FANDOM


New poster EIII copymini



EPISODIO III Heridas Abiertas - La Venganza de IrethEditar

Una mujer misteriosa entra a la vida de los recons, con un pasado que nadie conoce y llega al corazon de todos, en especial al de uno de ellos... pero nadie sabe como terminara todo, cuando el pasado de ella los alcance


Historia Co- Escrita por Jawa y Rebel Recon 02

CAPITULO 1Editar

Parecía que los tiempos cuando la rebelión debía ocultarse se habían terminado, la republica fue restaurada y el imperio estaba acorralado en varios rincones de la galaxia, algunos barones de la guerra aun causaban problemas pero las dispersas flotas imperiales eran presa de los certeros ataques de la nueva republica, daba la impresión de que la guerra civil estaba por terminar.


En Sluis Van el crucero Valhala estaba siendo reparado, con lo cual la primera compañía de force recons estaba de cierto modo varada, aprovecharían el tiempo para descansar, y preparase mejor, solo el capitán Malkar estaría activo ya que debía acompañar al almirante Ackbar y a la oficial Ireth para participar en los diálogos de paz en Mon Calamari, mucho estaba en juego y sabían que el imperio aun tenia espías y asesinos merodeando tratando de sabotear cualquier intento de estabilidad dentro de la nueva republica, debían impedirlo y para eso estaría presente el capitán como un guardaespaldas para proteger a la oficial Ireth ya que ella maneja toda la información secreta sobre las conversaciones.


Aun faltaba mucho por hacer antes de salir para Mon Calamari así que el capitán invito a Ireth para que conociese al resto del equipo, estos estaban en el gimnasio entrenando con algunas técnicas de combate sin armas, por supuesto el sargento Azendom obsesionado con el entrenamiento, dirigía la práctica, Rake llego con Ireth y contemplaban el entrenamiento, el equipo hizo una pausa para saludarlos la oficial le hizo una pregunta al sargento sobre técnicas de pelea, parecía que la chica sabia mucho de esas cosas.


• Bien hecho sargento Azendom lo felicito se ve que entrena muy duro –dijo Ireth sonriendo

• Gracias oficial – respondió Siul tomando alguna bocanada de aire

• No se molesto con los rangos sargento solo llámeme Ireth

• Muy bien Ireth... y dime ¿has peleado antes?

• Un poco... se mas de teorías que de practicas

• Entiendo ¿te gustaría ponerlas a prueba con nosotros?

• No, no me parece...

• No te creo lo leo en tus ojos... ¿es que acaso eres una debilucha?


En ese momento todos rieron en voz baja pero como que a Ireth no le había gustado mucho la broma.


• Muy bien sargento Azendom le tomo la palabra acepto pero será usted y yo

• Tu y yo pero no quiero hacerle daño...

• No me lo hará se lo garantizo


Rake Malkar observaba detenidamente los hecho ya conocía el mal carácter de Ireth pero dejaría que Siul probara un poco a ver que tal le iba o sin antes hacerle una advertencia.


• ¡Cuidado Siul que no te engañe lo que ves!

• Gracias capitán pero tratare de no ser muy brusco


Ireth y Siul estaban cara a cara, el sargento estudiaba la manera de atacarla pero su postura era impecable no había visto que nadie se prepara como ella para la pelea solo cruzo sus brazos esperando que Siul se le abalanzara, el sargento se lanzo para tomarla del brazo esta o esquivo y lo tomo del hombro como una sola mano lo levanto lo coloco sobre ella, parecía imposible que una chica de aspecto tan delicada tuviese semejante fuerza física, de repente ella le dijo algo al sargento.


• ¡no soy una debilucha!


Acto seguido aventó al sargento hasta el otro lado del área de entrenamiento este choco contra una de las paredes, reboto y cayo al suelo boca abajo, todos estaban inmóviles ya que Siul era algo pesado y esta chica lo había lanzado muy lejos, Ariell reacciono y fue a ver como estaba, Ireth se quedo inmóvil su rostro denotaba preocupación no quería hacerle daño a nadie no había medido su fuerza, el sargento comenzó a incorporarse y se levanto.


• ¡¿maldición alguien vio al bantha que me atropelló?! ¡Que sacudida!

• ¿Estas bien Siul? Le pregunto Ariell

• si lo estoy • vaya sargento creo que el debilucho es usted jajaja dijo Fixer • si eso es cierto jajaja


Todos comenzaron a reír Ireth estaba sorprendida pensaba que reaccionarían con violencia contar ella por lo que hizo, sin darse cuenta Siul se le acerco y le tendió la mano, diciéndole


• lamento haberte dicho debilucha me disculpo pero por favor para la próxima lánzame donde halla mas cojines ¿si?


Ireth se sonrió y abrazo al sargento todos estaban contentos aunque Ariell sentía que algo no estaba bien, había algo en la chica que le resultaba un poco extraño, trataría de indagar mas sobre eso, el capitán que observaba todo desde un rincón se acerco


• deseo una lucha contigo Ireth claro sin lanzamientos claro esta

• no capitán yo no...

• anda vamos solo por practicar

• eh... esta bien


Los recons se alejaron, Rake y Ireth estaba solos cara a cara, Ireth no podía dejar de mirarlo a los ojos había algo en su mirada en el mismo que le resultaba dolorosamente familiar, muchos recuerdos venían a ella en ese instante, de repente sintió un fuerte jalón hacia el suelo el capitán la había sorprendido y la había derribado quedando los dos rostro con rostro ella poda sentir su respiración, su calor los latidos de su corazón, casi podía leer sus pensamientos se quedo perdida en sus ojos.


• ¡HEY! Ustedes dos ya termino la práctica o ¿prefieren que los dejemos a solas? Dijo Siul


Ambos se levantaron sin decir palabra alguna todos fueron a darse un baño antes de la hora de la comida, Ireth Ariell y Barzak estaban en duchas contiguas y Ariell comenzó una conversación.


• ¿Dime Ireth que te molesta tanto?

• ¿que me molesta? ¿no te entiendo?

• Lo digo porque jamás vi aventar a alguien de esa manera • Lo siento se que tu y el sargento....

• No te preocupes pero en este caso siento que hay pena confusión en ti

• ¡JA! Confusión dijo Barzak lo único que yo vi es que hay dos potenciales enamorados por ahí...

• ¿Que quieres decir niña? Dijo Ireth • nada, nada solo digo o que veo mas nada jejejeje

• no le hagas caso Ireth pero dime ¿como terminase aquí?

• es una larga historia y no tengo deseos de contarla

• entiendo tendrás tus motivos lo único que te puedo decir es que aquí confiamos uno en el otro, para muchos es la única familia que nos queda, puedes confiar en nosotros todo lo que quieras, aquí tienes amigos


Ireth tenia muchos años in escuchar esa palabra, “amigos” por primera vez sentía que era apreciada por alguien sin pedir nada a cambio, Ariell hablaba con la verdad, sus ojos se lo decían.


• Gracias Ariell lo tendré en cuenta • De nada y trata de no dañar mucho a Siul por favor...

• Jajá jajá tranquila mientras no me llame debilucha lo mantendré de una pieza

• ¿Y que con el capitán Malkar? Dijo Barzak ¿que opinas de el?

• Es un profesional

• ¿Solo eso?

• Si solo eso

• Vaya parece que estuviese hecha de hielo

• Tal vez sea así salgamos es hora de la comida


Las chicas salieron, se vistieron y se dirigieron al comedor, Ireth estaba muy confundida, en poco tiempo sus emociones habían sido puestas a prueba parecía como si su mundo se hubiese trastornado, este grupo de soldados se trataba mas como una familia que como un equipo de combate, parecía que tenían toda su vida conociéndose, sentían gran admiración por Rake, a los ojos de su equipo el no parecía un tonto arrogante sin una persona amable y con una enorme capacidad de mando, además de ser un buen amigo, amigo esa palabra había perdido sentido para Ireth en buena parte de su vida, ¿seria posible volver a tener amigos? Esta pregunta ocupo la mente de Ireth durante toda la cena por lo que no pronuncio palabra, pero sentía de que Rake no le quito la vista de encima, ni ella a el, en los ojos del capitán había encontrado algo que creyó perdido hace muchísimos años atrás.


El sargento Azendom estaba con Ariel, a solas en las barracas, estaban limpiando sus rifles. Había un silencio extraño parecía como si quisiesen decirse algo y no tuviesen el valor de iniciar la conversación, al final fue Ariell quien la inicio.


• Dime Siul ¿Qué opinas de Ireth?

• Que es una chica muy fuerte me aventó como si fuese un jawa aunque nunca lo hizo para hacerme daño y vaya que lo pudo haber hecho… dime ¿que te preocupa?

• No se hay algo en ella que me resulta un tanto conocido, es como una sentimiento, una sensación, ah no se…

• Creo que es una chica muy agradable, aunque también siento que hay algo familiar en ella, obviamente no es humana, si no fuese un personaje de una leyenda… diría que ella es una gente del agua

• ¿gente del agua?

• Hace mucho tiempo escuche en Naboo leyendas sobre la gente del agua, se supone que eran una raza muy fuerte y eran muy ermitaños, pero solo eran cuentos de antes de dormir... • Tal vez no sean solo historias pero no es eso es como si ella llevara una amargura muy grande dentro de si, se parece mucho a ti cuando te conocí

• ¡Vaya! ¡Tan bien me veía!

• No seas tonto es en serio, es como si ocultara algo…

• Vamos Ariell estas imaginando cosas ella tiene años en la alianza y su historial esta limpio, no creo que tenga mucho que ocultar, aunque mira al capitán de manera muy extraña… no se tal vez…

• ¿tal vez que Siul?

• Ah olvídalo no creo… aunque no seria mala idea…

• ¿De que estas hablando? ¿no estarás pensando en que el capitán e Ireth?

• No yo no he dicho nada

• No necesitas decirlo yo te conozco muy bien….

• ¿ah si? Ven acá


El sargento tomo a Ariell entre sus brazos y le dio un largo y tierno beso que acabo con la conversación aunque no así con sus dudas sobre las intenciones de Ireth.


Merlin estaba confundida y asustada, había descubierto que era el extraño objeto que le dio el gran shaman en su planeta, era un sable de luz Jedi pero ¿Cómo era esto posible? ¿Era descendiente de un Jedi? No podía ser nunca tuvo habilidades fuera de lo común, cualquiera que fuese la respuesta seria algo que cambiaria su propia historia, pero tenia miedo de acercarse al capitán y decirle, no quería dejar a sus compañeros, no sabia que hacer, al final tomo la decisión de decirle al capitán al llegar al Coruscant, tal vez obtendría respuestas sobre sus propios orígenes y el destino de sus padres.


Ireth caminaba sola por los pasillos del Valhala faltaban pocos días para partir a Mon Calamari, y se topo con el sargento Azendom este venia de preparar los últimos detalles del equipo que ella y Rake llevarían para la misión, este se le acerco y la saludo al estilo militar.


• ¡Oficial Ireth todo esta listo para su viaje!

• Gracias sargento pero no necesita ser tan formal conmigo

• El respeto a los oficiales y a las normas es vital sino seriamos una partida perdedores sin orden

• Vaya es usted un poco estricto

• La disciplina es muy importante y mas cuando de ella depende si vive o mueres

• Lo entiendo, y dígame sargento…

• Llámeme Siul si usted no tiene problemas con la formalidad yo tampoco

• Esta bien Siul…. Dígame ¿Cómo es la vida con los recons?

• Muy buena aquí hemos encontrado una familia, y en muchas ocasiones nuestra propia salvación…

• ¿A que se refiere?

• Nada especial es una larga historia y no soy bueno para los relatos largos

• No tengo a donde ir Siul además disfruto de su compañía

• Gracias me halaga


Siul le contó todo lo ocurrido a el y al equipo y su historia personal de venganza, y como esta casi le cuesta la vida a el y Ariell claro omitiendo el secreto del capitán Malkar.


• … y como ve así llegamos aquí es un camino muy duro el que hemos transitado y perdimos a un buen amigo, ganamos una gran batalla y yo conseguí de nuevo el amor, cada uno tiene algo que contar.


Ireth se había quedado callada, para ella la historia de Siul le resultaba dolorosamente familiar, con la salvedad que para el si tuvo un final feliz, escuchaba la historia y escuchaba como su voz se apagaba cuando recordaba el día que mataron a su primer amor, parecía que tenían mas en común de lo que ella pensaba.


• ¿hey oficial se quedo dormida?

• No Siul

• Parecía como si estuviese en transe o algo así, ¿tan aburrido soy contando historias?

• Nada que ver, lo que pasa es que recordé una historia de alguien que conocí hace mucho tiempo muy parecida a la suya, pero no haga caso

• Eh por cierto Ireth ¿de donde eres?

• De aquí y de allá tengo muchos años vagando por la galaxia ya ni recuerdo donde nací pero no importa

• Entiendo pero en fin estas con nosotros aquí no tendrás que preocuparte de nada excepto de las impertinencias de Fixer y las tonterías de Barzak

• No se preocupe ya me acostumbrare de hecho me agradan mucho

• Si en realidad son un par de chicos geniales • Cierto…

• Bueno me tengo que ir es hora de mi sesión de practica de tiro, fue un gran placer hablar contigo • Gracias sargento le garantizo que el placer fue mió gracias por confiar en mi • Porque no habría de hacerlo


Siul se levanto y se retiro pero antes de desaparecer por el pasillo, se volteo y le dijo algo más.


• Una cosa mas Ireth…. No ocultes lo que sientes mereces ser feliz además el es soltero


La chica se quedo impávida era como si el hubiese leído su mente a que se refería con que el es soltero, seria del capitán de quien estaba hablando ella no tenia tiempo para eso y además nunca pensaría en tener algo con nadie mas su corazón era de un solo hombre aunque este ya no estuviese, y sin embargo había algo en los ojos del capitán era como un calor, una luz hermosa, de repente comenzó a llorar, estaba sola y su corazón también.


Llego el día de partir irían en el halcón milenario, que a pesar de su fama podía pasar desapercibido como un carguero corelliano mas, ellos habían llegado hace poco a recoger al almirante Ackbar, el confiaba en Han Solo a la hora de volar en un transporte, el general Solo y Chewbacca pilotearían la nave y la princesa Leía Organa los acompañarían ellos no estarían en Mon Calamari seguirán su rumbo a otra misión diplomática, Solo les dio la bienvenida al abordar la nave.


• Vaya, vaya, vaya, de haber sabido que llevaríamos a otra princesa a bordo no hubiésemos arreglado mejor, ¿no es así Chewy? ¿Con quien tengo el guato de hablar?

• Me llamo Ireth a secas y le doy gracias por su hospitalidad, con permiso General Solo

• Wow pensé que solo Leía tenia ese carácter pero ya veo que es propio de las mujeres hermosas y ¿tu quien eres chico?

• Capitán Rake Malkar comandante de la 1ª compañía de force recons un placer

• El placer es mió escuche mucho sobre ti y el tiradero que hicieron en Coruscant, hay que tener valor para hacer lo que ustedes hicieron fue como entrar a un nido de gundarks forrada en carne fresca, pero ¿queremos irnos? Si, partamos entonces


Todos se acomodaron dentro del halcón sus equipos y se pusieron lo más cómodo que pudiesen el viaje seria corto.


• ¿Chewy seguro que limpiaste los acopladores de poder antes de salir de Coruscant?

• GROFTH!

• OK, OK no te enojes solo pregunto no quiero acabar como un asteroide flotando en la nada, aunque con esas dos allá atrás no me molestaría.,

• GRRRWHTFH?

• Claro que la amo solo era un comentario ahora aparte de mi compañero eres mi chaperona genial ¡golpéalo Chewy!


El carguero se levanto y salio del hangar del Valhala, inmediatamente después, salto al hiperespacio perdiéndose en la inmensidad de galaxia, directo hacia lo desconocido


CAPITULO 2Editar

Ireth miraba una de las pequeñas ventanas del halcón solo veía las extrañas nubes que se producían cuando se viajaba por el hiperespacio a su mente regresaron muchos recuerdos unos alegres, otros profundamente dolorosos, estaba rodeada de gente amable pero su mente estaba ocupada en una cosa, venganza, recordaba y recordaba, su mente estaba llena de dudas tenia años sin sentir el calor de un grupo de amigos, había pasado demasiado tiempo rodeada de mercenarios, espías, asesinos y demás calañas de la galaxia, de pronto una voz la saco de sus pensamientos.


• ¿Hola como estas? -dijo la princesa Leia, sonriendo

• ¡Su alteza! ¿dígame que necesita? -respondio Ireth un poco exaltada

• No nada no seas tan formal conmigo solo llámame Leia ¿esta bien?

• De acuerdo… Leia • Dime estas muy sola ¿no te gusta conversar? A mi me aburren estos viajes yo sola rodeada de tantos hombres que solo piensan en ellos y en sus naves, sables y armas que a veces aburren, es bueno de ves en cuando hablar de cosas de mujeres con otra chica ¿no te parece?

• Si es verdad pero yo no soy muy buena conversadora no tengo aventuras que contar, no como usted y el general Solo o el comandante Skywalker

• No es necesario hablar de aventuras solo hablar de los que sentimos, de o que nos gusta y de lo que detestamos, no creas que el ser princesa es todo glamour también es difícil tener que estar parada con zapatos incómodos por horas escuchando a unos idiotas hablar de ellos mismos es irritante

• Jejejejejeje vaya no pensé que eran tan difícil ser princesa

• Lo es, vaya es la primera ves que te veo reír desde que llegamos eso es bueno pero dime ¿Qué hay de ti? ¿Familia, amigos, novio?

