creo que es momento de que ella siga su camino y yo el mío, creo que su alma merece estar en paz…

• Pues bien ahora debemos descansar y tu debes recuperarte aprovecha que estaremos de licencia

• Trataré

• Nos vemos capitán


Siul salió y Rake suspiró, miraba al espacio y veía a su amor, ella estaría por el resto de su vida en su corazón, pero ahora debía ver al futuro y aun tenia cosas por a hacer


El Valhala llego a Slius Van, los recon debían despedirse para aprovechar su licencia, extrañamente Meia había salido primero que todos y solo se despidió de Arieg y de Ariell, prácticamente se esfumó. El resto pensaba que eran las ansias de ver a sus hijos pero luego descubrirían que esa era solo la mitad de la historia. Fixer aprovecharía su licencia para ir a Edenea, Rook iría a Kasshyyk a visitar a su familia, Assad deseaba ir a Ithor para descansar, Barzak aprovecharía para regresar a Neelvaan y contar de sus peleas a su familia, Ariell quería hacer algunas especializaciones médicas así que se quedaría en Coruscant y Siul la acompañaría, Rake permanecería en Coruscant también aprendiendo en el templo jedi.


En pocos días la primera compañía se disgregó por completo, todos habían llegado a su destino, pero Meia no se había reportado. Ya Rake, Siul y Ariell estaban en Coruscant, aunque el joven capitán permanecía en el templo jedi. Un día percibió un ligero disturbio el la fuerza, al buscar su origen vio al comandante Skywalker acompañado de una mujer de cabellera rojiza y de penetrantes ojos verdes. Era de formas muy hermosas, exuberante y su manera de caminar hablaba de una mujer muy fuerte.

• Saludos Rake -dijo Luke

• Buenos días maestro

• Jeje ya te he dicho que me llames por mi nombre pero creo que la presencia de ella te ha intimidado, déjame presentarte a una amiga… Mara Jade

• Un placer señorita Jade

• Vaya pensé que era un mocoso cuando me hablaste de él, pero veo que es todo un hombre –dijo Mara mirando de arriba abajo a Rake

• Muy graciosa Mara –dijo Luke con una amplia sonrisa

• Bueno, que te puedo decir, aunque parece tu hijo mas que tu amigo –dijo Mara

• Si, pero es un gran Jedi

• Recuerda lo que te he dicho de los jedis, no es tanto como tu crees

• ¿Y usted señorita Jade?, ¿desde cuando es jedi? –preguntó Rake

• Jajaja aun no lo soy, pero si se un par de trucos… veo que eres muy listo, me sorprendes

• Bueno espero que el maestro Luke pueda ayudarle a convertirse en jedi

• Bueno eso lo veremos…

• Ese es mi objetivo Rake, convertir a Mara en un jedi. Pero creo que debemos seguir, hoy no entrenaré contigo debo atender algunos asuntos personales

• No se preocupe ya estaba por irme

• Bueno Rake Malkar ha sido un placer conocerte

• Igual señorita Jade

• Llámame Mara…

• Esta bien Mara

• Adiós buen mozo


Rake se había quedado muy sorprendido por Mara Jade, sentía la fuerza vibrar en ella, aunque no podía negar que tenia cierto aire de autosuficiencia y de arrogancia que no pasaban desapercibidos.

Un crucero corelliano cruzaba el espacio con rumbo a Itkcotch, en la nave Meia veía con desesperación como el tiempo pasaba, estaba muy angustiada no sabia cómo y donde empezar a resolver lo que había pasado. Pensaba en que harían sus compañeros si se llegaban a enterar, -no, no podían enterarse- pensó ella, eso significaría el fin de todo su futuro

La nave descendió en el inhóspito planeta, el aire era seco y los fuertes vientos levantaban polvaredas a cada rato, Meia vestía una túnica con capucha que cubría su rostro solo llevaba un morral con algunos cambios de ropas, y su tarjeta de créditos. Entre la multitud que decencia ella logro colarse hasta llegar a la entrada del espacio puerto, allí la esperaba una speeder limusina, ella reconocía el vehiculo y no precisamente le traía buenos recuerdos, la puerta se abrió y ella lo abordo, al cerrarse la puerta el vehiculo salio a toda velocidad a un lugar incierto.

En Coruscant, Siul tenia una sensación incomoda ya habían pasado muchos días y Meia no daba señales de vida, no se había comunicado con nadie y no llevaba su comunicador, algo andaba mal ya que había dejado muchas cosas olvidadas, estaba algo preocupado, fue a donde estaba Ariell, tal vez ella sabia algo ya que fue ella una de las pocos personas que vio a Meia partir, no tardo en encontrarse con su amada.


• Hola amor –dijo Siul dándole un tierno beso

• Hola… ¿pasa algo?

