FANDOM



Fortaleza Y Honor Editar

Los recons han perdido a una buena amiga y el capitan Malkar a su gran amor, pero la guerra aun continua, deben ir a rescatar a una espia rebelde, lo que no sabran es quien es su aliado... y quien su enemigo


CAPITULO 1 Editar

Los pasillos del cuartel general parecían estar mas solos que nunca, Siul caminaba a través de cada corredor y no encontraba a nadie, aunque en realidad no buscaba a nadie, parecía que las risas y las bromas de las semanas anteriores se habían apagado, y así era, la muerte de Ireth los dejo muy mal, hace solo unos días habían ido hasta Mon Calamari a su funeral, el sargento sabia que las cosas podían ponerse peor, sobre todo para Rake, él sabia lo que era perder al la mujer que amas y lo duro que era vivir con esa carga.


De repente de uno de los corredores salio una figura que no era humana, era el consejero Borsk Fey´lya, el sargento lo miró y trato de seguir pero el bothan tenía algo que decirle.


• Sargento de artillería Azendom… por favor necesito hablarle

• Dígame consejero Fey´lya

• Usted es un gran soldado, valiente y sus hombres lo aprecian…

• No necesito alabanzas ni adulaciones, me gustaría que fuese al grano…

• No se moleste sargento… pero necesito saber ¿si el capitán Malkar es lo suficientemente confiable para seguir al mando de los recons?

• ¿Qué me quiere decir?

• Es que es obvio sargento, la muerte de la oficial Ireth fue muy extraña y misteriosa al igual que el papel del capitán en esa…

• ¡Suficiente! no me gustan sus insinuaciones

• No son insinuaciones sargento Azendom pero espero que este dispuesto a asumir el mando de los recons si “algo” llegase a pasar al…


El sargento tomo por las solapas al consejero y lo soltó contra una de las paredes dejándolo directamente al frente de su cara.


• Mira maldito animal, Rake es mi amigo, es mi hermano y es MI comandante… si llego a saber que estas intentando algo en contra de él o en contra de mis hombres, te juro que lo vas a lamentar…

• ¿Me esta amenazando sargento? le sugiero que me suelte si no desea perder algo mas que sus galones

• Me importa una mierda mis galones pero… si aprecias tu vida sabrás que no usaras tus artimañas políticas con nosotros… o serás tu el que tenga algo que perder… ¿le ha quedado claro?

• Si… muy claro


Ambos se separaron, Siul sabía que el objetivo de Fey´lya era Ackbar y que uno de los caminos eran los force recons, así que debía proteger a sus hombres más que nunca y en especial a Rake.


En la sala de entrenamiento en el templo Jedi, Rake y Luke practicaban con sus sables, el joven corelliano atacaba sin dejar tregua y Luke se daba cuenta que en cada uno de los ataques había demasiada rabia contenida en un instante perecía que Rake quería matar a Luke.


• ¡detente Rake!

• ¿Qué ocurre maestro?

• Esa misma pregunta te hago a ti… tienes demasiada ira, demasiada rabia… y demasiada tristeza… ¿es por Ireth verdad?


Rake soltó su sable y le dio la espalda, era verdad, hace solo unos días vio como el fuego consumía el cuerpo de la mujer que había amado más que a cualquier cosa en el universo y eso definitivamente lo afectaba.


• Yo…yo…no…

• Rake yo se que es perder a los seres queridos, pero somos Jedis, no podemos dejar que nuestras emociones nos afecten, eso nos puede conducir al abismo del lado oscuro –dijo Luke poniendo una mano sobre el hombro de Rake

• Es fácil decirlo Luke, pero ¿como curas el dolor de un corazón roto?, yo aun la amo y la amare por lo que me quede de vida… no importa lo que los demás digan

• Rake…

• Sabes… fue un Jedi el que le quito la vida, un hombre que se supone debe tener los mismos valores y preceptos que tu y yo, pero no dudo en matarla, y robarme una de las cosas mas hermosas que me había sucedido en la vida… dígame ¿como se vive con eso?

• No tengo la repuesta para eso, pero si se que solo el tiempo y la fuerza te permitirá sanar, el maestro Yoda me dijo que uno debe prepararse para cuando los que queremos se van y regocijarnos cuando se vuelven uno con la fuerza…

• ¿El maestro Yoda habrá amado a alguien?

• No lo se… pero si estoy seguro que era muy sabio y que debió haber visto muchas cosas así que jamás hubiese dicho algo al azar… es mejor que dejemos la practica hasta aquí, descansa Rake, trata de meditar recuerda que aun hay mucho que pelear y tus hombres te necesitan

• Esta bien Luke… tratare


Rake salio de la sala de entrenamiento, sentía que el aire le faltaba, no era nada fácil para el lidiar con la muerte de la mujer que amaba, pero tenia que mantenerse de pie, la guerra aun continuaba, y tenían una misión pendiente… pero ¿lograría soportar la ausencia de Ireth y el dolor en su corazón? Solo el tiempo le daría una respuesta.


Ariell buscaba por todos lados a Barzak y a Fixer, le pareció muy extraño que no estuviese con Rook, se adentro en uno de los galpones y vio al chico sentado, sostenía un pequeño frasco, con un líquido brillante, ella sabia lo que era, una “vara mortal”.


• ¡Fixer! ¿Qué crees que estas haciendo?

• Nada Ariell… nada…


El joven aventó la vara contra el suelo, al romperse el liquido resulto ser una solución inerte, ya que las varas mortales, se evaporan y esta no lo hizo.


• Pensé que era…

• ¿Una vara mortal? No se preocupe sargento… yo no uso esa basura

• Fix… yo se que te duele lo de Ireth, pero…

• ¿pero que?... ella era mi amiga, compartió con todos nosotros, nos cuidaba –Fixer comenzó a llorar- … ¿por qué sargento Ika? Ella no debía morir… ¡maldición!


Ariell lo abrazó, y el lloro hasta que no le quedaban mas fuerzas, lo llevo a su barraca y estuvo con el hasta que se durmió, le daba mucha pena ver que estuviese así, era solo un chiquillo, ella misma se sentía triste por lo que había pasado, el ver morir a la chica en los brazos de Rake, lo pero es que fue el amigo de Siul que la mató, había muchas preguntas en su mente.



Rake fue convocado a la sala de reuniones por la coronel Orelem, estaban ellos dos solos, a el capitán le parecía un poco extraño que no estuviese el comandante Skywalker, pero Arieg le explico que él, el general Solo y la consejera Organa, habían partido a Bifasshi a una misión diplomática.


• Bueno Rake sin rodeos, la situación de la nueva republica es muy delicada desde hace unas semanas hemos recibido informes de ataques en todos los sistemas, y hace poco perdimos a una flota elomin en le sistema Obrai-Skai, además la captura de Shal Tylnaer no ayuda mucho

• Entiendo… y asumo que estos problemas estremecen el mando de la nueva republica y que muchos políticos están tratando de sacar provecho… ¿no es así?

• Exacto y el almirante Ackbar esta siendo blanco de un senador bothan cuyo nombre no deseo mencionar… pero vamos a nuestro trabajo

• Lo de siempre…

• Rake tu y el equipo tienen que infiltrarse el la prisión de máxima seguridad de Oovo IV, es una prisión muy antigua, pero no deja de ser extremadamente peligrosa, lo peor de lo peor de la galaxia esta encerrado ahí, no solo eso, la seguridad ha sido reforzada con shadow troopers, así que las cosas se pondrán muy feas si los llegan a detectar antes de tiempo.

• Entiendo Arieg, pero no podemos llegar como la caballería con nuestras naves y esa prisión esta en un asteroide, ¿Cómo llegaremos ahí?

• Irán en una nave contratada, privada así no despertaran sospechas, al finalizar la misión serán recogidos por sus taxis de siempre. Las cañoneras, hay que hacer poco ruido no sabemos que trampas hay o que sorpresa nos espera, lo cierto es que será muy, muy peligroso, tendrán en sus infopads toda la información de los planos de la prisión así como rutas de acceso y códigos de acceso, partirán dentro de dos días, pero mañana conocerán a la tripulación del “Aventurero”

• “el Aventurero”, ¿esa es la nave que nos llevara?

• Exacto, bueno reúne a tu gente y dales toda la información que tienes en tu infopad, planifiquen bien y que la fuerza los acompañe

• Gracias coronel…

• Una cosa mas Rake, espero que todo este bien se que lo de Ireth fue…

• No digas mas… no deseo hablar mas de ese asunto

• Esta bien… te entiendo


Rake llamo a todo el equipo y los reunió les explico todo lo que sabia sobre la misión y aprovecho para ayudarse a la planificación inmediata de esta, trataba de guardar la compostura pero no podía evitar el sentirse mal, Barzak había traído una flor y la coloco en el puesto que hubiese ocupado Ireth, Rake trato de reprenderla pero no pudo hacerlo, siguió con la reunión y al terminar les pidió a todos que hicieran un esfuerzo para concentrarse ya que esta operación seria muy difícil.


Al terminar la reunión, todos se dispersaron, cada quien fue a preparar las cosas que creían necesaria para la misión a fin de cuentas estaban bien entrenados y conocían su trabajo, Rake se fue al observatorio de la nave deseaba sumirse en sus pensamientos, en los recuerdos y en los sueños que no se cumplirían, Siul lo vio y decidió acercarse para charlar ambos hombres tenían sus propias dudas sobre lo que había pasado.


• Hola Rake…

• Hey Siul… pense que estabas con Ariell

• No, ella esta con los chicos, preparando algunas cosas para la operación

• Si, después de todo aun tenemos trabajo pendiente, a pesar de que…

• Ella no este… lo se, a todos nos duele… y se que tienes preguntas que hacerme…

• Siul, por favor, no quiero hablar de eso, tu no tuviste nada que ver… fue una cuestión de circunstancias

• Si, es verdad pero esas “circunstancias” acabaron con la vida de dos buenos amigos

• Y con la mujer que amaba, tú debes saber mas de eso que yo Siul, entiende, eso es algo con lo que solo yo debo cargar…

• Hace tiempo pensaba así y casi me cuesta la vida, solo te pido que no dejes que te consuma… eres un buen hombre, y se que ella seguiría adelante, si tu no estuvieses…

• Lo se, ¿pero como se hace para vivir con este inmenso dolor? El no verla más, el no escuchar su voz me asfixia, ¿Cómo hago Siul?

• Tratas de vivir cada día a la vez Rake, solo un día a la vez…


Siul le dio una palmada en hombro, y se fue, sabia que Rake esta mal pero debía ayudarlo a superar la muerte de Ireth, y mas aun cuando una misión tan peligrosa se les venia encima, no podía darse el lujo de dejar que Rake se volviera autodestructivo y menos cuando sabia que era un Jedi, eran tiempos difíciles y mas aun a sabiendas que Fey´lya estaba detrás de ellos apostando a su fracaso, era muy triste pensar que el enemigo no era solo el imperio sino los mismos aliados.


En un sombrío callejón de Coruscant, una figura encapuchada esperaba ansiosamente, la lluvia caía copiosamente y la poca luz ayuda mucho a ocultar su identidad ya que de su ocultamiento dependía mucho de su trabajo. Al poco rato otra figura encapuchada se le acero y le dio un pequeño objeto, el encapuchado lo observo y a través de las sombras de su capucha se dejo ver una maliciosa sonrisa.


• ¿Esta información es confiable?

• Por supuesto, me la dio un alto miembro de la nueva republica, una unidad de fuerzas especiales ira a rescatar a la espía, allí tienes toda la información que necesitan par eliminarlos o capturarlos, asegúrense de que no regresen, ¿esta claro?

• Así se hará… es increíble como unos créditos pueden cambiar la lealtad de un individuo

• No me interesa la libertad ni nada de esas boberías, solo me interesa mi propia supervivencia

• Bueno como quieras, adiós

• Adiós


Ambos se separaron, el destino de los recons estaba en entredicho sin saberlo serian enviados a una trampa, tal vez estar seria su última misión.


Rake estaba solo en la sala del consejo del templo Jedi. Se sentó en una de las sillas. Mirando a su alrededor, como buscando algo, saco de uno de sus bolsillos una objeto envuelto en una tela, poco a poco lo fue abriendo, era la daga de Ireth, la contemplaba, y estuvo un largo rato así, todos los recuerdos de su compañía llegaron a el como una centella, esta pequeña pieza de metal frió era todo lo que le quedaba para poder recordarla, ahora entendía a Siul y el pañuelo rosa, pero era diferente para el, esta cuchillo de cierta manera representaba todo el pasado oscuro de Ireth, también el amor que el nunca podría profesarle en vida.


Saco la daga de su vaina, miraba la hoja y solo veía su reflejo, -¿Cuántos habrán muerto por la mentira que vivió ella?- pensó, era triste ver que solo al final supo la verdad pero no lo suficientemente pronto como para salvarla, ese seria su carga por la eternidad, él ser un Jedi y no poder salvar a la mujer que amaba, esperaba que eso no lo terminase matando, pero, para él esa seria un camino para poder volver a ella.


La mañana siguiente, La coronel Orelem y Rake Malkar, fueron a inspeccionar la nave que los llevaría a Oovo IV, fueron directo a los hangares que se encontraban en el antiguo Terminal del senado, estos estaban atestados de naves de todo tipo, nuevas y antiguas, además de varios mecánicos y demás personal de servicio, después de mucho caminar llegaron al hangar 79, el mismo estaba siendo ocupado por una carguero corelliano clase Barloz, bastante antiguo pero se veía en buenas condiciones, debajo de este había un hombre, al parecer era uno de los mecánicos, un señor de avanzada edad calvo y un poco regordete, Arieg se le acerco y comenzó a hablarle.


• Buenos días señor , buscamos una nave, se llama “el Aventurero”

• Pues no busque mas bella señorita, ya la encontró, este es el Aventurero ¿Qué puedo hacer ante tan hermosa, delicada y elegante dama?

• Umm, interesante, pues bien yo soy la coronel Arieg Orelem, del comando de fuerzas especiales de la nueva republica

• ¡Ups! creo que hable de más…

• No se preocupe señor pero… ¿usted es?

• Ghent Lirsha, soy el jefe mecánico de la nave, pero supongo que deben estar buscando a el capitán de la nave, vengan lo estábamos esperando… ¿y el chico detrás de usted es?

• Capitán Rake Malkar, para servirle señor Lirsha


Ghent se quedo mudo al ver al capitán, a su mente regresaron los recuerdos de un pasado lejano, cuando aun había felicidad en la galaxia, este muchacho era la viva imagen de su mejor amigo, pero mucho mas joven, aunque pudo leer en su mirada que algo no estaba bien, pero prefirió no enfocarse en esas cosas e ir al grano, los tres entraron en la nave, en cada pared se veía la antigüedad de este carguero, pero Rake sentía algo poderosamente familiar, demasiado diría él, una sensación que le hacia pensar en Ireth, pero debía concentrarse en la misión y no debía distraerse.


Llegaron a la cabina de la nave y una mujer se levanto, su rostro era duro pero dejo escapar una sonrisa, era de tez oscura, aunque su cabello castaño la hacia lucir exótica, sus ojos grises llamaban mucho la atención, pero era sus atuendo de piloto lo que realmente la delataba.


• Sean bienvenidos, soy Kamara Lirsha, capitana de el Aventurero, ¿ustedes deben ser los chicos que desean un boleto a Oovo IV?

• Exacto, soy la coronel Orelem, es un placer, usted es la esposa de…

• Jajaja, no nada que ver soy la hija de ese viejo gusano espacial

• Mas respeto con TUS mayores Kamara

• No te molestes papa, es solo una broma… Pues bien coronel, ya la nueva republica nos pagó, así que la nave esta a su servicio


Arieg le explico con detalles cual seria su papel dentro de la operación y que esto solo revestía un ligero riesgo, al final de cuantas era solo dejarlos ahí, Kamara no pudo evitar ver al joven que acompaña a la coronel Orelem, se parecía mucho a alguien, pero no podía acordarse de quien era, al final estuvieron de acuerdo en todo el plan y la coronel les indico que partirían al día siguiente a las 22:00 horas, Rake y Arieg se marcharon, pero en la puerta de la nave quedaron Ghent y su hija Kamara.


• Pa´ ese hombre se parece mucho a…

• Amrod… es cierto, muy parecidos, pero eso no es lo que me preocupa

• ¿y que te preocupa?

• Que tiene la misma mirada de hombre enamorado que tenia Amrod

• No te entiendo

• No te preocupes, yo solo me entiendo, pero apresurémonos tenemos que tener esta vieja lata lista para nuestros pasajeros


Ghent se volteo y miro al horizonte, los recuerdos de Amrod Bowell, volvían a él, unos felices y otros muy tristes, pero por alguna razón también vino a su mente Ireth, al ver los ojos de ese chico sabia que algo no estaba bien, alguna esperanza se cruzo por su corazón pero tenia cosas mas importantes de las cuales ocuparse.


CAPITULO 2 Editar

Los recons habían salido de su ultima reunión de planeamiento, se dispersaron para poder tomar un ultimo descanso antes de partir, prácticamente cada quien tomo un camino diferente, aunque Barzak y Fixer se fueron juntos a tomar algo, Rake se fue con Arieg a ultimar los detalles de la extracción del equipo una vez terminada la mision, y Siul se quedo a solas con Ariell, este la abrazó por un largo tiempo, parecía que no quisiese soltarla.


• ¿Qué te ocurre amor?

• Nada, solo deseo estar así contigo…

• Eres un pésimo mentiroso Siul, se que algo te preocupa, me encanta que me abraces pero… algo extraño esta pasando por tu mente

• Vaya no se te escapa una… en realidad… es que… ah, estoy muy asustado

• ¿por la mision?

• No, por lo que sucedió con Ireth, me preocupa Rake, pero me asusta mas que algo te pase a ti, cuando ella murió en los brazos de él, todo volvió a mi mente y sentí un nudo en la garganta, no se que haría yo si algo te pasase a ti

• Siul, por favor, no te preocupes, no hay nada de lo que debas asustarte, pero en algo si tienes razón… a mi también me preocupa Rake

• Solo espero que sepa llevar el dolor, pero es muy joven, además fue un jedi como él quien mato a Ireth, ¿por que tiene que pasar estas cosas? Cuando conseguimos un pequeño pedazo de felicidad, de un momento a otro todo se va al diablo… no es justo

• No, no lo es pero tenemos que ayudarnos unos a otros a llevar esas cargas, ¿no crees?

• Si, tienes razón amor, pero no hablemos mas, solo quiero sentirte cerca de mi… así sin nada mas


Ambos se quedaron juntos casi toda la noche, pero no eran los únicos que no podían dormir, el resto de los recon no pudo conciliar bien el sueño, de una u otra manera, partirían a Oovo IV al día siguiente.


El atardecer de Coruscant llenaba de colores rojizos cada uno de los edificios de la gran metrópoli, en un hangar secreto, el Aventurero esperaba a su tripulación de fuerzas especiales para partir a su destino en la prisión-asteroide, los recons no tardaron en arribar, Ghent y Kamara Lirsha, se encontraban en las puertas del hangar, le parecía difícil de creer que un grupo tan pequeño de soldados fuese a ingresar a una de las prisiones mas peligrosas de toda la galaxia, pero algo era seguro, la audacia de los rebeldes era su arma mas poderosa.


Los recons entraron al hangar, y observaron al Aventurero, para ellos era una verdadera antigüedad, pero no criticaban la nave, Arieg procedió a presentar a los recons ante la tripulación de la nave, uno a uno se iban presentando.


• Este es el Corporal Oseum Slegba...

• Pero me llaman Fixer, señor y señorita

• Umm, jeje este niño es qué ¿la mascota de la misión? –dijo Ghent sonriendo

• No señor, soy el encargado de mantenerlos comunicados, además si le seré muy útil, necesitara a alguien de esta época para poder mantener esa pieza de museo en el aire…

• ¿Qué dijiste mocoso? Esta pieza de museo como dices, ha vivido más que tu y te aseguro que esta en mejores condiciones que cualquier nave en que hayas viajado –contestó Ghent señalándolo de manera amenazadora

• Ese no lo dudo señor, pero… siendo sincero la antigüedad del personal mecánico me preocupó un poco en cuanto a la capacidad del mantenimiento

• ¿Qué? ¡Mira niño te voy a…

• ¡jajaja! Cálmate papá, sólo esta jugando contigo, creo que encontraste alguien que en realidad esta a tu altura en cuanto a las bromas jajaja

• Mmmm...eso esta por verse... da gracias a que mi hija te salvó el pellejo mocoso, no sabes con quien estas jugando

• Este la sargento Ariell Ika, la especialista médico, y este es el sargento de artillería Siul Azendom, él es el segundo al mando del equipo –dijo Arieg poniendo fin a la discusión

• Un placer, señorita


Ghent se detuvo un momento frente al sargento Azendom, su cara le era increíblemente familiar, pero mas aun lo era su nombre, pero pensaría en eso después


• ¿Le ocurre algo señor? –pregunto Siul

• No nada, un placer, creo que es hora de partir


Todos abordaron la nave, excepto Arieg, quien estaría en Coruscant, monitoreando la misión, los recons acomodaron sus equipos en los compartimientos y se dedicaron a repasar algunos aspectos de la operación el viaje seria un poco largo así que tendrían mucho tiempo para pensar, cuando todos abordaron Ghent miro con detalle a cada uno de los soldados y se detuvo en el joven capitán al mirar su cinto vio algo que jamás pensó que volvería a ver… era la daga de Ireth, pero ¡como había llegado a las manos de este rebelde?, pronto tendría esa respuesta.