• Ninguno de los tres a todos los he perdido

• Es triste escuchar eso pero siempre hay una nueva oportunidad sino que lo diga yo que después de conocer a tantos príncipes lindos termine enamorada de un contrabandista coreliano jajajajaja son cosas que pasan

• Si a veces pasa, dígame prin… perdón Leia ¿el comandante Skywalker es en realidad un Jedi?

• Si lo es, es un camino difícil largo y duro además de ser el último de ellos.


Al escuchar esta frase la mente de Ireth se convirtió en un remolino de ideas, “el ultimo de los Jedi” era la oportunidad que haba estado esperando por tantos años, pero no podía dejar que sus sentimientos la pusieran en evidencia así que siguió charlando con la princesa Leia.


• ¡Hey! Ireth regresa a la nave ¿estas en transe?

• Discúlpeme es que he oído tanto sobre los Jedi que siempre he querido conocer a uno ¿seria posible…?

• ¿Conocer a Luke? Claro que si cuando terminemos nuestras respectivas misiones y volvamos a Coruscant arreglare para que se conozcan veras que es una buena persona

• eso no lo dudo…

• creo que alguien te observa…


Al otro lado de la nave Rake observaba la conversación de Ireth y Leia, al ser delatado por la princesa, se volteo, y trato de simular lo que estaba haciendo.


• ¡Ah el impertinente del capital Malkar! Tan tonto como siempre

• a mi no me parece tonto es un oficial dedicado, además…. No esta nada mal

• ¡princesa! • El hecho de que este enamorado de Han no me impide dar una opinión sobre otros hombres, no te preocupes creo que el será solo para ti…

• ¡Que el cielo me libre! El es un tonto, arrogante pera nada me puede interesar…


La princesa solo observaba a Ireth mientras despotricaba del capitán, sabía que lo que decía aunque eran palabras duras no eran del todo ciertas así que dejo que ella hablara, en ese instante Han Solo se acerco al grupo.


• Amigos ya entramos al sistema Mon Calamari, en unos instantes llegaremos al puerto espacial de Heurkea allí serán recibidos por la comitiva nosotros seguiremos nuestro viaje.


Al halcón descendió a través de limpia atmósfera del planeta los vastos océanos reflejaban la luz del son parecía como si cientos de estrellas hubiesen caído sobre el agua, era un espectáculo maravilloso, la nave aterrizo sobre una de la plataformas del puerto espacial, el almirante Ackbar, Ireth y Rake descendieron de la nave y vieron como el halcón se elevaba y desde la cabina se despedían de ellos, un poco mas allá, la comitiva se encaminaba a recibirlos, era muy numerosa de hecho al mirar por las orillas de la plataforma se veía que había muchos barcos con numerosos personas a bordo lanzando vítores al almirante, al llegar el grupo este se presento.


• ¡almirante Ackbar! ¡Es un inmenso honor tenerlo de vuelta aquí en Calamari su pueblo lo aclama es usted un héroe! Mi nombre es Midas, soy el presidente del consejo Calamari es un honor ser quien lo recibe • ¡gracias Midas! es bueno verte de nuevo no le vas a dar un abrazo a tu viejo amigo

• claro que si jajá jajá


Ambos calamaris se abrazaron, parecía que tenían años conociéndose y así era, Midas Korl había estado junto al almirante en la escuela de estudios diplomáticos antes de que el imperio tratara de invadir el planeta.


• Y dime Ackbar ¿quienes son tu amigos?

• Ella es la oficial Ireth me acompaña como asesora para las charlas y el es el capitán Rake Malkar el se encargara de nuestra protección en caso de problemas

• Un placer conocerlos a ambos pero no creo que necesiten protección aquí lo que se respira es un aire de paz y unidad, me imagino que deban estar cansados los llevare a su habitación • ¿habitación? ¿Es que acaso es solo una? Pregunto Ireth

• lamentablemente si señorita, con todo el alboroto del regreso del almirante todas las habitaciones disponibles fueron copadas, pero no se preocupe tendrán la mejor de todas, y tu viejo calamari ¿imagino que volverás a tu viejo departamento?

• ¿Como adivinaste? Pero primero acomoda a mis amigos y luego nos ocupamos de eso ¿entendido?

• Claro que si, síganme


Los tres siguieron por el puente que conectaba la plataforma con el Terminal espacial a medida que avanzaban la gente los vitoreaba mas parecía una sola fiesta a nivel planetario vehículos aéreos volaban en perfecta formación y el ambiente estaba lleno de burbujas, era un espectáculo extraordinario.


Al fin llegaron a la residencia que en realidad era el hotel más importante de todo el planeta, recientemente reabierto, tenia agujas que apuntaban al cielo a lo lejos se veían como triángulos totalmente blancos, su arquitectura era perfecta con muebles azul-blanco por todas partes y peceras gigantes habían pocas escaleras ya que todo estaba en uno o dos pisos, Rake e Ireth eran escoltados por dos chicas calamari con hermosos vestidos verde agua y un oficial de la defensa calamari, al final llegaron a la habitación y la puerta se abrió.


Era una habitación enorme con un balcón que ocupaba casi un cuarto de esta, llena de mosaicos de tonos azules y una sola cama. Al ver esto Ireth se volteo al oficial calamari para hacerle un par de preguntas.


• Solo por curiosidad ¿hay una sola cama? -pregunto Ireth

• Si una sola esta es la habitación real. Generalmente reservada para altísimos dignatarios –dijo el calamari

• Vaya que honor pero ¿donde se supone que ira a dormir el capitán si no hay mas muebles? -dijo Ireth

• ¡Hey como que donde voy a dormir yo no voy a dormir en el suelo! –dijo Rake sorprendido

• ¡ni yo! ¡Así que dormirás con los peces porque ni sueñes que vas a dormir en la misma cama que yo!

• ¡Caramba que gracioso lo mismo decía yo!


Mientras ambos discutían habían sido dejados solos por los calamaris, claro no sin antes estos rieran un poco discretamente.


• ¡Eres un pervertido! ¡Te enseñare un par de cosas!

• ¡un momento! Dejemos la disputa para después tengo hambre y me imagino que tu también así que aprovechemos de comer algo ¿no te parece?

• Cierto... aunque no me guste admitirlo tienes razón pero ¡no te me acerques!


Ambos se sentaron en una mesa que estaba dispuesta en el balcón lleno de sabrosos manjares y de Vinos ambos comieron con deleite, y de vez en cuando dejaban escapar una mirada el uno al otro aunque de un lado no fuesen muy cariñosas que digamos.


En Coruscant un carguero YT 1300 arribaba al puerto espacial con un solo ocupante, Orius Zeth había regresado después de tantos años a la capital de la antigua republica, el recuerdo de sus amigos Jedi, de su maestro y de su ultima misión como padawan volvían a el, todo su entrenamiento y como tuvo que esconderse de las purgas del imperio, ahora tenia la oportunidad de empezar de nuevo, aun no podía creer que el descendiente de Darth Vader, hubiese sido quien al final derroto al emperador, ahora los Jedi podrían regresar y ayudar a la restauración de la republica, parta el en lo personal era una manera de expiar sus propios pecados.


Antes de bajar de su nave saco una pequeña caja llena de polvo al abrirla observo su viejo sable de luz, lo había ocultado muy bien durante la era oscuro del imperio, lo encendió y el haz de luz brillaba como nunca, lo vio por un rato y luego lo apago, o coloco dentro de su chaqueta, no quería llamar la atención para el se había vuelto una costumbre estar oculto, primero debia buscar alojamiento antes de buscar a Luke Skywalker debia conocer sus verdaderas intenciones y además ¿quien lo había entrenado? Era su pregunta mas clave ya que siempre pensó que el era el único sobreviviente.


Al viajar el speedertaxi no pudo dejar de mirar hacia el templo Jedi, tantos años habían pasado y nunca perdió su majestuosidad, parecía que ya habían iniciado unos trabajos de refacción, esto lleno de alegría a Orius pronto estaría lleno de ansioso estudiantes de la fuerza, pero incluso con tanta alegría sentía un tremor en la fuerza, como si el futuro no estuviese tan claro como el lo veía y estuviese por ocurrir una desgracia.


La noche había caído sobre Heurkea después de la recepción oficial, todos se fueron a dormir, Rake e Ireth aun no habían definido quien iba a dormir en la cama, por lo cual ambos estaban parados en lados opuestos de la cama.


• ¡Ni creas niño que voy a ocupar el mismo espacio que tu! –dijo Ireth señalando a Rake

• ¡lo mismo digo! Ya suficiente problemas tengo con ser tu niñera • ¡¿mi niñera?! Insolente ¿como te atreves?

• ¡No voy a dormir en esta cama prefiero dormir en el suelo! ¡Por lo menos con el suelo es mas fácil conversar que contigo! • ¡atrevido! Pues yo tampoco pienso dormir en esta cama no voy a recoger tus dadivas • ¡Me parece bien!

• ¡a mi también!


Los dos se voltearon con los brazos cruzados se quedaron en silencio por un buen rato, luego el capitán comenzó a desvestirse al mismo tiempo que lo hacia Ireth, ninguno de los dos se había percatado de lo que hacia el otro, quedando en ropa interior ambos se voltearon pensando que el otro se había ido, al verse se quedaron atónitos, ella rato de cubrirse con manos y una de sus piernas, ambos se sonrojaron, volteándose.


• ¡por lo menos pudo haber avisado que se iba a quitar la ropa capitán Malkar! ¿O es que acaso no tiene respeto por las damas?

• Discúlpame Ireth pensé que te habías ido

• ¡Ah si por supuesto el viejo truco! ¿es que acaso piensas que soy una tonta?

• No lo pienso ¡aunque a veces lo pareces!

• ¿como dijiste? ¡Ya veras!


Ireth tomo uno de los almohadones de la cama y se lo lanzo a Rake con mucha fuerza, golpeando al capitán y dejándolo tumbado en el suelo, se acerco a el y vio que con el impacto prácticamente lo había mandado a dormir, así que ella se recostó sobre un lado de la cama y se quedo dormida.


La noche avanzaba y la brisa oceánica entraba por el gran balcón no era gélida pero si un poco fría, esta brisa despertó a Rake, se levanto, vio que sobre la cama no había nadie, se preguntaba donde estaba Ireth, se asomo al otro lado de la cama y la vio acurrucada y temblando de frió, así que tomo la frazada que estaba en la cama fue a colocarla sobre ella, de repente ella salto sobre el, saco una daga y se la puso en el cuello, su mirada era de total odio, parecía que iba a matarlo.


• ¡SOY YO, SOY YO! –grito Rake desesperado


Ella se percato que era Rake, vio cuan cerca estaba su daga del cuello del chico, ambos estaban sudando, al fin ella reacciono retirando el arma y levantándose.


• ¡¿estas loco? Pude haberte matado ¿que intentabas hacer?!

• ¡Solo quería ponerte una frazada te estabas muriendo de frío!

• ¿Cómo?

• Si solo eso vi que estabas temblando y te iba a cubrir con una manta de repente saltaste y casi me degollas… estas un poco tensa ¿no crees?


Ella se quedo en silencio, casi mata al capitán por una estupidez, no se acostumbraba a que alguien se preocupara por ella, por lo menos no desde hace mucho tiempo.


• Me disculpo capitán yo…. No quería…. • No te disculpes debí imaginarlo con ese genio que tu tienes • ¿Como que genio? yo no soy que ando merodeando de noche • Ah no pienso discutir, pero usa la cama tal vez eso te calme un poco

• ¡No necesito calmarme! • OK como quieras • Pero ¿y tu donde vas a dormir?

• Después del golpe y del cuchillo ya no tengo sueño pero si me da por dormir lo haré en el balcón hay una manta extra y estoy acostumbrado a las incomodidades

• Esta bien… yo…


Ambos se fueron a dormir pero Ireth no pudo cerrar los ojos veía al capitán solo en el balcón durmiendo en el suelo aunque el no lo admitía tenia frío sintió pena por el no le agradaba la idea de que alguien estuviese incomodo por ella, pero sin darse cuanta el sol salio e ilumino toda la habitación, los mosaicos llenaron de vida todo el lugar, Rake se levanto y comenzó a realizar sus ejercicios matutinos, Ireth por su parte también se levanto, él la miro mientras se alzaba de la cama, -realmente es hermosa- pensó, pero trato de sacar esas ideas locas de su cabeza debia pensar en su protección aunque en realidad pensaba que era el quien iba a necesitar que lo cuidaran.


El primer día de las conversaciones entre los dos pueblos de Mon Calamari había creado mucha expectativa, pese a que los quarrens y los calamaris se habían unido para luchar en contra del imperio, existían aun diferencias entre los dos pueblos, había una multitud en los alrededores del consejo calamari, entre ellos había algunos que no eran precisamente visitantes de paz, sus pieles eran grises, de baja estatura y con ojos felinos, no llamaban mucho la atención, se escabullían rápido y sin duda alguna eran enviados por el imperio.


Ireth estaba al lado del almirante Ackbar y Rake estaba un poco más alejado, observaba cada detalle y utilanzando el poder de la fuerza expandía sus sentidos, había gran cantidad de guardias pero aun así el capitán no se sentía seguro, sabia que había una amenaza pero no podía detectar de donde venia.


La charlas estuvieron muy animadas tanto los calamaris como lo quarrens estaban dispuestos a llegar a un acuerdo que permitiese la coexistencia de las dos especies y que se enterraran así años de divisiones nacidas de la guerra clónicas, pero había mucho que discutir sobre todo el papel de los quarrens en un gobierno conjunto para el planeta, lo cual era el punto álgido ya que los calamaris tenían años organizando el mando del planeta mientras que los otros solo se aislaron, debido a esto dejarían las conversaciones para mañana donde existían grandes posibilidades de firmar un tratado que pusiese fin a la división en Mon Calamari.


Casi al finalizar el día el capitán Malkar recibió la noticia de que dos guardias calamaris habían sido hallados muertos muy cerca del centro de reuniones, lo cual despertó demasiadas suspicacias en Rake, fue ver los cuerpos, estos había sido atravesados por una arma muy filosa y por detrás, así que eran asesinos muy bien entrenados y preparados, le pidió al comandante de la guardia, que redoblara el numero de soldados que custodiarían el complejo nada debía ser dejado al azar. El capitán volvió al hotel, paso por un gran jardín había una anciana calamari sentada ahí, había unas flores hermosas, las vio y de repente pensó en Ireth, no sabia porque, la chica era una grosera y atorrante, pero le parecía hermosa con mucho espíritu, en que estaba pensando, ella era un oficial de alto rango, nada que ver con un simple capitán, la anciana vio a Rake y le dijo unas palabras.


• Esas flores solo crecen una vez al año joven, solo hay una oportunidad de verlas en todo su esplendor

• Si son hermosas…

• Presiento que desea tomar una

• ¿yo? No, no deseo dañar tan hermoso jardín

• No se preocupe para eso están, a veces una flor dice mas que miles de palabras, tome yo se la obsequio –dijo la anciana dándole una de las flores

• Gracias • No se preocupe y no le diga nada solo désela



La anciana se levanto y se fue, Rake estaba confundido pero su mente se aclaro tal vez era momento de hacer las paces con Ireth, era una oportunidad de mejorar las relaciones y dejar de pelear como gundarks, se fue directo a la habitación, tal vez las cosas podrían cambiar.


Ireth estaba acostada, pensaba en lo sucedido la noche anterior, casi mata a Rake, claro pensaba que el era el culpable, ¿pero de que? Solo se preocupaba por ella, era extraño para ella misma que alguien se preocupara por su bienestar, solo un hombre lo había hecho y ya estaba muerto, aunque el realidad no podía negar que Rake era un hombre muy atractivo, atlético y sus ojos eran preciosos, como los de el, como los de Amrod.


Estaba sumida en dolorosos recuerdos, decidió buscar un poco de agua, se volteo y miro hacia el techo, cuatro figuras negras estaban ahí y sus intenciones no eran buenas, las cuatro figuras se lanzaron sobre la cama rodeando a Ireth, venían a asesinarla, ella lo sabia pero no les tenia miedo a pesar de que eran cuatro no eran rivales para su fuerza.


• ¡Así que al fin se revelan, los famosos comandos de la muerte del emperador, no parecen ser mucho pero vengan, vengan a probar el metal de mi daga! -dijo Ireth sacando su daga • No erres rival para nosotrros pronto todos ustedes morirán... los noghri no dejamos ningún trrabjo inconcluso –dijo uno de los alienígenas


Uno de los asesinos se lanzo sobre Ireth tratando de tumbarla de la cama, ella logro esquivarlo dando un salto mortal hacia atrás, y cayendo no muy lejos de la cama, el noghri se incorporo y se lanzo de nuevo contra ella, blandiendo un vibro-cuchillo, le lanzo un par de ataques que Ireth esquivo en el ultimo tomo la mano armada del asesino y le clavo su propio cuchillo en el pecho y lanzándolo por el balcón, los otros tres quedaron sorprendidos ante la fuerza de la chica, ella los vio, y los llamo con la mano, para provocarlos.


Esta vez atacaron juntos Ireth logro esquivar algunos golpes pero uno de los noghri saco un bastón stockli y logro darle unos golpes a Ireth, ella quedo un poco aturdida, pero logro mantenerse de pie, unos de los atacante rato de aprovecharse y la ataco por un lado, ella lo evito, lo tomo por el cuello y se lo rompió, lanzándolo por la ventana los otros dos con bastones lograron inmovilizar a Ireth, estaba atrapada uno de los asesino saco un enorme cuchillo y se lo mostró diciéndole


• Ahorra veras porrque somos tan famosos en la galaxia no te rreconoceran jamás


Rake estaba en la puerta de la habitación sosteniendo la flor que le había obsequiado, se dispuso a entrar con ella en la mano.