• Si estoy algo preocupado por Meia… no se ha reportado ni hemos tenidos noticias de ella desde que salio de Slius Van… es extraño se que ella es callada pero...

• Entiendo, yo también note algo extraño cuando nos despedimos era una urgencia y una gran preocupación, era como si algo la tuviese muy angustiada…

• Eso es lo que mas me preocupa, hay algo detrás de esa salida y creo que debemos averiguar que es…

• ¿tu crees que este en peligro?

• No lo se espero que no pero prefiero que me maldiga por ser un metiche a que le pase algo malo y no haber hecho nada…

• ¿y por donde piensas comenzar?

• Eso no lo se… pero creo que deberíamos ir con Rake a ver si nos hecha una mano


Ambos se fueron directo al templo jedi, conversaron con el capitán el cual accedió a ayudarlos, pero primero debían descubrir a donde había ido Meia.


Mientras sus amigos comenzaban su búsqueda, Meia era llevada a un lujoso palacio a las afueras de la capital, era un lugar lleno de lujos, pero también lleno de maldad, ella camina escoltada por dos togorianos, quienes la llevaban a través de los amplios salones, era un enorme lugar, con decenas de obras de arte, al fondo del pasillo principal había un enerote estudia al entrar al fondo de este, un escritorio y una silla… al girar una figura del pasado de Meia aprecio ante sus ojos.


• Saludos, Meia Parfeit… ¿o debería llamarte?… Celestia


Quien pronunciaba estas palabras era una mujer falleen, en su mediana edad, con un vestido púrpura y muchas joyas adornando su impresionante figura, se levanto de la silla, camino lentamente alrededor de la mesa y se para justo delante de Meia, era mucho mas alta pero no lograba intimidar a la sargento Parfeit.


• Ese no es mi nombre… Kalesha hace mucho que deje eso en el pasado…

• Oh perdóname… pero así era como te llamabas cuando eras una de nosotras… cuando ganabas mucho dinero con tu hermoso cuerpo…

• Pero ya no lo hago más, ¿Dónde están mis niños?

• ¿Pero para que apresurarnos? Fue una lastima que huyeras del sindicato, eras muy… talentosa

• ¿Dónde están ¡MIS HIJOS!?

• No estas en posición de exigirme nada… Celestia… pero tus hijos están bien… están a mi cuidado

• ¿y Yaxxon?

• Bueno el lamentablemente no entendió que debía cooperar con nosotros…

• ¡Eres una maldita!


Meia se lanzo contra la mujer pero fue inmovilizada por los dos poderosos togorianos, quienes la sujetaron con mucha fuerza


• Bueno, bueno sin tanto ánimo… tus hijos estarán a mi cuidado, y te los entregare cuando me hagas un pequeñísimo favor…

• ¡Vete al infierno!

• Oh no… serán ellos los que se irán al infierno si tu no cooperas, pero creo que deberías disfrutar primero de mi hospitalidad… enciérrenla


Los dos togorianos se llevaron a meia a rastras a través de los pasillos, y la encerraron en una de las habitaciones del palacio, ella se sentó en la cama y empezó a llorar, su pasado al fin la había alcanzado, a sus hijos y a su mejor amigo, realmente las cosas se veían muy mal.




Capitulo 2 Editar

Ariell entro a la habitación de Meia, en el Valhala, ese era el ultimo sitio que había ocupado, el cuarto estaba inmaculado perfectamente ordenado, como si no se dejase nada que levantase alguna sospecha, la joven cetral revisaba y al levantar la sabana descubrió un pequeño holograbador, lo tomo y lo encendió. Apareció la imagen de una mujer falleen hablando en un lenguaje que ella no entendía y el mensaje quedaba congelado, era todo un misterio para Ariell, así que se llevo el aparato de regreso al cuartel general de los recons, Siul y Rake observaban el holograbador, y veían el mensaje una y otra vez se cercioraron de que no estuviese dañado, así era pero el mensaje aun estaba incompleto, aprovecharon de hacerle un análisis y el resultado era que le mensaje estaba encriptado y solo una clave podía permitir su reproducción total.


• bien… ¿ahora que hacemos? –dijo Ariell

• no podemos llevarlo a la inteligencia, esto es algo muy personal y seria muy mal visto usar recursos de la nueva republica en algo de los cual aun no estamos seguros si es bueno o malo, además ya agotamos los favores por un buen tiempo–dijo Rake

• es cierto… pero solo conozco a una persona en la galaxia capaz de romper ese código…

• ¡Fixer! –dijeron Rake y Ariell al unísono

• Exacto


Los tres se fueros a una de las salas de comunicaciones del cuartel general y realizaron una llamada vía holonet a Edenea, al recibir respuesta vieron la imagen de Fixer muy bien ataviado, acompañado de la reina Ishale, la reina lo abrazaba y sus sonrisas eran imposibles de ocultar.