Rake camina por los pasillos de la nave, buscando un lugar para estar solo, no quería que sus hombres lo vieran triste, Ireth seguía en su mente, y seria difícil que saliera de allí, mientras caminaba sentía una sensación muy familiar, había algo en esa nave que le recordaba demasiado a la chica, al fin encontró un camarote, era grande para los estándares de los camarotes, pero se veía que tenia algún tiempo sin usarse, tenia una cama grande y una consola al lado que al parecer, albergaba un equipo de holotransmision, se sentó frente a la consola, sintió curiosidad y la encendió para distraerse una poco.


Rake no buscaba nada en particular, de pronto se proyecto una imagen que lo dejó helado, al segundo sus dedos volaron sobre los controles para poder ver a la grabación, la imagen, un poco distorsionada, era de Ireth. Rake hizo lo imposible por acceder al video sin perderlo y lo logró, al principio se vio la reproducción sin sonido que parpadeaba y se distorsionaba por momentos, pero luego de unos rápidos ajustes finalmente la grabación se vio con sonido, logró solo ver el final de esta, en donde se veía a Ireth, exactamente como la recordaba, pero con un bebé en brazos y un niño de unos cuatro años frente a ella


-“Am... ni...añan....mucho tiempo....api!......¡Regresa ya papi!” – dijo el niño y salió de la imagen, Ireth continuó –“Como ves los niños te extrañan, Tayvrell dice que no tocará mas el cuerno wookiee que le diste hasta que regreses, así que... aquí entre nos, puedes tomarte el tiempo que quieras, jeje en serio te echamos de menos. Me despido querido porque hay cosas que hacer en casa aunque no lo creas, dile adiós a papá Ally... regresa pronto cariño sabes que soy un ser incompleto sin ti, te amo con toda el alma... hasta pronto” –y la grabación terminó


Rake estaba inmóvil y mudo, ¿qué diablos fue eso? ¿Cómo llego semejante grabación a esa nave? Esa era Ireth, la que él no llegó a conocer, la madre de familia, la que no había sido tocada por el odio y la tristeza... un dolor agudo le apretaba el corazón, esas palabras eran para el hombre que fue su esposo y el padre de sus hijos, palabras que Rake nunca escucharía de ella para él, sintió una tristeza infinita y cierta vergüenza por los celos que cruzaron su corazón en ese momento


• Aun no puedo creer que esos niños tuvieran un final tan cruel y despiadado


Rake se volvió de un salto, en la puerta, recostado del marco, estaba el Sr. Lirsha de brazos cruzados y cara de pocos amigos, no lo había sentido, estaba tan abrumado por lo que acababa de ver que no notó su presencia


• Otra cosa que no puedo creer es que husmees en mis cosas sin permiso muchacho

• Perdone Sr. Lirsha yo… ¿de donde sacó esta grabación?


Ghent se quedó mirándole en silencio por un rato, este chico era un enigma, era idéntico a su viejo amigo y antiguo capitán de esa misma nave, su viva imagen la verdad, pero a la vez no podía ser mas distinto, Ghent avanzó hacia él y vio directo a los ojos


• Esa grabación ha estado siempre en esta nave, un mensaje que no tuve el corazón para borrar, un mensaje para el antiguo capitán de el Aventurero y mi mejor amigo

• ¿Conoce usted a esa mujer?

• Por supuesto....es mi hermana


Rake se quedó de piedra ¿hermana? Ireth jamás le habló de un hermano, y realmente no lo parecía, era completamente distinto físicamente a ella, y según recordaba ella no era humana y este señor si, tenía que averiguar mas, había algo raro en todo esto ¿cuántos secretos le quedaban por descubrir de la misteriosa mujer que marco tanto su vida?


• ¿Hermana? Ella jamás me dijo que tuviera un hermano

• ¿qué? ¿la has visto? ¿La conoces? –preguntó Ghent asombrado

• Pues si, nunca he amado, ni amare tanto a nadie en la vida –contestó Rake sin pensar lo que estaba diciendo


Fue el turno de Ghent para quedar como estatua, lentamente se sentó al lado de Rake boquiabierto


• ¿Amor? Por todas las estrellas.... ¿Pero como es que la conociste muchacho? Cuéntame por favor


Rake lo estudió por largo rato en silencio, había algo en este hombre que conectaba muchas cosas, en sus ojos había cierta urgencia por saber, algo, aparte de que dijera que era su hermano, le decía que debía contarle, se armó de valor y le contó. Sobre el día en que la conoció, su trabajo, la misión de Mon Calamari, por supuesto exceptuando ciertos detalles, de su vida en la base y se detuvo, no tenia valor suficiente para hablar del último episodio de la historia, era demasiado doloroso. Ghent lo escuchó sin interrumpir, cada vez mas asombrado, un atisbo de alegría cruzo sus ojos, después de todo Ireth volvió a tener felicidad y una misión en la vida que no fuera destrucción. Luego de que Rake terminara de hablar, Ghent suspiro largamente y se sumió en memorias que parecían lejanas, sonriendo vagamente


• Me alegro por ustedes chico, de verdad, la pobre parecía que había venido a este universo a sufrir, a veces maldije el día en que fuimos nosotros los que la encontramos, hubiesen sido otros y a lo mejor no la pasa tan mal... Ellos eran la familia más hermosa y feliz que he conocido en la vida, pero con un final terrible. Ireth fue la única que sobrevivió, pobre... fue devastador para todos, pero en especial para ella lógicamente, muy alterada emocionalmente. Luego de esa terrible tragedia no la volví a ver, estuve tan preocupado por años, pensé que había muerto la pobrecita, sola por ahí y con semejante carga encima, pero por mas que lo intenté no pude encontrarla y fíjate lo que es la vida, es una oficial de la Alianza y enamorada de nuevo, no te imaginas lo feliz que me haces chico, ¡como deseo volver a verla!


Rake se quedó mudo, no sabía que decir, no sabía que hacer ¿cómo decirle al pobre hombre que eso no era posible? ¿Cómo decirle que hacía pocos días ella había muerto en sus brazos y que él mismo encendió el fuego que consumió su cuerpo? La tristeza de esos recuerdos se reflejaron en el rostro de Rake, ya que Ghent puso una mano en su hombro mirándolo extrañado


• ¿Qué pasa chico? ¿te encuentras bien?

• Yo....yo

• ¿Que pasa muchacho? Habla... ¿ella esta bien verdad?


Rake sintió como las lagrimas asaltaban sus ojos y desvió la mirada al instante, era incómodo descomponerse así frente a un desconocido, pero su sufrimiento era demasiado reciente para controlarlo


• ¡Habla por favor muchacho! ¿Qué ha pasado? Ella esta bien ¿cierto?

• No Sr. Lirsha no lo esta.... ella..... ella murió

• ¿qué?...oh no.... oh no....como... ¿cómo paso?


Rake respiró hondo varias veces tratando de serenarse, no se atrevía a alzar la vista, así que relató lo sucedido en el templo mirándose las manos, Ghent nuevamente lo escuchó en silencio, al terminar, Rake al fin alzó la vista para encontrarse con los oscuros ojos de Ghent llenos de lagrimas, la tristeza era palpable en el ambiente, Rake volvió a mirarse las manos, luchando porque las lagrimas no salieran y por mantener la compostura


• Pobrecilla....que terrible.....aunque cumplió el juramento que hizo hace más de 30 años

• ¿Juramento? –preguntó Rake alzando la vista de nuevo

• Ella juró ese día en el lecho de muerte de su familia que destruiría a aquellos que cometieron ese horrendo crimen, y lo hizo, así que supongo que murió con el alma tranquila

• ¿Alma tranquila? ¡Ella jamás debió hacer semejante juramento! Aparte de manchar sus manos con incontables vidas y amargarle la existencia llenándola de rencor y odio, ¡la llevó a la muerte!

• No la juzgues chico, cualquiera en sus zapatos hubiese hecho lo mismo, además consiguió lo que quería, acabar con esos engendros del infierno e irse con los suyos en paz. Ella no debió sobrevivir ese día, bueno.... realmente ese día jamás debió ocurrir

• No la estoy juzgando pero… pero… ¡ella merecía ser feliz otra vez! en este universo hay mas en juego…

• ¿Qué diablos estas diciendo mocoso? ¿qué ella debía quedarse con la boca cerrada y brazos cruzados? ¿qué no merecía justicia?

• No estoy diciendo eso Sr. Lirsha, entiéndame por favor se mancho las manos con inocentes, pero aun así había amor dentro de ella yo lo se... lo se

• Mira niño no me hables de inocentes, esos niños eran inocentes, inocentes de un maldito juego de infames con sed de poder

• ¡poder maldita sea! Todo es el poder….


Rake se desplomo al suelo, lloraba con los puños apretados y en silencio, Ghent sabía que este era un hombre totalmente enamorado, más que nunca veía a su viejo amigo reflejado en este muchacho


• ¿y el amor qué señor Lirsha? ¿Donde quedo lo que ella sentía? ¿Lo que yo siento? ¿Todo se reduce al poder y a la venganza?

• veo que tu también eres una victima… yo quisiera poder decirte algo que te ayudara pero no puedo, sé lo que es perder a la mujer que amas, claro aun yo tengo a mi hija, pero ella siempre esta ahí… presente


Ghent ayudo a Rake a levantarse sentía pena por este joven, veía el mismo dolor de Ireth pero con la diferencia que en su caso no había nada en que volcar el odio, por lo que podía volverse en algo peor.


Lo llevó a uno de los camarotes, Rake se recostó y se quedo dormido, Ghent lo miraba con pena, odiaba ver un corazón roto y peor aun un alma destrozada, pero tenia su propia pena, Ireth estaba muerta y ni siquiera el profundo amor de ese chico la había podido salvar, por un momento pensó en quitarle la daga, pero al final desitio, tal vez ese joven rebelde merecía tenerla mas que él.


En la sala de descanso del aventurero estaba Siul, de pie observando el hiperespacio, Ghent lo observaba desde un rincón, - estos chicos en serio le tenían cariño a Ireth-, pensó, el rostro de el segundo al mando de los recon le resultaba también muy familiar, decidió acercársele para averiguar mas.


• Hola sargento…

• Azendom, sargento de artillería Siul Azendom

• Azendom… esta bien… ¿lo puedo llamar?

• Siul, disculpe si he sido un poco brusco pero estos no han sido buenos días para nosotros Sr. Lirsha

• Lo se…

• ¿lo sabe?

• Si, sé lo de Ireth… y lo de su capitán con ella

• Un momento ¿como demonios sabes usted eso?

• Yo también la conocí hace muchísimos años y fui el mejor amigo de su esposo, además, esta nave fue de él. Aparte el capitán Malkar me lo contó todo.


Siul se quedo en silencio, estaba aturdido, ¿Cómo era posible esto?, gente que conocía a Ireth ahora se encontraba con ellos, era demasiada coincidencia, Ghent le contó a Siul como encontraron Ireth, las aventuras que vivieron y se de tuvo en una muy particular…


• Si la chica tenia una gran fuerza, era especialista en aventar rodianos y otros que la fastidiaran mucho

• Si lo se por experiencia propia…

• ¿Cómo?

• Nada no haga caso, fue una manera especial de hacer amistad con ella, eso no se podía evitar

• Cierto… ella tenía un modo único de hacer amigos… y por lo que veo, creo que te cautivo a ti… y a tu padre

• ¿Qué fue lo que dijo?

• Tu padre, conocimos a tu padre la noche que trataron de entrar en la casa de Amrod, el era un joven policía de Coruscant, y sé que es tu padre porque le habló a Ireth sobre su futuro hijo y que le llamaría Siul, no me fue difícil hacer la conexión, tu nombre no es común. Creo que es una habilidad de los Azendom hacer amistades. Además debo agradecerle con toda el alma los momentos de diversión que nos regaló jejeje como disfruté haciendo rabiar a Amrod… vaya que pequeña es esta galaxia…


El sargento no podía hablar, por primera vez en toda su vida alguien le menciono que había conocido a su padre, una figura que para el estaba envuelta en misterio, se le hizo un nudo en la garganta, pero cuando el relato de Ghent iba a proseguir la hija de este les aviso que ya estaban arribando a su destino y que debían preparase, solo le dio oportunidad de una solo pregunta mas


• Señor Lirsha, ¿cual era el nombre de mi padre?

• ¿Ah es que no lo sabes? Que raro… en fin, se llamaba Artanis, Artanis Azendom, recuerdo que también le menciono a Ireth que era una un supercomando mandaloriano, ¿Qué cosas no? Lo de ser guerrero lo llevas en la sangre muchacho


Ghent se retiro y Siul se quedo totalmente congelado, de un solo golpe una gran parte de su pasado había quedado al descubierto, se toco su hombro derecho, tenia una respuesta pero era mas de lo que creyó que iba a poder escuchar.


Mientras Kamara piloteaba la nave estuvo largo rato viendo a su padre estaba extrañamente muy callado, en sus ojos se veía que estaba triste, pero no se atrevía a preguntarle, por el momento tenia que concentrarse en aterrizar la nave en Oovo IV, sin levantar ningún tipo de sospecho o serian vapor en cuestión de segundos, entraron el gran campo de asteroides que rodeaba la prisión mientras en la zona de carga, los recon ya estaban listos para salir, cada uno con sus propios pensamientos, pero seguros de lo que debían hacer. Kamara maniobró a través de las grandes rocas flotantes hasta llegar a un punto donde disminuyo la velocidad, descendió un poco, e informo por radio que tenía algunos problemas con los motores, para no levantar sospechas en las autoridades.


Mientras ella se acerco a la superficie los recon saltaron por una pequeña escotilla, cayendo no muy lejos de la prisión, pero fuera del alcance de sus sensores, el Aventurero se dirigió a uno de los puertos de la prisión donde harían reparaciones ficticias, no se quedarían mucho ahí ya que era muy posible que los recon hicieran algún alboroto, así que seguirían adelante mientras los rebeldes observaban la nave alejarse, sin perder mucho tiempo se pusieron en marcha directo a uno de los puntos de acceso de la prisión, pensando que todo saldría bien.


CAPITULO 3 Editar

Después de unos minutos los recon lograron llegar a una de las entradas de la prisión, desde una distancia segura, observaron que había varios guardias posicionados en nidos de blasters, por lo que no seria nada fácil el acceso, así que tenían que pensar como entrar.


• Bien señores ¿alguna idea?- dijo Rake

• No podemos ir y tocar la puerta simplemente debemos sacar esos guardias de ahí, o nos harán puré con esos blasteres pesados –dijo Assad


Fixer abrió su mochila y saco una pequeña caja, de ella extrajo lo que parecía ser un pequeño androide con forma Arácnida, lo coloco en suelo y con su habitual sonrisa se los mostró al resto aunque todos lo veían con cierta incredulidad.


• ¿Qué se supone que es esa cosa Fixer? –dijo Siul

• Jeje es mi nueva adquisición es un androide exploración portátil e indetectable, lo diseñe yo mismo ¿no es una preciosura?

• ¡Aléjalo de mi Fix! ¡asco! – dijo Barzak

• Bueno que puede hacer esa cosa que nos pueda ayudar son cuatro guardias para eliminar…-dijo Siul

• Ya vera sargento


El chico activó el pequeño androide, este corrió a través del descampado que separaba el escondite de los recon, y llego muy cerca de uno de los guardias, se le aproximo y a la velocidad del rayo le disparo un dardo tranquilizante, el guardia cayo, y el resto de sus compañeros se acerco a ver que pasaba, el pequeño androide aprovecho y les disparo a todos eliminando la amenaza de los guardias y dejando el camino libre a el equipo.


• Nada mal para una lata de tuercas, me sorprendes- dijo Siul

• Si era algo que estaba desarrollando conjuntamente con… olvídenlo


Todos se quedaron en silencio sabían que era de Ireth de quien estaban hablando pero no podían permitirse mas distracciones, así que avanzaron rápidamente y accedieron a la prisión por una de las entradas de servicio, Fixer se conecto a la red de la cárcel, esta era muy compleja pero nada que un slicer habilidoso como el no pudiese superar, conecto una pequeño pad a las terminales de la puerta y introdujo algunos comandos y en un santiamén la puerta se abrió, todos apuntaron al interior esperando a algún enemigo pero… no había nadie. Sigilosamente entraron se encontraron en un largo corredor, vieron hacia todas partes buscando sensores y cámaras de seguridad, algunas parecían estar apagadas.


• Fixer… ¿que te dice el sistema de status de funcionamiento de las cámaras?

• No mucho capitán, dice que la mitad están inactivas por daños y las otras no están trabajando a toda su capacidad… esto es demasiado extraño, pero según dice aquí no le han hecho mantenimiento al la prisión en décadas…

• No lo se Rake esto me da mala espina –dijo Siul

• Entonces debemos estar mas alerta, Fixer ¿cual es la ruta mas corta a la celda donde tienen a Tylnaer?

• Creo que debamos seguir por esos corredores hasta un elevador descender unos 40 pisos, llegar a estas bahías y utilizar el sistema de ductos de ventilación creo que tardaremos mas pero nos verán mucho menos

• OK entiendo, entonces a moverse el tiempo apremia


El equipo empezó su larga marcha para rescatar a la espía rebelde, los pasillos de la prisión estaban muy solitarios, a todos les parecía muy extraño, pero estaban muy concentrados en completar la operación, pero Ariell presentía que algo malo estaba pasando, algo no estaba bien pero siguió adelante.


Al culminar el pasillo principal accedieron a una rampa que daba acceso a los elevadores, pero al acercarse se percataron de la presencia de un androide de custodia, era bastante grande y estaba bien armado con dos blasters de tiro rápido en cada brazo, así que debían idear una forma de evitarlo o destruirlo.


• Fixer intercepta sus transmisiones para que no avisen a nadie

• Si capitán


Ya el droide estaba incomunicado pero, sin avisar se acerco velozmente a la posición de los recon, así que debían actuar rápido, Rake salto de su posición y llamo la atención del droide que empezó a disparar, en ese instante, el resto le disparo al droide, bastaron una pocas ráfagas para hacer añicos al enemigo, Fixer había copiado las transmisiones del droide y coloco un pequeño emisor para que en caso de que los guardias se comunicaran con el droide este transmisor les reportara como si es realidad estuviese ahí.


Siul se le acerco a Rake, lo que había hecho lo hubiese podido matar si su hombre se hubiesen demorado un pársec, el capitán de seguro habría muerto, esto no le había gustado a el sargento de artillería.


• Rake estas loco esa cosa te pudo haber matado

• Descuide sargento… no soy un niño

• No, no lo eres pero debes tener cuidado, tus hombres aun dependen de ti

• Espero que no sea así, todos los que depende de mi terminan mal

• ¿Que clase de estupidez estas diciendo?

• Nada sargento estoy bien continuemos


A Siul no le había gustado nada la actitud de Rake, sus peores temores se estaban convirtiendo en realidad, tenían que estar muy atento a lo que pasaba a su alrededor y evitar que Rake se hiciese daño a él o a sus propios hombres.


Llegaron al ascensor y lo llamaron, cuando este arribo todos se aprestaron a apuntar sus armas al interior esperando que saliese algún enemigo de este, pero solo encontraron a un operador muy sorprendido, era un alienígena y por sus vestimentas era una reo de la misma instalación, todos ingresaron rápidamente sin dejar de apuntar al operador, este estaba muy sorprendido pero al parecer era inofensivo, no tenia intenciones aparentes de delatar a nadie y con mucha naturalidad comenzó a hablar con los recon.


• Saludos, visitantes ¿con quienes tengo el gusto de tratar?

• Somos unos fantasmas… nada importante –dijo Assad

• Caramba no sabia que los fantasmas vestían ropa de comandos y portaban blasters pero en fin, me imagino que son otros que intentan un rescate, jejeje no son los primeros pero solo uno ha tenido éxito

• Vaya abuelo ¿nos ilustraría con su sabiduría?

• Claro que si, hace años muchos años ya, un hombre llamado Jango Fett, ingreso a esta prisión para sacar a un reo, lo logro y además casi destruye media instalación, jejeje fue increíble, además de eso estaba buscando a la jefa de un clan de traficantes de varas mortales, Komari Vosa, vaya que si tenia agallas, era la mujer mas peligrosa de toda la galaxia, supe por un prisionero que logro liquidar a Vosa y acabar con su organización, ese hombre definitivamente era algo especial

• Y ese tal Jango ¿era que un soldado?

• Era mas que eso, era un comando mandaloriano


Al escuchar esto Siul se sintió un poco sorprendido, este Jango ¿tendría que ver algo con su padre? Pero prefirió seguir escuchando mientras Assad conversaba con el viejo alienígena.


• Ah un mandaloriano, ¿usted me quiere decir que un solo hombre entro a esta prisión y logro pasar todas las defensas y sacar a un hombre y vivir para contarlo?

• Exactamente, no se engañe no crea que ahora será más fácil, desde que trajeron a la bella twilek…

• ¿Sabe donde la tienen? –dijo Rake

• Si esta cuarenta pisos mas abajo, los llevare hasta allá pero no será nada fácil, sugiero que si quieren llegar a donde esta ella, ni se les ocurra seguir por los pasillos están infestados de soldados imperiales en armaduras negras, no los había visto antes pero debes ser muy peligrosos

• Gracias amigo pero ¿Por qué nos ayuda?