• Ireth no quiero pelear más contigo yo so….


Rake vio a Ireth cautiva de dos alienígenas encapuchados y uno tenía un cuchillo cerca del rostro de la chica, ambos noghri se dieron cuenta y se colocaron detrás de ella, usándola como escudo.


• ¡No te acerrrques o la matamos!


El capitán lanzo la flor al aire y a una velocidad pasmosa desenfundo su blaster y realizo dos disparos, que dieron en las cabezas de los dos asesinos matándolos instantáneamente.


El se acerco a donde estaba Ireth a ver como estaba si le habían hecho daño o algo.


• ¡¿Estas bien te hicieron daño?!

• Si, si estoy bien… pero ¿en que demonios estabas pensando? Venias con una flor en la mano y de repente les disparas a dos sujetos que están detrás mió, ¡estas loco me pudiste haber matado!

• Si yo también te agradezco el salvarte…

• Si esperas que te de las gracias no lo haré prefiero besar a un hutt

• ¡Tal vez ellos sean los únicos que te soporten!


Rake vio los dos cuerpos, era una especie nueva para el, Ireth le comento que se hacían llamar noghris, son las milicias asesinas del imperio para ella era la primera vez que veía uno.


Los guardias llegaron y recogieron todo el desastre, se llevaron los cuerpos para analizarlos después, Rake salio también dijo que necesitaba un trago, Ireth tomo la flor que Rake traía en la mano, era hermosa, ¿porque traería esa flor?, ¿Qué le iba a decir?, prefería no llenar su mente de preguntas, lo cierto es que el se había arriesgado para salvarla sin pensarlo, tal vez no era un tonto después de todo.


CAPITULO 3Editar

Rake estaba solo en el bar, solo bebía jugo de jawa ya que por estar de servicio no podía ingerir alcohol, definitivamente Ireth estaba empezando a ocupar su mente mas de lo que el mismo pensaba, pero mas allá de eso, ¿porque asesinarla a ella y no al los dignatarios?, ¿que tantos secretos maneja ella coma para que fuese un blanco tan prioritario para el imperio?, debía estar mas alerta y mas cerca de Ireth que nunca, uno de los guardias calamari se le acerco y le dio la noticia de que los cuerpos de los atacantes habían desaparecido, parecía que la situación se complicaba mas y mas.


Por fin el día llego, la reunión fue muy amena, tanto quarrens como calamaris, llegaron al tan esperado acuerdo el cual fue firmado por los representantes de ambas especies, tantas décadas de separación habían terminado ese día, parecía un sueño pero no solo con la firma de ese tratado, los dos pueblos debían poner todo su empeño para darle forma a ese sueño, para Ireth su trabajo estaba terminado, por lo menos en lo que correspondía a las negociaciones estaba ansiosa de volver a Coruscant, pero el almirante Ackbar le había ofrecido unos días de esparcimiento, se lo ganaron, así que fueron a un pequeño paseo al arrecife del conocimiento.


La mañana era hermosa, saldrían al arrecife en unas hermosas lanchas rápidas, controladas por androides, irían solos en su lancha aunque eran parte de un grupo mas grande de turistas, partieron muy temprano el mar estaba tranquilo, se veía azul cobalto y miles de peces se veían en el fondo, el sol era radiante y la brisa hacia que la temperatura fuese muy agradable, Ireth y Rake estaban sentados lado a lado, a pesar que la nave tenia capacidad para treinta personas, ella llevaba un vestido azul turquesa, y el solo una franela y un pantalón con botas sencillas además de su blaster, al parecer no estaban muy cómodos estando lado a lado.


• capitán ¿seria tan amable de alejarse de mi? me siento incomoda

• la nave es lo suficientemente grande porque no se aleja usted yo estoy muy cómodo….

• ¡Como siempre su insolencia lo representa es usted un patán!

• ¡Y tú una grosera! ¿no te enseñaron modales?

• No, me enseñaron a lidiar con tontos ¡como usted!

• Honor que me hace! por lo menos ya se que le enseñaron a ser gente! Claro usted no aprendió nada….

• ¿!como dijiste!? ya veras • ¡un momento!


Rake se levanto súbitamente miraba al horizonte como buscando algo, un tremor en la fuerza, lo puso alerta le pidió al droide que conducía la nave que le avisar si había algo en el radar, cuando la iba a informar un disparo alcanzo al droide dejando a la nave sin rumbo, Rake se asomo y vio a lo lejos un speeder que venia a gran velocidad y disparando, al tenerlos cerca vio que eran unos noghri.


• ¡Ireth toma el timón!

• Pero yo no….

• ¡solo hazlo! Yo veré como lidio con ellos

• ¡no me des órdenes!

• ¡Maldición sácanos de aquí!


La chica tomo el mando de la nave apretó lo que creía era el acelerador y desvió la nave lo mas que pudo, alejándose del grupo de turistas, pero aun así, seguía la persecución a través del mar.


Llegaron a una pequeña cadena de islas donde tratarían de perderlos, pero los imperiales eran muy persistentes así que Rake solo se le ocurrió una cosa


• ¡encalla la nave!

• ¿Qué dijiste?

• ¡Que encalles la maldita nave!

• ¡Estas loco!

• ¡hazlo!


Ireth condujo la nave a la playa estrellándola contra la arena, con el mismo impulso Rake salto de la nave, quedando en el camino del speeder de los noghri, estos le dispararon, pero los esquivo y justo cuando pasaron por encima de el, este les disparo por debajo dándoles justo en sistema de control, la nave se bamboleo, giro y se estrelló justo al otro lado de la playa, terminando así la persecución.


Rake fue a ver como estaba Ireth, ella se quedo pasmada solo observo la acción que ocurrió en pocos segundos, no entendía como un simple humano, podía hacer eso, pero la solo habilidad le bastaba para salvarle la vida.


• ¿estas bien? ¿Te hiciste daño?

• No, estoy bien claro no gracias a tus geniales ideas, y ahora gran capitán ¿como se supone que vamos a salir de aquí?


El ni se inmuto, solo la tomo del brazo y sacándola de la nave, cosa que por supuesto no le agrado mucho a ella.


• ¡Suéltame imbecil! ¿que haces?

• Sacándote de aquí puede haber mas de ellos prefiero entrar en ese bosque, para estar a resguardo….

• ¡Ni sueñes que voy a entrar a un bosque a solas contigo abusador! • Si, si, si lo que digas pero no voy a dejar que te maten aunque no me faltan ganas de hacerlo yo mismo

• ¡ja! ¿tu? Ni en un millón de años, niño

• Ah de todos los encargos que me pudo dar la alianza este ha sido el peor, ¿Qué hice para merecerlo?

• ¡Ser un mocoso arrogante!


Sin darse cuenta ambos estaban ya dentro del área de vegetación de la playa, pero la discusión persistía, estaban solos en ese pequeño islote, solo se oía el sonido de las olas rompiendo en la playa, y las murmuraciones de Ireth


• si genial venir a estrellarnos en este islote en medio de la nada… La gran idea…tonto arrogante…si eso es lo que es…

• ¡Ah ya cállate o voy a hacer que te calles!

• ¿ah si? ¿Y como supones que lo vas a lograr?

• ¡Pues calladote! ¡¿no entiendes el concepto de cerrar la boca?!

• ¡Ah perdón no sabia que eras centro del conocimiento del universo!

• ¡No lo soy pero tú eres una maleducada y malcriada! • ¡Ay si el niño bueno! ¡Crees que va a ser tan fácil callarme! ¡atrévete si puedes!

• ¡Me estas colmando la paciencia!

• ¡UUUUY! si que miedo le estoy colmando la paciencia al gran capitán Rake Malkar. El héroe de guerra, ¡si no tuviese gente como el sargento Azendom serias un fiasco!

• Creo que el sargento te daría disciplina como te la mereces ¡una buena tunda!

• ¡¿Y porque no lo haces tu?!

• ¡Eres una idiota, tonta y malcriada niña!

• ¡y tú eres un arrogante, presumido!

• ¡Ahhhh eres insoportable! ¡Ni siquiera puedes defenderte sola!

• Tu eres el que no puede defenderse solo ¡te detesto!

• ¡Y tú eres una debilucha!


Ireth alzo su mano para abofetear al capitán, pero este reacciono y la tomo por la muñeca, la miro fijamente a los ojos, la tensión era inmensa, sin que ella lo pudiese evitar, ella forcejo para zafarse, no podía creer que siendo mas fuerte que el le era imposible soltarse, lo miro fijo a los ojos, se perdió en ellos, para ambos el tiempo se detuvo, el la halo hasta su pecho sin dejar de ver sus ojos y la beso apasionadamente, ella trato de alejarse pero su cuerpo no le obedeció, por unos instantes se entrego a su pasión, ambos sentían que sus bocas, estaban fundidas, pero ella despertó y empujo al capitán para alejarlo de ella.


• ¡eres un maldito degenerado!

• Te advertí que te callaría... y funciono

• ¡Ya veras!

• ¿Ver que?


Ella no le dio oportunidad y lo abofeteo, lanzándolo a la blanca arena, el golpe lo dejo muy aturdido aunque en realidad era el beso lo que lo dejo así, ella vio que el golpe lo había dejado mal y se acerco.


• Disculpe capitán pero usted se lo busco

• ¡es fácil decirlo! ¿Así resuelves tus problemas? ¿a puros golpes?

• ¡Hey! no es para que se moleste el abusivo es usted • !si claro como yo no puedo responder el ataque!

• ¡Eres un niño llorón!

• ¡Y tú una abusiva!


Ambos se separaron, estaban molestos pero vivos, la ayuda no tardo en llegar, unas lanchas de patrulla llegaron es su auxilio, los recogieron y en todo el camino ni siquiera se miraron, al llegar se encontraron con el almirante Ackbar y Midas Korl ambos se disculparon por el incidente y les ofrecieron una cena especial a los dos, solos en el comedor central del hotel, además les informaron que hallaron la nave donde los asesinos habían llegado pero se había autodestruido, así que probablemente la amenaza del imperio había terminado.


Tanto Ireth como Rake, se retiraron a descansar, claro el capitán solicito utilizar las habitaciones del servicio para ducharse y cambiarse ya que la cena seria de gala, Ireth se encontró sola en la habitación, se ducho y descanso un poco, la noche llego muy rápido así que debía bajar al comedor.


La entrada al comedor tenía una gran alfombra roja, parecía que casi todos los meseros de hotel estaban ahí haciendo un pasillo, Rake había bajado primero, tenia puesto el uniforme de gala, era azul oscuro y pantalón blanco y detalles en dorado, realmente tenia mucho tiempo sin usarlo, -menos mal que lo empaque- pensó, se quedo parado en la puerta a esperar a Ireth, no paso mucho tiempo, ella comenzó a baja las escaleras.


Rake se quedo boquiabierto, Ireth llevaba un vestido tallado al cuerpo de seda de lasha, azul marino con una abertura en la pierna izquierda, el vestido dejaba al descubierto sus hombros, era sencillamente espectacular, había recogido su cabello con una trenza pero dejando un mechón de cabello sobre el lado izquierdo de su rostro, el capitán no le quitaba la vista de encima se había acostumbrado mucho a verla con ropa sencilla, para Rake era como ver a una diosa.


• ¿Entramos a comer capitán Malkar?

• Si, si… por supuesto, después de usted


Ambos entraron el le saco la silla, a ella le extraño el gesto por un momento pensó que era una tontería, pero le agradaba, ambos estaban sentados a la mesa en cada extremo de esta ya que era un poco larga y los meseros destaparon varios platillos que a la vista se veían deliciosos, uno de los meseros le pregunto que deseaban tomar.


• Le cedo el honor de pedir la bebida capitán

• Gracias… tendrán un bourton-kellise del ‘34

• Si señor, enseguida se la traigo


Las copas fueron llenadas, ambos se dispusieron a comer, cada uno dejaba escapar una mirada para el otro, había ganas de hablar pero no el valor para hacerlo, al final Rake decidió iniciar la conversación.


• Ireth yo quería… tu sabes… con respecto a lo que paso esta tarde…

• No lo digas

• Pero es que yo…

• Nunca pidas disculpas por besar a alguien

• Es que yo no debí… fui un verdadero abusador, me propase y te ofendí

• Es cierto, pero no pero no debes disculparte por besar a alguien, claro no lo vuelvas a hacer sin mi consentimiento, ¿esta claro?

• Ummmh esta bien la próxima vez le pediré permiso

• ¿Y que te hace pensar que existe la leve posibilidad de que vuelva a ocurrir?

• No lo se, solo recuerdo que no ofreciste mucha resistencia, y hasta pude pensar que te gusto

• Eres un presumido, patán y un… y un…

• ¿Un que? Vamos di que no te gusto… ¿es que acaso he dicho alguna mentira?

• ¡no voy a seguir discutiendo contigo!

• Con esas malcriadeces, no me vas a evitar

• ¡Ah eres imposible además de un abusador!

• Esta bien lo admito soy un abusador, mira no deseo seguir peleando no hay nada pero que una buena cena arruinada por una tonta discusión, ¿porque no solo somos amigos y empezamos de nuevo? ¿que te parece?


Rake se levanto de la mesa y se acerco a Ireth, con la mano extendida, ella lo miraba a los ojos y vio su mano, el le sonreía, no pudo evitar verlo al rostro, -verdaderamente es un bobo atractivo-, pensó ella pero debía guardar la compostura.


• ¿dejaras de ser un tonto, patán y abusivo?

• ¿y tú dejaras de ser una tonta, insufrible y atorrante?

• ¿Cómo dices? ¡atrevido!

• ¿Ah que más da? ¿amigos?

• Esta bien… amigos


Ambos estrecharon sus manos, sentían como si una extraña electricidad les recorriese el cuerpo no dejaban de mirarse y de sonreír, después de un breve instante siguieron comiendo, y extrañamente hablando como buenos amigos.


Al terminar la cena ambos fueron a la habitación y se pararon en el balcón a admirar el cielo, era una noche realmente hermosa, las lunas de Calamari se veían en todo su esplendor, el océano parecía estar lleno de estrellas, Rake miraba a Ireth en silencio, la contemplaba, ella ni se inmutaba aunque en realidad no le incomodaba mucho, el decidió romper el silencio.


• ¿te puedo hacer una pregunta? • Claro capitán dígame

• Esa daga que llevas ¿de donde la sacaste?

• En realidad siempre la he llevado conmigo, es la única cosa que me conecta con mi pasado

• En realidad es la primera vez que veo una daga tan hermosa, casi tan…

• ¿Tan que capitán?

• Nada olvídalo


Ella contemplaba las lunas, parecía habarse perdido en ella, su mente volaba a otros mundos, y soñaba con la felicidad que había perdido hace muchos años.


• Es simplemente hermoso hacia muchos años que no veía una luna así

• Si es hermosa pero no se puede compara con la belleza que se puede tocar y que esta justo a mi lado

• Gracias por el cumplido

• Solo digo lo que es verdad nada mas

• A veces todo no es lo que parece…


En la superficie del agua unos calamaris en sus botes se preparaban para, salir a pescar, eran varias familias con niños y ancianos todos reían y disfrutaban.


• Hacia mucho tiempo, me parecía que la luna, las estrellas, el universo y todo lo que estaba en el cielo eran inalcanzables para mí…

• Si cuando somos pequeños todo es simple y el cielo y las estrellas nos parece algo inconmensurable…

• Si pero cuando conocí el espacio no era tan pequeña, fue el quien me llevo a las estrellas y me mostró lo inmenso de la galaxia y lo que hay mas allá

• ¿el? Ah tu padre… ¿o tu novio?

• Mi esposo

• OH disculpa no sabia que eras casada

• Ya no lo estoy • ¿te divorciaste entonces?

• Soy viuda


Rake se quedo callado, realmente pensaba en que había metido la pata pero no podía soportar la tentación de saber más de ella así que trato de proseguir.


• Discúlpame si fui entrometido no debí hacer preguntas personales, perdóname

• No te preocupes, fue hace mucho tiempo ya

• Disculpa la intromisión pero ¿como murió?

• Asesinado

• Lo siento creo que te he traído malos recuerdos

• No lo has hecho, ellos siempre han estado ahí, jure que me vengaría • La venganza no deja nada bueno, solo mas dolor y sufrimiento

• ¿tu que sabes de venganza y dolor? No has vivido lo que yo viví

• Tal vez, pero se a lo que te puede llevar y como te puede consumir y hasta te puede matar

• Eso no importa

• ¡no digas eso!

• Mira niño no necesito tu opinión yo haré lo que mejor me parezca ¿entendiste?

• ¡no soy ningún niño!... yo no… ah diablos discúlpame por favor…

• No soy yo la que debe disculparse no debí reaccionar así

• Creo que ambos estamos un poco acelerados, debe ser por el licor que bebimos…

• Jajajajaja ya veo creo que no soportas mucho la bebida eres un niño en verdad

• Jajajajaja si no me acostumbro a beber

• Ya lo harás


Ambos contemplaron la luna, estaban muy cerca uno del otro, Rake quería abrazar a Ireth pero no se atrevía, no fuese a ser que lo lanzara por el balcón, lanzando un suspiro siguió la conversación.


• Ah se suponía que esta noche seria un poco más…

• ¿romántica?

• Ehhh… bueno…. Esteee… yo… tu… bueno tal vez

• ¿esta tratando de cortejarme? Vaya, vaya capitán me sorprende

• No. No me malinterpretes pero… ¿Quién me podría culpar por hacerlo?