• Buenos días su majestad, buenos días Fixer, lamento tener que interrumpir tu descanso… -dijo Rake

• Tranquilo capitán –dijo Fixer

• Saludos capitán Malkar es un placer verlo de nuevo, señor Azendom, señorita Ika que bueno verlos de nuevo, espero que la llamada sea para informarnos de su pronto matrimonio… -dijo Ishale con una gran sonrisa

• Jajajajaja, no creo eso, cuando el sargento y Ariell se casen te garantizo que todos se enteraran, ya que ellos serán los únicos habitantes de todo el universo –dijo Fixer

• Ja, ja, ja muy gracioso mocoso… después me las arreglare contigo…-dijo Siul- lamentablemente su majestad no es para eso que solicitamos a Fixer, realmente es para la único que es bueno en esta vida… para desencriptar códigos y hacernos la vida imposible

• Bueno señor Azendom, el es bueno en otras cosas… es un chico muy inteligente –dijo Ishale

• Ve sargento ya tengo quien me defienda, jejeje

• Si pero no te salvara de mi cuando estés aquí….

• Ups… cierto…pero menciono desencriptar códigos, ¿y eso para que?

• Pues bien Fixer, desde que salimos de Slius Van no hemos sabido nada de Meia, es como si hubiese desaparecido, no contesta ninguna llamada y no sabemos ni siquiera a donde fue, y ya ha pasado mas de una semana –dijo Ariell

• Fuiiii ¿mas de una semana? Es demasiado tiempo, pero ¿Cómo entro yo en todo esto?

• Bueno Fix, en la habitación de Meia encontramos este holograbador, tiene un mensaje pero no podemos verlo completo porque esta encriptado, ¿tu crees…?

• Que pueda decodificarlo…!claro Ariell! Eso es como preguntarle a un thranta si sabe volar, conéctalo al transmisor veremos a ver que tiene…


Ariell conecto el aparato al transmisor de holonet, desde Edenea Fixer pudo acceder a sus sistemas y con su habitual velocidad pudo romper los códigos de acceso del mensaje, nuevamente aprecio la figura de la mujer falleen, esta vez dijo mucho mas de lo que los recons esperaban oír.


• Saludos cordiales, Celestia… se que me recuerdas, se que sabes quien soy… tu tienes una deuda con la organización y conmigo… ¿pensaste que podías ocultarte para toda la vida al igual que a tu hijos? Pues no es así, si los quieres ver de regreso sanos y salvos harás algo para mi, pero antes debes venir a Itkotch para realizar los arreglos pertinentes, y nada de meter a tus amiguchos militares o serán tus lindos niños quienes pagaran… muy caro


Todos quedaron muy confundidos incluso la reina Ishale, sin duda alguna Meia estaba en serios problemas, pero había muchas preguntas, ¿quien era Celestia?, ¿Quién era esa mujer falleen? Y ¿Por qué Itkotch? Solo había una manera de obtener respuesta.


• Demonios… no se ustedes pero sea lo que sea es malo para Meia… muy malo –dijo Fixer

• Es cierto, lo que no entiendo es por que la llama Celestia… ¿será que es el verdadero nombre de Meia? –dijo Ariell

• Sea lo que sea debemos hacer algo y rápido no sabemos como este ella y sus hijos –dijo Siul

• Bueno entonces ¿Dónde nos vemos? –dijo Fixer

• En ninguna parte… tu te quedaras en Edenea, y eso es una orden directa Fixer –dijo Rake

• Pero señor. Es Meia…-replico Fixer

• Nosotros nos encargaremos, tú estarás en Edenea si no llamamos en tres días, infórmale a la coronel Orelem, ¿esta claro?

• Si señor…

• No se preocupe capitán yo estaré aquí con el, si necesitan nuestra ayuda partiremos de inmediato, no dude en contar con nuestro apoyo –dijo Ishale

• No se preocupe su majestad, con que mantenga a Fixer vigilado será mas que suficiente-dijo Rake

• Jeje ¿que decías de que te defendían mocoso? –dijo Siul

• Bleh… no es justo –respondió Fixer cruzándose de brazos


La transmisión termino, Rake, Siul y Ariell, se fueron a sus barracas al buscar algunas cosas debían salir al planeta Itkcotch, a ver que era lo que había ocurrido con Meia, Ariell ya había terminado su especialización, así que ninguno dejaba asuntos pendientes, abordaron una nave rumbo a Itkoch, para ver que podían hacer por Meia.