• Tengo mis razones, son unos bastardos infelices… bueno creo que ya llegamos buena suerte rebeldes


Todos se sorprendieron de que los llamara así, claro se percato del parche de la unidad, pero a fin de cuentas, los había prevenido de los peligros, cuando salieron de ascensor, entraron a una pequeña sala, no había nada, se despidieron del extraño operador del elevador y se quedaron un rato allí, decidieron dejar sus mochilas escondidas dentro de una caja ya que probablemente regresarían ahí para escapar, la única que permaneció con su mochila fue Ariell prefirió mantener todos sus equipos médicos a la mano solo por si acaso, todos pusieron marcha hacia el pasillo que conducía por el piso 40 de la prisión, la puerta se abrió, se asomaron con cautela, no había nadie, salieron y usando un holomapa llegaron a una habitación de control.


• Assad, Meia cúbrannos, Fixer ¿hay alguna presencia dentro de esa habitación?- dijo Rake

• Si señor al parecer dos soldados, y un androide ya grabe sus transmisiones

• Ok, Barzak utiliza una carga explosiva entraremos rápido, ¿entendido?

• Si capitán, tengo algo muy especial aquí


La chica coloco un pequeño paquete en la puerta, todos se colocaron a los lados esperando la explosión


• ¡Fuego en el hoyo! –grito Barzak


Extrañamente no hubo un gran estruendo, las puertas cayeron y los rebeldes entraron, y neutralizaron rápidamente a los soldados imperiales, era una de las salas de control de cámaras, así que Fixer y Rook comenzaron a manipularlas para que la presencia de los recon no fuese detectada, ya había asegurado por lo menos permanecer ocultos por un tiempo así que salieron de ahí y siguieron por el pasillo, llegaron a uno de los accesos de los ductos de aire y entraron.


Los ductos no eran muy estrechos así que eso les permito moverse con cierta rapidez, cada cierto tiempo se detenían para estar seguros de su ubicación, poco a poco se fueron acercando, todo parecía estar saliendo a la perfección, al cabo de una hora, llegaron al la celda de Shal Tylnaer, Meia quien iba adelante se asomo por la rejilla del ducto, y vio que la mujer estaba acostada y que no había mas nadie con ella, silenciosamente retiro la rejilla y entro a la habitación, detrás de ella ingreso Rake, los demás se habían quedado al otro lado del ducto, Meia se le acerco y cuando iba a tocarle el hombro Shal se levanto de un brinco y la tomo por el cuello, ambas mujeres cayeron, y con una patada Meia se la quito de encima


• ¡tranquila Shal! Somos comandos rebeldes –dijo Meia


Shal se incorporo y se dio cuenta que eran amigos, Rake entro rápidamente a la celda, gracias al cielo, la habían venido a rescatar, Meia se percato de que la twilek tenia varios moretones y rapaduras en el rostros y en su cuerpo, signos de tortura sin duda


• Gracias por venir a buscarme ¿pero quienes son?

• Somos la 1° de force recons yo soy el capitán Rake Malkar

• Vaya los chicos de Coruscant, tuvieron muchos problemas para entrar ¿verdad?

• En realidad no, pero dejaremos nuestras impresiones para después es hora de salir de…


De repente comenzaron a sonar la alarmas de la prisión, al parecer los habían descubierto, pero como nadie los vio, pero sus preguntas pronto fuero aclaradas por una voz que comenzó a escucharse por los altoparlantes


¡Comandos rebeldes! Ríndanse ahora sabemos que están aquí y que vinieron por la espía, si se rinden seremos misericordiosos, y tal vez le perdonemos la vida, si no…


Todos se pusieron en alerta el resto de los recon entro a la celda, tenían que pensar muy rápido en una manera de escapar de ahí


• ¡Maldición! Por eso fue tan fácil ¡todo fue una trampa! –dijo Rake

• Tal vez si regresamos por donde vinimos seria la mejor opción –dijo Fixer


En ese instante una fuerte explosión sacudió la habitación, habían volado los ductos de aire así que la idea de Fixer se había esfumado


• Excelente ahí se va nuestra ruta de escape, mejor no digo mas nada

• La única salida es el frente… Shal ¿sabes que hay allí?- dijo Rake

• Probablemente algunos shadowtroopers, y tal vez un blaster pesado

• Entonces será por ahí que saldremos, Barzak coloca una carga de demolición pero no muy fuerte para que no nos afecte tanto

• Tranquilo capitán aquí tengo otro truco mas bajo la manga –dijo Barzak


Nuevamente la chica coloco la carga y la hizo estallar, la puerta de la celda salió despedida a gran velocidad pero no afecto a los recons así que salieron y fueron recibidos por un potente fuego de los soldados imperiales y guardias de la prisión por lo que tuvieron que cubrirse en las columnas.


• ¡maldición estamos rodeados! –grito Assad

• Tranquilos ¡Meia, Ariell! Vean que pueden hacer – dijo Rake


Las dos francotiradoras se movieron muy rápido y lograron colocarse en una buena posición logrando eliminar a la mayoría de los soldados y guardias, pero uno de estos, salio de su escondite con un lanzador de cohetes, y los disparo contra el grupo de rebeldes.


• ¡CUIDADO MISIL! –grito Meia


El cohete hizo impacto levantando una gran nube de polvo pero a pesar de esto entre Rook y Assad lograron terminar con el resto de los enemigos, no sabían quien había sido herido así que Rake los llamo y todos gritaban que estaba bien menos uno… Barzak


Al bajar la nube de polvo vieron a la chica neelvan tirada a un lado del salón al parecer el cohete impacto muy cerca de donde estaba ella, Ariell y Siul fueron corriendo primero a donde estaba ella, y al llegar vieron que estaba muy mal herida sangraba por varias partes de su cuerpo.


• Vamos Barzak responde dinos que estas bien –le dijo Siul pero la chica no respondió

• Siul ayúdame a quitarle el chaleco, para revisarla

• Si

• Tiene una fuerte contusión en la cabeza pero no hay fractura, múltiples contusiones y tal ves un pulmón dañado pero no puedo saber mas


Todos estaban muy preocupados, Barzak se veía muy mal, Ariell demostró nuevamente su gran destreza y rápidamente la vendo y le inmovilizo las partes que sospechaba podían estar rotas, tenían que llevara a cuestas ya que la pobre había recibido un fuerte golpe en la cabeza que la dejo inconciente, Ariell saco una lona de arrastre y le pidió al resto que ayudaran a colocar a Barzak allí, lo cual hicieron sin demora.


• Rook ¿puedes encargarte de ella?- dijo Siul

• GRERRRRRWW

• Creo que el wookiee podría llevarla hasta Corsucant sargento, no se preocupe –dijo Fixer

• Gracias


Rake les indico que le dieran las armas de Barzak a Shal así no perderían potencia de fuego, tenían que buscar la manera de salir de allí antes de que llegaran mas tropas, Rook arrastraba a la chica herida mientras Ariell la monitoreaba, el resto estaba al frente con Shal en el medio ya que ella debía ser protegida a toda costa, salieron del salón y se encontraron con un pasillo muy largo de donde comenzaron a recibir mucho fuego de blasters, pero los neutralizaron rápidamente, siguieron avanzando buscando desesperadamente una salida, así lograron llegar a lo que parecía el acceso a las celdas, era su única vía de escape en ese momento así que debían atravesarlas.


Ingresaron en el área de celdas los reos gritan cualquier cantidad de cosas, pero no había tiempo, tenían que escapar justo casi cuando llegaron a la salida, nuevamente la voz de los altoparlantes hizo su aparición.


• ¿Es que acaso creen que los voy a dejar escapar así de fácil?... le doy la libertad a cualquier preso que me traiga a la espía y al líder de los comandos rebeldes… son todos suyos


De repente se abrieron todas las puertas de las celdas se abrieron y los presos salieron a todo prisa a atrapar a los recon y a la espía, los rebeldes comenzaron a correr con toda sus desesperación buscando algún sitio seguro mientras disparaban a sus perseguidores, las cosas ahora se habían puesto verdaderamente peligrosas.


CAPITULO 4 Editar

Los recon corrían desenfrenadamente, Rook llevaba a Barzak en sus brazos para poder avanzar rápido aunque eso podía poner en riesgo la vida de la chica, era la única manera de escapar de allí, en un momento lograron perder a todos sus perseguidores pero seria cuestión de tiempo para que los alcanzaran de nuevo. Lograron llegar a lo que parecía ser el comedor principal, entraron con mucha cautela y cerraron las puertas con seguro magnético, Rook colocó a Barzak sobre una de las mesas para que Ariell la revisara.


• ¿Cómo esta? Pregunto Rake

• Esta mal capitán debemos evacuarla lo mas rápido posible, solo puedo mantenerla estable pero con todo la agitación sus heridas se pueden agravar


Fixer se había acercado a donde estaba la chica, mientras Ariell y Rake hablaban, tomo una de sus manos y se acerco.


• Vamos Merlin no te vayas a morir, no podría soportar perder a otro de mis amigos, por lo que mas quieras no nos dejes….


El joven rebelde comenzó a soltar una lágrima, Siul se percato y se la acerco colocando su mano sobre el hombro de Fixer, necesita que todos estuviesen calmados y concentrados aunque el mismo se sentía mal por lo que pasaba.


Una fuerte explosión sacudió todo el comedor las puertas superiores saltaron por los aires y un grupo de shadow tropers ingresaron disparando a todas partes, todos habían quedado aturdidos por el poderoso estallido, todos comenzaron a disparar, y lograron neutralizar a la mayoría de los imperiales, pero unos cuantos logaron bajar, Meia, Assad, Rook y Rake los frenaron pero uno de ellos llego muy cerca de donde estaba Barzak, apunto a la chica para terminar el lo que había empezado el misil.


Fixer lo vio y corrió frenéticamente, Siul trato de detenerlo pero muy tarde, el chico llego justo en el momento que el trooper soltó una ráfaga contra la neelvan, pero esta alcanzo a chico quien protegió a Barzak.


Siul alzo su arma y la descargo contra el imperial con toda su furia, avanzando hasta llegar a donde estaban Fixer y Barzak, al acabarse su cargador se acercó a donde estaba el cuerpo del joven rebelde, el resto de los recon se coloco en posiciones estratégicas para evitar mas sorpresas solo Rake, Rook y Ariell se acercaron a donde estaba Siul quien trataba de animar al chico.


• ¡Vamos mocoso de mierda reacciona! ¡vamos no te puedes morir! ¡No te he dado permiso de que te mueras maldita sea!

• Sar…gen…to…

• Eso es háblame quédate aquí

• No...n…no quiero… morir…

• No te vas a morir imbecil, te faltan muchas bromas pesadas por hacer

• Je… gracias por… ser… tan bueno…sar…

• No Fix, no me hagas esto ¡maldición!


Fixer perdió el conocimiento, Siul se sentía desesperado los dos mas jóvenes estaban mal heridos, parecía que esta vez no saldrían con vida de esta. Ariell reviso a Fixer, tenia varias heridas de blaster pero al parecer no era del todo grave pero estaba en shock y eso podía agravar sus situación aparte de que había recibido un fuerte impacto al caer.


Siul decido cargar a Fixer y que Rook cargara a Barzak, tenían que moverse porque todos los presos, se estaban acercando, plantaron algunas minas para demorar el avance, salieron corriendo, el tiempo era escaso así como sus posibilidades de sobrevivir.


Por todos los corredores los recon conseguían focos de resistencia de los reos, llegaron a uno de los pabellones de mas alta peligrosidad donde, para su sorpresa había blasters pesados, los recon estaban siendo atacados por una gran potencia de fuego, parecía que nada los sacaría, una gran masa de reos se lanzo contra los rebeldes estaban atrapados como ratas.


Lograron a duras penas ponerse a cubierto mientras trataban de hallar una manera de salir de ese atolladero, desde el frente venia una gran concentración de presos armados con bastones y vibro cuchillos, trataban de frenarlos con una pantalla de fuego pero eran demasiados en pocos minutos los alcanzarían, Rake sabia que tenia que hacer algo, y hacerlo rápido. Saco su sable y lo encendió y salto de la posición directo a la masa de enemigos, comenzó una danza mortal, blandiendo su sable, decapitando y cortando a los presos que trataban de atacarlos, ninguno era rival para él, uno a uno iban cayendo, por instante Rake se dejo llevar por su ira, aunque se tuvo que detener, sin darse cuenta había acabado con todos los que estaban en su camino, ante la mirada atónita de sus hombres, desato su furia y no la había medido aunque logro controlarse probo muy de cerca la experiencia del lado oscuro de la fuerza.


Apago el sable, lo guardo, el resto de los recon salio a toda prisa, trataban de pasar por encima de los cadáveres de los que había enfrentado a Rake, eran como sesenta cuerpos regados por todo el pabellón, incluidos los operadores de los blasters pesados, Siul miro a Rake con una mezcla de miedo y preocupación, pero no era momento de explicaciones, tenían que salir de allí lo mas rápido posible, siguieron por un largo pasillo, al final había una puerta, ingresaron por ella, y se encontraron con un hangar, aparentemente vacío, cuando comenzaron a caminar dentro de el, varios cohetes comenzaron a llover sobre ellos, eran mas soldados imperiales, los condujeron hasta otra trampa, Ariell logro eliminar a la mayoría, al Igual que Meia, de una pared falsa salio un viejo hover tanque TX 130, y disparó directamente a donde estaban Ariell y Meia, esta ultima se percató del disparo del tanque y empujo a la cetral a un lado, el impacto derribo unan montón de escombros que sepultaron a Meia.


Assad y Siul corrieron, esquivando los disparos, y lograron acercarse al tanque, el Kiffar salto sobre este y voló la escotilla del piloto metiendo un detonador térmico dentro de este, salto y el tanque estalló, eliminando así la mayor amenaza, el resto de las tropas fue muerta en poco tiempo.


Todos corrieron para sacar a Meia, desesperados, quitaban cuanto escombro estaba sobre la mujer, cuando lograron desenterrarla tenia un gran cortadura en su muslo derecho, y estaba perdiendo mucha sangre, no respondía, había perdido el conocimiento, sin demora Siul le aplico un torniquete, y se acerco a donde yacía Ariell, pero estaba aun en buenas condiciones solo tenia algunos golpes y unos raspones, esta se incorporo y rápidamente fue a atender a Meia.


• Vamos Meia aguanta -decía Ariell

• ¿Qué ocurre? -dijo desesperado Assad

• Esta perdiendo sangre muy rápido o detengo la hemorragia o se muere, debo improvisar, aquí necesito de tu ayuda Assad, tiene una arteria cortada…

• Lo que sea… tu solo dime

• Necesito que sostengas este vendaje aquí con una mano y con la otro mantengas agarrada la arteria mientras la reparo con este tubo de bacta rápido, solo será cuestión de segundos pero no sueltes la arteria, si la pierdo no la reparare y se morirá, ¿entendiste?

• Entiendo, hagámoslo


Colocaron a Meia sobre una plataforma, sangraba profusamente, Ariell y Assad estaban manchados de sangre, mientras el resto de los recon revisaban a Fixer y Barzak que al parecer se mantenían aun con vida, Shal Tylnaer veía con dolor como estos soldados se estaban sacrificando solo para salvarla a ella, sentía por primera vez en su vida el miedo de la muerte de otros.


Ariell sudaba al igual que Assad, este coloco su mano con un vendaje sobre la pierna descubierta de Meia, e introdujo su mano dentro de su herida mientras, Ariell colocaba una preparación especial de bacta, la cual en cuestión de segundos cerro la arteria y evito mas perdida de sangre, entre ella y Assad suturaron la herida, la habían salvado por muy poco.


• Assad tu cargaras a Meia –dijo Siul

• ¡NO! Grito Shal- yo lo haré no seguiré siendo una inútil aquí

• Ni hablar tu eres demasiado importante para la misión –dijo Rake

• Me importa un maldito demonio la misión si vamos a morir será juntos y si vamos a salir será juntos…


Todos estaban sorprendidos, esta chica ni los conocía y ya quería formar parte del trabajo todos esbozaron una casi sonrisa, Shal tomo a Meia por los brazos y la cargo sobre su espalda, solo quedaban Rake, Ariell y Assad para defender el grupo, se dirigieron al final del hangar, Rake activo la señal de rescate con lo que las cañoneras se pusieron en camino desde una orbita alejada del la prisión serian cuestión de horas para que arribaran, mientras tanto debían aguantar hasta donde pudiesen.


Los recons corrían por los pasillos buscando una salida, y llegaron nuevamente a la puerta del ascensor por el que habían llegado, sacaron sus equipos, un poco de parque extra que les caía del cielo además de camillas para transportar a los heridos, pero cuando las iban a preparar escucharon a los presos que se acercaban, estaban atrapados, no había escape todos se prepararon para lo que parecía inevitable, pero como un milagro la puerta de ascensor se abrió.


• ¡Vamos entren ahora!


El operador del ascensor les hacia señas para que entraran y lo hicieron si demora, junto cuando entro el ultimo los presos entraron y dispararon pero se encontraron con la puerta cerrada.


Todos se sentaron, estaban abrumados por todo lo que había pasado, Rake miraba a los heridos y a los que a duras penas aguantaban, se sentía culpable, no podía hacer nada, otra vez perdía a los que quería, era muy difícil poder soportar eso, no podía permitirse perder mas gente, aun si eso le costaba la vida, se acerco al operador tenia curiosidad de saber por que los ayuda.


• Gracias por salvarnos, quien quiera que sea

• Mi nombre no es importante… veo que la pasaron muy mal allá, pero lograron sacar a la twilek… no se preocupen ya saldrán de aquí

• ¿Por qué?...

• …¿los ayudo? Simple joven mi hermana murió a manos del imperio, y yo no pude hacer nada por estar aquí, ahora tengo la oportunidad de hacer algo y no la voy a desperdiciar

• Gracias

• No… gracias a ustedes


El ascensor llego a su destino, pero aun el peligro no terminaba, debían llegar al elevador de carga de la prisión, el ascensorista les dijo cual podía ser la vía más segura, y se despidió de ellos, tal vez seria la ultima vez que lo verían, los recons pusieron marcha hasta la zona de descarga, se encontraron con varios guardias a los cuales eliminaron sin mayor demora, pero el camino era muy largo aun.


Estaban en otro largo pasillo, con una puerta al final, cuando estaban casi llegando a esta la puerta se abrió y un stormtrooper salio, portando un lanzacohetes el cual disparó contra los recons, no había escape, ni lugar donde ocultarse, era inevitable el impacto, todos cerraron los ojos menos uno, todos esperaron la detonación que acabaría con sus vidas.


Pero no se escucho nada, al abrir los ojos vieron a Rake, que estaba deteniendo el cohete en el aire con un simple gesto de su mano aunque se notaba que estaba haciendo un gran esfuerzo, se volteo y miro a sus hombres, luego regresó su mirada al trooper y movió sus manos, el misil giro sobre si mismo, se velozmente se dirigió a los pies del soldado imperial haciéndolo desaparecer dentro de una gran explosión.


Todos estaban boquiabiertos, Rake había avanzado mucho como Jedi, pero aun tenían que escapar y ya habría tiempo para alabanzas, al acercarse a la puerta, observaron con horror que era el acceso a una caverna con un puente extensible, pero este había sido volado. Un gran abismo separaba a los recons de la salida hacia la zona de carga de al prisión y los presos estaba pisándoles los talones, tenían que pensar rápido.


• Tengo una idea, ¿donde esta el pequeño androide de Fixer?-dijo Rake

• Aquí esta pero ¿que piensas hacer? –dijo Siul


Rake ató un cable de carga al androide lo suficientemente largo, y llamo a Rook.


• ¡Rook!, necesito que lances esta cosa con todas tus fuerzas, hasta el otro lado, que quede asegurado para poder llegar a través del cable hasta allá

• ¡GRRFFF!


El poderoso Wookiee aventó al androide arácnido hasta el otro lado de la caverna, este impacto contra una de las paredes, en ese instante Rake lo activo y el droide se aferro a la pared.


• Vamos, utilicen sus armas para deslizarse hasta el otro extremo, no hay tiempo, amarren las manos de los heridos para que no se les caigan, Shal, Rook y Siul van primero, ¡rápido! –grito Rake

• ¡Si señor!


Uno a uno los recons iban pasando por el acantilado, pero el pequeño droide se despegaba mas de la pared, solo era cuestión de tiempo para que desprendiera, luego de que pasaran los que llevaban heridos era el turno del resto Assad paso primero y detrás de el Rake y Ariell, justo en el momento en el que Rake poso sus pies sobre la plataforma el droide se desprendió de la pared el cable cayo, como pudo Rake lo agarro, Siul salto sobre el cable al igual que Rook, todos temían que Ariell se hubiese caído, todos jalaban el cable con desenfreno, pero la chica no aparecía, al final una mano se poso sobre la plataforma, Siul se adelantó y halo a Ariell, la abrazo, casi lloro de la felicidad, pensó que la había perdido.


Todos se incorporaron tenían que continuar, los presos se habían quedado del otro lado, algunos lograron conseguir armas y le dispararon a los recon en la plataforma pero estos salieron de ahí rápidamente, tenían que llegar, al elevador de cargas, para poder terminara con esta pesadilla de una vez por todas.


Al llegar al elevador todo estaba tranquilo no había ni un guardia, eso solo podía significar una cosa, más problemas, todos estaba sobre alertas, acercándose lentamente al elevador, de repente un disparo los frenos y todos corrieron a ponerse a cubierto. Nuevamente la voz de los altoparlantes se hizo presente.