El la miro directo a los ojos, sus miradas se entrelazaron, y ella lentamente se le acerco al rostro mientras sonreía y le guiñaba el ojo y a último momento se desvió directo a su oído derecho para susurrarle algo.


• Buen intento… pero aun tienes mucho que aprender… Rake


Ella se separo de el, el estaba petrificado, no podía mover un solo músculo, lo había dejado hechizado, solo volteo a ver como ella se alejaba de el y la brisa agitaba su vestido y su cabello era un sueño del que realmente no deseaba despertar.



CAPITULO 4 Editar

Las reparaciones del Valhala habían terminado antes de lo previsto así que en vez de ir a Calamari por el almirante Ackbar, Ireth y el capitán Malkar, partirían directamente a Coruscant, el crucero partió sin demora todos se alegraron al saber el éxito de las conversaciones entre quarrens y calamaris, todos estaban reunidos en el comedor charlando un poco cuando un androide K3PO se les acerco.


• Saludos sargento de artilleria Azendom, tiene una llamada por holored

• ¿Una llamada? ¿De quien?

• OH no dijo su nombre solo dijo “alguien que conoce la justa temperatura de la cerveza coreliana” nada mas • ¿La temperatura? ¿Que diablos significa eso sargento? Dijo Fixer

• Solo puede ser una persona…


El sargento fue a recibir la llamada, era Orius Zeth, llamaba para saber donde estaba Siul y así poder encontrase.


• ¡eres un infeliz! Te despareciste el Kalarba justo antes de la batalla con los mercenarios, de todas maneras gracias por la advertencia de que me querían matar

• Me fui porque no era útil pero sabia que no ibas a morir, eres demasiado suertudo como para eso, pero ¿Dónde estas te busque aquí en Coruscant y nadie sabia decirme donde andabas

• Nadie te lo dirá, pero te aseguro que pronto estaré allá y nos tomaremos unos tragos ¿a menos que solo hayas ido hasta Coruscant a alertarme de algún compañero loco que desea mi pellejo?

• No, tranquilo solo era para conversar un poco sobre algunas cosas pero nada que tenga que ver contigo

• Ah gracias al cielo, pero como te ubico cuando llegue a Coruscant

• No te preocupes, yo te encontrare

• Vaya que eres extraño amigo pero bueno como quieras nos vemos luego

• OK nos vemos amigo


La transmisión se termino pero Siul tenia la extraña sensación de que su amigo no le había dicho todo, pero no le dio importancia siempre era bueno volver a ver a los viejos amigos, de regreso en el comedor, la conversación estaba animada, ya que hablaban del capitán y de su “misión” a Mon Calamari, Fixer llevaba la batuta de la discusión.


• ¡No se que piensan ustedes amigos pero el capitán es un hombre con una GRAN suerte!

• ¿A que te refieres Fixer? Dijo Barzak • Yo daría mi brazo izquierdo por haber ido en su lugar, solo, en un hotel de lujo con la oficial Ireth…. ¡HUAHHHH! Debe haber alta tensión ahí

• Ten cuidado con lo que dices mocoso estas hablando de tu capitán

• Ah si sargento Azendom ¿me va a decir usted que Ireth no es todo un bombón?


Siul volteo a ver a Ariell y esta estaba esperando su respuesta con cara de pocos amigos mientras el resto se reía en voz baja.


• Definitivamente enano del infierno no aprecias tu vida... ella es un oficial de la alianza ¡te ha quedado claro eso!

• Uyy si jajá le tiene miedo a Ariell jajá jajá

• ¡ya veras te haré pedazos!

• Tranquilo Siul no te preocupes dijo Ariell tienes el derecho de responder en realidad Ireth es muy hermosa pero hay algo en ella... que no se...

• ¿A que te refieres?

• No lo se Siul es una pena y un dolor muy grandes pero también esta llena de pasión... no es una mala persona pero se cierra en si misma y mucho

• Llena de pasión… eso me gusta... dijo Fixer

• ¡no te burles Fix! -replico Barzak- ella esta triste parece como si su corazón estuviese cubierto de hielo, pero se que en su interior es alguien muy bondadoso


Todos quedaron en silencio, en especial Siul recordaba su propia tragedia, sabia lo duro que era estar solo y llevar un fardo de dolor, sabia que debía ayudar a la chica nueva, le pediría ayuda a Ariell, claro después de una larga explicación.


En Coruscant Orius recorría las calles que hace tantos años le habían resultado tan familiares, cada parte de la ciudad era redescubierta por el, recordaba las enseñanzas de su maestro, las salidas con sus amigos, las risas y también el llanto de ese día, ese maldito día de la orden 66, sintió nostalgia y decidió ir a un sitio que no visitaba en años, el “outlander club” al llegar ahí noto con alegría que había sido reabierto, fue allí donde aprendió a prepara tragos, -no era un entrenamiento Jedi pero le permitió sobrevivir- pensó, el local estaba casi idéntico, había muchas personas pero la barra estaba libre.


• ¿Que desea tomar amigo?

• ¿Aun sirven remolinos ryloth aquí?

• si, si los servimos, hacia años que nadie pedía ese trago, ¿de donde eres amigo?

• De Corellia

• Vaya pero ¿no vives por aquí no es así?

• No... soy de muchas partes

• Jajaja vaya si que eres extraño amigo, toma este lo invita la casa

• Gracias, ¿te puedo hacer una pregunta?

• Si claro

• ¿Como hago para llegar al edificio de las cinco torres?

• ¿Cuál al antiguo templo jedi? • ¿se llama así?

• ¡Si!, definitivamente no eres de por aquí fácil cualquier speedertaxi te puede llevar hasta allá

• ah ok gracias amigo

• de nada extranjero

• me llamo Orius • y yo soy Buffon Taire


Orius había aprendido con los años que una conversación mal llevada podía llevarlo a la muerte por eso, se cuido mucho de revelar lo que era y evitar preguntas comprometedoras, salio del club y subió al primer speedertaxi que encontró, este lo llevo rápidamente, aun e templo conservaba mucho de su magnificencia y esplendor desde que llego era la primera vez que se le acercaba, pero noto que había varios soldados en las puertas montando guardia, se les acerco les comenzó a hacer algunas preguntas.


• Disculpen ¿porque montan guardia?

• Se esta refaccionando este local para su uso posterior señor

• Ah ok ¿lo van a usar como salón de fiestas?

• Jajaja no señor este es el templo jedi, lo están arreglando pero el porque y para que no se lo puedo decir

• Entiendo y ¿ustedes son jedis no?

• Jajaja usted es bueno con los chistes amigo no, no lo somos, venimos de Naboo

• ¿De Naboo?

• Si, somos del 1er regimiento del cuerpo real de Naboo solo hacemos guardia


• Ah ok no lo molesto mas entonces • No se preocupe amigo dentro de poco se abrirá y tal vez vengan verdaderos jedis

• Eso espero adiós


Orius se alejo del sitio, sentía que muchos recuerdos venían a el, pero uno es especial lo atormentaba le producía un profundo dolor, las pesadillas lo habían perseguido todos estos años, sentía que la culpa lo atormentaba día tras día y que tal vez jamás se liberaría de esa carga, pero tal vez el ayudar a restaurar la paz y la justicia en la galaxia tal vez le ayudarais a expiar un poco sus propios pecados.


En el Valhala Fixer y Barzak estaban en la sala de comunicaciones, ambos estaban ansiosos por probar un nuevo sistema de comunicaciones que les permitiría proyectar holoimagenes en cualquier punto de la galaxia siempre y cuando hubiese un receptor con capacidad de holoproyeccion sin importar su capacidad era algo revolucionario pero era una buena oportunidad para probarlo.


• Aja Fix y ¿como piensas hacer una prueba?

• Simple Merlin solo necesito algún receptor que elija en un perímetro especifico y le mando la transmisión el receptor podrá proyectar una imagen como si fuese un receptor transmisor de gran capacidad ¿entiendes?

• Si... ¿pero a quien le mandaras la señal?

• Umhhh es cierto…a ver… ¡ah ya se! Al capitán Malkar el tiene un transmisor de muñeca y esta lo suficientemente lejos como para una prueba eficaz…jeje ¿Qué te parece?

• ¡bien! Pero ¿no se molestara si no le avisamos?

• No. No creo además es una simple prueba

• OK si tu lo dices


Fixer comenzar a rastrear la señal del transmisor del capitán, por su puesto estaba en Mon Calamari, lo que ellos no sabia era que Rake no lo llevaba consigo, estaba sobre una mesa en la habitación, allí solo estaba Ireth, estaba sola ya que el capitán había sido llamado por el Almirante Ackbar para darle unas instrucciones, ella acababa de bañarse, y solo tenia una tolla que cubría su torso, en ese instante llego la transmisión del Valhala en la forma de un holograma de Fixer.


• ¡saludos capitán Malkar como esta!


Ireth salto sobre la cama de la impresión se puso pálida del susto, rapiñadamente se cubrió con todas las sabanas de la cama, fue allí que se dio cuenta que era solo una holotransmision, se clamo pero no se bajo de la cama.


• ¡Fixer me has dado un gran susto! Pero ¿Cómo lograste esa tipo de transmisión? esto no es un puente de mando y aquí no hay holoreceptores

• ¿Eh? ¿oficial Ireth? ¿Dónde esta el capitán Malkar?

• No esta en estos momentos en la habitación, pero no me has respondido ¿como es que lograste la transmisión?

• A través de el transmisor de muñeca del capitán… es solo una prueba

• OK…y dime ¿puedes verme?

• No, no puedo solo oírlos

• Que alivio…

• ¿decía?

• Nada… yo le diré al capitán que lo llamaste no te preocupes

• Una pregunta ¿usted y el capitán están en la misma habitación?

• Si… ¿por?

• ¡Jajá jajá vaya si es que es un tipo con suerte!

• ¿A que te refieres? ¿de quien es la risa que se oye al fondo?

• No nada es solo Barzak que le envía saludos, bueno disfruten su estadía, dígale al capitán que no lo recogeremos sino iremos directo a la capital, gracias oficial Ireth, no desaprovechen la oportunidad ¡fuera! • ¡mocoso insolente tu…!


A Ireth no termino la frase ya que la comunicación se había cortado, ¿Qué pensarían de ella Fixer y Barzak? Nada bueno seguramente aunque eres solo unos chicos así que no le daría importancia solo deseaba regresar a Coruscant lo antes posible, su mente y sus sentimientos estaban algo confusos, trataría de ponerlos en orden, en es instante Rake entro a la habitación.


• Disculpe capitán recibió una transmisión de sus hombres en el Valhala, no vendrán a recogerlo, Irán directo a Coruscant

• Ah gracias, ¿pero como llego la señal?

• A través de su localizador, es un nuevo sistema pero no se nada mas

• Seguro que fue Fixer

• Exacto

• Vaya no me extraña… ¿pero te vieron? ¿así?


Ireth se percato que aun estaba vestida solo con la toalla, trato de cubrirse más con las sabanas, Rake no pudo evitar reírse cosa que a ella no le agrado del todo.


• A mi no me causa ninguna gracia capitán, es usted un falta de respeto

• A mi si me causa mucha gracia

• ¡Eres un imbecil!

• Hey no te enojes


Ireth tomo una de las almohadas de la cama y de la aventó pero esta vez el capitán logró esquivarla.


• ¡ja! Fallaste

• ¡cállate tonto! ¡toma!


Ella siguió lanzándole cojines y uno de estos fue a dar directo contra uno de los espejos, haciéndolo estallar con el impacto, Rake se dio cuenta al parecer cada objeto aventado iba con mas fuerza, así que detenía a la chica o el iba a llevar la peor parte poco a poco comenzó a acercarse.


• ¡Cuidado puedes causarme daño!

• Eso es justamente lo que quiero

• ¿Ah si? ¿es que acaso soy un bufón para que me estés golpeando?

• ¡Eres peor que un bufón!

• Ah ¿con que eso soy?


Sin darse cuenta Rake llego justo al frente de Ireth, esta iba lanzarle la ultima de las almohadas, el tomo la muñeca de la chica justo cuando se la iba a aventar, ella soltó la almohada, trato de zafarse, pero en el forcejeo halo al capitán y este cayo sobre ella, sus ojos se encontraron, ella seguía forcejeando pero con menos intensidad, ambos podían sentir la respiración del otro los rápidos latidos de sus corazones.


• ¡Tú eres un atrevido!

• Si lo soy, y tu eres simplemente hermosa


Rake la beso apasionadamente, ella no lo impidió por primera vez en mucho tiempo se dejo llevar por la pasión, algo que pensó que había perdido, los dos se entregaron a sus deseos sin restricciones, teniéndolos solo a ellos como testigos.


En el Valhala, Siul y Ariell estaban comiendo a solas, el contemplaba cada movimiento de ella, para el era algo divino el solo verla, aunque a ella aun le parecía un poco extraño esa grado de atención.


• No me mires así Siul -dijo con una sonrisa

• Aja y ¿como quieres que te mire?

• Es que no se…

• ¿Te desagrada que te mire?

• No es que tus ojos son tan tiernos que no puedo…

• ¿tiernos? No sabia que tenia ojos tiernos

• si los tienes • y son todo tuyos….


El se acerco y la beso, se sentó a su lado a conversar sobre ellos sobre su futuro pero sobre todo el amor que había en al ambiente, en ese instante Fixer y Barzak se acercaron a los dos, para informarle al sargento Azendom sobre la transmisión exitosa que habían tenido hace poco.


• Felicitaciones Fix, y ¿que les dijo el capitán?

• No hablamos con el sargento…

• ¿Entonces con quien se comunicaron?

• Con la oficial Ireth estaba en la habitación del capitán pero el no estaba le dejamos el mensaje a ella

• Déjenme ver si entendí ¿ella estaba en la habitación del capitán con el transmisor de el?

• Si sargento

• Vaya, vaya, vaya, ¿que les parece?

• ¡Ay Siul siempre tu y tu ideas tal vez no se nada malo! dijo Ariell

• pero si yo no he dicho nada solo dije que tal vez el y ella estén intercambiando….

• ¿Técnicas de pelea cuerpo a cuerpo?

• ¡Fixer!

• ¿Pero que dije?

• Olvídenlo mejor vayan a descansar ¿entendido?

• Si sargento Azendom


Ariell y Siul estaban pensando lo mismo, ¿seria posible que Ireth y Rake tengan un romance?, los dos rieron felices, hacían una linda pareja, pero eso solo lo sabrían cuando retornaran a Coruscant, mientras tanto todo lo demás eran conjeturas.


En al área de practicas de tiro Assad y Meia entrenaban junto a Rook, a pesar de que al principio eran muy apartados habían logrado compenetrase mucho con el grupo, esta era una verdadera familia a pesar que eran soldados de elite, pronto Meia termino y decidió ir a descansar un rato en las barracas, se sentó en su catre y saco el pequeño holoproyector, veía la imagen del hombre y los niños con mucha nostalgia, no se percato que Barzak y Rook habían entrado a las barracas.


• ¿Son tu familia no es así?

• ¿Eh? pero ¿cuando entraron?

• Hace poco no quisimos interrumpirte

• no se preocupen, pues si son mi familia mis esposo y mis dos hijos • ¡vaya! ¿tienes dos hijos?

• Si uno de 8 y otro de 5 tengo nueve años de casada pero la guerra nos tiene separados, ellos están como refugiados en una de las flotas de la alianza, pero hace poco me entere que irán a Bespin, allí los veré de nuevo

• Que bien me alegro por ti

• Gracias

• GRWHAHHH

• Si el wook tambien esta alegre

• Gracias a ti tambien Rook


Los tres se quedaron conversando sobre sus vidas y sus posibles destinos esta era la vida de una fuerza de elite, de ahí sacan su fuerza y su determinación, de la esperanza de un futuro mejor.

CAPITULO 5 Editar

La habitación permanecía en completo silencio, solo se escuchaba el respirar calmado de los dos amantes, pero uno de ellos no estaba dormido, Ireth contemplaba al capitán, su mirada denotaba una mezcla de sentimientos y de sensaciones que pensó jamás volver a sentir, su cuerpo había despertado de nuevo pero su mente le decía que no era lo correcto, ella se levantó de la cama y se envolvió en una manta, se acerco al balcón para poder meditar y pensar en o que había sucedido.


Rake abrió los ojos y noto que ella no estaba en la cama miro para todas partes, y la vio en el balcón, se quedo un rato admirándola, para el era un sueño ella era todo el universo en ese solo instante –es demasiado hermosa- pensó, pero también lo atemorizaba la posibilidad de que ella no sintiera lo mismo, se levanto se acerco a ella y la abrazo, ella se volteo y comenzaron a charlar, los temores del capitán se hacían mas palpables a cada palabra que ella decía, el prefirió alejarse esas frases lo herían, al final ella decidió contarle su doloroso pasado, el dolor y la pena llenaban sus palabras al final el la abrazo y así sin mas ni mas el sol de la mañana lavo las lagrimas y el dolor de la noche.


Ninguno de los dos pronuncio palabra en el desayuno solo se miraban pero en ellos se podía oler las ansias de decirse mas cosas pero preferían callar dentro de poco dejarían Mon Calamari tal vez la aventura terminaría, después del desayuno recogieron sus cosas, el salio primero de la habitación ella se quedo sola miro a su alrededor y vio la flor que Rake le había traído, la tomo y la guardo en su maleta no sin antes olerla y abrazarla, sentía muchas cosas pero tal vez cuando regresar a Coruscant estarían mas claras para ella.