Mientras sus amigos buscaban la manera de encontrarla, Meia fue llevada de nuevo ante la mujer falleen, esta vez sabría la naturaleza de sus planes, al entrar al salón vio a sus pequeños, corrió a abrazarlos y ellos a ella, ahora eran mas grandes, 10 el niño y 7 la niña, los tres lloraban, Meia los observaba su rostro estaba lleno de lagrimas y de una amplia sonrisa. Ambos eran de piel blanca, el niño tenía los ojos de color ámbar y su cabello era rubio y los ojos de la niña eran azules y su cabellera era castaño claro.


• Mis niños mis pequeños, como han crecido… Shun… Marin… mis dos angelitos… ¿están bien?

• Mama… el tío Yaxxon… dijo el niño con voz quebrada

• Lo se mi pequeño pero todo terminará pronto ya mami esta aquí… todo estará bien…

• Mami tengo miedo –dijo la niña pequeña mientras Meia la abrazaba

• No temas mi ángel ya estoy aquí


En ese instante, Kalesha se acerco y le hizo una señal a dos de sus guardaespaldas para que se llevaran a los niños, entre llantos y gritos meia veía como le arrancaban a sus hijos de los brazos pero les rogó a sus niños que fuesen fuertes que su mama lo sacaría de ahí, los niños se calmaron un poco, al final salieron sin mayores problemas de la habitación.


• Como veras tus hijos están bien… los trato de la mejor manera posible –dijo la mujer falleen


En ese momento meia le propino un poderoso derechazo al rostro derribando a Kalesha, sus guardaespaldas atacaron a Meia con garrotes eléctricos, haciéndola caer de rodillas, la falleen se levanto poco a poco, sangraba por la boca, se acerco a Meia esta permanecía desafiante aun a pesar de estar sufriendo mucho por las descargas.


• Valiente acto… ¡perra! –dijo Kalesha

• Si les pones un dedo encima a mi hijos lo vas a lamentar –dijo Meia

• ¿lamentar que?... no estas en condiciones de amenazarme Celestia, harás lo que te diga o serán los mocosos quienes pagaran… siéntenla


Los guardaespaldas togorianos de Kalesha, cargaron a meia hasta una silla y casi la aventaron en esta, ella trataba de recuperar sus fuerzas, la falleen le explicaría la razón de todo lo que estaba pasando.

• Pues bien Celestia, ¿tu recuerdas aquel acaudalado hombre de negocios que vivía en Tyferra? ¿y el cual era uno de tus grandes admiradores…?

• Creo que mi memoria desecho todos esos malos recuerdos…

• Buena estrategia, pero refrescare un poco tu memoria, Gamlin Kizak, era uno de los mas adinerados jóvenes de esta parte de la galaxia, estaba perdidamente enamorado de ti, pagaba por adelantado tus servicios y si no lo recuerdas, el pagaba el departamento de tu vivías en Coruscant…

• ¿Y eso que?

• Pues bien el paso de ser el niño rico al multimillonario empresario… el único problema es que llevo al sindicato a la bancarrota cuando decidió sacarnos del juego solo porque tu le habías partido el corazón, nos hizo la vida de cuadritos, pero al final logramos recuperarnos

• Que historia tan triste… ¿me puedo ir?

• No, cuando descubrimos la ubicación de tus hijos y la tuya casi saltamos de la alegría ahora tendríamos el arma perfecta de venganza contra ese maldito… el que nos quito todo, tu Celestia iras a donde esta el lo seducirás y luego… lo mataras

• ¿lo matare? ¿y por que no mandas a uno de estos dos a hacer ese trabajo?

• Porque seria muy fácil y poco placentero, si no lo logras tu morirás así como tus hijos, y si lo logras igual morirás, pero tus hijos vivirán, no tienes mucho de donde escoger, de ambas maneras… yo gano


Meia estaba aterrada, no tenia salida, debía sacrificarse por sus hijos, no podía creer que este monstruo pudiese tener todas las cartas en su mano por el omento debía seguirle la corriente, la mujer fallen envió a Meia a su habitación para que se preparara de la mejor manera posible ya que pronto partiría a Ithor.


En Edenea Fixer analizaba el contenido de la holograbación que le habían suministrado sus compañeros, necesitaba saber mas de quien lo había hecho y de donde provenía, sacar esta información generalmente era algo difícil, pero las manos diestras de Fixer harían el milagro. La reina Ishale lo observaba y en un momento decidió sentarse detrás de el muy cerca mientras lo veía trabajar febrilmente.


• ¿Qué haces amor mío?

• Tratando de descifrar de donde provino este transmisión o por lo menos de que tipo de equipo… no es mucho pero si no puedo ir con los muchachos por lo menos ayudarlos desde aquí

• Oh vaya…¿puedo serte yo de utilidad?