• Rebeldes, no hay escape están rodeados si se rinden tal vez haya un poco de misericordia, solo entreguen a la espía, y los dejaremos ir tienen muchos heridos…


Rake, sabia que todo eso era una mentira, los querían muertos, pero no podían acercarse al elevador, ya que en el segundo nivel que lo rodeaba, decenas de stormtroopers y de shadowtroopers, prestos a disparar y acabar con todos ellos.


• Hay una manera de salir, uno de nosotros deben distraer a los soldados mientras el resto, sube al elevador… -dijo Rake- yo me quedare

• De ningún modo te quedaras solo, si salimos, salimos todos juntos- dijo Siul

• No es momento de…

• Yo me quedare contigo, Ariell ira con el resto no se hable mas

• ¡estas loco Siul no te dejare ni a ti ni a Rake! –dijo Ariell

• No te preocupes allí al fondo hay un ascensor de servicio, jeje estudie un poco los mapas, saldremos detrás de ustedes –dijo Siul

• Sargento…

• No digas nada Assad, solo cuídalos, nosotros estaremos detrás de ustedes, Rook, encárgate de Barzak y Fixer, corran y no miren atrás, no se detengan por nada del universo, ¿entendido? –termino Siul

• Si… sargento


Los recon se separaron en dos grupos, uno con Siul y Rake, y el otro con el resto de los recon y Shal. Siul le había cambiado el arma a Assad necesitaba mucha potencia de fuego para poder darle cobertura a los demás, los rebeldes se habían logrado escabullirse alrededor de los contenedores que estaban justo debajo de las plataformas donde estaban parados los imperiales, estos seguían esperando que los rebeldes salieran directo al ascensor, parecían segundos interminables, nadie quería dar un primer paso porque podía ser el ultimo.


Una ráfaga rápida, salio de uno de los rincones del deposito, todos los imperiales fijaron la mirada en ese punto y vieron a uno de los rebeldes disparándoles, con esa sola descarga había logrado derribar a tres soldados enemigos, todos comenzaron a dispararle, cuando lo hicieron de otro rincón, otro rebelde salio y también les estaba disparando, eran Siul y Rake quienes estaban disparando con todo lo que tenían, unos veinte stormtroopers y shadow troopers, les disparaban sin cesar pero ambos logaron responder el fuego, el resto de los recon corrió directo al ascensor de carga, tal vez fueron los diez metros mas largos de toda sus vidas, Assad y Ariell disparaban sin cesar, para cubrir a Rook y a Shal Tylnaer quienes cargaban a los heridos, cuando los imperiales trataron de dispararles Rake y Siul intensificaron su fuego, eliminando a mas de la mitad de los imperiales, el resto de estos se oculto.



El grupo de recon logro llegar al elevador, y sin demora lo pusieron en marcha, mientras subían, Ariell logro darle una ultima mirada, a Siul, este le dio un “te amo” con sus labios, mientras trataba repeler a los imperiales. Ariell sintió una fuerte aprehensión en su pecho, sabia que algo malo iba a ocurrir pero antes de poderle gritar algo a él, lo perdió de vista cuando el elevador llego a los pisos superiores.


CAPITULO 5 Editar

Los imperiales, no lograron atrapar al el grupo de rebeldes que subió al ascensor pero sabían que aun había dos más de ellos y se encargarían sin mayor demora, Rake y Siul estaban a lados distintos de la habitación, el sargento logro escuchar lo que dos de los soldados decían… querían vivo al líder, era para interrogarlo, que toda la trampa fallaría si no lo capturaban… al final de cuentas era una trampa, los imperiales sabían de su llegada, alguien los debió traicionar, y Rake no se entregaría tan fácil, probablemente lo matarían, se percato de Rake había salido para cubrir su escape, Siul salio también directo al ascensor de servicio, al fondo de la habitación, ambos quedaron lado a lado, aunque Rake estaba un poco mas adelantado, evidentemente quería quedarse para detener, al enemigo sin pensar en su propia vida.


La puerta de ascensor se abrió, Siul sabia que era el momento de salvar a Rake, sin que este se diera cuenta, lo tomo por el hombro y de una patada lo metió en el ascensor, casi con el mismo movimiento le disparo al control de la puerta y este se cerro. Rake tomado por sorpresa se incorporo rápidamente, y comenzó a gritarle a Siul a través de una pequeña ventana.


• ¡MALDITA SEA! ¡¿QUE ESTAS HACIENDO SIUL?!

• ¡Rake!... cuídala mientras no estoy, se que vendrás por mi…

• ¡en el nombre de la fuerza NO!


El ascensor comenzó a subir Rake golpeaba la puerta, saco su sable y trato de abrirlo pero el material de que estaba hecho resistía la hoja del sable de luz, trataba con desesperación de salir pero ya estaba lejos, solo vio como los imperiales llegaban a donde estaba el sargento Azendom y le disparaban… grito pero nada podía hacer, se maldijo a si mismo, esto había sido un desastre, al llegar al piso superior la puerta del elevador se abrió, las cañoneras ya estaban ahí, corrió a donde estaban estas, mientras Ariell lo veía pero… ¿donde estaba Siul?


• Rake… ¿Dónde esta Siul?

• él…él…

• No… no puede ser… no ¡hay que buscarlo Rake!

• No podemos –dijo uno de los pilotos- un escuadrón de TIE viene en camino y si nos atrapan seremos polvo espacial

• ¡pues yo misma iré no lo dejare!

• ¡no! Ariell no perderé a nadie mas

• ¡Vete al infierno! ¡no lo voy a abandonar! ¡apártate!


De un empujón, metió a Ariell dentro de la cabina y cerro la compuerta, ella comenzó a llorar con desesperación, se sentía morir, Rake la trato del calmar pero esta le respondió con una bofetada, se quedo inmóvil y ella se fue a ver a los heridos, su rostro estaba bañado en lagrimas, había perdido al amor de su vida, pero tenia que evitar que el resto de los recon también muriese.


Las dos cañoneras lograron maniobrar hábilmente a través del campo de asteroides, al cabo de poco tiempo llegaron a la Valhala, y esta sin perder tiempo salto al hiperespacio, los heridos fueron llevados de inmediato a los tanques de bacta de la nave para recuperarse, el resto se fue recostar un rato y al curar sus heridas, habían sufrido mas que en ninguna otra misión, tres heridos de gravedad y un perdido en acción era el saldo de la operación, aunque logran rescatar a la espía rebelde, el costo fue demasiado alto.


Ariell se recostó en la sala de descanso y comenzó a llorar, su gran amor estaba desaparecido, sentía que no estaba muerto, pero no podían ir a buscarlo, imploro a las estrellas que lo protegiesen y que le dieran la fuerza suficiente para soportar.


Rake estaba en sala de comunicaciones, había terminado de informarle a Arieg el resultado de la misión, esta no le tenía mejores noticias, habían arrestado a almirante Ackbar, por unos supuestos cargos de traición, además, habían atacado los astilleros de Sluis Van, parecía que la marea de la guerra se revertía nuevamente en contra de los rebeldes, pero para él en especial era un momento muy duro.


Pronto el Valhala, arribo a Coruscant, los heridos fueron conducidos a unas instalaciones mas apropiadas, los androides médicos pronosticaron una pronta recuperación de los heridos, seria una cuestión de días, Rake debía presentarse ante el consejo de la nueva republica, en este caso debió esperar un día ya que el almirante Ackbar estaba siendo juzgado, era inaudito que un héroe de guerra como el almirante estuviese siendo sometido a esta humillación, de una u otra manera esta casi seguro que Fey´lya estaba metido es todo esto, pero su mayor preocupación era rescatar a Siul.


El joven capitán se presento ante el consejo, Mon Mothma, la princesa Leia Organa y Borsk Fey´lya, esperaban ansiosos el informe de Rake, este no dudo en decir que tenía serias sospechas de que habían sido traicionados, y que la operación de rescate fue una especie de trampa.


• Es muy grave la acusación que hace capitán Malkar –dijo Mon Mothma

• Si capitán, pero ¿ha pensado usted en que pudieron ser errores en el liderazgo de la operación lo que condujeron al casi fracaso de esta? –dijo Fey´lya en un tono bastante acusador

• Lleve a mi unidad lo mejor posible pero parecía que todos nuestros movimientos eran predecimos por los imperiales, conocían nuestras rutas de acceso y egreso, solo la ayuda de uno de los reos nos salvó de una carnicería, no tengo pruebas pero estoy plenamente convencido de que alguien nos traiciono…señor

• Lamentablemente capitán no podemos hacer ningún tipo de acusación formal mientras no haya pruebas –dijo Mothma

• Entiendo, pero por el momento se debe planificar una operación de rescate… el sargento de artillería Siul Azendom, fue capturado….

• ¿y como supone usted capitán Malkar que organicemos una operación de rescate, si esta acusando a la alianza de traición? En estos momentos casi todos nuestros recursos están dirigidos a combatir los remanentes del imperio, no podemos desviar elementos solo por un hombre –dijo Fey´lya

• Es un soldado de la alianza el que esta en manos del imperio, además el arriesgo todo para salvarnos, tenemos que ir por él

• Pues no podemos, lamentablemente debemos declarar al sargento de artillería Azendom como perdido en acción, no arriesgaremos mas vidas en inútiles búsquedas, además no sabemos si aun esta con vida

• ¡con maldito demonio! ¿como se atreven a abandonar a uno de mis hombres? Están hablando de una vida, no de un objeto que pueden desechar, es mi amigo, mi hermano de armas, no lo dejare solo…

• Cálmese capitán, entendemos sus sentimientos pero no podemos lanzarnos una aventura osada, sin tener toda la información, sabemos que aprecia mucho a sus hombres pero hay mucho en juego –dijo Mothma

• Esto es inaudito, cada segundo que pasa puede ser una segundo menos para él, y ¿ustedes prefieren discutir esto en un estupido comité?

• ¡mida sus palabras capitán! ¡Este es el consejo de la nueva republica y nos debe respeto somos sus superiores! -grito Fey´lya


• ¡Váyanse al infierno!

• ¡Capitán Malkar! -interrumpió Leia- cálmese sabemos lo que siente, trataremos de hacer todo lo posible para acelerar el proceso, no dejaremos al el sargento Azendom, se lo prometo

• Es todo capitán puede retirarse, pero le informo que usted y sus hombres están confinados al cuartel mientras duren las investigaciones ¿entendido? –dijo Fey´lya ante la mirada atónita de Mon Mothma y Leia

• Si señor… perfectamente claro


Rake salio como una tromba del salón de reuniones, pero a medida, que iba caminando, su rabia se convirtió en decepción, toda la alianza le estaba dando la espalda, estaban abandonando a Siul a sus suerte y estaba muy convencido de que tenia que hacer algo, se fue directo a los cuarteles, al pasar por el área de descanso, allí vio a Ariell sentada abrazando sus piernas y sollozando, no estaba uniformada, tenia un vestido sencillo, a su lado estaba el instrumento musical que tocaba Siul, se le acerco, aun a sabiendas de que ella podía reprocharle lo que había pasado, ella levanto la mirada se seco las lagrimas y hablo.


• Capitán siento mucho haberlo abofeteado…yo

• No tienes que pedir disculpas Ariell te entiendo pero, tranquila rescataremos a Siul, te lo prometo….

• Se que esta vivo Rake lo siento aquí en mi corazón, se que lo que hizo, es porque te aprecia y se siente culpable por lo que le paso a Ireth…

• ¡demonios! Perdome Ariell… yo debí evitar que eso pasara…

• Tranquilo pero… la alianza va a rescatarlo ¿no?

• El bastardo de Fey´lya impide que se lance cualquier operación, se están haciendo en los pantalones por un gran almirante que esta asechando

• ¿y entonces? ¿lo van abandonar?

• Ellos tal vez… pero yo no…


Rake se levanto, y le dio un abrazo a Ariell, y salio rápidamente, sabia que no podía contar con la alianza para salvar a Siul pero si sabia de algunas personas que estaba dispuestas a ayudarlo a recatarlo, se la jugaría por su amigo no permitiría que otra persona muriese por su culpa, aunque le costase su carrera, antes de salir de la base, fue a el hospital, allí vio a Meia, Fixer y Barzak, acostados, Rook y Assad lo estaban cuidando, el capitán se acerco los contemplo por algunos minutos, converso con Assad pero no le dijo mucho, no había tiempo que perder, los minutos pasaban y Siul aun corría peligro.


Rake fue llamado al templo Jedi por Luke, tenia que mostrarle algo que había encontrado, en poco tiempo llego al templo y se encontró con el comandante, este lo guió a través de una de las secciones recientemente reconstruidas del templo, parecía ser un hangar, había un objeto muy grande cubierto por una gran manta, él y Luke se acercaron, a este y con un solo movimiento retiraron la manta.


Lo que quedo al descubierto fue una especie de nave, de una extraña apariencia, con una gran cabina bulbosa y su ventanilla frontal se asemejaba mucho a la de los cazas imperiales, aunque no tenia ningún logo imperial, era de color blanco con marcas azules, y en uno de sus lados tenia una abertura que al parecer albergo a un droide astromech, sintió curiosidad por la nave pero lo que mas le pareció extraño es que de esta emanaba un poco de a fuerza.


• ¿y esta nave Luke?

• Es un caza estelar Jedi… data del final de las guerras clónicas, y al parecer perteneció a uno de mis maestros… Obi Wan Kenobi

• Es increíble pero ¿para que me la muestras?

• Es tuya Rake, al parecer una de las cosas que los Jedis deben manejar es el vuelo y se por tu expediente que has volado antes, poco, pero lo has hecho

• Caray, es un honor para mi, pero ¿estas seguro? Esto perteneció a un gran héroe no creo ser merecedor de semejante…

• No te preocupes Rake, la necesitas, me entere de lo que le paso a sargento Azendom y la estupidez del consejo de no buscarlo, se que deseas ir tu mismo

• Pero nos ordenaron permanecer en la base además tres de mis hombre están muy mal heridos…

• Eres un Jedi Rake, tu mismo forjas tu destino, nadie lo hará por ti, se que sonara extraño pero debes salvar a Siul, y si has de violentar reglas, que así sea, lamento no poder ayudarte pero debo partir a Jomark, al parecer hay un maestro Jedi viviendo ahí

• No se que decirte… gracias, espero que encuentres a ese maestro Jedi y nos pueda ayudar a entrenar mas Jedis…

• Te sugiero que busques a Lando Calrissian, sus contactos pueden ayudarte a saber si aun tiene a Siul en Oovo IV o si lo han movido de allí

• Entiendo…

• Además busca a Shal Tylaner estoy seguro de que ella estar gustosa en prestarte su ayuda, lo único que no puedo proveerles es transportación….

• No se preocupe creo saber de alguien que podría ayudarme, de todas maneras gracias Luke

• De nada Rake y que la fuerza te acompañe


Luke salio del hangar y Rake se monto en el habitáculo del caza, se sentía cómodo y al poco rato despego, salio a través de una compuerta que daba directamente al centro de la ciudad, las palabras de Luke lo habían animado así que salio a buscar a Shal Tylnaer, ella era, de momento la única persona que podía ayudarlo.


Siul sentía mucho dolor, había estado inconciente, pero no sabía por cuanto tiempo, abrió los ojos y se vio colgado por las manos despojado de sus equipos y uniforme, solo en ropa interior, tenia mucho frío estaba todo mojado, le dolía mucho el rostro, pero su principal preocupación era saber donde estaba, en ese momento se abrió una puerta directamente en frente de el, una luz muy fuerte ilumino toda la habitación, dos figuras ingresaron, ambas vestidas de negro eran oficiales imperiales, una mujer de mediana estura de cabellera negra y ojos azules y un hombre bastante alto y fornido pelirrojo, fue el mujer quien comenzó a hablar.


• Muy bien creo que debemos comenzar por conocernos… ¿Cómo te llamas soldado?

• ¿yo? Jejeje ¿porque tan interesado en mi nombre si lo único que deseas es torturarme para sacarme información?


El fornido se adelanto y le dio un fuerte golpe a Siul en el estomago, que lo hizo balancearse un poco y escupir un poco de sangre


• Debes disculpar a Theran es un poco impaciente cuando alguien no es muy cooperativo…

• Ya veo…

• Pues repetiré la pregunta ¿Cómo te llamas?

• Lee mis placas de identificación

• Jajá, jajá sabia que eras un tipo muy inteligente y te darías cuenta… pues bien sargento de artillería Siul Azendom… ¿Qué los llevo a Oovo IV? ¿Cuál es su unidad y quienes la componen? Y ¿Dónde atacaran de nuevo?

• Creo…que debes traerte una silla, vas a tener que esperar mucho para poder obtener algo de mí…

• Pues eso es muy lamentable, ya que Theran es especialista en “ablandar” a sujetos como tu que se las dan de muy duros veremos si después de su “tratamiento” aun tienes ganas de resistirte…es todo tuyo…


Un androide interrogador ingreso al cuarto, la puerta se cerro detrás de la imperial, solo se escucharon los gritos de dolor de Siul, los golpes propinados por el otro oficial imperial y las descargas eléctricas del androide, ni el mismo Siul sabia cuanto iba a poder soportar pero haría lo mejor para aguantar hasta que sus amigos lo viniesen a rescatar porque si de algo estaba seguro es de que jamás lo abandonarían.


CAPITULO 6 Editar

Un viejo caza estelar Jedi cruzaba los cielos de Coruscant a gran velocidad, era pilotado por el capitán Rake Malkar, la única cosa que este tenia en mente era rescatar a su amigo de las manos del imperio, pero tenia que encontrar ayuda primero, así que fue directo a uno de los sectores residenciales de la capital para hablar con una de las mejores espías rebeldes, Shal Tylnaer.


Al llegar a el edifico aparcó la nave en una pequeña plataforma, aunque le costo un poco descender, lo hizo con cierta gracia, ingreso al edificio, y busco el apartamento de la mujer twilek. Le pareció un poco extraño que el apartamento estuviese registrado a su nombre, siempre había pensado que un espía vivía una vida de secretos, de mentiras y de ocultamiento pero tendría tiempo para hacerle todas esas preguntas a Shal, pronto el ascensor lo llevo al piso de esta vivía, llego a la puerta y toco, un androide salio a recibirlo, Rake le pedio que llamara a su ama y este así lo hizo.


Rake se quedo esperando en la sala, Shal salio pero su atuendo no era el mas adecuado, llevaba una bata de dormir trasparente que no dejaba mucho a la imaginación además de la parte baja de su ropa interior, al verla Rake se volteo muy apenado, pero ella acostumbrada a ese tipo de situaciones solo sonrió y volvió a su habitación, y al poco tiempo regreso con una bata que si ocultaba mas.


• Perdona Shal, creo que llegue en mal momento

• No se preocupe capitán Malkar, me estaba despertando luego de dos días de dormir

• Vaya, esos es a lo que yo llamo un verdadero descanso, pero llámame Rake…

• Esta bien Rake, pero no me has dicho ¿que te ha traído hasta acá?

• Pues bien, sin rodeos, necesito que me ayudes a rescatar al sargento Azendom

• ¿rescatar al sargento? ¿Pero es que la alianza no planea mandar a alguien a rescatarlo?

• No, no lo van a hacer, Fel´ya ha puesto todas las trabas posibles y no puedo ir con mis hombres, se que lo que te pido es mucho y que pone en riesgo tu carrera además de….

• ¡Me importa un demonio mi carrera!, ustedes se la jugaran para salvarme, lo menos que puedo hacer es eso, es mas yo iré contigo, me partió el corazón ver a la chica Cetral llorar por el…


• Si… es duro perder a quien se ama…

• Si lo se pero no hay tiempo que perder es hora de movernos si quieres espérame aquí me daré una ducha y saldremos

• ¿saldremos? ¿A dónde? No tenemos ni la más mínima idea de donde tengan a Siul…

• Jajaja, no te preocupes, hay mucha gente en esta ciudad que me debe favores, será fácil saber donde lo tiene, lo difícil será llegar a él….

• De eso me encargare yo…

• Bien pero… ¿y el resto de tu equipo?

• Los quiero fuera de esto no los pondré en peligro, ellos entenderán

• Eso lo dudo, se les nota que se tienen una gran devoción entre ustedes

• Eso lo resolveré después, mientras tanto hay que ponernos en marcha

• Bien


La twilek se retiro a sus habitaciones, mientras Rake contemplaba la ciudad desde uno de los balcones, Ireth vino a su mente, le imploraba que lo ayudara a salvar a su amigo y a la vez la extrañaba, casi suelta una lagrima pero en ese instante salio Shal lista para partir, bajaron al estacionamiento, el abordó su caza y ella una airspeeder deportivo amarillo, despegaron rápidamente rumbo a sector de entretenimiento de Coruscant, en donde estaba la mayor parte de los bares y donde entre tantas conversaciones podían hallar las respuestas del paradero del sargento Azendom.


Para Siul la espera era extremadamente dolorosa ya no sabia cuantos días tenia de prisionero, pero si sabia que no aguantaría mucho tiempo bajo esas condiciones, pero tenia que resistir debía aguantar si quería ver a su amada Ariell de nuevo, -pobre… debe estar sufriendo mucho…- pensó, eso lo entristecía pero a la vez alimentaba sus fuerzas para soportar todo el castigo que estaba recibiendo casi a diario le daban una golpiza para sacarle información, y se acercaba la hora de otra ronda de preguntas a cargo de la mujer imperial y el tal Theran, además habían traído un disruptor nervioso para agravar la situación de Siul.