El Valhala arribo Coruscant sin mayores contra tiempos todos desembarcaron y se dirigieron a su cuartel, la coronel Orelem debía entrevistarse con la canciller Mon Mothma, para rendir cuentas sobe la operación en Kalarba, así que los recons tendrían mucho tiempo libre mientras el capitán Malkar regresaba de Calamari, Rook, Fixer y Barzak decidieron ir al circo, y tratarían de convencer a Ariell de que los acompañara.


• ¡Vamos sargento Ika venga con nosotros! Rogaba Barzak

• ¡si ande venga así se distrae un poco hay que aprovechar los ratos libres! Dijo Fixer

• les agradezco chicos pero hay mucho por hacer, Siul tiene muchos informes y yo también

• ¡bah! Esas son excusas además Barzak y yo nunca hemos compartido con todos… es una oportunidad… y no creo que el sargento Azendom necesite niñera, ande vamos ¿si?


En ese instante Siul estaba parado justo detrás de Fixer, sin que este se percatara de su presencia


• ¿Qué dijiste enano?

• Auch… ¿me va matar verdad sargento Ika?

• No, no lo hará… Siul los chicos me están invitando al circo….

• ¿al circo? No es mala idea deberías ir tal vez así no confundan a Fixer con un mono-lagarto kowakiano jajajajaja

• ja, ja, ja, muy gracioso sargento…

• ve Ariell aquí hay poco por hacer además, que te has ganado un descanso, • lo haré • usted esta invitado también sargento Azendom

• ¡no gracias! Ya me bastan con sus tonterías en la base como para no tener que cuidarlos en las calles vayan y diviértanse


Los cuatro salieron y fueron directo al terminal de speederbuses, todos estaban animados, desde que se incorporaron a los force recon no habían tenido mucho tiempo de esparcimiento, así que aprovecharían la oportunidad, mientras Siul recibió un mensaje de su Orius Zeth este lo cito en el outlander club, este se alisto y salio de inmediato para tomar unos tragos con un viejo amigo.


Ireth y Rake abordaron un crucero corelliano el cual los llevaría de vuelta Coruscant, desde aquella noche no se habían dicho ni una sola palabra, al fin se despidieron de todos en Calamari, partieron a la hora indicada iban prácticamente solos ya que el almirante Ackbar decidió quedarse unos días mas, para tomar unas pequeñas vacaciones, Rake e Ireth estaban en sus correspondientes camarotes, el no podía dormir tenia muchos sentimientos en conflicto, y ni siquiera la fuerza podía ayudarlo esta vez, decidió ir a conversar con ella para aclarar las cosas, o por lo menos saber si ella sentía algo parecido, al tocar la puerta de su camarote ella le permitió pasar y comenzó la charla.


• ¿Que desea capitán Malkar?

• Yo deseo hablar contigo sobre lo que paso…

• Lo que paso no debe ocurrir de nuevo, solo fue un hecho fortuito nada mas • OK un hecho fortuito… desconocía que los hechos fortuitos hiciesen latir el corazón mas rápido, y lograsen besos mas intensos…

• ¡Es un falta de respeto!

• ¡si lo soy! Pero no niego lo que siento, ni lo que pienso y trato de dejar el pasado atrás

• ¿Cómo te atreves? Eres un degenerado… yo sufrí como nadie…

• ¡y mereces ser feliz de nuevo!

• ¡tu no sabes lo que yo necesito eres solo un niño con ansias de gloria nada mas! ¡Eso es lo que eres para mí!


Rake se quedo pasmado, sintió que el tiempo se había congelado, lo habían herido como nunca en su vida, no supo como reaccionar, ella se quedo observándolo, no había medido sus palabras, vio como el rostro de Rake expresaba sorpresa y dolor.


• Rake yo…

• No digas mas creo que ya dijiste suficiente, creo que el del error soy yo merezco esto, después de todo…solo soy un niño…adiós


El capitán salio apresuradamente del camarote sentía que se asfixiaba, casi corre por los pasillos del crucero y llegar al sitio mas alejado de ella, al fin llego a un ventanal, allí observo el espacio y trato de meditar pero su propio conflicto interno no lo dejaba, de repente una presencia interrumpió el momento.


• Cuando sonríes te ves mejor Rake, no debes molestarte, por lo menos aun somos amigos

• ¿debo sonreír porque somos amigos? ¿o porque solo seremos amigos después de lo que paso y de lo que me dijiste?


Se miraron directo a los ojos ella vio el dolor y las emociones que yacían dentro de el, dejo que sus sentimientos la llevaran no deseaba mas dolor en sus vida, se abalanzo sobre el y lo beso con todas sus ganas parecía que ese beso se perpetuaría por toda la eternidad, se perdieron en sus labios, ella lo deseaba mas que nunca, de repente se separaron.


• Rake yo… esto no debe pasar

• Pero pasa Ireth


Rake tomo la mano de Ireth y la coloco sobre su pecho


• ¿Lo sientes? Cada vez que estoy cerca de ti así se pone mi corazón

• En el nombre de… Rake es que no entiendes tu y yo vivimos diferentes realidades, ya te lo dije, jamás nos dejaran en paz

• Pues prefiero morir, estoy dispuesto a lo que me pidas…

• ¿Estas dispuesto a vivir en secreto una relación imposible? ¿estas dispuesto arriesgarlo todo? ¿estas…

• ¡si lo estoy! Ireth mírame a los ojos y veras que no hay mentira cuando hablo contigo


Ella no lo podía creer este chico estaba dispuesto a perder todo lo que había logrado solo por ella, pero no podía darse el lujo de arriesgar tanto, aun así sus deseo la controlaba en eso momento, lo volvió a besar, ambos sabían que habían dado el primer paso a un camino totalmente incierto.


Siul caminaba por las calles de Coruscant, estaban muy animadas parecía que jamás hubiese sucedido nada, había alegría y alboroto, no le fue difícil llegar al outlander era un local muy concurrido, al ingresar vio a Orius en la barra se le acerco y o saludo con un fuerte abrazo.


• ¿Cuánto hace que llegaste a Coruscant?

• No hace mucho me entere de tu éxito en Kalarba • No fue mucho pero fueron los chicos quienes se destacaron y dime ¿porque desapareciste?

• Es una larga historia... ven sentémonos y tomemos algo, ¿aun eres devoto de la cerveza coreliana?

• Siempre amigo


Ambos se sentaron el la barra, y pidieron sus bebidas, en el otro extremo de la barra, un par de devaronianos los observaban con mucho interés, pero ellos no les prestaron atención y siguieron su charla.


• Bueno Orius ¿que te ha traído aquí? no creo que hayas venido solo a tomar remolinos ryloth conmigo

• Estas en lo cierto Siul, tu me conoces desde hace tiempo pero jamás te conté como llegue a Kalarba, ni quien soy en realidad...

• Bueno el pasado de las personas nunca me ha importado ¿o es que eres un asesino?

• No lo soy aunque a veces dudo de eso...

• Hey Orius me estás asustando amigo ¿que estas tratando de decirme?

• Yo soy un ...


En ese instante los dos devaronianos se les acercaron, con una actitud bastante amenazadora.


• ¡ustedes dos, humanos! No nos agradan aquí ¡váyanse!

• No queremos problemas señores dijo Orius

• ¡cállate! ¡no me interesa lo que tengas que decir!

• Oye cuernudo ¿no has pensado en que con esa actitud solo vas a conseguir problemas? Dijo Siul • ¿Y quien me los va a provocar? ¿tu humano?

• No sino mi blaster... mira hacia abajo


Siul estaba apuntando al devaroniano justo entre sus piernas, pero el otro devaroniano sujeto a Orius por el cuello, y apuntadole con un blaster justo a la cabeza.


• Jeje ¿que piensas hacer ahora humano?

• Nada solo que si no lo sueltas tu y tu amigo serán comida de rancor en pocos minutos

• ¿ah si y como aran eso?

• Fácil idiota


Orius se movió muy rápido rompiendo la llave de sujeto le quito el arma y de un solo golpe lo lanzo sobre la barra, mientras Siul golpeo al otro devaroniano con la cacha de su blaster, ambos se recuperaron y sacaron sus vibro-cuchillos, y se abalanzaron sobre Siul Orius estaos los esquivaron, logrando conectar algunos golpes, a final lograron desramar a los sujetos tomarlos por los cuernos y estrellarlo uno contar otro dejándolos fuera de combate.


La gente del local los aplaudió, parecía que el par eran de buscar pleito, pero ya no lo haría más, la policía de Coruscant llego y se los llevo, Siul y Orius se volvieron a sentar en la barra a terminar su conversación.


• ¡vaya hacia tiempo que no teníamos una buena pelea en un bar!

• Si esos eran buenos tiempos

• Si que te moviste rápido Orius, jamás te había visto esos movimientos

• Eso es pare de lo que voy a contarte Siul... yo en realidad soy un Jedi

• ¿Eres un que?

• Soy un Jedi, déjame contarte y veras cual es mi historia... vengo de Dantooine, como la mayoría de los Jedis comencé a entrenar muy niño, me convertí en padwan justo cuando estallaron las guerras clónicas, mi maestro y yo estuvimos en innumerables batallas, pensábamos que hacíamos lo correcto... estábamos equivocados

• Un momento Orius si eras un Jedi, ¿como escapaste de la purga?

• No fue fácil, pero fue muy doloroso también, un día el consejo nos envió a detener a un supuesto colaborador de los separatistas, era solo un arresto nada mas, llevamos algunos soldados clones, solo en caso de que hubiese resistencia, pero todo salio mal, en ves de un arresto se convirtió en una masacre, nunca he podido olvidar ese día, ni los rostros de los que matamos, jamás...

• Es muy triste escuchar eso Orius yo no sabia... ¿pero como llegaste a Kalarba?

• Después de incidente fuimos a Saleucami, allí se ejecuto la orden 66

• ¿orden 66?

• Si el supremo canciller Palpatine ordeno la ejecución de todos los Jedis con esa sola orden fue una trampa desde un principio, la guerra los clones, todo fue una conspiración para acabar con los Jedis, yo logre escapar, en una capsula, y fui recogido por unos Ithorianos, ellos me llevaron a Kalarba ahí me refugie con unos amigos, hasta que la purga bajo de nivel, gracias a lo que había visto con mi maestro fue que logre hacerme barman de la taberna y fue donde conocí a Aeris y a ti.


Siul estaba sorprendido jamás se imagino en todos estos años que un simple barman en realidad era un Jedi, sabia por sus palabras que había sufrido mucho, pero también que el hecho de estar allí en Coruscant no era casualidad.


• ¿Asumo Orius que estas aquí por Luke Skywalker?

• De veras que no se te puede engañar pues si estoy aquí por el quiero ayudarlo a restaurar la orden de caballeros Jedi, y quería ver...

• ¿Si te podía ayudar? ¿Como mes haces esa pregunta?, ¡claro que si! pero déjame ponerte en contacto con una persona primero, eso si no mas secretos por favor

• ¿Y esta persona es?

• Otro amigo pero no te daré mas detalles hasta que logre organizar bien las cosas ¿vale?

• Esta bien amigo mió

• Bueno que esperamos para brindar ¡salud!


Ambos tomaron alegremente al vez la oportunidad de redimirse había llegado para Orius Zeth.


Ireth y Rake estaban en el salón de descanso, y aun se besaban, de repente uno de los tripulantes de la nave paso por ahí los dos se asustaron trataron de disimular la situación con una charla improvisada, alo cual el tripulante no hizo caso omiso y siguió su camino, Rake la miro y se sonrió y ella trato de guarda la seriedad pero no aguanto las ganas de reírse, así que no se pudo contener y no detuvo sus carcajadas, pero en un momento se detuvo y miro fijamente al capitán.


• Capitán... sugiero que nos vayamos de aquí

• ¿A dónde? Yo estoy muy a gusto aquí

• A un sitio menos... publico

• Ah no se... déjame pensarlo un poco... a ver

• ¿pensarlo? ¿Cómo que va a pensarlo? Usted es...

• Ah ya entiendo es una orden directa ¿no es así?

• Pues si es una orden directa

• Caramba nunca pensé que me daría una orden que va en contra del decoro entre oficiales de la alianza... hace un momento no estaba dispuesta a eso

• Puedo cambiar de idea muy rápido, capitán Malkar

• ¡Entendido señora! La seguiré a donde usted ordene

• Eso espero


Ambos se levantaron y se perdieron de vista dentro de la nave al parecer el sentido común no había logrado amilanar los sentimientos de los dos y en especial de la oficial Ireth.


Al fin llegaron a Coruscant, aunque en realidad el viaje se les había hecho muy corto, al bajar del crucero un vehiculo oficial los llevo directo a las oficinas de la inteligencia de la alianza, Rake se despidió de ella por el momento ya que solo Ireth presentaría el informe preliminar de sus actividades en Mon Calamari, este informe seria verbal y directamente ante el consejo de la alianza, al llegar al salón solo vio a dos personas a la canciller Mon Mothma y al Borks Fel`ya, estos le hicieron una serie de preguntas y al final quedaron muy satisfechos y a la espera del informe escrito, a su vez le dieron una noticia, permanecería con los force recon por tiempo indefinido, no solo como oficial de inteligencia sino como agente de campo, por lo cual estaría con ellos en sus cuarteles, a lo cual, respondió de buena manera estaría cerca de sus amigos y de Rake.


El capitán Malkar fue recibido por todos con una pequeña fiesta, aprovecharon que no había mucha actividad, Siul y Ariell reportaron todas las incidencias de Slius Van, y conversó un poco sobre la misión de Calamari.


• Dígame capitán ¿como estuvo Calamari? pregunto Siul

• Muy movido sargento, aunque al final todo salio bien, la paz ahora reinara en ese planeta

• Ummmhh y ¿como se comporto la oficial Ireth?

• ¿ella? Pues es un poco difícil de tratar, bueno diría que muy difícil, no imposible de tratar…. Este, bueno a pesar de eso es muy profesional…

• Ok entiendo… y ¿como es eso que estaban en la misma habitación?

• ¡SIUL! Grito Ariell

• Pero si yo no he dicho nada malo…

• No se preocupe, estábamos en la misma habitación pero separados • No entiendo • Separados, bueno en la misma cama pero en diferentes zonas

• Ah ok vale ahora entiendo • Discúlpenme tengo que ir a desempacar ya regreso

• Vaya capitán


Siul tenía una sonrisa maliciosa sabia que no era toda la verdad lo que Rake decía, Ariell lo miro con cara de molestia pero al final los dos se rieron y dejaron las cosas así, poco tiempo después llego Ireth y aprovecharon para darle a ella una bienvenida calurosa, ella no estaba acostumbrada a eso pero se dejo llevar, les dijo a todos que a partir de ese día permanecería con ellos como uno mas de los recons todos celebraron, y por supuesto Fixer tenia algo que decir.


• Que bien oficial Ireth, al fin tendremos a alguien que aviente al sargento Azendom cuando se ponga quisquilloso

• ¿Qué dijiste maldito mocoso?

• Nada sargento

• ¿Tienes deseos de limpiar el Valhala con la lengua?

• No sargento…


Todos rieron por primera vez Ireth se sentía parte de un grupo de gente que la apreciaba, pero no veía al capitán Malkar, pero prefirió no preguntar por el para no levantar ninguna sospecha.


Todos se fueron a descansar al día siguiente tendrían algunas practicas y ejercicios, y serian los primeros en los que Ireth participaría oficialmente, pero antes fueron al comedor a desayunar, la sorpresa de Rake fue inmediata aunque debía controlarse.


• Oficial ¿Qué hace usted aquí?

• He sido asignada a la unidad como agente decampo por lo momentos

• Esa es una excelente noticia


Siul y Ariell se acercaron y murmuraron, con cara de extrañeza


• ¿No que era insoportable?


Ireth se sentó al lado de Fixer y de Barzak, y el capitán se sentó al otro extremo de la mesa lo mas alejado posible de ella, todos estaban comiendo en silencio aunque, había una cierta electricidad en el ambiente así que como siempre Fixer fue el primero en conversar


• ¿Eh disculpe capitán no desea sentarse en mi lugar?

• No Fix

• Ummhh entiendo es que no me parece adecuado que este tan alejado de nuestra invitada

• Estoy cómoda así Fixer gracias dijo Ireth

• Entiendo bueno ustedes se lo pierden


Todos reían en voz baja incluso el sargento Azendom, pero se reían de los rostros de Ireth y de Rake, sus caras estaban ruborizadas pero no hicieron mas caso de ellos y terminaron de comer, de ahí se dirigieron a los ejercicios, Ireth destacaba por su fuerza y agilidad así como por su velocidad pero no solo por eso sino por la manera como ayudaba al resto del grupo, después de todo un día de practicas se fueron a las duchas y a descansar.


Ireth iba caminando por uno de los pasillos cerca de una de las terrazas, escucho una música, una tonada que venia de una de esas terrazas, siguió la música, al llegar al balcón observo al sargento Azendom tocando un instrumento el era el origen de la tonada, se le acerco justo cuando termino de tocar, además de eso observó los tatuajes del sargento y el de su brazo derecho le llamo mucho atención pero prefería hablar de música.


• Caramba sargento no sabia que tocaba usted tan bien, fue hermoso

• Gracias oficial

• Ya le he dicho que me llame Ireth además no estamos en servicio

• Entonces llámame Siul y estamos a mano

• Jaja esta bien admito mi error pero en serio tenia tiempo que no escuchaba música tan hermosa

• Toco desde hace mucho tiempo, lo hago para relajarme y recordar a los que ya no están…

• ¿Lo dice por su prometida no es así?

• En parte ahora toco no solo por ella sino para Ariell que es mi presente

• ¿y su futuro tal vez?