• Ya lo eres mi amor, estando aquí me calmas y me concentro mejor

• Aww gracias mi ángel, pero no me gusta a estar de manos cruzadas viéndote trabajar así…

• Puedes besarme eso sería una gran ayuda


Ishale se le acerco, y le dio un enrome beso pero Fixer no se detuvo seguía indagando en la transmisión, hasta que al fin, logro descifrar algo, la transmisión se genero, desde una empresa de comunicaciones en Itkcoch, de nombre “Diosas” inmediatamente Fixer investigo y dicha empresa aparentemente era muy legal, sin ningún tipo de tacha pero que manejaba cantidades muy grandes de dinero, cosa que no era lógica siendo una empresa tan pequeña, el joven soldado siguió indagando y descubrió que la dueña de la empresa era una mujer falleen de nombre Kalesha Ferra, al ver la imagen supo que era la misma mujer del mensaje de Meia.


En el crucero rumbo a Itkcoch, Rake, Ariell y Siul pensaban en la mejor manera de empezar a buscar a Meia, no sabían ni siquiera donde estaba, así que tenían que pensar rápido para poder encontrarla.


• Pues bien… no sabemos donde esta Meia, solo sabemos que fue a Itkoch pero de resto… nada –dijo Siul

• Cierto, pero lo que mas me intriga es el nombre que mencionan en el mensaje… Celestia… no se, estoy casi segura que hace referencia a Meia… pero ¿Por qué ese nombre? –dijo Ariell

• Celestia… Celestia… Siul nosotros hemos escuchado ese nombre antes… -dijo Rake

• ¿lo hemos escuchado? –dijo Siul

• Si… ¿donde fue?... ¡Ah si en Mimban! Con “Kratos” Zerga, recuerdas que en una de las noches de bar, esa cuando fueron las bailarinas exóticas, nos comento, que ninguna se comparaba a una tal Celestia… el resto de sus amigos refrendaron la afirmación… -dijo Rake

• ¿noche de bailarinas exóticas? -Dijo Ariell mirando de reojo a Siul

• Jeje perdona Siul debí explicarme mejor, el estaba Ariell pero solo bebía… yo si estaba…

• No me digas mas Rake… -dijo Ariell con cara de pocos amigos

• Gracias capitán… pues si lo recuerdo, ¿eso que tiene que ver con Meia? –dijo Siul

• El nombre… -dijo Ariell- cuando estábamos buscándote Siul, Meia hizo un par de cosas, digamos que demasiado… reveladoras para ayudarnos en la búsqueda… tiene sentido… Celestia es Meia…

• No, no creo que eso sea así… -dijo Siul

• ¿y por que no? ¿no se parece a esas “bailarinas”? –dijo Ariell

• No es eso, es que yo nunca la he visto como una mujer de ese tipo…

• ¿y de que tipo seria Meia entonces, Siul?

• No lo se… ¿me estas interrogando?


En ese momento Rake recibió la llamada Fixer, indicándole sus hallazgos ahora las cosas serian un poco menos complicadas, ya sabían a quien debían buscar, no tenían idea de cuan peligroso seria, solo sabían que fuese lo que fuese que le estuviese ocurriendo a Meia, ella y sus hijos estaban en peligro, así que debían apresurarse.


• Creo que deben dejar los interrogatorios prenupciales para otro momento debemos concentrarnos en lo que ocurre –dijo Rake

• Este interrogatorio es gracias a tu gran bocota… ricitos de oro –dijo Siul algo molesto

• No se preocupe capitán me encanta poner a Siul contra las cuerdas, jijiji –dijo Ariell

• Muy graciosa… muy, muy graciosa… después nos arreglamos –dijo Siul


El crucero arribo al planeta Itkoch sin mayores contratiempos, era hora de buscar a Meia y a la tal Kalesha. Meia estaba rodeada de mujeres que preparaban varios maletines con la ropa que llevaría para cumplir su misión, no sabia nada de sus pequeños, pero aun así seguiría rogaba que en el camino encontrase una solución para su dilema, no era una asesina y no quería serlo una cosa era matar imperiales o piratas y otra era asesinar a un desconocido, bueno no era un desconocido para ella, Gamlin era uno de sus clientes mas consecuentes ye el único que la trataba con respeto, era solo un muchacho cuando lo conoció con su cabellera grisácea, sus ojos azules y su brillante sonrisa.

Recordaba cuando lo conoció, lo asustado que estaba en su primera noche, era costumbre en su familia que los jóvenes se estrenaran en la vida sexual a través de una prostituta, su padre era un hombre muy rico y tenia varias esposas pero solo una le había dado un hijo, Gamlin, a pesar de todo era un buen muchacho… ¿Cómo seria ahora? ¿Un déspota como su padre o seria un buen hombre? Y sobre todas las cosas… ¿Cómo reaccionaria al verla?, eso no importaba debía matarlo para recuperar a sus hijos y eso era lo único que importaba.