• Saludos Siul Azendom, espero que por fin el día de hoy estés dispuesto para decirnos lo que queremos saber… dijo la mujer con una sonrisa sarcástica

• Pues seguirán esperando… como te dije… no traicionare a mis amigos jamás…

• Vaya pero es increíble que aun tengas ganas de seguir aguantando, peor para ti, tu eres de carne y hueso y te estas debilitando, no soportaras mucho tarde o temprano me dirás lo que quiero saber… es mas se mucho mas de ti de lo que tu crees

• ¿ah si? ¿entonces para que demonios me tienes aquí?

• Jaja no así de fácil, sabemos que tienes una relación sentimental con uno de los miembros de tu equipo, una chica cetral… seria una verdadera lastima que accidentalmente uno de los asesinos del imperio le causara algún daño irreparable…

• ¡maldita perra! ¡si le ponen una mano encima a ella los matare a todos!

• Vaya, vaya veo que por fin te hago reaccionar, creo que ahora si nos entendemos, entonces ¿me dirás todo lo quiero saber?

• Vete al infierno…

• Pues que así sea… veo que eres poco cooperativo… ya veré que decido mientras dejare que Theran se siga encargando de tus “cuidados” así aprovechare de ver quien se encargara de tu novia…

• ¡No!, si le tocas una cabello yo te... ¡AGHHHHH!


Siul no pudo terminara la frase, el imperial activo el aparato disruptor, cada descarga llenaba de dolor a Siul, rápidamente perdió el conocimiento, su ultimo pensamiento fue para Ariell solo esperaba que no le pasase nada.


Rake y Shal, habían recorrido gran cantidad de bares, por toda la ciudad, preguntado aquí y allá, pero parecía que nadie había escuchado nada, después de casi todo un día de búsqueda las esperanzas se desvanecían para Rake, pero no para Shal ella solo estaba tanteado el terreno y rastreando a quien tenia la información, llegaron a un pequeño bar llamado “el Hutt Feliz”, al entrar vieron que estaba lleno de lo peor de la calaña galáctica, contrabandistas, mercenarios, traficantes y asesinos, todo lo malo que se podía esperar, ambos rebeldes entraron sin mayor temor mientras eran observados por todos los que estaban en ese bar, se apostaron en un pequeño espacio de la barra, Shal pidió unas bebidas para ella y para Rake.


• ¿y ahora que Shal?

• No desesperes… aquí la información llega a ti…


Uno de los que estaba en la barra se acerco y sin previo aviso le toco el trasero a Shal, esta se volteo y con un rápido movimiento, lo golpeo con una de sus leeku, en ese momento se desencadenó una pelea entre todos los presentes, Rake lanzaba golpes sin cesar, hasta que fue halado hasta un pequeño cuarto secreto casi al final del bar, se sorprendió ver ahí a Shal con el sujeto que se había propasado


• Rake te presento a Kirian Kreg, el es una viejo amigo mió y sabe todo lo que pasa en este universo

• Jaja bueno no todo, se que estas sorprendido muchacho, pero esa era la única manera de no despertar sospechas además siempre ha sido un placer tocar el trasero de Shal…aunque cada vez pega mas duro con su leeku

• Jaja bueno tú te lo buscas…

• Pero en fin no viniste aquí a verme y saludarme de seguro deseas alguna información… dime ¿Qué deseas saber?

• Es sobre le paradero de un comando rebelde lo capturaron en Oovo IV donde me tenían a mi

• Entiendo…

• Su nombre es Siul Azendom, señor Kreg, la alianza no esta dispuesta a ir a buscarlo, pero yo no le dejare solo es mi amigo…- dijo Rake

• Ok hace unos días estuve en el restaurante de Dex y escuche que hablaban sobre una trampa para capturar a unos comandos rebeldes y que solo habían logrado capturar a uno, parecía que alguien de la alianza los vendió al imperio, y que al rebelde lo había trasladado a una planeta x para interrogarlo y tal vez ejecutarlo

• ¿y que planeta es ese Kirian?

• No lo se Shal pero si se que Dex debe saber cual es… ese besalik es una mapa ambulante

• Entiendo, no hay tiempo que perder, Rake salgamos de aquí… gracias Kirian

• De nada amor


Shal guió a Rake a través de una salida secreta del bar, en poco tiempo estaban de nuevo en la calle, y cerca de sus vehículos, Shal se detuvo, sabia que el tiempo era apremiante, así que debían separarse ya que cualquiera que fuese el planeta a donde fuesen necesitaba una nave que los llevara, así que le pidió a Rake que fuese en procura de una, mientras ella iba al Dex a buscara el nombre del planeta donde podían tener a Siul prisionero.


Rake llego a uno de los espacio puertos de Coruscant, buscaba a el aventurero y a su tripulación, al final los hallo en uno de los hangares mas retirados, se acero con calma pero no veía a nadie, le pareció extraño ya que las herramientas del señor Lirsha estaban regadas, de repente sintió un tremor en la fuerza, se movió rápidamente a uno de sus lados justo en el momento que Ghent lo atacaba con un tubo de acero.


• ¡maldito ladrón te voy a…! un momento eres el chico de los comandos rebeldes…Rake

• Si señor Lirsha, por poco y me mata…

• Ah perdona es que hemos tenido algunos problemas con ladronzuelos que creen que por viejo no se me defender… pero ¿Qué te trae hasta acá?

• Necesito de su ayuda señor Lirsha

• ¿mi ayuda? ¿y que puedo hacer yo? Soy solo un mecánico tu eres el soldado…

• ¡Señor Lirsha capturaron a uno de mis hombres en Oovo IV!

• ¿a quien?

• Al sargento de artillería Siul

• Azendom… demonios, pero, ¿Cómo?

• Toda la operación fue una trampa, y la alianza no lo quiere ir a buscar, necesito una nave para ir hasta donde él este…

• Un momento muchacho, ¿me estas pidiendo que te lleve a ti y a tus hombres a rescatar a Azendom de las manos del imperio? Eso te va a costar mucho hijo… no creo que Kamara lo haga por nada…

• Le ofrezco lo que pida, no tengo dinero, pero si una nave, lo que sea pero ayúdeme, se lo pido


En ese momento de las sombras, una voz femenina interrumpió la conversación.


• No te saldrá tan caro el viaje soldado… solo necesitamos que nos consigas un salvoconducto permanente a través de los sistemas de la nueva republica, si lo haces la nave será toda tuya

• Kamara… -dijo Ghent sorprendido

• Así es pá, ese será el costo del viaje… ¿aceptas soldado?

• Acepto… y gracias

• Un momento –interrumpió Ghent- ¿como vas a rescatar a Azendom? Vamos a llevar a todos tus hombres ¿no?

• No señor Lirsha, la mitad de ellos esta en el hospital, y el resto esta inhabilitado, solo somos yo y una amiga

• ¡ah genial! Solo un niño y una desconocida para enfrentarse al imperio para sacar aun solo hombre que solo el cielo sabe donde esta… esto si que será interesante…

• Cálmate papá, capitán Malkar…

• Llámame Rake

• Esta bien Rake… ¿como sabremos la ubicación de Azendom?

• Alguien ya lo esta averiguando… se nos unirá pronto

• Entiendo, entonces debemos tener la nave a punto, bueno viejito es hora de trabajar…

• ¡MÁS RESPETO KAMARA!

• Jejeje, me encanta hacerte molestar…

• Gracias Kamara, nunca sabré como pagarte esto

• Si, consíguenos el salvoconducto y estaré mas que agradecida

• Entiendo bueno regresare aquí dentro de una hora para ver si partimos... y gracias de nuevo

• De nada


Rake se apresuro buscar a Shal, tenia urgencia de saber si ya obtuvo alguna información sobre el paradero del sargento, mientras en el aventurero, Ghent estaba muy extrañado del comportamiento de su hija, era bastante extraño que hiciese algo como lo que acababa de hacer, un trabajo prácticamente por nada ya que los salvoconductos de la republica era muy fáciles de obtener no necesitaba de ninguna ayuda para acceder a uno de ellos, sin rodeos le pregunto a Kamara el por que de su actuar.


• ¿Porque lo haces Kamara? ¿Por qué lo ayudas? Prácticamente lo vas a hacer de gratis

• Muy simple pá… cuando los llevamos a Oovo IV, pude ver lo mucho que se apreciaban entre ellos y que la muerte de Ireth lo había dejado muy mal….

• ¿y como sabes tu eso?

• Los escuche a ti y el capitán, se que siempre me dijiste que si pudieses cambiar algo de tu pasado, salvarías a Amrod, a sus hijos y a Ireth… bueno este es la oportunidad por primera vez podemos salvar la vida de alguien a quien conocemos

• Vaya Kamara, tu madre estaría muy orgullosa de ti… y yo lo estoy por esos es que te quiero tanto

• Y yo a ti viejo gusano espacial venga un abrazo


De ahí Ghent fue directo aponer a punto al Aventurero por primera vez tendría la oportunidad de enmendar un poco de su pasado, y hacerle honor a quienes ya no estaban.


Shal se reunió con Rake en el restaurante Dex, para Rake este le traía recuerdos muy tristes y a la vez muy alegres, aquí estuvo con Ireth poco antes de que ella muriese, aquí pudo decirle casi toda su historia, un poco para lavar sus propias penas, pero no podía distraerse debían averigua el paradero de Siul y pronto. Al ingresar la androide ayudante anuncio a Shal y el cocinero Besalik salio a su encuentro se saludaron de manera muy amistosa, era el momento de hacer algunas preguntas.


• Muy bien Dex no estoy aquí por tu famoso jugo de Jawa, necesito información y rápido

• Jojo, vaya Shal siempre viviendo al limite, que deseas saber a ver si yo lo se…

• Hace unos días el imperio capturo aun soldado de fuerzas especiales en Oovo IV, necesito saber donde lo tienen ahora…

• Vaya, esa información es delicada

• Vamos Dex me debes aun el favor de sacarte de Rodia de una sola pieza, no te pongas exquisito conmigo…

• Esta bien escuche que tenían a un soldado de fuerzas especiales de la rebelión y que lo iban a llevara a Muunlist, que lo iban a interrogar… y probablemente a ejecutarlo es muy reciente así que aun están a tiempo

• Muchas gracias Dex…

• De nada preciosa


Shal y Rake salieron apresuradamente para el espacio puerto nororiental, allí se verían con el aventurero, las cosas se tornaba mas difíciles, ya que Muunlist era tal vez una de los bastiones mas fuertes del imperio, era meter la cabeza en foso del rancor pero había que hacerlo, pero antes tenia a que obtener el salvoconducto para Kamara, se lo pidió directamente a Arieg, quien no hizo preguntas pero dudaba de las intenciones de Rake, al final llegaron al Aventurero y partieron rumbo a Muunlist sin saber lo lograrían o no.


La travesía a través del hiperespacio era algo tediosa, Rake trataba de concentrarse en lo que estaba haciendo pero aquella nave aun tenia la esencia de Ireth, le pidió al Ghent, que lo acompañase un rato, conversaron por largo tiempo sobre todas las vivencias de ambos con la chica y de los misterios que rodearon su vida, mientras, Shal le pidió a Kamara que se desviara a Ord Mantell, allí conseguiría algunas armas, y información extra que nunca estaría de mas, al poco rato estaban en uno de los sistemas mas peligrosos no solo por la presencia imperial sino por la fuerte presencia de mercenarios y caza recompensas, pero era allí donde obtendrían lo que necesitaban, estarían ahí aproximadamente tres días para reaprovisionar la nave y equiparse bien aunque Rake había obtenido una celda de energía para la nave, esta necesitaba algunas otras cosas, estarían allí solo el tiempo necesario.


CAPITULO 7 Editar

En el hospital del cuartel general, Ariell leía algunas cosas en su datapad estaba sola en la sala de cuidados menores, cuidaba a los heridos de los recon, Merlin Barzak, Fixer y Meia Parfeit, los tres aun dormitaban en sus camas, habían pasado ya varios días desde que habían regresado de la misión de rescate de Oovo IV, y ya sus heridas estaban sanando pero necesitaban aun algo de descanso.


Ella se percato de que Fixer estaba abriendo los ojos, él la miraba un poco desorientado, con los ojos entreabiertos, de repente los abrió por completo y comenzó a preguntar:


• ¿Do...donde esta el sargento?


Ariell se volteo pero, regreso de nuevo y acaricio la cabellera del chico con una mirada de compasión que solo aumento la preocupación del joven rebelde, sus ojos comenzaron a enrojecerse y a llenarse de lágrimas.


• ¿él esta?

• No Fix, pero… lo capturaron… el imperio lo tiene

• Entonces… ¿cuando partimos a buscarlo?

• No iremos nos ordenaron quedarnos aquí… el consejo lo abandono…

• ¿y el capitán?

• No lo se, hace días que no lo veo temo que esta a punto de hacer una locura…

• El no abandonara al sargento… lo se Ariell


En ese momento, Meia y Barzak despertaron, miraron a Ariell, solo eso basto para saber que algo estaba pasando, Meia había escuchado las palabras de Fixer y tenia algo que agregar


• El no lo dejara solo, ni nosotros tampoco…

• Estamos confinados a la base, Meia, ustedes aun están convalecientes, no podemos hacer nada por el momento –dijo Assad entrando a la habitación

• Eso no es excusa el sargento no nos dejaría solos…

• Se que es difícil Meia pero no podemos violar las reglas, somos soldados…

• Eso es cobardía…

• ¡basta! –dijo Ariell- esto no es lo que él desearía, estamos peleando entre nosotros…


Ariell se levanto y se fue de la sala de cuidados, todos bajaron la mirada, estaban actuando como idiotas, no sabían que hacer pero de algo estaban muy seguros no dejarían al sargento Azendom solo, aunque eso fuese ir en contra de toda la nueva republica.


Lo que los recons no sospechan era que Rake estaba en busca de Siul y estaba por hacer su primera parada en Ord Mantell, uno de los planetas mas peligrosos de toda la galaxia, él, Shal Tylanaer y la tripulación del aventurero estaban en medio del peligro para buscar toda la información necesaria para salvar al sargento, además del algunas armas.


Descendieron en uno de los muchos espacio puertos del planeta, el ambiente era oscuro y deprimente justo el tipo de lugar que habitaban los contrabandistas y mercenarios de la galaxia, Ghent decidió quedarse en el aventurero para vigilarlo mientras Rake, Shal y Kamara, iban a la zona de entretenimiento a ver si conseguían lo que estaban buscando.


• Pues bien chica espía, ¿Qué estamos haciendo en esta agujero?- dijo Kamara

• Pues bien… aquí encontraremos algunas armas y la información de donde exactamente tienen a nuestro amigo, pero les advierto es un sitio bastante peligroso – dijo Shal

• ¡Ja! ¿bromeas? Mi papá y yo hemos estado en sitios más peligrosos que este basurero, tu solo llévanos al fuego y nosotros asaremos al ronto…

• Ese ánimo es bueno, ¿no es así Rake?


El capitán parecía estar perdido en sus pensamientos pero en realidad estaba utilizando la fuerza, para estar alerta además de estar meditando en como salvar a su amigo


• ¡hey Rake despierta! -dijo Shal

• Discúlpame Shal estaba en otra parte…

• Vaya estabas en otra galaxia, pero en fin tenemos mucho por caminar


El pequeño grupo fue directo a los bares mas concurridos aquí es donde la espía rebelde había hecho una reputación muy bien ganada, de mujer peleadora y nada fácil, así que en teoría seria fácil encontrar la información.


En Coruscant, los recon ya estaban juntos otra vez, los heridos habían vuelto a sus barracas, pero permanecían confinados, incluso se les impuso una guardia, para vigilarlos ya que no conocían el paradero de su capitán y Borsk Fel´ya los amenazo de expulsarlos de las fuerzas de la nueva republica si no informaban el paradero de Rake Malkar, cosa que los recon no les gustaba para nada, pero igual estaban dispuestos a todo por ayudar a Rake… donde sea que este estuviese.


• Pues bien no sabes ni donde esta el sargento ni donde esta el capitán, ¿Qué proponen chicos? Porque yo no pienso quedarme de brazos cruzados –dijo Fixer

• No podemos salir tan fácil de aquí, hay guardias día y noche y el consejo ya nos advirtió que no hiciésemos nada… pero- dijo Meia

• ¿Cuando nos ha detenido algo? Creo que es momento de poner a prueba nuestro entrenamiento con nuestra propia gente –dijo Assad

• Vaya es peligroso pero estoy con ustedes, no dejaremos ni a Rake ni al sargento Azendom solos ellos no lo harían –dijo Barzak

• GRRRRRRRRAHHHHH!!

• Creo que es mas que obvio que Rook esta con nosotros, ¡así se habla amigo!

Ariell estaba escuchando la conversación pero sus pensamientos estaban con Siul, su corazón sentía que aun vivía pero ¿por cuantos padecimientos estaría pasando? Solo esperaba que no estuviesen actuando muy tarde


• ¡hey Ariell! ¿estas aquí? -dijo Fixer

• Si Fix solo espero que no sea muy tarde pero ¿por donde empezamos? No tenemos ni idea de donde puedan estar…

• Yo creo saber por donde podemos empezar pero tenemos que salir de aquí, la cuestión es ¿Cómo?

• Deja eso en mis manos Fixer… yo se como pasar los guardias, esta noche saldremos del cuartel… -dijo Meia con una sonrisilla maliciosa


Al caer la noche en Coruscant, el cuartel de los recons estaba en el más absoluto de los silencios, solo había un guardia para custodiar la salida de los soldados hacia el estacionamiento de la base, así que a pesar de que era solo uno no debían causarle daño ya que a pesar de todo no era un enemigo sino un soldado rebelde mas que estaba cumpliendo ordenes, el joven soldado hacia sus rondas, todo parecía normal, pero al cabo de un rato se percato de una sombra que se movía cerca de la entrada de los hangares, se acerco sigilosamente y vio una figura aparentemente humana, sin dudarlo le pregunto cuales eran sus intenciones.


La figura se volteo, era Meia, vestida con una camisa de generoso escote y un pantalón sencillo, que dejaba ver mucho de sus atributos físicos, guardia estaba hipnotizado pero aun conciente de su misión.


• Di…di..disculpe señora pero, no… no puede estar aquí

• ¿por que no soldado esto muy cómoda aquí es que hace demasiado calor allá adentro – dijo Meia desabotonando un poco su camisa

• Por… por…por… porque no… se puede

• Aww que lastima es que la compañía esta tan buena que seria una lastima no aprovecharse del momento…


Ella se fue acercando poco a poco mientras el guardia sudaba a cantaros, y cuando estaba casi a punto de besarlo el soldado recibió un golpe por detrás que lo dejo inconciente había sido Assad quien lo golpeo, el resto de los recon salio rápidamente y tomo uno de los speeders que estaban aparcados, y partieron sin demora a buscar información sobre el paradero de Rake Malkar.


• Vaya Meia no sabia que tuviese esas habilidades de seducción… -dijo Fixer

• Se aprenden un par de cosas para poder sobrevivir Fix

• Que lastima que no uses esas ropas mas a menudo seria mucho mas llevadera la vida en la base jejeje

• Ja que gracioso

• Bueno ya escapamos no tardaran mucho en saber que huimos, ¿A dónde vamos?- dijo Assad

• No lo se pero tenemos que empezar a buscar información… y se de unos sitios donde se puede obtener, iremos a los bares a ver que podemos sacar, no destaquen mucho nos veremos en este sitio dentro de tres horas –dijo Ariell con voz muy resuelta

• Si señora jejeje


Todos se separaron en una de las estaciones de speeder buses dejando ahí su vehiculo seria una madrugada muy larga y el tiempo apremiaba para los recons cada uno buscaría información la cual los llevaría a los sitios mas peligrosos de todo Corsucant.


En Ord Mantell, Rake y Shal acompañados de Kamara Lirsha, se adentraban en lo más profundo de la podredumbre del planeta en una de las zonas más lúgubres y peligrosas. Shal los guiaba muy segura de hacia donde iba, pero sus acompañantes no estaban del todo seguros de a donde los estaban llevando.


• Muy bien “colitas”, ¿a donde se supone que vamos?, este no es precisamente el vecindario mas acogedor de la galaxia –pregunto Kamara

• Iremos a una cantina que se llama “el Ewok Empalado” ahí conocerán a otro de mis amigos un hombre al que apodan “Mynock” el podrá facilitarnos algo de información y decirnos quien puede proveernos de las armas que necesitamos para rescatar a Siul

• Ah entiendo… y ¿como se supones que pagaremos esas armas?

• Deja eso en mis manos chica voladora…


Los tres entraron a la pequeña cantina, no era la gran cosa pero si estaba bastante llena, a Rake le llamo mucho la atención un par de parroquianos que estaban peleando, uno era una chica muy hermosa con una capucha y un hombre de mediana estatura con barba, los mas extraño era que la chica estaba asfixiando al hombre, le pareció un juego extraño y peligroso pero no les hizo mas caso.


Al acercarse a la barra, todos los miraban, el cantinero era una hombre de mediana edad bastante corpulento, con un parche en ojo derecho, y una bien cuidada barba, desde que ingresaron no les había quitado la vista de encima, parecía muy interesado en ellos, hizo un movimiento con la mano y una androide se quedo atendiendo la barra mientras él, iba a la parte posterior del mostrador, Shal lo siguió con el resto, entraron aun largo corredor muy oscuro, pero iban a paso decidido, de repente Rake sintió un gran peligro empujo a Shal, ya el hombre de la barra salio con una Vibro Hacha, con un rápido movimiento Rake lo desarmo y lo tiró a suelo y justo cuando iba a rematarlo, Shal se lo impidió.