• Tal vez… pero creo que tu futuro tampoco esta muy lejos…

• ¿Que quiere decir con eso?

• Nada, nada solo que por ahí hay alguien muy interesado en ti…

• Yo no estoy interesada en nadie


En ese instante Ariell se les unió, se sentó al lado de Siul con su habitual sonrisa.


• ¿Hola Ireth como estas? ¿de que hablaban?

• Bien Ariell no decíamos nada importante

• ¿nada importante? Yo no creo eso dijo Siul

• ¿y como es eso?

• No se… aun ella no nos ha dicho nada sobre la misión a Calamari…

• ¿el capitán no les ha contado nada?... Digo sobre la misión

• no esperábamos que tu nos contaras como les fue • Siul por todos los cielos, si ella quiere contar que cuente sino déjala tranquila dijo Ariell • Gracias Ariell pero si el sargento quiere saber que paso no paso nada solo cumplimos la misión y mas nada


En ese momento el capitán Malkar llamo a Ariell, para una pequeña reunión se despidió dejando solos a Ireth y a Siul.


• Vaya cuando las cosas son ciertas….

• ¡Ay Siul por favor!

• ¿Niegas que tú y el capitán se traen algo entre manos?

• ¡El y yo NO tenemos ninguna relación fuera de la meramente profesional!

• Umm ¿profesional? Cree lo que quieras Ireth yo se leer las miradas, pero si tu quieres no te preguntare mas, lo único que te digo es no niegues lo que sientes

• No estoy negando nada… es que yo no siento nada por el ni tengo nada con el

• Bueno como quieras y ¿dime como te sientes ahora que eres parte del grupo?

• ¿parte del grupo? Pero si solo he estado aquí unas semanas con ustedes

• pues para todos eres una mas del equipo • gracias no sabia eso… yo… me siento

• no des las gracias, bueno me tengo que ir debo hacer mi reporte diario, te veo luego

• si sargento

• ¡demonios que no estamos en servicio! Llámame Siul

• esta bien Siul


Ireth se quedo pensativa, era parte de un grupo al que veía desde afuera como una familia, ellos la habían aceptado sin mas ni mas, ya tenia suficientes demostraciones de que la apreciaban, así que se daría la oportunidad de integrarse mas al grupo, aunque sin que los demás lo supiesen estaba mas integrada a uno de ellos.


CAPITULO 6 Editar

Todos estaban en el comedor desayunando, los recon estaban en pleno, Ireth y Fixer estaban sentados uno al lado del otro, estaban comiendo muy animadamente, hasta que se escucho un grito desde la cocina, todos se acercaron a ver que era, y el cocinero besalisk saco una rata womp de goma de la sopa del almuerzo, Ireth noto que Fix estaba en un rincón riendo a carcajada suelta, sabia que el era el responsable. El capitán se retiro y Ireth quedo solo con los demás, insistieron en que ella les contara lo que había pasado en Mon Calamari, al final ella accedió y les contó de su experiencia, claro omitiendo lo que había sucedido entre ella y el capitán.


• Realmente no puede creer que hayas sacado al capitán de sus cabales dijo Fixer

• ¿y porque no? Lo hice dijo Ireth

• no creo que tengas la madera para ser experta en esos menesteres

• ¿ah no? No tienes idea con quien estas hablando niño

• Esta bien chicos cálmense aun nos quedan 10 minutos de descanso nos vemos en la sala de tiro dijo el sargento Azendom


Fixer y Ireth se quedaron solos en el comedor se miraban de cierta manera como retándose al final fue el quien se manifestó.


• Te apuesto a que no puedes hacer una broma digna de sacar a alguien de sus cabales…

• ¿apuestas? Me parece interesante ¿Cuánto?

• 50 créditos para empecer a ver si tienes las agallas

• jajajajaja ¿agallas dices? Cuando quieras

• esta bien ¿que te parece Barzak como blanco?

• Esta bien

• Entonces veremos de que estas hecha


Los dos salieron, y fueron directo a la sala de practicas habían iniciado una “carrera de bromas” para ver quien era el mejor, y serian los desprevenidos recons quienes serian las victimas en esta justa.


Al final del día todos se dispusieron a dormir, todos estaba agotados y se fueron a la cama a la hora de siempre, todo estaba en calma solo Assad estaba de guardia, observo unas sombras que se movían en los alrededores de las habitaciones del capitán y de la oficial Ireth pero al revisar no había nada fuera de lugar, de repente un grito estruendoso se escucho por todas las barracas, todos se despertaron y fuero directo a donde dormía Barzak, al mira todos vieron al chica que saltaba de un lado para otro como si estuviese bailando y gritando a la vez.


• Quítemelas, queitemenlas, QUITENMELAAAAASS!!!

• ¿Qué demonios ocurre aquí Barzak?

• ¡Los tengo encima los tengo encima AUXILIO!


El sargento se le acerco la tomo por los hombros y se percato que tenia algunos insectos encima no eran muchos y al parecer ninguno era venenoso, así que calmo a la chica le quito algunos insectos y le pidió a Meia que la llevara a las duchas, estaba aterrada y llorando, se acerco a la cama donde ella estaba durmiendo y al levantar la sabana vio que había muchos mas insectos y una pequeña nota solo tenia escrito las letras “BF”,el sargento noto que todos trataban de aguantar la risa, incluso el capitán Malkar.


• ¿Esta bien quien fue el gracioso?

• Creo que todos estaba durmiendo sargento yo no vi nada extraño dijo Assad

• Muy bien esperemos que esto no se repita, aunque si llego a capturar al “BF” sufrirá un castigo tan grande que sus nietos lo van a sentir ha quedado claro


Todos asentaron y se retiraron, se veían con cara de sospecha pero Fixer sabia quien era el responsable, la chica había demostrado mucha habilidad para las bromas era todo un retos para el, al fin alguien digno en el campo de las bromas pesadas.


Al siguiente día, todos estaban desayunando como de costumbre Barzak se le acerco a Fixer muy molesta.


• ¡¿fuiste tu verdad?!

• Hey no te enojes no fui yo… aunque no niego el gran merito del autor

• ¿No fuiste tu entonces?

• No si quieres revisa las cámaras de seguridad y ve que estaba durmiendo además Rook y Assad pueden corroborar mi historia…

• Esta bien te creeré… solo por esta vez… pero si llego a saber quien me hizo esto le lanzare una maldición ¡esta claro!


Todos asentaron, Barzak se fue, después de un breve silencio todos empezaron a reírse, aunque era un acto de indisciplina, no dejaba de ser muy gracioso, todos se retiraron menos Fixer e Ireth.


• Debo admitir oficial que supero mis expectativas

• Si lo que tu digas pequeño… ¿donde esta mi dinero?

• Aquí esta

• Gracias pero no se no es divertido quitarte tu dinero de esta manera, te reto a que tu hagas una

• Jejeje eso es música para mi oídos, pero quien será la victima

• ¿Que te parece el wookie?

• OH una apuesta grande eso me gusta que sean entonces 150 créditos

• Trato hecho niño jejeje


A la mañana siguiente, todos se levantaron, y fueron al patio para hacer los ejercicios de rutina, de repente todos comenzaron a reír cuando apareció Rook, el estaba extrañado, y el sargento Azendom le señalo que se viese en un espejo, el wookie fue al baño, al llegar ahí vio que sus trenzas estaban teñidas de rosado y tenían lazos rojos al final, además de tener las garras pintadas de rojo, no se había percatado porque se quedo dormido.


En el patio se escucho el poderoso rugido de Rook, salio como una tromba, dispuesto a despedazar a el responsable, el sargento Azendom lo detuvo y le quito un pequeño papel que tenia pegado a la espalda, “BF” había atacado de nuevo, en el comedor todos se miraban con sospecha aunque no dejaban de admitir que era gracioso, nuevamente Fixer e Ireth se reunieron en un sitio apartado.


• Debo admitir que tienes agallas mocoso, ese wookie te arrancaría los brazos de saber que fuiste tu

• No lo haría es muy bueno… pensándolo bien si lo haría, muéstrame el dinero jejeje

• Aquí esta pero no creo que esto deba quedar así • Estas en lo cierto….


Ireth y Fixer habían decidido jugarle bromas pesadas a todos, cada mañana se convirtió en su escenario para los crueles ataques de “BF”, el sargento Azendom y el capitán Malkar, trataban por todos los medios d desenmascarar al ahora famoso “BF”, se ordeno redoblar las guardias nocturnas pero parecía inútil, era indetenible… claro el hecho de que solo unos pocos no hubiesen sido victimas levantaba sospechas, y por supuesto todos sospechaban de Fixer.


Ya casi todos habían sufrido los ataques de “BF”, la ultima victima Ariell encogieron su uniforme, a tal punto que casi le cortaba la circulación, aunque al sargenteo Azendom realmente no le desagradaba la idea, ella no estaba muy feliz de ir por ahí con el uniforme adherido al cuerpo, el capitán le ordeno que fuese al intendencia a buscar uno nuevo, los dos verdaderos bromistas disfrutaban de su éxito, sola había reportes de movimientos extraños cerca de las habitaciones del capitán y de la oficial pero nada que los ligara a “BF”, pero aun había un par que aun no era victima de sus travesuras, Siul Azendom y Rake Malkar.


El sargento Azendom estaba empeñado en descubrir quien era el “BF”, sin decirle a nadie, decidió hacer una ronda nocturna por si solo, esa misma noche la guardia estaba asignada a Merlin Barzak, así que el sargento hizo los arreglos para que sus pasadas fuesen distantes y así tenderle una trampa al gracioso de las bromas.


Ya era pasada la medianoche, cuando el sargento salio de su habitación, justo en ese instante vio una sombra que se movía en dirección a la habitación de Ireth, -al fin te tengo- pensó, se le acerco sigilosamente pero el sorprendido fue el cuando vio de quien se trataba,


• ¡capitán Malkar! ¿que hace usted a esta hora por aquí?

• ¿Yo sargento? Bueno yo estaba…. Bueno usted sabe estaba…. Buscando al bromista eso estaba haciendo

• Ummm ya veo…. ¿Y lo pensaba buscar en ropa interior?


Rake bajo la mirada y se percato que solo llevaba puesto una franela y unos boxers, su rostro se puso rojo de la vergüenza.


• No, no en ropa interior pero…

• ¿Y pensaba buscarlo en la habitación de la oficial Ireth?

• No, este no sargento… pero un momento ¿que hace usted aquí?

• Yo estoy buscando al tal “BF”

• ¿y como se yo que no es usted el bromista?

• Vamos Rake yo no soy hombre de esas niñerías

• Ummmhhh tal vez… pero no tengo garantías de que eso sea verdad

• OK, ya veo esta bien entonces si algo pasa en la mañana sabremos que el bromista esta entre usted y yo

• Eso es cierto


Ambos se quedaron mirándose, esperando que el otro se retirara, Rake estaba ansioso de que el sargento se fuera


• ¿No se va a dormir sargento?

• ¿yo? No falta poco para el amanecer y ¿usted?

• Este… si me voy a dormir buenas noches sargento

• Eh disculpe capitán

• Dígame

• Esa es la habitación de Ireth

• Ah jajá que descuidado soy discúlpeme

• Si… descuidado


El capitán apresuro el paso para llegar a su habitación y desde la habitación de Ireth se escuchaba una risa en voz baja, al parecer alguien había disfrutado mucho del dialogo del sargento y del capitán.


Esa mañana no hubo ataque del “BF”, así que Rake y Siul no eran los responsables o por lo menos era lo que ellos pensaban, Fixer estaba ansioso por un nuevo reto, seria la apuesta final, las dos victimas más codiciadas, y verían quién le gastaba la mejor broma, ambos discutieron estos asuntos en un lugar apartado del cuartel.


Habían pasado ya tres días desde el ultimo ataque del famoso “BF” parecía que todo estaba en calma, otro mañana y otro desayuno juntos pero pasaba algo raro el sargento Azendom no estaba en el comedor, de repente apareció, estaba aun somnoliento ya que había prestado servicio en dos guardias consecutivas, fue directo a la maquina de café, saludando rápidamente, de pronto todos comenzaron a reírse, Ariell estaba roja como los soles de Tatooine, pero aun así reía, el sargento estaba extrañado, de repente se toco la parte posterior de sus pantalones y se percato que tenia sendos agujeros que dejaban sus glúteos al aire, el resto estallo en carcajadas, estaba furioso sabia que solo uno de ellos seria tan atrevido para eso. Fixer.


• ¡TU! ¡mocoso del infierno! No se como lo hiciste pero se que fuiste tu

• No se enoje sargento, además esos pantalones estaban muy viejos seguro fue alguna polilla espacial que se los daño jejeje

• ¡¿POLILLA ESPACIAL?! ¡TE MATARE! ¡ven acá!

• OH, OH es hora de la graciosa huida


Fixer salto de su asiento y comenzó a correr, y detrás el sargento Azendom convertido en un gundark, si lo atrapaba se las vería negras, lo cual logro hacer al final, claro no lo golpeo pero lo puso a limpiar las dos gunships, con un pequeño cepillo dental, mientras estaba cumpliendo su castigo Ireth decidió pasar por ahí, al verlo le sonrió y le dijo.


• Que queden bien limpios OK jajajajaja

• Ja ja ja por lo menos tuve las agallas de arriesgarme a que me mataran pero no creo que tu puedas hacer algo similar

• ¿Ah no? Yo diría que perderás tu dinero muy rápido... ¿cuánto?

• 2000 créditos a que no le hacen una así al capitán

• Hecho. Tu observa a un profesional y aprende


A la siguiente mañana todos estaban ahí reunidos y aun se escuchaban comentarios sobre la osada broma de Fixer, el capitán decidió tomar un taza de café, le dio un par de sorbos, tenia un sabor ligeramente extraño y vio como todos lo veían con cara de sorpresa, casi inconcientemente miro si le faltaba algo de su ropa pero nada parecía estar fuera de su lugar.


• ¿Y a ustedes que les ocurre?

• Eh señor debería verse en un espejo dijo e Siul

• ¿Y eso porque?

Se volteo y se miro en el espejo de la barra, tenía los labios y los dientes totalmente teñidos de verde, las risas no se hicieron esperar,


• ¡Fixer!

• No me vea capitán yo aprendí mi lección

• ¡Si como no! ¡te matare!

• No fue el capitán dijo Ireth

• ¿ah no? Y quien fue


Ireth saco un pequeño frasco de su bolsillo contenía un liquido verde, lo agitaba en su mano y su sonrisa maliciosa la delataban sin duda alguna.


• ¡tu! ¿Cómo te atreves?

• Jaja atrápame si puedes niño


Los dos salieron disparados uno detrás del otro, Rake estaba enfurecido mientras Ireth huía con los vítores del resto a sus espaldas, pero pasó mucho tiempo y ellos no regresaban así que Barzak, decidió ir a ver donde estaban


La chica recorría los almacenes cuando, escucho unas voces que venían de uno de las bodegas, se acerco sigilosamente y se asomo por la puerta la cual estaba abierta, allí vio a un hombre y una mujer besándose apisonadamente se estaban comiendo uno al otro literalmente, pero no pudo guardar su asombro cuando se percato de quienes eran, el captan Malkar y la oficial Ireth, contuvo sus ganas de reírse se fue de ahí sin hacer el mas mínimo ruido, directo al comedor, al llegar ahí no pudo contener las ganas de contarles a todos lo que había visto.


• Bien ¿los viste? Pregunto Fixer

• Siiiiiiiiiiiii estaban muy ocupados en una de intercambio jijijiji

• ¿intercambio? ¿Que rayos quieres decir con eso?

• Intercambiando saliva tonto se estaban besando y ¡mucho!

• ¿Qué? Jajajajaja


En ese instante Rake e Ireth aparecieron el ya no tenia la tinta verde en su boca ambos se sentaron sin decir palabra, todos los miraban de manera inquisidora, a la espera de o que iban a decir, pero fue el sargento Azendom quien hablo primero.


• Vaya esa tinta si que se quita rápido ¿algún método especial señor?

• ¿Qué quiere decir con eso sargento?

• Nada capitán, nada una simple y mera observación


Todos se levantaron y fueron a los ejercicios y practicas del día, fue uno de esos días agotadores donde hicieron de todo, y al final se fueron a las duchas. Pero aun quedaba mucho trabajo por hacer para Rake y para Ireth ya que debían reunirse para hacer los informes escritos se metieron en la biblioteca de la base y llevaban horas ahí, Siul por su parte revisaba los pertrechos que debía ser preparados para una eventual próxima misión, en la sección de almacén, se percato que se necesitaban otras cosas así que guardo la formación y fue a la biblioteca para darle la información tanto al capitán Malkar como a Ireth.


Mientras se acercaba a la puerta de la biblioteca escucho risas dentro de esta, y luego un silencio así que no se anuncio para ver que pasaba.


• Señores tengo una información que creo...


Siul levanto la mirada justo cuando Ireth se cayo de las piernas de capitán Malkar este se lento súbitamente con cara de susto, los dos miraron al sargento, el capitán y la oficial comenzaron a hablar al mismo tiempo.


• Sargento nosotros...

• No estábamos...

• Yo estaba...

• Él me dijo...

• Ella no...

• Solo era...

• No es lo que parece


Ireth miro a Rake y no pude contener las ganas de reírse el la miro con cara de sorpresa encogiendo los hombros, solo atino a decir


• ¿Qué?


El sargento los observo aclaro un poco su garganta y con una maliciosa sonrisa les dijo.