Capitulo 3 Editar

Rake trataba de expandirse en al fuerza para ver si percibía algo, desde que salio de su coma sus poderes habían sufrido una leve mejoría, el espacio puerto estaba atestado de gente de todos los rincones de la galaxia, así que debían buscara un sitio a donde quedarse y de ahí recolectar toda la información posible sobre la tal Kalesha, era el único vinculo que tenían con el Meia.

Llegaron a un pequeño hotel, donde todos los que estaban en el hall los miraron extrañados, se registraron pero pidieron habitaciones diferentes, al escuchar esto los que los observaban dejaron de hacerlo y siguieron en sus asuntos, Ariell y Siul se miraron extrañados pero Rake, gracias a la fuerza sabia el porque de todo, el estaría solo en una habitación mientras que sus amigos estrían juntos en la otra, pero no habría descanso, salieron inmediatamente al los únicos sitios en la galaxia donde se podía buscar información.. En los bares de peor categoría, así que seria un día largo de tragos, preguntas y problemas.

Los tres se dividieron, así podrían cubrir mucho mas terreno, se reunirían de nuevo en el hotel o se comunicarían entre ellos en caso de encontrar alguna novedad sobre le paradero de Meia. Rake se detuvo en una pequeña taberna, llamada el “último recurso” entro y se sentó en la barra, de repente sintió una presencia, la voltear vio a Mara Jade, ella se detuvo a su lado y comenzó a charlar.


• Hey soldado ¿Qué haces tan lejos de tu hogar?

• Saludos señorita Jade, bueno estoy buscando a alguien… una amiga

• ¿una amiga?¿es esta agujero? Debe ser una muy especial, de repente te puedo ayudar…

• ¿ayudarme?

• Si… dime ¿cual es el nombre de tu amiga?

• Meia… Meia Parfeit

• Meia… ummm creo que escuche de ella hace poco pero no era de las mejores bocas

• ¿Qué quieres decir?

• Ese nombre lo menciono uno de los hombres del sindicato… ellos son un grupo criminal que esta metido en cuanto asunto sucio te puedas imaginar no son una organización grande pero si son peligrosos, la especialidad de ellos es la trata de mujeres…

• Prostitución…

• Si, además de sustancias ilegales, mencionaron que una tal Meia estaba aquí para hacer un trabajo especial para su jefa, la jefa es…

• ¿Una tal Kalesha no?

• Exacto… ¿Cómo lo sabes?

• Una holograbación de ella no trajo aquí y al parecer a Meia también, ella secuestro a sus hijos, para hacerla venir aquí, lo que no tengo idea es ¿para que?

• Sea lo que sea te garantizo que no es nada bueno, el sindicato no es un grupo de damas de la caridad, ellos son mafiosos, mercenarios y asesinos…

• Eso no me preocupa…

• ¿ah no? deberías

• Ya estamos acostumbrados a lidiar con ese tipo de basura, lo que verdaderamente me preocupa es no saber donde esta Meia…


En ese instante un par de sujetos enormes entraron al bar, directamente miraron a Mara y a Rake, no había que ser muy inteligente para saber que habría una buena pelea.

Mientras sus amigos la buscan Meia era llevada a un lujoso transporte que la llevaría a Ithor, solo miraba el suelo, llevaba un sencillo vestido y era escoltada por uno de los guardaespaldas togorianos, camina entre la multitud para abordar su nave, levanto un poco su mirada para observar pero su sorpresa fue inmensa cuando a lo lejos vio a Ariell Ika, esquivo la mirada casi de in mediato para no delatar a Ariell, recitaba avisarle de alguna forma pero no podía decir nada.

Disimuladamente metió la manos en su bolso y saco su crema corporal, en medio de la gente, la arrojo y el frasco se partió, extrañamente su acompañante no precio darse cuenta, ella piso el frasco roto y siguió caminando dejando una huella con su propia crema corporal.

Ariell escucho un susurro, muy leve, era Meia sin duda, camino algunos metros y descubrió un frasco de crema roto en el suelo, poso sus dedos sobre la crema y la olfateo, era sin duda la crema de Meia, levanto la mirada y vio que había una marca de pisada que iba desde el frasco en dirección al una de las terminales, empezó a seguir el rastro, que la llevo directo al espacio puerto, sabia que su compañera estaba en peligro.


Rake y Mara estaban en el bar mirando a los dos sujetos, que los observaban, en un instante los dos tipos tomaron dos mesas y se las lanzaron a los dos jedis, con gran velocidad lograron esquivarlos el resto del bar estallo en una enorme pelea, golpes iban y venían, Mara se movía con gracia y con mucha agilidad, por su parte Rake golpeaba como una centella, aventaba a cuanto sujeto se le colocara en frente, en pocos minutos solo quedaban ellos dos y los hombres que habían empezado todo.