• ¡no Rake! El es nuestro contacto… el es Mynock


El hombre se quedo observando a Rake casi lo mata pero estaba acostumbrado a vivir en este tipo de peligros, el capitán le extendió una mano para ayudarlo a levantarse.


• Vaya que eres bueno muchacho… ya veo Shal que tu gente mejora mucho con el tiempo… ¿como te llamas chico?

• Soy el ca…

• ¡el se llama Rake Bratok!... a secas y es un contrabandista… -interrumpió Shal

• Ah… Bratok no había escuchado hablar de él ¿es nuevo en el negocio? • Si… muy nuevo

• ¿Y la otra chica?

• Kamara Lirsha… señor

• Ah OK, pues bien no creo que estés aquí por pura casualidad…

• No, no lo estoy Mynock

• Pues bien déjame arreglar este nido de ratas para poder conversar a gusto… espérame aquí


El hombre se fue hasta el fondo del corredor, para asegurarse de pudiese hablar con total seguridad ya que ese planeta casi todas las paredes tenían oídos y casi tos esos oídos estaban conectados al imperio.


• ¿Bratok? ¿no pudiste escoger un nombre más feo? –dijo Rake alzando una ceja

• Hey no me culpes, por poco le dices quien eres, aquí los soldados de la alianza tienen un precio…-dijo Shal

• OK entiendo

• Definitivamente ustedes son de lo mas extraño pero creo que el sujeto nos llama –dijo Kamara


Los tres ingresaron un pequeño cuarto, donde solo había una mesa y tres silla, Shal, Kamara y el tal Mynock se sentaron, Rake permaneció de pie alerta ante cualquier situación fuera de lo común, aunque en honor a la verdad en ese lugar todo era fuera de lo común.


• Bien preciosa… ¿Qué te trae a este agujero?

• Bien Mynock dos cosas, primero información y segundo…alguno de los “juguetes” especiales que sueles obtener…

• Ummm bien ahora no estoy en el negocio de la armas pero si te puedo poner en contacto con alguien que te las puede proveer… pero ¿Qué información necesitas?

• Es sobre un comando rebelde que capturaron hace poco, necesito saber donde lo tienen exactamente

• Esa es información muy costosa Shal…demasiado

• Vamos viejo pirata, no me vengas pon cuentos, me debes demasiados favores

• No es so Shal… el que la misma Isanne Isard y sus asesinos están metidos en eso… es demasiado peligroso

• Pues será mucho más peligroso para ti si no nos dices algo porque seré yo quien te fastidie… y sabes muy bien que suelo ser excesivamente ruda cuando me lo propongo…

• Este… bueno… ¡ah demonios! Se que esto me costar pero te lo diré… es una soldado que capturaron en Oovo IV, pero al parecer querían era al líder de la unidad, se rumora por ahí que alguien muy bien posicionada dentro de la rebelión les tendió una trampa pero nadie sabe quien es, lo ultimo que escuche era que lo llevaban a Muunlist, para ver cuanto le lograban sacar, pero conociendo a sus captores….

• ¿Qué quieres decir?

• Es prisionero de Zuud y Theran Khalil, esos dos son los bastardos mas desalmados e inmisericordes de todo el universo, la debe estar pasando terrible… si es que todavía esta con vida

• Pues mientras más rápido me digas donde lo tiene mas oportunidades de sobrevivir tendrá…

• ¿y crees que me importa si sobrevive o no? Para mi es solo un idiota que se cruzo en el camino del imperio me importa un demonio si lo matan a o no


Rake se adelanto y con solo brozo levanto al tal Mynock, pegándolo de la pared y quedando cara a cara, la rabia del rebelde había llegado a su limite


• Mira… quien quiera que seas… o me dices donde tienen al rebelde o será de mí de quien tendrás que temer, si él muere, tú te mueres y destruiré todo lo es importante para ti, no quedara nada ni nadie para recordar que alguna vez exististe… ¿te ha quedado muy claro?

• Esta bien esta bien… lo llevan a Muunlist en un carguero deben estar próximos a llegar, por lo que escuché si dentro de tres días el sujeto no les dice lo que quieren lo ejecutaran… no se nada mas …lo juro

• ¿y las armas?

• Tienen que ir al otro lado del planeta, en el viejo sector donde hay un bar que se llama “el hereje feliz” allí deberán buscar a un viejo pirata lok llamado Nym… el les dará lo que necesiten

• Gracias… pero espero que todo sea verdad… o lo lamentaras



El capitán soltó al hombre y se fue acompañado de las dos mujeres, a la salida de la cantina, sintió que eran observados, pero no le presto demasiada atención debía concentrarse en obtener dinero para compara las armas que permitirían rescatar al sargento Azendom


• Bien hecho Rake me sorprenden tus habilidades de negociación…-dijo Shal

• No tengo tiempo para negociar con cobardes, pero aun hay un problema mas grave por resolver, ¿de donde sacaremos dinero para las armas?

• Fácil… Sabacc

• ¿Están dementes ustedes dos?, aquí una partida de Sabacc te puede costar la vida –dijo Kamara

• Pues nos arriesgaremos chica voladora, en marcha conozco un casino donde es fácil ganar pero hay que estar muy alerta


Rake sabia que por ser usuario de la fuerza, no le resultaría difícil ganar en un juego como el Sabacc, lo que resultaría mucho mas difícil era averiguar la ubicación exacta de Siul en Muunlist y mas complicado aun sacarlo de ahí ya que ese era uno de los mundos con mayor presencia imperial, no seria nada sencillo pero confiaba en la fuerza para llevarlos por el mejor de los caminos.


En Coruscant, Ariell comenzaba a desesperarse un poco ya que no tenia de donde buscar información sobre el paradero de Rake y mucho menos el de Siul, de pronto recordó que Siul frecuentaba un sitio llamado el “outlander club” y que ahí se podía escuchar algunas conversaciones interesante si se tenia los oídos alerta, al entrar observo a todas partes tratando de usar sus sentidos al máximo, para escuchar lo que sucedía a su alrededor.


Fue directo a la barra, para tomar algo no tenia muchos créditos así que solo tomaría algo sencillo, se acerco y pidió solo un remolino ryloth, el cantinero extrañado por la orden decidió entablar una conversación con su recién llegada cliente.


• Caramba preciosa que solicitud tan extraña, hacia tiempo que no pedían esa bebida, dime ¿que te trae hasta acá?

• Necesito algo de información…

• Información tal vez algunos créditos afinen mi memoria

• No tengo mucho pero si necesito la información


En ese momento un hombre muy corpulento se le acerco a ella, no parecía tener buenas intenciones.


• Hola preciosa ¿que tal si tú y yo vamos a una fiesta en mi casa? Seria un desperdicio que una belleza como tu estuviese solo y desamparada en la noche

• No me interesa su invitación… gracias

• Vaya así que somos algo difícil… tal vez si te muestro mis “atributos” cambies de parecer…


Ariell se volteo y el sujeto la miro y le sonrió de la manera más socarrona posible, con una velocidad pasmosa ella tomo al sujeto por la entrepierna y apretó la parte más sensible de su anatomía con muchísima fuerza, al fornido hombre empezó a caer de rodillas frente Ariell, su rostros denotaba un inmenso dolor, al final cayo desmallado no sin antes la chica le dijese unas palabras



• Uy… pero creo que tus “atributos” son realmente pequeños… me costo demasiado tiempo encontrarlos… imbecil


Todos en el bar estaba muy sorprendidos, hasta el barman se quedo boquiabierto, Ariell era una chica muy femenina pero antes que nada era un marine así que no le temía al peligro ni a los idiotas con la boca floja, ella siguió la conversación con el sujeto de la barra como si nada hubiese pasado


• Pues bien… ¿en que estábamos? Ah si la información…

• No te preocupes cariño después de ver como destruías la descendencia de ese pobre tipo, sinceramente no puedo negarte nada

• Solo deseo saber ¿si ha pasado por aquí un hombre rubio muy joven, buscando información sobre el paradero de un comando rebelde?

• No que yo recuerde… ah si estuvo aquí hace dos días estaba acompañado de una hermosa twilek, pro solo hablaron con una persona y se marcharon creo que iban al “hutt feliz” es una bar de muy mala muerte al otro lado de esta zona

• Entiendo gracias por la información

• De nada muñeca pero ten cuidado allá los sujetos no son nada agradables

• Gracias me cuidare


Ariell salio de outlander y tomo un speederbus directo a la zona donde la había señalado que estaba el bar que le menciono el barman, pero antes llamo a Fix y a Rook, a ver donde estaban. Para sorpresa de ella estaban en ese mismo bar con Meia, Assad y Barzak, así que les esperarían ahí para ver que podían obtener en ese lugar.


CAPITULO 8 Editar

Siul abrió uno de sus ojos ya que otro lo tenia muy hinchado a causa de los golpes que le había propinado Theran, se percató que ya no estaba colgado de sus brazos cosa que le alivio un poco el dolor pero aun estaba amarrado, miro a su alrededor, estaba acostado sobre una especie de cama, en ese instante la mujer imperial entro a la habitación y se le acerco.


• Como vera sargento de artillería Siul Azendom hemos cambiado su u

• Vaya veo que aun conserva un poco de buen humor… tal vez esto lo haga cambiar de parecer

• ¿Qué?... ¡AGGGGGGHHHHHHHHH!


Siul comenzó a agitarse en la cama con gritos de mucho dolor estaba recibiendo fuertes descargas eléctricas, las cuales cesaron al cabo de unos pocos segundos.


• Como vera sargento ahora esta en una posición mas precaria, así que le pido por favor me diga todo lo que quiero saber

• Ve… vete al infierno….

• Pues bien ya que insiste…

• AGHHHHHHH YEAHHHHHHHHHGGGG

• No aguantara mucho así, además mis asesinos ya están en camino a encargarse de su novia, solo usted puede evitar el desenlace

• Si le… tocas un solo centímetro… yo… yo…


Siul perdió el conocimiento estaba demasiado debilitado para poder seguir hablando, la imperial sonrió un poco sabia que tarde o temprano el pobre rebelde le daría lo que ella estaba buscando, de todas manera si no lo hacía iba a morir, Theran entro a la habitación y le informo que uno de sus asesino había encontrado a la chica rebelde en Coruscant que al parecer estaban buscando información sobre el paradero del sargento, así que seria muy fácil atraparla y encargarse de ella.


Ariell camina muy apurada por los estrechos callejones, comenzaba a llover y no llevaba la ropa adecuada solo una chaqueta con capucha que no la protegería por mucho tiempo, se acerco a un pequeño cobertizo en una callejuela, a esperar que amainara un poco la lluvia, mientras veía las gotas caer pensaba en Siul, para ella era una agonía no saber en donde estaba y solo rogaba a las estrellas que el aun estuviese con vida, de repente se sintió muy sola, pero también un poco nerviosa, ya que sintió que el peligro la rondaba, decidió salir rápidamente del cobertizo, y cuando intento salir de callejón un fuerte golpe la lanzo hasta la mitad de este.


Se incorporo, vio que estaba sangrando por la boca, cuando trato de ver quien la había golpeado, sintió otro golpe en su estomago cayendo, casi sin aire, de repente sintió unas manos que la agarraban por el cuello, y la levantaban, al ver quien era, resulto ser un klatoniano, con un ropaje negro y muy mal aspecto, ella trataba de hablar pero le faltaba el aire, fue el alienígena quien hablo.


• Vaya, vaya así que eres la pequeña rebelde que me mandaron a eliminar… no pareces ser la gran cosa para ser una comando… tu noviecito estaría muy decepcionado de ti


Ariell sabía que estaban hablando Siul, este tipo podía saber donde estaba así que tenía que salir de la situación y hacerle una cuantas preguntas, con un rápido movimiento pateó con ambas piernas al sujeto y este la soltó, ella cayó a escasos metros de él, pero cuando se disponía a atacarlo una fuertes brazos la sostuvieron, y no pudo moverse, tenia una especia de aparato que daba choques eléctricos y esto redujo sus movimientos, al voltearse vio que era el sujeto que la estaba molestando en la cantina, así que las cosas no podían estar peor.


El klatoniano saco un cuchillo, se lo mostró a Ariell en señal de lo que iba a hacer, el otro sujeto tapó la boca de la chica ella trataba de soltarse, pero era inútil entre las descargas y la fuerza del hombre que la sostenía era imposible zafarse el sujeto con el cuchillo lo alzó para dar por terminado su trabajo, en ese instante algo impidió que asestara su golpe mortal.


• Suelta a esa chica o de verdad te pondré más feo de lo que ya eres…


Al voltear el asesino observo a un chico de baja estatura y a un Kiffar con cara de pocos amigos, eran Fixer y Assad, de una u otra forma habían encontrado a Ariell justo a tiempo. El sujeto que sostenía a la chica la aventó contra unas cajas que estaban a un lado, ella cayo casi desmayada a causa de los choques eléctricos, los dos se pusieron lado a lado, quedando frente a Assad y Fixer.


• Así que desean salvar a esta preciosura… bueno no nos ordenaron matar a mas nadie pero… siempre se puede hacer una excepción –dijo el klatoniano

• ¿Y crees que será tan fácil cara de bantha? –dijo Fixer

• Vaya tienes agallas enano, mi amigo y yo somos los mejores pistoleros de este lado de la galaxia creo que no tienen oportunidad

• ¿Ah si? Porque mejor no te callas y me lo demuestras


Los cuatro hombres estaban con las manos muy cerca de sus blasters, solo se escuchaba el sonar del viento a través del estrecho callejón, se podía ver la enorme concentración en todos, si miraban fijamente uno al otro esperando que alguien desencadenara el infierno en un solo pársec.


De repente los cuatro desenfundaron, y comenzaron a disparar, casi tres descargas cada uno, fue muy rápido, al terminar los disparos aun permanecían de pie como congelados en ese momento, Fixer se movió y soplo el cañón de su blaster, mientras sus contrincantes caían muertos, Assad se volteo un poco sorprendido y un poco asustado, le pareció increíble que después de semejante intercambio de disparos aun estuviesen con vida y sin un solo rasguño, enfundó su arma y corrió a ver como estaba Ariell, Fixer se quedo parado y miro al cielo este se había despejado, la lluvia cesó y solo dijo una frase:


• Gracias Ireth…


Assad levanto a la chica esta estaba un poco aturdida, pero recupero rápidamente la compostura, vio que los dos que la habían intentado matar, eran los que estaban muertas gracias a la intervención de sus compañeros, estaba sorprendida de que Fixer y Assad le hubiesen ganado a dos sujetos como estos, pero si lamentaba una cosa… los que yacían ahí sabían donde estaba Siul, pero muertos seria muy difícil sacarles información.


• ¿te encuentras bien Ariell?

• Si Assad un poco adolorida pero bien… gracias Fix… lo único malo es que estos dos sabían donde esta Siul pero ahora… no nos dirán nada, lo nombraron y sabían quien era yo…


Mientras Ariell decía estas palabras, Fixer comenzó a revisar el cuerpo del klatoniano, hurgando en sus bolsillos


• Se puede saber ¿Qué estas haciendo Fix? –dijo Assad

• Lo estoy interrogando…

• ¿ah? Creo que si no te has percatado ¡esta muerto!

• Ah mi buen amigo eso no significa que no pueda decirnos lo que queremos saber jeje…

• Definitivamente estas loco

• ¡aquí esta!

• ¿Qué es lo que esta?

• Esto es un trasmisor de largo alcance, la mayoría de los asesinos de poca monta tienen uno, ya que es más barato que un holotransmisor… ¿su único problema? Se puede rastrear las señales de origen y destino…

• ¿y eso significa? –pregunto Ariell

• Significa que si ellos sabían quien eras tu de seguro hablaron con…

• …Los que tienen a Siul –completo Ariell

• Eres un genio mocoso del infierno –dijo Assad

• Gracias lo se, pero no perdamos tiempo hay que reunirnos con el resto ellos tiene algunas cosas que me podrán ayudar a encontrar lo que buscamos


Assad ayudo a Ariell a caminar y al poco tiempo se encontraron con el resto, fueron al sector industrial, sabían que de seguro ya los estarían buscando, así que seria el sitio mas seguro para poder examinar el transmisor del asesino.


Al llegar, se escondieron en una vieja bodega, Fixer conecto varios aparatos al trasmisor, por lo menos los que había podio sacar de la base antes de escapar, logro rastrear la ultima llamada recibida por el transmisor en al planeta Anzat, así que lo mas lógico era de que fuese allí donde tenían a Siul, la pregunta era ¿Cómo llegar hasta allá?


• No podemos usar naves registradas, no será fácil salir de Coruscant –dijo Meia

• Creo que solo se me ocurre una cosa… ir de polizontes en una nave de refugiados o en un carguero –dijo Barzak

• Creo que tienes razón, pero ¿hay alguna nave que vaya directo a Anzat? –pregunto Ariell

• No creo pero si se de una nave que sale cada tres días para Ord Mantell, tal vez allá podamos encontrar alguna nave que nos lleve hasta Anzat… ese planeta es uno de los centro de contrabando mas grande de la galaxia, no creo que sea difícil hallar alguna nave que requiera de nuestros servicio a cambio de llevarnos –dijo Barzak

• Pero es que tres días es mucho tiempo –dijo Ariell

• Tal vez pero es que el tercer día es hoy

• Entonces ¿que diablos hacemos aquí?!al puerto! –dijo Fixer


Todos salieron apresuradamente debían abordar la nave de refugiados, Fixer decidió conservar el transmisor del asesino, en caso de que lo volviesen a llamar, pensó que ya no le seria útil a su dueño original.


Llegaron justo a tiempo ya que la nave estaba a punto de partir, abordaron rápidamente y despegaron, buscaron algún acomodo, el transporte estaba atestado de mujeres y niños que regresaban a sus planeta o huían de la guerra que se cernía a su alrededor, Ariell los miraba y veía que aun sonreían, que había esperanza en sus ojos, esta gente que lo había perdido todo aun creía en un futuro, valía la pena seguir peleando por eso.


Al cabo de unas horas Fixer les trajo comida a todos, no era mucho pero se agradecía, conversaban de todo tratando olvidar su situación, Barzak y Fixer comenzaron a jugar con unos niños que estaba muy cerca de ellos todos sonrieron un poco, por lo menos algo les sacaba una sonrisa en ese momento, de repente le transmisor del asesino comenzó a sonar todos se miraron, pensando en que podían hacer, de seguro esperaban que el klatoniano contestara, pero él estaba muy muerto, Meia se paro y tomo el trasmisor, todo se quedaron a la expectativa de que era lo que le iba a decir a quien fuese que estuviese llamando.


• ¿Si diga? –dijo Meia

• ¿quien eres tú? ¿donde esta Taas Kee? –dijo una voz masculina

• Él se esta dando una ducha…

• ¿y tú quien eres?

• Soy una dama de compañía… estaba dándole un “masaje” relajante después de un arduo día de trabajo… creo que estaba “eliminando” un problema…

• ¿ah si? Y tu ¿como sabes eso?

• Nosotras sabemos mucho chico de voz suave… solo que sabemos guardar muy bien cualquier secreto… es parte de nuestro servicio

• Ah ok entiendo… ¿podrías darle un mensaje?

• Por supuesto…

• Dile que el líder de los rebeldes esta en Ord Mantell que tenemos gente que se encargara de él y que al otro lo tenemos en Anzat, dile que su paga se transferirá directamente a su tarjeta de créditos, y que esperamos una prueba de el éxito de su trabajo como de costumbre pero que no sea una parte que contenga sangre ¿entendiste?

• Claro que si otro motivo para celebrar tiene dinero creo que será una noche muy larga para los dos

• Ok entiendo adiós

• Adiós


Todos se quedaron bastante sorprendidos, la voz y el tono sensual que utilizo Meia había convencido a la persona con la que estaba hablando, de ella era un dama de compañía, Fixer fue el primero en hablar


• Por todos los cielos Meia acabas de pasar a formar parte de mis mas profundas fantasías eróticas…!guao que voz!

• A veces se aprende algo pero en fin creo que el líder rebelde del que estaba hablando era Rake, esta en Ord Mantell y esta en peligro

• Si ya sabemos que el esta buscando también a Siul –dijo Ariell

• Lastima que no tengamos la tarjeta de créditos del sujeto nos seria de gran ayuda –dijo Assad

• ¿y quien dijo que no la teníamos? No soy tan tonto sabia que debía tener algo en ella jeje –dijo Fixer mostrando la tarjeta

• Eres una vulgar ladronzuelo, pero eres el mas inteligente de todos…

• Gracias trencitas


Ahora sabían lo que debían hacer, no estaban seguros si todo había sido una serie de golpes de suerte o todo fue por voluntad de la fuerza pero en poco tiempo habían logrado obtener lo que buscaban… lo que no sabían era que el imperio no era el único en perseguirlos.


En Coruscant ya sabían que todos los recons habían huido, Borsk Fey´lya estaba furioso, si había algo que el no podía soportar era que no se cumpliera una orden suya, así que llamo de emergencia a la coronel Arieg Orelem para pedirle explicaciones.


• ¡esto es inconcebible coronel! ¿Cómo es posible que una unidad de fuerzas de elite deserte de esta forma?