• Vaya, vaya siempre sospeche que ustedes dos se traían algo entre manos jajá jajá no que “solo somos amigos” o “el es un profesional nada mas” no se preocupen si quieren mantener ”su secreto” yo no he visto nada jajajajaja


Siul salio y los dejo solos nuevamente iba por los pasillos con una gran sonrisa, a pesar que no les entrego la información, poco después se encontró con Ariell, esta lo miro y sin dudarlo le pregunto


• ¿Qué significa esa sonrisa?

• Nada

• Mira Siul te conozco muy bien, hay algo que tienes en mente, dime ¿Qué es?


El no le respondió solo le dio un tierno beso, ella sonrió también pero aun tenia la duda de saber que había causado esa misteriosa sonrisa en el rostro de Siul.


Al día siguiente durante el desayuno, Ireth y Fixer habían sido retrasados por unos soldados, así que se les hacia tarde al desayuno, pero justo cuando cruzaron las puerta del comedor dos baldes de agua helada con papelillo cayeron sobre ellos, ambos se quedaron petrificados mientras el resto de los recon se desternillaba de la risa, todos se levantaron y los miraron y salieron el sargento Azendom y el capitán Malkar fueron los últimos en salir no sin antes decirles algo.


• Espero que con esto aprendan a que no son los únicos con capacidad de hacer bromas ¿no es así capitán?

• Exacto... espero que esto no vaya a congelar tu animo Ireth jajaja


Los dos salieron dejando a Fixer e Ireth con cara de pocos amigos, pero al final se miraron y rieron juntos, era una buena broma pero debían cambiase ya que tenían una reunión importante, se fueron juntos, parecía que después de tantos años de sufrimiento la felicidad estaba presente en el corazón de muchos.


CAPITULO 7 Editar

Rake y Ireth estaban solos al fin después de un largo día estaban solos, solo estaban ellos y lo que sentían, pero en un momento el comenzó a agitarse, su mente y la fuerza lo llevaron a tener visiones de dolor y sufrimiento, de muerte, se levanto en un mar de sudor frió y de escalofríos, ella se despertó y al mirarlo lo abrazo y habló con el.


• ¿Qué te ocurre Rake?

• Nada solo fue… un mal sueño nada mas

• ¿Solo un mal sueño? mírate pareces que hubieses visto el infierno, estas temblando

• Tranquila recuerda soy un niño me asusto con facilidad

• No trates de cambiar el tema…. Recuéstate yo estoy aquí contigo nada va pasarte


Ella sabia que algo no estaba bien pero decidió no hacerla mas preguntas el le contaría en su momento, ella solo lo miraba entre sus brazos y se preguntaba si en realidad se estaba enamorando de este niño.


A la mañana siguiente Ireth se despertó abrazando a la almohada, Rake se había ido antes del amanecer, no si antes dejarle una flor a su lado, ella sonrió y se relajo un poco en la cama pero este descanso no duro mucho, la coronel Arieg Orelem la llamo para que se presentase urgentemente a los cuarteles de la inteligencia de la nueva republica, salio apresuradamente sabia que algo no estaba bien, al llegar se reunió en privado con varios de los altos mandos, ellos le informaron que Shal Tylnaer una de las mejores agentes de la alianza había sido capturada, y trasladad a las antiguas prisiones de Oovo IV, y los recon serian los encargados de rescatarla.


En la sala de entrenamiento todos estaban atentos a cualquier movimiento, de Rake y de Ireth a pesar de que mantenían una distancia prudencial se miraban constante mente aunque trataban de evitarlo, como siempre Fixer sabia que decir para incomodarlos.


• ¡Hey! ¿Que les parece si después de aquí vamos a ver una holopelicula? Claro nosotros nos sentaremos en la sala de acción y ya sabemos quienes verán la romántica…


Todos rieron aunque a los dos aludidos no les pareció muy gracioso, siguieron su entrenamiento y al final cada grupo fue directo a las duchas, Siul, Rake, y Fixer estaban solos así que como de costumbre Fixer decidió romper el silencio.


• Caramba capitán ¿le debe usted créditos a la oficial Ireth?

• ¿Por qué dices eso?

• No le quito los ojos de encima… y creo que usted a ella tampoco… díganos la verdad le gusta ¿eh? No nos mienta

• Yo no tengo nada con nadie ya te lo dije y es mejor que cuides tus palabras ella es…

• Alguien muy especial ¿no es así? Dijo Siul

• Bueno si es muy inteligente y…. es muy…

• Jajaja mírenlo no sabe ni que decir admítalo capitán esta totalmente enamorado y me atrevería a decir que ella lo esta de usted

• ¡Ella es solo una amiga nada más!

• Si, si y yo soy un ubese vamos capitán admítalo


Rake volteo a ver al sargento pero este solo le respondió con una sonrisa maliciosa, Siul apoyaba a Fixer por primera vez


• ¡Ah por la fuerza! ¡ustedes dos están imposibles!

• Yo no he dicho nada Rake eres tu el que no quiere decir lo que es verdad… o es que crees que nadie sabe de tus “incursiones nocturnas”

• ¿”incursiones nocturnas”? ¿a que te refieres?

• Si capitán, además de el día de la tinta alguien los vio comiéndose a puro beso en una de las bodegas jejejejeje

• ¡eso es falso! Tal vez eran el sargento Azendom y Ariell….

• A mi no me metes en tus asuntos yo estaba con Ariell en el comedor cuando tu saliste a cazar a Ireth y creo que la atrapaste en verdad jejejeje

• ¡por todos los cielos! Ustedes dos están más que imposibles no tengo porque seguir escuchándolos ¡me voy!


Rake salio de las duchas apresuradamente mientras Siul y Fixer se reían a carcajadas, sabían que todo lo que habían dicho era cierto, ese momento los había sacado de la crueldad de la brutal guerra que los rodeaba, un romance era un motivo de esperanza para el futuro, mientras el capitán ya se había puesto su uniforme y salio a buscar a Ireth, no podía creer que ella les contara a todos su secreto, pero en realidad no estaba del todo molesto, así no tendrían que ocultar lo que sentían y es su situación actual no habría inconvenientes ya que estaban dentro de la misma unidad.


Mientras caminaba por uno de los corredores se encontró con ella, Ireth estaba visiblemente molesta, ambos se miraron fijamente y empezaron a hablar al mismo tiempo.


• ¡es tu culpa mocoso!

• ¡¿ah yo?! ¡tú fuiste quien se los dijo!

• ¿yo? ¡ja! No me hagas reír

• No es un chiste • Ah ¿Por qué te escuche?... “no nos verán es un sitio muy apartado no nos molestaran” ¡eres un tonto!

• ¿ah si? Pero no escuche que estuvieses en contra de eso

• ¡Te advertí que esto pasaría ahora estamos en boca de todos!

• Aquí vamos de nuevo…

• Si claro a ti no te importa, eres todo un hombre ¡idiota!


Rake la observaba mientras ella hacia movimientos con las manos mofándose de el, en realidad no le importaba ella era demasiado hermosa… Incluso estando molesta, ella lo había conquistado sin duda alguna.


Mientras ellos discutían los recon se les acercaron sigilosamente escuchaban todo cuanto decían el capitán y la oficial, estaban encantados en verdad se comportaban como toda una pareja.


• ¡Se suponía que nadie se iba a enterar!... y no te rías que no es gracioso

• ¿Y por que no es gracioso?

• Porque no solo por eso…y… y no me mires así

• ¿Así como?

• Así como lo haces ahora

• No tengo otra forma de mirarte eres la mujer mas hermosa de todo el universo

• ¡Rake esto es serio!

• Esto también


El tomo su rostro entere sus manos y la beso, se abrazaron no deseaban que ese momento terminara pero los vítores de los recon los habían interrumpido.


• ¿Le parece si nos vamos a un lugar menos…. Publico?

• Ummmhh déjame ver, jejejeje si estoy de acuerdo


Los dos salieron del pasillo mientras los demás lanzaban vivas y aplaudían a los dos amantes, ya no tendrían que ocultar nada, por lo menos no de sus propios compañeros.


Ambos llegaron a uno de los viejos hangares del cuartel al parecer solo había chatarra en ese lugar pero Rake parecía muy interesado en estar ahí, a Ireth no le agradaba mucho la idea pero lo siguió hasta una habitación donde tenían algunas cosas ocultas con mantas.


Detrás de un montón de cajas había un gran objeto cubierto con una sabana blanca, Rake le indico a Ireth para que se acercara el halo la sabana dejando al descubierto una hermosa swoop bike, la cual estaba muy modificada, e la admiraba aunque ella estaba impresionada, le daba curiosidad saber el origen de esta.


• ¡Vaya! una Mobquet Flare S swoop… con sistema de enfriamiento Soro Suub ZED 15 y tubos de escape Tagge Co., sin mencionar que tiene un increíble acabado de cromo y pintura, Muy interesante…

• Vaya Ireth me sorprenden tus conocimientos sobre vehículos estoy anonadado

• Te dije que se muchas cosas, es muy hermosa pero ¿de donde la obtuviste? • la encontré tirada en un depósito del senado… la saque de ahí y me he dedicado a reconstruirla y hacerle algunas mejoras… es mi hobby… en mi escaso tiempo libre.

• Ah entiendo… es preciosa…. que detalles…

• ¿nos vamos?

• ¿A dónde?

• A dar un paseo te mostrare algunos sitios que descubrí…

• ¿No pensaras que me voy a montar el algo que tu mismo armaste?

• Hey no es cualquier vehiculo es algo único

• Pues no… no me agradan las swoop bikes

• •¿de que hablas? si casi te quedaste sin aliento y te sabes el modelo de memoria, no te entiendo

• es que..... Bueno.... me gustan si... verlas....mas no montarlas

• jajá jajá no me digas que tienes miedo, presiento que jamás te has montado en una

• ¡JA! No me hagas reír… ¡yo he hecho muchas cosas en la vida te aseguro que muchas mas que tu!

• ¿entonces?

• Nada


El se le acerco por detrás y la tomo por la cintura y la beso en el cuello, ella no pudo ocultar que eso le gustaba.


• Vamos amor…. confía en mi… nada te va a pasar mientras estés conmigo

• ¿ah si? ¿y quien te garantiza que yo no te voy a hacer nada durante el viaje?

• Eso lo veremos aunque estar a tu merced en nada me molesta


Ambos se montaran en el vehiculo y salieron rápidamente del viejo hangar Ireth se aferraba muy fuerte a Rake y tenia los ojos cerrados aunque no iban a mucha altura esta era mucha para ella. Pero mera una noche maravillosa la ciudad brillaba como la primera vez que Ireth la vio, abrazaba con mucha fuerza a Rake, eran solo ellos en la inmensa ciudad, la recorrieron toda la noche hablaron de ellos, de todos y de todo.


Eran pasada la media noche cuando llegaron a un pequeño restaurante llamado “Dex” era muy pequeño pero bastante acogedor, el androide los atendió y pidieron una comida sencilla y un poco de jugo de jawa, estaban prácticamente solos, terminaron de cenar y comenzaron una conversación.


• ¿dime Ireth como te uniste a la rebelión?

• Es un cuento muy largo…

• Bueno en realidad la noche es muy joven y estamos solos así que no te preocupes

• Esta bien te daré un resumen…después de la muerte de mi familia estuve vagando por un tiempo, mi mundo se vino abajo y prácticamente me sumergí en la oscuridad….

• No te entiendo… ¿te sumergiste en la oscuridad?

• Si… mi mundo se había derrumbado y la única cosa que me mantuvo de pie fue el deseo de venganza… así que ese deseo se convirtió en un arma muy apreciada por las bandas criminales que habían surgido durante el caos de las guerra clónicas

• ¿guerras clónicas? ¿y que edad se supone que tienes? eso fue hace décadas

• Te dije que era mucho mayor que tu Rake…

• Increíble ¿eres inmortal o algo así?

• No lo se… no recuerdo la mitad de mi vida, solo se que siempre he sido así no he envejecido nada, no se a que raza pertenezco ni mi edad verdadera

• Ah eso no importa… ahora eres una de los chicas buenas y eso es lo que importa

• Gracias…pero en fin me uní a una pandilla de matones a sueldo, éramos muy buenos y llamamos la atención de un joven príncipe fallen

• Déjame adivinar ¿Xizor?

• Exacto el buscaba gente que hiciese su trabajo sucio eliminando fuentes de información

• No sabia que fueses un hacker

• No lo soy eliminaba a la fuente física de la información, asesinaba a quien tenia la información era muy buena en ese trabajo jamás llegue a fallar • Eras una asesina…

• Si y no me siento orgullosa de eso…


Rake entendió que para ella era muy difícil hablar de semejante pasado, tomo sus manos y las beso la miro a los ojos y ella entendió que el no la juzgaba solo la escuchaba así que decidió seguir con su relato, pero no seguirían en el restaurante, se fueron a un lugar mas solitario a las afueras de la zona central, era un parque hermoso uno de los pocos que aun quedaban en Coruscant se sentaron en un baqueta y ella decidió continuar con su historia.


• Es difícil decirlo….Les sacaba la información a mis victimas y los mataba así eliminaba cualquier rastro, esa fue una de las maneras por las cuales Xizor ascendió tan rápido en el mundo imperial

• Entiendo ¿pero porque el imperio te busca con tanto afán? ¿Que tienes tu que para ellos es tan importante?

• Mucha información, durante el final de las guerras clónicas nuestros servicio fueron muy requeridos, cuando los jedis se revelaron y Palpatine se convirtió en emperador, Xizor nos utilizo como herramienta de apoyo al imperio… pero eran peor que la corrupta republica asesinaban en masa, eran genocidas y yo no estaba dispuesta a ser parte de eso aun siendo una asesina mantenía ciertos principios

• OK ¿y como llegaste a la rebelión entonces?

• Después del fin de la guerra nos convertimos en un problema incomodo para el imperio así que nos empezaron a eliminar…. Que irónico eliminaban a los eliminadores…pero en fin me oculte por un tiempo y alguien me comento que la información que yo manejaba le podía servir a ciertos senadores de Alderaan y de Chandrilla y que ellos me darían protección a cambio de esta, así fue como termine con la alianza….

• Vaya has tenido una vida muy dura Ireth, mas de lo que muchos hubiesen podido soportar, eres muy fuerte… te admiro y también te…

• No lo digas por favor Rake no puedo hacer lo que tu deseas… ni corresponder a eso que sientes


Rake se quedo en silencio la luz del amanecer de Coruscant bañaba el rostro de Ireth y su cabello ondulaba con el viento el se arrodillo frente de ella y coloco su cabeza en el regazo de la chica


• Ireth… no puedo negar lo que mi corazón siente el solo verte me descontrola y el aire se llena de vida con tu solo presencia se que tu has sufrido lo insoportable pero por lo menos dame la oportunidad de intentar curarte un poquito el corazón….


Ella tenia los ojos llenos de lagrimas por primera vez dejaba que sus sentimientos fluyeran, lo abrazo y lo beso como nunca solo el sol que salía en el horizonte era testigo de la unión de los dos amantes, decidieron volver al cuartel por un momento pensaron que el resto del equipo los esperaba para hacerles bromas y comentarios sobre lo que había pasado, pero no fue así la mayoría de los recon estaban en otras actividades, solo Siul estaba en los alrededores, Ireth trató de pasar por detrás de el sin ser vista.


• Eres muy buena oficial de inteligencia Ireth… pero hay veces que el sigilo no da resultado conmigo…

• Discúlpame Siul…yo

• No te preocupes Ireth… ven siéntate, se que deseas hablarme de Rake…

• Jajaja ¿no se te escapa una? Bueno si en realidad yo… no se que siento por el… lo quiero…. Pero a la vez tengo miedo de hacerle daño el no se lo merece….

• En realidad el no se lo merece… pero tu si mereces darte la oportunidad de ser feliz Ireth, ya te lo dije una vez, mereces ser feliz no interesa el pasado sino el futuro, Rake es pura pasión y corazón y estoy seguro de que te ama de aquí al fin del universo


Ireth se quedo en silencio pensaba en rebatirle a el sargento esa aseveración pero en realidad para ella misma era verdad, ambos siguieron conversando casi toda la mañana sobre sus sentimientos y sus dudas al final contenta de tener un gran amigo en Siul y comprendía la enorme devoción y cariño que sentía por Rake, era mas como una relación de hermanos que de oficial a soldado, antes de despedirse Siul le dijo algo mas.


• …Ireth nos has cambiado la vida tu sola presencia nos saco de la crueldad de la guerra aunque fuese por un momento eres una gran persona y todos te queremos… eres como la hermana mayor de Fixer y Barzak y una gran amiga para el resto y algo mas especial para cierto joven que conozco…

• Gracias Siul no sabes cuanto aprecio esas palabras…eres una gran amigo…yo quisiera….

• ….Solo date la oportunidad de ser feliz… cuando quieras puedes contar conmigo y con Ariell y con cualquiera de nosotros…

• En verdad ustedes son una familia…

• Y tu eres parte de ella… para siempre…


Siul le dio un abrazo enorme a Ireth y se despidió, ella se quedo contemplando la vista de ese hermoso día, necesitaba algo de sueño pero por primera vez en tantos años sentía que la dicha tocaba su corazón, aunque había en ella un sentimiento de duda y de temor era como un presentimiento, pero trato de no pensar mucho en eso.


CAPITULO 8 Editar

Ireth se acerco al comedor a tomar su almuerzo, extrañamente estaba muy solitario, al mirar las mesas se percató de una pequeña caja sobre una de estas, la tomo y vio que decía “para Ireth”, su primer pensamiento fue para Rake pero no podía ser el estaba muy lejos después pensó en Fixer –tal vez es una de sus bromas-, pero al final decidió abrirlo con cautela, no era nada de broma era un hermoso collar con un dije que tenia forma de sol, de repente se percato de que había alguien mas ahí, eran Fixer y Barzak, se le acercaron y le explicaron el origen del regalo.