• Pues bien soldadito ¿terminamos con esto? –dijo Mara

• Creo que aun quedan dos idiotas de pie, sugiero patearles el trasero -dijo Rake

• Vaya un jedi con sentido del humor, pues le tomo la palabra capitán


Los dos sujetos sacaron sendos bastones de plasma y los encendieron, no pintaba nada bien, así que era hora de que Mara y Rake usaran sus armas especiales… sus sables de luz.

Los dos hombres se lanzaron a la lucha en contra de los jedis, eran diestros pero Mara y Rake lo eran mas, lograron eliminar a sus enemigos en un tiempo muy corto, matando a uno y dejando sin un brazo al otro, Rake deseaba mucho interrogar al sujeto.


• Bien… ¿quienes son ustedes y porque nos atacaron?-dijo Rake apunto con su sable al sujeto

• No me mate, yo solo soy un empleado del sindicato

• Estamos Buscando a una amiga… Meia… Meia Parfeit

• No la conozco…


Mara le dio una patada en el estomago al sujeto ante la mirada atónita de Rake, quien apago su sable.

• Bien pedazo de imbecil, mi amigo te hizo una pregunta y creo que esa no era la respuesta…

• Ughh... esta bien, esta bien se le llevan a Ithor tiene que hacer algo pero no se mas… lo juro

• ¿Cuándo se la llevaron?

• Hoy mismo


Rake y Mara sabían lo que debían hacer así que salieron corriendo al espacio puerto a ver si podían evitar que se llevaran a Meia.

Ariell aun seguía el rastro que había dejado Meia con su crema corporal, se había alejado un poco de la Terminal principal y caminaba directamente a las terminales privadas, algo no andaba bien así que llamo a Siul para que regresase y la apoyara, aun así Ariell seguiría en marcha hasta encontrar a su amiga. Entro en un hangar muy alejado, estaba muy oscuro y parecía estar muy solo. Se oculto detrás de unas cajas al fondo, desde ahí podía observarlo todo, se asomo y vio una lujosa nave, al parece un yate nubiano, al mirar directamente en la rampa miro Meia que llevaba una maleta y era escoltada por dos guardias.


Ariell observaba fijamente pero de repente uno de los sujetos que llevaba a Meia, saco un arma y empezó a disparar justo a donde estaba ella, se oculto detrás de las cajas, esperando para salir y responder el fuego, de otras partes salieron mas hombres quienes disparaban sin cesar, Ariell estaba en serios problemas. Siul llego al Terminal y vio a muchas personas corriendo, sabia que debía dirigirse a ese lugar ya que, muy probablemente allí estaría Ariell, la joven cetral se encontraba atrapada en un nutrido fuego de blasters sin duda con pocas posibilidades pero ella era un soldado entrenado, los sujetos amainaron su fuego para recargar y ella aprovecho para cambiar de lugar, en su carrera logro hacer unos disparos alcanzando a dos de los que trataban de matarla, pero también vio como la nave donde iba Meia despegaba.


Siul, entro al hangar y fue recibido por los disparos de varios sujetos, logro ver a Ariell y llego corriendo a done ella estaba esquivando disparos por muy poco.


• Hola amor… ¿Cómo es la situación? –pregunto Siul

• Como siempre dulzura…

• ¿Así de mal?

• Se acaba de llevar a Meia en una nave, y estos tipos tiene un buen rato tratando de matarme

• Pues bien creo que debemos emparejar un poco las cosas


Siul se asomo rápidamente, al igual que Ariell haciendo algunos disparos, logrado derribar a tres de sus atacantes, se ocultaron de nuevo, ya que los disparos pasaban muy cerca.


• Bien son como 20 sujetos, pan comido –dijo Siul

• Si, pero si no llega Rake nosotros seremos el postre, no me queda mucho parque

• Bueno esperemos que el capitán tengo una línea directa a través de la fuerza y sepa que estamos en problemas


En ese instante Rake Malkar y Mara Jade ingresaron el hangar con sus sables de luz encendidos, reflectando los disparos, y derribando a cada uno de los hombres que tenían atrapados a Siul y Ariell, en pocos minutos, todo había terminado, todos se encontraron en la mitad del hangar.