• No creo que estén desertando…

• ¿ah no y como llamaría usted a esto? Todos se fugaron de los cuarteles generales y solo el cielo sabe donde están, ¡esto es traición!

• Creo que esa palabra le queda grande consejero… ellos solo están poniendo en practica las cosas que aprendieron…

• ¿y que aprendieron a ser un desertores?

• No… a protegerse uno al otro a costa de sus propias vidas, son hermanos de combate y creo que eso es algo que usted como civil jamás podrá entender, es un lazo incluso más fuerte que la sangre…

• No me venga con retórica barata, mas le vale que los traiga de regreso o serán enviados directo a una corte de guerra ¿ha entendido coronel?

• Si muy claro… consejero

• Retírese


Arieg salio muy molesta, -este maldito imbecil solo quiere escalar puestos de poder sin importarle si tiene que sacrificar a los verdaderos héroes- pensó, pero pronto fue sacada de sus pensamientos por la canciller Mon Mothma, quien la llamaba desde un rincón, Arieg se le acerco con cautela


• Dígame canciller ¿que desea?

• Arieg se que Fey´lya te pidió que arrestaras a tus chicos…

• Si, lo hizo y yo….

• No lo harás…

• ¿Cómo dijo?

• Arieg se que crees que soy toda formalidad y solo me apego a las reglas… pero no siempre soy así, se que esos muchachos se quieren entre ellos como si fuesen la única familia de toda la galaxia y se que el amor ente ellos es demasiado grande…

• Canciller… yo…

• Déjame terminar… no deseo que esos chicos mueran, yo perdí a mi hijo en Hoth, él era como ellos… joven e impetuoso pero totalmente devoto a sus amigos y a la causa, peleo hasta el final no por la galaxia sino por sus amigos… así que te pido que los protejas yo me encargare de Fey´lya aquí y de evitar que ensucie el nombre de Ackbar frente a toda la galaxia… lastima que la consejera Leia Organa-Solo no este aquí… pero en fin llévate al Valhala y búscalos se que aun están con vida todos ellos

• Gra… gracias canciller

• De nada mi niña, pero anda que el tiempo apremia

• Si así lo haré


La coronel Orelem no perdió tiempo y salio directo a abordar el Valhala, le pidió a su capitán que no enviar ninguna comunicación sin la previa autorización de ella, así se aseguraría que no hubiese fugas de información y de que el sucio Bothan no se enterar de nada, le sorprendió la actitud de Mon Mothma pero no la cuestiono ahora debía salvar a sus hombres de un destino incierto.


Rake estaba en uno de los camarotes del Aventurero, miraba el techo y solo pensaba en Ireth, se imaginaba la época cuando convivió con el señor Lirsha y su esposo Amrod Bowell y sus hijos, no pudo evitar sentir celos y dolor, ¿Por qué la vida le había negado esa oportunidad a él?, el sentía que tenia demasiado amor para darle y que ella también le estaba dando todo lo que su corazón podía, pero ella al final no pudo superar el dolor de la perdida de su esposo y eso la llevo a la muerte… sentía que odiaba al tal Amrod pero al final, en realidad se odiaba a si mismo por no haberla podido salvar, en ese instante Kamara entro al camarote con su padre y Shal era la hora de encontrarse con el tal Nym, Ghent se quedo a regañadientes en la nave, pero ahí es donde seria mas útil.

CAPITULO 9 Editar

Los recon arribaron rápidamente a Ord Mantell, era un viaje de solo día y medio desde Coruscant, descendieron en el espacio puerto, era una de las cosas más extrañas y atemorizantes que habían visto, era como si todos los piratas de la galaxia, además de contrataditas, asesinos, y timadores se hubiesen reunido en solo sitio, era atemorizante a la vez que era extremadamente tentador.


Fixer observo a lo lejos en el espacio puerto una nave muy familiar le dijo a todos para que le siguieran, al acercarse vio que en efecto era el Aventurero, la nave que los había llevado a Oovo IV, observo que la rampa de acceso estaba abajo cosa que no le gusto mucho, le indico a Assad para que ingresaran los dos, blaster en mano, a investigar, poco a poco se adentraron en la nave, llamando a sus ocupantes.


• ¡señor Lirsha! ¡señorita Kamara! ¡¿están aquí?! –gritaba Assad

• Creo que eso no va a funcionar Assad- dijo Fixer

• ¿entonces que sugieres?

• Déjame intentar algo mejor… ¡¿DONDE ESTARA EL RESPONSABLE DE ESTA LATA DE TUERCAS QUE ES UNA VERDADERA VACINILLA VOLADORA?!


En ese instante unas cajas cayeron y detrás de ellas un enfurecido Ghent salio al encuentro de aquel que había osado insultar su nave.


• ¿QUIEN SE ATREVE A LLAMAR VASINILLA A MI?… un momento… ustedes son… son los chicos rebeldes… son los hombres de Rake

• Si señor Lirsha, somos nosotros…

• Vaya mocoso, ustedes son muy persistentes, su capitán trato de alejarlos del peligro pero como mi hija supuso entre ustedes hay un lazo mucho mas fuerte, pero… ¿solo son ustedes dos?

• No señor Lirsha, somos todos…

• Definitivamente son únicos


El resto de los recons ingreso al Aventurero, Ghent abrazo a Ariell la miro y ella supo que había esperanzas de encontrar a Siul con vida, pero aun tenían muchas preguntas por hacer


• Señor Lirsha…

• Llámenme Ghent chicos, creo que ya tenemos mucha confianza como para andar en esas formalidades

• … gracias… Ghent pero ¿donde esta su hija? –pregunto Ariell

• Esta con su capitán, fueron a ver a un tal Nym para adquirir unas armas, ir a Muunlist no será nada fácil…

• ¿Muunlist?

• Si allí es donde tienen a Siul…

• Pero si nosotros descubrimos que esta en Anzat…

• ¿Cómo?

Ariell le explico a Ghent todas las cosas que ocurrieron en Coruscant, y de cómo habían logrado obtener la ubicación de Siul, y de cómo llegaron hasta Ord Mantell, Ghent entendió que la información que habían obtenido era falsa y que probablemente todo era una trampa para llevarlos a Muunlist y atraparlos.


• Tenemos que alertar a mi hija, a la twilek y a Rake…

• ¿la twilek? –pregunto Ariell

• Si una chica twilek… creo que se llama… a ver… ¡Shal, Shal Tylnaer! Ese es su nombre

• Vaya, así que la espía nos esta ayudando… esa chica definitivamente es algo especial –dijo Meia

• Si lo es…¿pero que esperamos? vamos por ellos, Kamara y Rake pueden estar en peligro


Todos salieron de la nave, llevaban pocas armas, así que debían apelar a su ingenio y rogar porque no hubiese problemas en el sitio donde se encontrarían con su capitán. Shal ingreso primero al pestilente bar no era nada suntuoso, digno de la calaña mas vil de la galaxia, estaba ubicado en la zona de tolerancia de Ord Mantell, coso que lo hacia mucho mas peligroso, detrás de ella Rake y Kamara, se adentraban a paso firme, pero con un poco de temor en sus corazones, Rake expandía sus sentidos a través de la fuerza, sentía peligro pero no podía ubicar la fuente dentro de tanta maldad.


En la barra estaba sentado un viejo lok, el tan mencionado Nym había visto muchísima acción desde antes de las guerras clónicas, de hecho ayudo a la causa de la republica e incluso tuvo una fuerte amistad con una Jedi del consejo, la maestra Adi Gallia, pero ella había muerto a manos del malvado general Grievous en Boz Pity, después de eso cuando el imperio se alzo debió ocultarse para evitar ser juzgado por estos, posiblemente ser ejecutado, se dedico al contrabando de armas a pequeña escala y siempre a favor de la rebelión.


Shal se le acerco y comenzó la conversación mientras Rake y Kamara se sentaron al otro lado de la barra para observar todo el local en caso de que las cosas se pudiesen poner difíciles.


• ¿Eres Nym verdad?

• Si puede ser… ¿que necesitas preciosa? -repondio el lok con voz profunda

• Necesito algunas “cositas” de las que, por lo que he escuchado, tu sabes muy bien…

• Umm y ¿cuanto dinero llevas contigo?... espero que no sean créditos de la nueva republica…

• Jeje tranquilo traigo dinero de verdad…


Rake se percato de que varios hombres se movían de manera muy sospechosa, poco a poco se fue acercando a donde estaba Shal y Nym, cuando estuvo a pocos metros, uno de los que se había acercado, saco un arma y apunto al viejo lok, Rake sin perder tiempo desenfundo su blaster y lo apunto a la cabeza del atacante, en ese instante todos en el bar sacaron armas y vibro cuchillos y apuntaron a Rake, Shal y Kamara, parecía que todo el bar estaba en su contra.


Nadie hablaba, todos apuntándolos, solo esperaban que alguien apretara el gatillo, y los liquidara, pero una voz muy familiar salio desde el segundo piso del bar.


• Muy bien chicos es hora de bajar sus armas con tranquilidad o nadie saldrá de una pieza de esta pocilga…


Rake levanto mirada, y vio a Fixer y al resto de sus hombres en el segundo piso, con armas pequeñas y un par de detonadores térmicos, se alegró mucho de verlos, poco a poco los que estaban en el bar fueron enfundado sus armas y dispersándose un poco excepto por los que Rake había visto moverse, ellos habían desaparecido y muy probablemente estarían esperándolos afuera.


Nym sabia que las cosas se pondrían duras así que les hizo una señal para que los siguieran, todos bajaron y se encontraron cerca de la barra, entraron por una pequeña puerta y entraron a una habitación, el Lok entro a través de una pared holográfico a otra estancia, donde estarían mas seguros, Rake aprovecho ahí de hablar con su equipo.


• En el nombre de la fuerza ¿Qué hacen ustedes aquí?

• Lo mismo que tu Rake, vinimos por Siul –dijo Ariell

• Si capitán, ¿es que pensaba abandonarnos y ser usted el único héroe? –dijo Fixer

• No pero esto será demasiado peligroso, en Muunlist…

• Un momento capitán Malkar –dijo Assad- a Siul no lo tienen en Muunlist, lo tienen en Anzat

• ¿y como saben ustedes eso?


Fixer le contó a Rake todas las peripecias y problemas que tuvieron para llegar hasta donde el se encontraba y de cómo lograron encontrar la información sobre el verdadero paradero del sargento Azendom, así que al final de cuentas todo había sido una trampa.


• Tenemos que apresurarnos no sabemos como este Siul…

• Cierto pero necesitamos mas armas –dijo Meia

• Yo me encargare de eso amigos míos –dijo Nym- por una módica suma tendrán lo que necesiten

• El problema es que nuestro dinero no en mucho… -dijo Shal

• Déjeme corregirla en eso bella señorita jejeje- dijo Fixer mostrando la tarjeta de créditos del Klatoniano que los había amenazado en Coruscant

• Eres un genio niño –dijo Kamara

• Gracias lo se


Los recon fueron a la bodega y escogieron varias armas, de distintos tipos, le pagaron a Nym aunque este les dejo las armas a un precio muy bajo, el los condujo a una salida secreta para que pudiesen pasar desapercibidos, ya que los que los amenazaron en la bar debían estar afuera, con mucha precaución salieron y fueron directo al espacio puerto, en el camino conversaron mucho sobre todo lo que les había pasado, al llegar a su destino vieron que el Aventurero estaba rodeado de muchos hombre y ninguno tenia buen aspecto.


Rake ordenó a los recon desplegarse alrededor de la nave en total silencio y ver si lograban localizar a Ghent, Fixer diviso al mecánico del aventurero amarrado a uno d los bajantes de la rampa de acceso de la nave, hizo una señas de donde estaba, así todos sabrían en donde no debían atacar, Kamara estaba preocupada no quería herir a sus padre pero tenían que hacer algo para evitar que le hiciesen daño.


En el instante que se disponían a salir, uno de los piratas vio a Kamara y estos se lanzaron en contra de ella y de Assad quien la acompañaba, las cosas se habían complicado bastante, así que debían combatir de frente pero uno de los piratas se volteo y fue directo a donde estaba Ghent, con una vibro hacha, Rake se percato y dio una gran salto y corrió esquivando a casi rodos los atacantes, Ghent levanto la mirada y vio como el nikto levantaba su hacha para matarlo, cerro los ojos esperando el golpe final.


Ghent escucho un sonido que tenia muchísimos años sin escuchar, el inequívoco sonido de un sable de luz, abrió los ojos y vio una hoja azul, al seguirla vio que quien sostenía el sable era nada mas y nada menos que Rake, que había detenido el ataque del pirata con unos rápidos movimientos lo mato, luego con la hoja del sable corto los amarres que aprisionaban a Ghent, este lo miro con un rostro de total sorpresa pero no había tiempo que perder tenían que salir de allí o vendrían mas piratas o las cosas se pondrían verdaderamente tensas, todos los recon entraron, Kamara encendió los motores y el Aventurero alzó vuelo rápidamente con destino a Anzat.


Al entrara en orbita, el radar de la nave detectó algunos cazas acercándose, eran cazas de los piratas, y les estaban disparando así que Kamara apeló a sus habilidades como piloto y comenzó a maniobrar a través de las distintas naves y plataformas que rodeaban el planeta.


• Necesito que alguien opera las torretas necesitamos mas tiempo para calcular el salto al hiperespacio –grito Kamara

• Yo iré- dijo Ariell

• Y yo –dijo Barzak


Ambas mujeres se colocaron en las respectivas torretas del carguero y comenzaron disparar al principio erraban por poco pero fue cuestión de tiempo antes de empezar a destruir los cazas que los amenazaban, pero había muchos y también un crucero marauder que ce acercaba, pero al final justo cuando el rayo tractor del crucero los iba a alcanzar el Aventurero salto a la velocidad de la luz.


Al final todo pudieron dar un respiro de alivio, y descansaron un poco, los últimos días habían sido muy agitados, todos se quedaron dormidos exceptuando Rake y Ghent, además de Kamara y Shal quienes estaban piloteando la nave, Ghent se acerco a Rake, tenia muchas preguntas que hacerle.


• ¿y dime muchacho cuando planeabas decirnos que eres un Jedi?

• No planeaba decirlo señor Lirsha…

• ¿Como es posible que Ireth se haya enamorado de un Jedi? Me parece imposible de creer

• No se enamoro del Jedi, sino del hombre… y yo estoy enamorado de la mujer no de la asesina de Jedis

• ¿Pero tú supiste que fueron ellos quienes mataron a su familia?

• Si… y que al final de cuantas todo fue una trampa del imperio

• ¿Cómo? Explícate mejor


Rake le contó a Ghent todo lo que paso el ultimo día de vida de Ireth, su corazón se sentía apretado pero sabia que Ghent debía saber la verdad de cómo murió ella y de la verdad que la hizo sufrir durante toda su vida, las lagrimas saltaban de sus ojos.


• Ya ve señor Lirsha porque me duele tanto, uno como yo mato a Ireth, no pude salvarla a pesar de que…yo…yo… ¡maldición!

• Tranquilo muchacho se que debe ser muy duro para ti mas de lo que puedo imaginar, solo espero que encuentres algún día la manera de aliviar tu dolor, se que ella donde quiera que este te estará observando y los protegerá a todos, ella siempre fue una buena chica a pesar de todo

• Si lo se… gracias señor…

• ¡por todos los cielos llámame Ghent!

• Esta bien Ghent


Ambos hombres siguieron conversando de otros temas y planeando como iban a hacer para sacar a Siul de Anzat, por lo menos ya tenían armas pero solo eso, además que no sabían en que parte del planeta lo tenían, el tiempo apremiaba y debían pensar rápido.


Ariell saco una caja que había tomado de las pertenencias de Siul antes de salir de Coruscant, al abrirla saco un blaster de mano grande el mismo que utilizo en Naboo cuando se enfrentaron a la asesina imperial, era bastante antiguo y Siul le tenia un cariño especial, según contó, hace años una mujer se lo había obsequiado sin mas ni mas, y solo le había dicho que esa arma era una herencia de su sangre, no entendía mucho pero lo único que sabia era que ahora lo usaría para salvarlo.


Poco a poco si iban acercando al sistema Anzat debían ser muy precavidos, Kamara aterrizo en una lugar aparte del centro urbano del planeta, todos bajaron Ghent como siempre se quedo en la nave, el resto bajo y se dirigieron al centro de la ciudad, allí buscarían información sobre el paradero de Siul.


No tardaron mucho en llegar aunque no estaba infestado de contrabandistas y mercenarios como Ord Mantell, pero había una fuerte presencia imperial por lo que debían pasar desapercibidos, Shal fue como de costumbre preguntando con mucha más precaución que antes, pero rápidamente logro obtener la información que deseaba, o por lo menos, el sitio donde se la podían dar, en el casino “Ojo Dorado”, así que todos fueron a ese sitio ya que según lo que Shal había recabado, un hombre sabia donde tenia a Siul.


CAPITULO 10 Editar

El casino “Ojo Dorado” no era algo de otra galaxia era pequeño pero muy lujoso, allí se hacían grandes apuestas para casi todos los juegos que se conocían, desde el sabacc hasta las carreras de pods, la cantidad de créditos era casi incalculable, además de que era un centro de operaciones para las distintas mafias de ese rincón de la galaxia, el imperio lo sabia pero se hacia de la vista gorda ya que muchas de esas mafias prestaban importantes servicios al régimen como asesinatos y trafico de información

 

Los recon llegaron a la puerta del casino la cual estaba custodiada, por dos muy mal encarados hombres, al llegar estos le impidieron la entrada pero Rake aun tenia un recurso bajo la manga.

 

 

  • ¡no pasaran! –dijo uno de los guardias
  • Umm creo que deben dejarnos pasar –dijo Rake moviendo una de sus manos en frente de ambos guardias
  • …creo…que …debemos dejarlos… pasar –dijeron ambos guardias
  • Les daremos la ropa adecuada –dijo Rake haciendo el mismo movimiento
  • Les… daremos… la… ropa… adecuada –repitieron los guardias
  • Pueden pasar
  • Pu..pueden…. pasar

 

Todos ingresaron directo a una habitación donde había varios uniformes y ropas formales, se cambiaron de traje y entraron al casino debían buscar aun peligroso dug, amante de las apuestas y extraordinario jugador de sabbac.

 

 

·       Vaya capitán no sabia que manejara esa habilidad –dijo Fixer

·       La fuerza puede ejercer una poderosa influencia sobre los débiles de mente… además es menos complicado que caerles a patadas

·       Cierto… definitivamente me tiene que enseñar ese truco seria muy útil con las chicas

·       Por todos los cielos mocoso del infierno… -dijo Assad- vamos a concentrarnos en la misión

·       Cierto… ¿pero donde estará el dug que buscamos?

 

 

En ese instante en la principal mesa de juego un ithoriano clamaba por si vida, había perdido la ultima mano de sabbac de su vida y ahora seria esclavo de un dug, el nombre del dug era Gobb, y estaba acompañado de  un guardaespaldas gamorreano y uno rodiano, cosa que hacia mas difícil llegar a el.

 

 

  • Creo que ese debe ser nuestro hombre -dijo Fixer
  • Si pero ¿como llegar a el? y peor aun ¿como sacarle la información?- dijo Barzak
  • Umm creo que solo hay una manera… Meia necesito de tu grandes dotes conmigo
  • ¿a que te refieres Fixer? –dijo Meia
  • La única vía para sacarle información a ese sujeto es ganarle en su propio juego… y yo se como ganarle
  • Demonios Fix no seria mejor que fuese el capitán… el es un Jedi el puede ver cosas que tu no… -dijo Assad

 

Rake trataba de expandirse con la fuerza pero no podía algo en ese lugar bloqueaba sus habilidades con la fuerza, así que su ventaja se desvanecía

 

  • Algo aquí bloquea mis habilidades Assad no puedo usar la fuerza...
  • Eso reduce todo a Fixer… bien mocoso ¿que planeas?
  • Empecemos por Meia… ábrete el escote lo mas que puedas
  • ¿Cómo? ¿crees que acaso soy una ramera?...
  • No pero ellos no lo saben y necesito que se concentren en tu busto y no en mis cartas… estarás a mi lado y te inclinaras cuantas veces sea posible
  • Eres un pervertido…
  • Si lo soy pero necesito toda la ventaja posible y necesito todo el dinero que traigan, incluso en tuyo Kamara
  • ¿mi dinero? ¿te has vuelto loco niño?
  • Necesito mucho para entrar y si no ganamos con o sin dinero no saldremos de una pieza de aquí
  • Esta bien pero si lo perdemos tu serás el que no saldrá de una pieza

 

Fixer y Meia se acercaron a la mesa, cambiaron los créditos por fichas y comenzaron a jugar sabbac, había dos apostadores mas en la mesa pero Fixer se concentraba en ganarle a dug, cosa que no era nada fácil, Meia cumplía muy bien su papel era una mujer muy voluptuosa, e inequívocamente atraía la mirada de todos en la mesa.