• Excelente demostración Rake… ¿pero por que tardaste tanto?-dijo Siul

• Ah un poco de tráfico, me detuve por unos tragos, unas compras y un par de sujetos que trataron de asesinarnos… pero nada mas…-respondió Rake

• Vaya ya veo de donde viene tu fino sentido del humor… dijo Mara

• Disculpe… creo que no nos han presentado señorita…

• Mara, Mara Jade…

• Yo soy Siul Azendom y ella es

• Ariell Ika… se quien es ella, su nombre es temido por los soldados imperiales después de lo hizo en Galindraan, es un placer conocerla en persona señorita Ika

• El placer es mío señorita Jade, pero llámeme Ariell

• Esta bien si tu me llamas Mara

• Excelente que se entiendan pero… ¿donde esta Meia?-dijo Siul

• Se le llevaron en una nave, pero no se a donde-dijo Ariell

• Fue a Ithor, unos de los sujetos que nos ataco nos lo dijo –dijo Rake

• Aja… ¿y como hacemos?-pregunto Siul-no tenemos una nave en el bolsillo y creo que tampoco tenemos créditos suficientes

• No se preocupen, yo me encargare de eso –dijo Mara


Mara condujo a sus acompañantes, a otra bahía, donde estaba atracada una nave un carguero corelliano tipo acción VI, de color rojizo, al llegar al e una rampa se abrió y de ella descendió un hombre maduro con una bien cortada barba y con algunas líneas de canas en ella y en su cabellera, su sonrisa era apacible y su actitud amigable.


• Saludos Mara, ¿quienes son tus amigos?

• Ellos son… amigos de Luke

• Ah excelente, permítanme presentarme soy Talon Karrde, capitán del Wild Karrde…

• Gracias señor Karrde, mi nombre es Rake Malkar, y ellos son Siul Azendom y Ariell Ika

• Un placer, conocerlos en especial a una señorita tan hermosa como usted señorita Ika –dijo Karrde besando la mano de Ariell

• Talon, ellos necesitan un aventón a Ithor, son mis invitados y responderé por ellos

• Eso no es necesario Mara, si son tu invitados esos significa que son de la casa, y puedo confiar en ellos…

• No se preocupe señor Karrde yo se cual es su negocio… le garantizo que no es de nuestro interés –dijo Siul

• ¿mi negocio?

• Si, yo también fui contrabandista y todos los contrabandistas saben quien es Talon Karrde, así que no se preocupe por nosotros…

• Fuiste contrabandista… ¿en que nave?

• En el Serpa, al mando de Yuna Akity…

• Yuna… ella era una gran amiga, fue lamentable enterarme de su muerte, entonces eso confirma que estoy entre amigos, subamos entonces.


Todos abordaron la nave, y sin mayor demora partieron a Ithor, sin saber si Meia estaría bien, de repente recordaron que Assad estaba en el planeta, existía la leve posibilidad de que el encontrase a Meia, lo malo era que no podían comunicarse con el ya que no se había llevado su comlink, rogaban por que su suerte no se les terminara ahora.

Meia se sentía muy sola, mas sola que nunca, ni siquiera en sus misiones mas difíciles se había sentido así, pero había algo que llenaba de esperanza su corazón, estaba seguro de que Ariell siguió su rastro, después de todo sus amigos se preocupaban por ella y habían llegado muy lejos para ayudarla solo esperaba que no fuesen alcanzados por su pasado, como sus hijos, su amigo y ella misma. Mientras se sumía en sus pensamientos la nave llegaba a Ithor.

Descendió de la nave, en un puerto privado, camino un poco antes de ser recibida, por una comitiva de varias mujeres, eran de distintas especies, twileks, finrreres, theelins y humanas, eran las esclavas del sindicato aunque se veían hermosas en sus ojos se leía la desesperación y la angustia de su cautiverio. Meia fue llevada a la ciudad capital de Ithor, la bahía de Tafanda, la belleza de Ithor era indescriptible, tantos tonos de verde y tanta naturaleza viva, pero no estaba ahí para admirar el paisaje, llegaron a la zona comercial donde fue llevada a un lugar que creyó olvidar, era el casino Bosque Estelar, allí había trabajado durante su estadía con el sindicato, al llegar reconoció a algunas personas pero prefería seguir su camino, fue llevada a su habitación donde Kalesha Ferra la estaba esperando.


• Bienvenida Celestia, espero que tu estancia sea lo mas agradable posible

• Ahórrate tus comentarios Kalesha…

• Oh no, si mas deseo que disfrutes mucho tu estancia así como tus hijos deben estar disfrutando…

• Solo te prometo una cosa Kalesha, si salgo de esta te juro que te matare de la manera mas dolorosa posible… de eso puedes estar segura

• Jajaja eso esta como difícil, Celestia… pero si tu llegas a fallar serán tus hijos quienes sufrirán una muerte espantosa

• Eres una maldita…

• Tal vez, pero soy quien tiene todas las cartas en la mano, ahora debes prepárate serás la atracción principal esta noche… y una cosa mas, ruégale al cielo que tus amiguitos militares no se sigan acercando o acabare con ellos


Meia se quedo en silencio todos a los que conocía estaban en peligro, por culpa de ella, pero sus niños eran prioritarios debían hacer lo que no quería para poder salvarlos, aun así rogaba porque un milagro la sacara de este aprieto.