 

Poco a poco, las fichas se iban agotando, el dug y Fixer habían recabado la mayoría entre los dos, poco mas de 700.000 créditos, era el momento de la ultima mano de la noche era todo o nada, todos apostaron lo que tenían, el holorupier, levanto las cartas de la mesa eran un 6, 7 y 8 de sable, los otros dos hombre tenia manos excelentes pero llego el turno del dug, este tenia un sabbac, todos estaban alrededor de la mesa, los recon estaba con los nervios a su limite solo había una posibilidad para ganar esa mano y las posibilidades eran muy remotas, Fixer miro al dug, este le sonrió de manera cruel

 

 

  • Chutaa daroo hueg… (creo que has perdido pequeño humano)
  • Creo que si pero si por alguna razón remota llegase a ganar… ¿querrías tu dinero de vuelta?
  • Tsuba Kano gozne ann (no creo que eso ocurra… pero si)
  • Ok

 

Fixer levanto sus cartas y todos miraron sorprendidos eran un 4, 5 y 9 de sables, una escalera imperial, la única mano en la galaxia que podía derrotar a la del dug este se levanto furioso, mientras el resto aplaudía al gran jugada del joven rebelde todos lo abrazaron pero aun había algo pendiente, se acercó al dug y le ofreció regresarle gran parte de su dinero a cambio de una información

 

 

  • Pues bien amigo, sin rodeos, sabemos que tienen a una prisionero rebelde en este sucio planeta, es mi amigo y necesito saber en que parte exactamente lo tienen … si me dices lo que quiero saber te regresare el 80% de tu dinero
  • ¡Chuuba! Tara esoiut imporial garoo tan doree (esa información vale mas que eso los imperiales me liquidarían)
  • Si me lo hacen ellos lo haré yo y mis amigos… vamos eres un tipo mas inteligente que eso
  • Grrrr, kamagualpa tara vultanmiter guree yartere (esta bien, tomo este holomapa te dirá la ubicación de el sitio donde lo tienen)
  • Gracias bigoton...tomo tu dinero nos vemos

 

 

Los recon regresaron al Aventurero, debían planificar como llegar a donde tenían al sargento Azendom, al activar el holomapa, vieron que la ubicación de la guarida de los imperiales era una simple bodega de especies, pero probablemente estaría atestada de tropas imperiales, así que debían ser muy cuidadosos, ya que si se equivocaban de seguro los imperiales matarían a Siul.

 

 

Rake le pidió a Ghent y a Kamara que permanecieran en la nave, ella se negó rotundamente, así que por mucho insistir la capitana del aventurero pelearía al lado de los recon.

 

 

Era pasada la media noche cuando los recon llegaron a la bodega numero 58 de la zona industrial, tenían pocas armas pero las suficientes como para enfrentarse a cualquier enemigo, se ubicaron en una pequeña colina cerca de la bodega, desde donde podían observar cualquier movimiento, al observar por los electro binoculares, se percataron de la presencia de varios biker scout, armados con rifles de francotirador, ellos solo tenia un rifle de largo alcance así que Meia se quedaría en esa colina para eliminar cualquier amenaza, el resto comenzó a bajar por una de las laderas y en poco tiempo llegaron a la bodega.

 

 

No les fue muy complicado eliminar a los primeros guardias, al ingresar a la bodega, pero al ingresar a esta se encontraron con decenas de soldados de asalto, que empezaron a dispararles, los recons apelaron a su precisión y lograron neutralizar a la mayoría de las tropas pero se les agotaba el parque, Rook apelo a su fuerza bruta para terminar de eliminar al resto de los soldados imperiales, lo cual hicieron pero ya el resto de los imperiales estaban alertados así que seria una carrera frenética contra el tiempo.

 

 

En lo más profundo de la bodega en una habitación, la agente imperial Zuud se enteraba de que unos rebeldes estaban atacando su escondite, cosa que no estaba en sus planes, el comando rebelde que tenían prisionera había resistido mucho la tortura, así que ya era hora de dar por terminada la operación

 

  • Sargento de artillería Azendom creo que es hora de decirnos adiós, sus amigos rebeldes tratan de atacarnos pero dudo que sepan que esta usted aquí así que cuando entren solo encontraran un cadáver frío…
  • Y…será… el tuyo…
  • Jajaja, no lo creo así, yo escapare como lo hago siempre, le inyectare un veneno que lo matara en poco tiempo pero su agonía será muy dolorosa… adiós sargento

 

Lo que Zuud no sabía es que los rebeldes estaban muy cerca, a pocos metros de la habitación en donde ella estaba con Siul, los recon corrían desesperadamente ya que había logrado liberar a varios prisioneros que le indicaron donde estaba el sargento Azendom.

 

 

  • Estamos cerca Rake puedo sentirlo pero esta en peligro…. –dijo Ariell en un tono desesperado
  • ¡Rook y Fixer vayan adelante! –ordeno Rake
  • Si señor

 

Ambos corrieron al fondo de un pasillo, Fixer iba adelante pero un fuerte golpe lo derribo, Rook que estaba unos pocos metros mas atrás, se detuvo a ver que había golpeado a Fixer, de la sombra salia un imperial, era un oficial vestido de negro, muy alto y grande, era Theran.

 

 

  • Maldita basura wookiee te haré pedazos, no podrán salvar al otro rebelde jajaja
  • ¡GRAHHHHHHHHHHHHHH!

 

 

Ambos comenzaron a luchar el imperial tenia una enorme fuerza, para ser un humano, pero al cabo de poco tiempo, Rook estaba dominando el combate, aventó al imperial lejos y este saco un blaster que llevaba oculto, pero antes de poder disparar, el wookiee le arrojo un enorme contenedor aplastándolo y acabando con su carrera.

 

Ariell paso al lado de Rook y de Fixer había dejado atrás a resto y se dirigía directo a la habitación donde sentía la presencia de Siul, utilizando el blaster que era de él, atravesó los últimos escollos pero al llegar ala puerta esta estaba asegurada trataba de abrirla a patadas pero era muy dura, se sentía frutada estaba tan cerca de él pero no lo podía alcanzar.

 

 

Dentro de la habitación, la oficial imperial estaba inyectándole a Siul el veneno, mientras miraba la pantalla, aunque sorprendida observaba que la chica que había mandado a asesinar estaba aun con vida, eso ya no le importaba, en pocos minutos su compañero estaría muerto.

 

Al otro lado de la puerta Barzak estaba instalando una carga de demolición solo tenia una oportunidad para abrir la puerta, si fallaban no podrían abrirla ya que la puerta tenía aislamiento magnético, Barzak la coloco con mucho cuidado, todos se alejaron y la carga se activo

 

La puerta salio disparada, y fue a dar directo a donde estaba la puerta de escape de la imperial, esta retrocedió y desenfundo su blaster se puso detrás de donde estaba Siul para utilizarlo como escudo, los recon entraron con Kamara y Shal acompañándolos, y apuntaron a donde estaba la imperial, pero no podían disparar, si lo hacían le darían Siul

 

 

·       Vaya, vaya así que después de todo lograron evadir la trampa… ya veo que son mejores de lo que creí, bueno lamento informales que su amigo esta muy próximo a morir ya que le inocule un poderoso veneno… pero prefiero matarlo yo misma… dile adiós a tu noviecito… cetral

 

Kamara y Shal se miraron y apuntaron sus blasters en contra de una de las paredes, y apretaron sus gatillos, los disparos rebotaron y le dieron a la imperial justo en un costados separándola de Siul en ese instante Ariell levanto el gran blaster y le disparo justo en la cabeza con el máximo poder del arma desintegrando su cabeza y lanzando su cuerpo muy lejos.

 

Ariell corrió a donde estaba Siul lo tomo entre sus brazos tenia la cara cubierta de sangre, con un ojo casi cerrado debido a la inflamación tenia muchos moretones y raspones en todas partes, estaba luchando por respirar y convulsionando.

 

·       ¡Siul amor estoy aquí!

·       A… Ariell… ve…ve… veneno…

·       ¡por la fuerza!… resiste Siul resiste te sacaremos de aquí

·       No…quiero… morir…

·       No digas eso amor no te vas a morir… ¡ayúdenme!

·       A… riell… te…

 

Siul comenzó a respirar más lento, con espasmos, sus ojos se abrieron mirando a Ariell, empezó a llorar hasta que su respiración se detuvo, Ariell tomo una de sus manos para sentir su pulso pero se había detenido, lo agitaba para ver si reaccionaba.

 

 

  • ¡Siul reacciona! ¡por favor!!reacciona no te mueras! ¡Yo te necesito! ¡te amo Siul!... ¡NOOOOOOOO!

 

Todos estaban tristes después de todo lo que había pasado, Siul murió en frente de ellos, Ariell lloraba desconsolada su mundo se venia abajo, Rake no podía creerlo, no pudo salvar a su amigo, esto era demasiado. Barzak estaba en un rincón sollozando mientras Assad separaba a Ariell del cuerpo sin vida de Siul, y cerro sus ojos.

 

Barzak corrió desde el rincón y se arrodillo en frente del sargento, todos la miraron extrañados, coloco sus manos encima del pecho de Siul y comenzó a recitar un extraño rezo en su idioma nativo, Rake se acerco a la chica al ver que era inútil lo que estaba haciendo, pero cuando iba a tocar el hombro de la chica, sintió una poderosa emanación de la fuerza, que provenía de ella, retrocedió ante la mirada atónita de todos, entre las manos de Barzak y el pecho de Siul se comenzó generar una luz azul muy intensa, ella sudaba copiosamente y seguía recitando el extraño conjuro.

 

Siul abrió sus ojos y tomo una enorme bocanada de aire, encorvándose sobre su espalda, Barzak se echo para atrás casi exhausta después del esfuerzo que había hecho, el sargento se acurruco sobre si mismo, temblando diciendo que tenia frío. Ariell lo abrazo y Fixer saco una manta que tenia en su mochila lo arroparon, Rook lo cargo, era hora de salir de ahí.

 

Todos corrieron por los pasillos, no había muchos imperiales, pero una comunicación radial desde el Aventurero los puso en alerta.

 

 

  • ¡Papá sácanos de aquí trae al Aventurero hasta las coordenadas de la transmisión! –grito Kamara por su comunicador
  • Kamara que bueno saber que estas bien pero será complicado varios bombarderos TIE además de varios cazas interceptores, se acercan a su posición, no se si el aventurero sea tan rápido –dijo Ghent
  • ¡Demonios Pa si hay alguien que nos puede sacar de aquí eres tú!
  • Esta bien

 

Los recon salieron de la bodega a lo lejos se podía escuchar el inconfundible sonido de los motores de las TIE, Ariell abrazaba a Siul para calentarlo un poco este temblaba aun de frío, a lo lejos el Aventurero se acercaba a toda velocidad para recoger a los rebeldes, pero dos TIE interceptoras se colocaron justo detrás del carguero corelliano, Ghent trataba de maniobrar para perderlas, pero era poco menos que imposible, las mortíferas naves imperiales se preparaban para destruir el viejo Aventurero, en la cabina de este Ghent Lirsha escuchaba las alarmas de radar y solo suspiro esperando que su vida terminara ahí mismo.

 

Una fuerte explosión sacudió al Aventurero pero no era la nave que había explotado sino los perseguidores de esta, una comunicación de radio lleno de esperanzas a todos

 

  • Aquí sable 1 a Aventurero… ya no tiene que preocuparse de esos estorbos imperiales

 

Dos cazas E wing surcaron los cielos de Anzat, eran del la unidad de apoyo de los recons, detrás de ellos las cañoneras, iban derribando al los bombarderos antes de que atacasen a Rake Malkar y sus hombres, al poco tiempo no quedaba ningún rastro de presencia imperial, el Aventurero descendió y todos lo abordaron, llevaron Siul a la enfermería, donde un  androide medico lo entendió, Ariell se quedo con él, mientras el resto descansaba en la cubierta.

 

Ghent se acero a Rake y le dio una palmada en el hombro, a los ojos del viejo mecánico este muchacho había redimido de alguna manera a los Jedis, sabia que donde fuese que estuviese Ireth estaría muy orgullosa de él. En la enfermería Siul abrió sus ojos y vio a su amada Ariell, toco su rostro y sonrió, ella sabia que todo estaría bien, apretó su mano con fuerza y lo beso tiernamente en los labios, y decidió dejarlo descansar habían sido días muy difíciles.

 

Al salir de Anzat el Valhala los esperaba, decidieron en su pequeño hangar, y poco a poco fueron saliendo, allí los esperaba la coronel Arieg Orelem, con cara de pocos amigos, todos se formaron en frente de ella, mientras Ghent y Kamara esperaban en la rampa del Aventurero, Arieg comenzó a hablar

 

 

  • Primera compañía de force recon de la nueva republica, ustedes han violado cada regla de orden y disciplina que se ha escrito y han cometido suficientes faltas como para que se les haga una corte marcial permanente…
  • ¡coronel Orelem! Yo soy el único responsable de esto si alguien debe ser sancionado he de ser yo –dijo Rake
  • No he terminado aun capitán Malkar… ustedes  desobedecieron una orden directa del consejo de la nueva república y pusieron en riesgo la vida de civiles inocentes… destruyeron propiedad privada y además utilizaron recursos de la inteligencia sin autorización…

 

Arieg hizo una pausa que se hizo interminable parecía que la carrera de los force recon terminaba ahí pero la coronel Orelem tena algo mas que decir.

 

  • Después de todo eso… ¿les era muy difícil llamarnos para participar nosotros también de la fiesta?

 

Todos se quedaron sorprendidos, Arieg sonrió y les dio la bienvenida, hubo un gran suspiro de alivio entre todos, ella les explico que Mon Mothma había ordenado la protección del equipo a las espaldas de Borsk Feil´ya, rápidamente los equipos médicos sacaron a Siul de la nave y lo llevaron a los tanques de bacta, todos se fueron a descansar y Kamara y su padre serian invitados, la nave puso rumbo a Coruscant, después de todo lo que les había pasado al final salieron con bien.

CAPITULO 11 Editar

En el cuartel general se preparaba un sencillo acto, los miembros del la tripulación del Aventurero, serian condecorados por su ayuda en el rescate del sargento de artillería Siul Azendom, la misma canciller Mon Mothma le impondría la orden Kenobi, fue sencillo los recons hicieron el pasillo de honor, mientras Ghent Lirsha y Kamara Lirsha se acercaban a donde se encontraba la canciller de la republica, quien les coloco la una medalla a cada uno… claro Ghent no pudo evitar morderla para corroborar de que era verdadera cosa que los hizo reír a todos.


Poco después del acto, Rake le pidió a Ghent que se fuese con él a solas ya que tenia algo que darle, le entrego un par de espadas que habían sido de Ireth


• Tome señor Lirsha esto le perteneció a ella y estoy seguro de que le hubiese gustado que usted las tuviese

• Demonios muchacho llámame Ghent… yo no puedo aceptarlo…

• Acéptelas tal vez algún día le puedan ser de utilidad

• Este yo… esta bien…Rake se que aun te duele lo que le paso y mas aun siendo que eres un Jedi pero con tus acciones has honrado su memoria… no la olvides jamás pero vive muchacho vive con todo tu corazón, se que ella desea eso para ti donde quiera que se encuentre su alma… gracias al cielo sus últimos días fueron de pura felicidad y que su ultimo pensamiento estuvo lleno de amor… ese amor que la vida la vida le había negado

• Gracias Ghent

• No gracias a ti


Ambos hombres se dieron un fuerte abrazo, y soltaron un par de lagrimas, habían forjado un fuerte lazo de amistad al través de una chica que los marco a ambos por el resto de sus vidas. En una sala contigua los recons, Shal Tylnaer y Kamara Lirsha conversaban sobre sus planes.


• Pues bien señorita Lirsha ¿que planea hacer ahora? –dijo Shal

• No lo se… seguiré llevando cargas a través de la galaxia y descubriendo nuevos lugares…

• ¿No estarías interesado en una comisión con la nueva republica?

• Ehhh… no, no me interesa prefiero seguir en el negocio además se gana mejor dinero, pero si algún día necesitan un aventón a algún rincón de la galaxia, pueden contar con mi nave, eso si sin tantos disparos y tropas imperiales ¿si?

• Jajajaj así será


Ghent regreso con Rake era la hora de despedirse, Siul les dio un abrazo a ambos y les dijo algunas palabras.


• les estaré agradecido por el resto de mi vida, gracias por salvarme

• no tienes nada que agradecer muchacho solo cuida bien a la chica que te ama, y a tu capitán y a todos tus hombres ustedes son la familia mas grande que he visto en mi vida

• lo haré señor Lirsha

• ¡por todos lo cielos! Llámame Ghent

• Esta bien Ghent

• Buen viaje señor Ghent –dijo Fixer

• Gracias jovencito, disculpa si te trate mal, espero que sigas haciendo sonreír a todos, venga dame un abrazo


Al separarse Ghent se dio media vuelta, en su espalda tenia un papel pegado que decía “bésame estoy ardiendo” todos se dieron cuanta y rieron aunque Siul miró a joven con cara de pocos amigos no le pareció para nada anormal… aunque Siul se percató que Fixer tenia también un papel en su espalada que rezaba “patéame soy un imbecil” así que no le dijo nada, Kamara se despidió de todos, y abordo su nave, la cual rápidamente despego.


Siul reviso uno de los bolsillos de su uniforme, y saco un pequeño holograbador, el cual al parecer le había dejado el señor Lirsha sin que el se diese cuenta, lo guardo de nuevo para después revisar lo que contenía.


Rake se llevo a Barzak al templo Jedi, esta le mostró el sable que tan celosamente había guardado durante tantos años, lo encendió y se emociono, pero a su vez sintió tristeza, porque creía que al convertirse en Jedi tendría que dejar a sus compañeros, cosa a la que Rake respondió con una sonrisa para ella nada era seguro y solo el tiempo le diría cual seria su propio destino, ellos conversaron por largo rato hasta que Rake recibió una llamada de Luke el cual se encontraba a bordo de una nave de la flota Katana, para Rake era increíble había escuchado leyendas sobre la flota perdida de la antigua republica pero eran ciertas, ya tendría tiempo de hablar con el comandante Skywalker dejo a Merlin Barzak en el cuartel general, tomo su swoop bike y se fue a el parque donde había estado con Ireth, se sentó en la misma banqueta y lloro, lloro por un buen rato hasta que no pudo mas, seco sus lagrimas y sonrió después de todo al final logro salvar a sus amigos, pero le rogaba al cielo que le diese fuerzas para seguir… sin ella.


Siul se fue a la terraza del cuartel, estaba solo ya que Ariell y el resto de los chicos se fueron a la zona de entretenimiento a despejar sus mentes, el sargento saco el pequeño holograbador que Ghent Lirsha le había dejado en uno de los bolsillos de su guerrera, y lo activo.


• Saludos Siul, lo que te voy a relatar me hubiese gustado contártelo en persona pero preferí usar este medio para hacerlo mas privado, se que no conociste a tu padre el fue un buen hombre, yo te mencione que Ireth lo había conocido, pero nuestros caminos se cruzaron una vez mas, muchos años después… tu padre fue un supercomando mandaloriano al igual que tu madre, tal vez fueron los últimos de una casta de guerreros únicos en toda la galaxia. Tu padre debió pelear mucho ya que cuando lo conocimos tenia esa mirada que solo se obtiene cuando has estado enfrentado a la muerte, aunque el era un hombre tranquilo. Después de nuestros primer encuentro, pasaron infinidad de cosas, y entre ella las guerras clónicas, todo lo que se de él me lo contó él mismo antes de morir

• Tu padre fue contratado por otro mandaloriano llamado Jango Fett, y se lo llevaron a un planeta llamado Kamino, junto a tu madre, poco después de nosotros haberlo conocido, allí se dedico a entrenar a el ejercito de clones de la republica, especialmente a las unidades de fuerzas especiales, al parecer este Jango y tu padre se conocían muy bien aunque este no compartía las ideas del tal Jango de ser un caza recompensas, tu padre era un hombre de honor a toda cabalidad, pero cumplió su tarea muy bien, entreno a los clones y hizo amistad con algunos Jedi, de hecho eso lo llevo a su muerte… durante la guerras clones naciste tu, pero para ciertos personajes de la republica era muy difícil dejar con vida a los que habían entrenado a los clones y mucho menos si eran amigos de los Jedis, así que cuando Palpatine ascendió al poder ordeno destruir todas las pruebas sobre la clonación y a los que trabajaron en eso.

• A tu madre la asesinaron en Kamino pero tu y tu padre lograron huir nosotros los encontramos en la orbita de un planeta del borde exterior, mi esposa y yo los recogimos, tu padre estaba agonizando y me contó todo esto, solo terminó diciéndome que uno como el los había asesinado… decidimos sepultar a tu padre en Concord Down, y a ti te llevamos a Naboo

• El arma que te entregaron en Finrrerre le perteneció a él y la persona que te lo entrego fue mi esposa, ella obtuvo el arma de Ireth y ella de un Jedi al que mato y que había sido una gran amiga de tu padre, al enterarse de que era el arma de Artanis Azendom, decidió investigar si había nacido un hijos de él y te busco, ella le entrego el arma a mi esposa antes de desaparecer … espero que esto te sirva de algo para descubrir mas de tu pasado muchacho, por eso llevas un tatuaje en tu brazo derecho es el símbolo de los mandalorianos y descubrirás mas cuando llegue su momento… buena suerte Siul adiós.


Siul Azendom estaba totalmente impactado, después de tantos años conocía sus orígenes y su casta y a sus padres, pero sentía la amargura de final, aun quedaban muchas preguntas sin respuesta pero le daba tristeza el no poder darle las gracias a Ireth en persona, pero a final de cuentas le interesaba mas saber quien había matado a sus padres, tal vez la verdad se encontraba en el planeta Kamino, pero luego pensaría en eso ahora solo quería pensar en Ariell y en sus amigos y en el destino que les aguardaba


FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.