• Espero que te guste… no es mucho pero te lo obsequiamos de corazón, eres nuestra mejor amiga y en realidad te queremos

• No se que decirles chicos…. Yo… también los quiero….


Todos sonrieron ella les dio un beso a ambos y los envolvió en un enorme abrazo, pero fueron interrumpidos por una llamada de la consejera Leia Organa quien solicitaba la presencia de Ireth en el edificio del senado, sobre un asunto con el comandante Skywalker, ella se puso muy seria y partió sin demora a su encuentro con el caballero Jedi.


Durante todo el trayecto hacia el edificio del senado no dejaba de pensar en la venganza que había jurado contra los Jedis, ellos habían acabado con lo mas importante de su vida pero este nuevo caballero, era un héroe de la alianza nunca lo ha visto en persona pero ha escuchado de sus hazañas y sobre todo de su gran espíritu de compasión y de sacrificio por los demás y por la causa rebelde, por primera vez dudaba de su odio a la orden Jedi, tal ve el, Luke Skywalker podría hacerla cambiar de parecer, de no ser así tendría que matar al ultimo de ellos.


Al llegar al edificio del senado se encontró con la princesa Leia Organa quien la conduciría a donde estaba Luke, fueron conversando animadamente ella le contó que estaba entrenando a un nuevo caballero, Ireth se vio sorprendida ¿Cómo era posible que hubiese otro Jedi? La princesa Leia sonrió y solo la dejo pasar al salón de meditación donde estaba Luke Skywalker y su nuevo aprendiz, quien para su total asombro, era..... Rake.


Luke se levanto y miro a Ireth, Rake también se levanto y la miro con una sonrisa, Ireth se quedo pasmada todo el dolor de su vida había regresado en una sola oleada, no podía creerlo el hombre del que se estaba enamorando era un Jedi… era como si su corazón se estuviese quebrando como un cristal todo los momentos de felicidad que había tenido con el, todo lo que sentía….su mente no lo soporto, Rake se le acerco y al tratar de tomarla de la mano ella se alejó de un tirón mirándole con incredulidad.


• ...No me toques...aléjate de mí....aléjate • ¿Que te ocurre Ireth?

• No puede ser… no puede ser…

• ¿Qué es lo que no puede ser? ¿Ireth que pasa?

• Eres.... ¡Eres uno de ellos!…. ¡No me pongas tus manos encima!

• ¿Que le ocurre oficial? Cálmese por favor…

• ¡Cállense todos déjenme sola!…..!DEJENME!


Ireth salio corriendo del salón, sus ojos estaban llenos de lagrimas su corazón latía muy rápido su mundo se había derrumbado otra vez ¿como era posible? Rake era un Jedi, había jurado matarlos a todos pero al ultimo, el ultimo de ellos no podía matarlo simplemente porque estaba enamorada de el.


En el salón Rake se sentía impotente preguntándose que le ocurría a Ireth, solo una palmada en el hombro del comandante Skywalker lo saco de su predicamento, sabia que fuese lo que fuese no era algo bueno y que debía buscarla antes de que le ocurriese algo, llego al estacionamiento deleznado y los guardias le dijeron que Ireth había tomado un trasporte para el cuartel general, así que decidió seguirla.


Siul estaba en su habitación preparándose para llevar a su amigo Orius al templo Jedi, en ese momento llego Ariell y el sargento le pidió que lo acompañase con su amigo a lo que ella accedió, Siul salio de su habitación y caminaba por el pasillo principal de la base cuando se percato de que Ireth estaba llegando, pero noto que estaba muy agitada al bajarse de transporte, estaba llorando, trato de acercarse par ver que le ocurría, la sujeto por los brazos para tratar de calmarla un poco.


• Ireth por todos los cielos ¿Qué te pasa?

• Déjame Siul yo…yo…necesito estar sola… por favor

• Pero mira como estas esta hecha un mar de lagrimas… no te puedo dejar así dime ¿que te ocurre?

• No puedo decírtelo…. no puedo...déjame...déjame


Ireth se soltó del sargento y corrió muy rápido y se perdió de vista, Siul estaba contrariado, sabía que fuese lo que fuese que le estuviese ocurriendo era algo muy malo, tenía un mal presentimiento sobre lo que estaba pasando, trato de seguirla pero en ese instante el capitán Malkar llego, también estaba agitado y buscaba a Ireth.


• Siul ¿has visto a Ireth?

• ¿Rake que le hiciste? esa mujer esta llorando a cantaros

• ¡por la fuerza Siul! No le he hecho nada

• Esta bien, esta bien no te alteres..te creo amigo…. pero búscala esta muy alterada…

• Eso haré


Rake también corrió por los pasillos buscando a su amada le preocupaba lo que estaba ocurriendo sobre todo por la pesadilla que había tenido hace poco tiempo y que el Luke le había prevenido que podía ser una visión del futuro, un terrible miedo invadió su mente y su espíritu trato de calmarse y aclarar sus pensamientos ya que el miedo era uno de lo senderos del lado oscuro de la fuerza. Siul y Ariell salieron de la base y en poco tiempo se encontraron con Orius, este al ver a la chica recordó a Aeris y su tiempo en Kalarba, ella lo observo sabia que era un buen hombre pero algo escondía y eso se notaba en su rostro pero prefirió escucharlo antes de hacer alguna conjetura.


• Hola Orius te presento a la sargento Ariell Ika, ella es…

• La mujer que amas…. Lo se es un placer señorita Ika

• También es un placer conocerlo señor Orius Zeth

• Eres un hombre con mucha suerte Siul…

• Gracias amigo pero no perdamos tiempo vayamos al templo además esas nubes grises en el horizonte anuncian tormenta y no deseo mojarme

• Tienes razón amigo mío se acerca una tormenta….


Los tres tomaron un speedertaxi hasta el templo Jedi Ariell le hizo varias preguntas a Orius, en unas era franco y directo pero cuando se trataba de su pasado era particularmente esquivo, esto le produjo un poco de preocupación a ella ya que estaba segura de las buenas intenciones de este hombre pero sabia que algo estaba ocultando.


Rake e Ireth se encontraron en la sala de mapas y tuvieron una fuerte discusión donde ella revelo la parte mas oscura de su pasado y nuevamente huyo pero esta vez el la siguió de cerca, ella llego hasta una torre de observación y se sentó con la piernas recogidas, sollozaba y maldecía su suerte, en ese momento Rake aprecio y se le acerco.


• Al fin te encuentro….

• Déjame Rake no quiero hablar mas, especialmente contigo aléjate de mi por favor

• Eso es algo que no puedo hacer y no quiero hacer… y tu lo sabes

• No voy a ir a ninguna parte contigo ya te lo dije, no puedo estar con un… Jedi…

• ¿Incluso si ese hombre te ama con toda sus fuerzas?

• Ay por dios Rake….eres un Jedi y eso….

• Por favor Ireth no te cierres, se que es muy doloroso lo que te paso pero déjalos en el pasado, yo no soy culpable de esas cosas me estas haciendo mas daño con tu rechazo que con esa daga…

• Te dije que era una persona peligrosa Rake... te lo dije muchas veces... que no estaba bien, que no debía pasar... te dije que no te enamoraras de mi

• ¿Y tú crees que es así de sencillo decirle al corazón lo que debe hacer? No Ireth pudiste habérmelo dicho millones de veces pero el verte sonreír, el ver el brillo de tus ojos eso valía mas que mil palabras

• Ja! No te pongas sentimental conmigo ahora….de todos modos no cambia nada... vete por favor

• No me voy a ir, así me lo digas un millón de veces, no pienso dejarte sola hasta que aclaremos esto

• No hay nada que aclarar eres un Jedi y por eso no te puedo…no puedo…no te puedo querer y punto


Rake se coloco en frente de ella y la miro directamente a los ojos y solo le hizo una simple petición.


• Mírame directo a los ojos y dime que no sientes lo mismo que yo siento por ti y me iré y no me veras jamás te lo prometo


Ella lo miro pero no pudo decirle nada solo derramos unas lágrimas y volteo la mirada a otra parte.


• ¿Lo ves?... Ireth has consumido tu vida en muertes y venganza y ¿que te han dejado? Nada... esas vidas que segaste están en tu conciencia, tu familia sigue muerta y no los puedes revivir, tal vez solo sea un niño malcriado y sin experiencia pero se que la venganza y el odio solo te llevan a mas sufrimiento y dolor… por lo que mas quieras Ireth date una segunda oportunidad déjame amarte como te mereces…. Por favor no la arruines por el pasado

• Rake yo no puedo amarte eres un Jedi, lo siento....pero no puedo.... no puedo quererte... no viviría en paz y te haría muy infeliz

• Infeliz me estas haciendo ahora con esto que me estas diciendo • Lo siento Rake….yo….

• Creo que solo hay una manera de resolver esto…¿si logro demostrarte que lo que le paso a tu familia fue una cuestión circunstancial y no algo premeditado? ¿y que los Jedis no fueron los directos responsables y que no todos deben pagar por eso?

• Te diría que estas demente si crees que eso va a ocurrir

• Por la fuerza Ireth déjame ayudarte tengo acceso a los archivos que se salvaron del templo Jedi, allí podrás ver que la orden no era un grupo de asesinos como tu piensas

• Rake ya no quiero seguir con el tema… estoy cansada y hastiada de todo esto

• Por eso… algo debe haber en los archivos que nos diga el porque de lo que le paso a tu familia… si eso no te convence podrás hacer lo que quieras… incluso matarme

• No te juegues con eso Rake, te aconsejo que no me des mas motivos para hacerlo... puedo dudar una vez... pero no dos

• Ya te lo dije prefiero que me mates antes de que me odies no puedo vivir con eso…. Ven acompáñame al templo y veras por ti misma la verdad

• OK acepto pero no toques y mantente alejado de mi ¿entendiste?

• No me agredas mas por favor

• ¿Y tú crees que después de todo esto yo voy a andar feliz y contenta dándote besitos y agarrándote de la mano? No Rake, eres un condenado Jedi, acepto ir contigo, escuchar lo que tienes que decir y ver lo que tienes que mostrar, nada más...

• Esta bien como gustes


Ambos salieron de la base rumbo al templo Jedi, ambos estaban ansiosos de respuestas y aunque ella no creía que nada cambiaria su visión de los caballeros Jedi, algo muy dentro de ella deseaba con fervor ser convencida de lo contrario.


Una fuerte lluvia comenzó a caer sobre la ciudad central de Coruscant, Ariell, Siul y Orius recorrían el templo, el viejo aprendiz se llenaba de recuerdos y añoranzas y también de amarguras, por el triste destino de muchos buenos amigos, los dos recons estaban fascinados por las historias de la antigua orden, el sargento Azendom y Ariell se separaron de Orius ya que debían atender una llamada de los guardias del templo, este se quedo recorriendo los amplios salones en busca de recuerdos perdidos.


Ireth caminaba detrás de Rake este le mostraba cada aspecto del templo, pese a que ellos había entrado por un acceso desconocido para la mayoría, ella aun esperaba respuestas, pero aun así estaba un poco impresionada por la grandeza del edificio era muy hermoso, al fin llegaron al lo que parecía ser el salón de los archivos y registros del los Jedis, el le mostró mucho de las hazañas de los Jedis o por lo menos lo que había sobrevivido a la destrucción del imperio, ella no podía creer lo que veía siempre había pensado en un grupo de asesinos sedientos de poder y no en una grupo cuyo máxima premisa era asegurar la paz y la justicia en la republica, pero ella deseaba saber que había en los archivos Jedi sobre su familia, no aparecía nada sobre ella así que buscaron que había sobre su esposo.


• ¿Como se llamaba tu esposo Ireth?

• Amrod…. Amrod Bowell

• OK veamos que hay en los archivos…. Ummh interesante

• ¿Qué?

• Según dice aquí que tu esposo presto servicio como cartógrafo de la republica, y que además era un buscador de caminos para la inteligencia de la antigua republica

• ¿buscador de caminos? ¿que diantre es eso?

• Eran un grupo selecto de capitanes y tripulaciones espaciales que se encargaban de trabajar como agentes para la republica, durante las crisis con la federación de comercio y…. el inicio de las guerras clónicas, su hoja de servicios podría competir con la del general Solo

• Eso no es posible es una mentira el… éramos solo cartógrafos no agentes de la republica, esa maquina miente

• Cálmate Ireth al parecer hay mas por favor, no era solo buscar sino que hacia trabajos especiales para los jedis como dice aquí que trabajo para un tal…Tyrannus pero después nada mas aparece sobre el…, parece que tu esposo era uno de los mejores y que sabia demasiadas cosas

• ¿y por eso los Jedis lo mataron? ¿Solo por información?

• No lo creo… déjame ver que mas hay


Rake trato de acceder a los archivos del arresto de Amrod Bowell pero el acceso fue denegado por un código de seguridad de la inteligencia de la antigua republica, lo cual despertó mucha suspicacias en el.


• Déjame ver… Usare un truco que Fixer me enseño para estos casos….a ver….OK…. listo ya esta!

• ¿Que es lo que dice ahí?

• En efecto la orden sobre tu esposo no era de arresto sino de custodia preventiva, la intención de lo Jedis no era ponerlo en prisión sino… protegerlo

• ¡mentiras! Yo vi cuando mataron a mis hijos y a el

• Espera cálmate por favor

• No es posible…. no es posible… no

• Mira por tus propios ojos pero la orden de las tropas que los acompañaban vino de… Armand Isard el jefe de la inteligencia de la nueva republica… y la orden era de… Ejecución… ¡por la fuerza fue una trampa!…. A ti, a tu familia y a los Jedis les tendieron una trampa Ireth!


Ella se echo para atrás totalmente demolida por la impresión todos estos años pensó que los Jedis había asesinado a su familia, pero ¿porque uno de ellos mato a Amrod?, esta era la pregunta sin respuesta, Rake se acerco y la abrazo ella comenzó a llorar desconsolada todas las vidas que segó sin tener la culpa de nada, el tomo su rostro entre sus manos y la miro a los ojos ella vio que aun había compasión en ellos, secos sus lagrimas y el la beso con todo el amor que el sentía por ella.


De repente ella vio que alguien se acerco por detrás de Rake y vio algo que jamás pensó volver a ver, un fantasma de su pasado que la había atormentado mas que a nada en el universo al asesino de su amado Amrod .....Orius Zeth..... Se separo del capitán quedando este entre ella y el Jedi, el sabia que algo estaba muy mal pero solo seria un espectador de estos sucesos.


• No es posible.... no puedo creerlo...tu

• Ireth??...que pasa???...¿quién es usted?

• Ella sabe quien soy....Orius Zeth antiguo aprendiz de la orden jedi

• ¡TU! ¡Maldito bastardo!


Ireth trataba de saltarle encima y así acabar de una buena vez con asesino de su esposo pero Rake se lo impedía, la agarro con todas su fuerzas tratando de contenerla


• ¡Tranquila! ¿Qué esta pasando? ¿Quién es él? ¿Por qué te pones así Ireth?

• ¿Quién es él? ¿QUIEN ES ÉL? ¡es el maldito asesino de Amrod! ¡Sabandija podrida! ¡tú lo mataste! ¡Te haré picadillo con mis propias manos!

• Yo no vine a pelear Ireth Bowell, vine de visita al templo pero te encontré aquí....la fuerza quiso que así fuera, que te encontrara y así tratar de aclarar los horrores del pasado y resolverlo en paz

• ¡Paz la madre que te parió infeliz! ¡Maldito! ¡Maldito demonio! ¡Rake suéltame!


Ella seguía forcejeando, pero aun así el capitán le impedía acercarse a Orius, el jedi permanecía inmutable frente a los acontecimientos, sabia que cada segundo que pasaba los acercaba más a un enfrentamiento.


• No! Ireth No!..Señor Zeth váyase! ¡Ya ha hecho bastante!

• No...Esto debemos resolverlo, ella tiene que saber que yo nunca quise que las cosas fueran así, todo fue un error, tiene que escucharme

• ¡Maldito seas! ¡No pienso escuchar nada! ¡Te mataré maldito desgraciado! ¡Te mataré!

• ¡Calma Ireth! Creo que tiene razón, escúchalo por favor...y así sabrás todos los lados de la historia, ya basta de muertes y sufrimiento. Por favor Ireth, se lo debes a Amrod, a tu familia...no te manches mas las manos, ellos no querrían eso de ti

• ¡Maldición Rake! ¿Es que no lo ves? ¡Por culpa de este hijo de perra no sabré jamás que querría mi familia de mí! ¡Por su memoria es que debo acabar con este maldito asesino! ¡Apártate!

• Ya veo que no habrá salida pacífica de esto, si debemos luchar para que me escuches pues que así sea

• ¡NO! No, no, no y no!.....Ireth no... Nada de luchas ya basta ¡ya basta!



Ireth se quedo inmóvil pero su mirada denotaba una enorme ira, Rake sentía que el odio fluía a través de ella, vio como sus ojos violetas comenzaban a cambiar de color tornandose magenta y el miedo invadió a Rake helándole la sangre.


• Apártate Rake....tu no tienes nada que ver en esto... apártate

• Ella tiene razón, será mejor que no intervengas chico...no quiero hacerte daño



Rake sabia que ese hombre era el responsable de que Ireth fuese viuda y sabia que era un Jedi y que debía evitar un batalla entre el y Ireth ya que podía salir alguien muy mal parado de esa lucha, así que saco su sable de luz y lo encendió.


• También soy un Jedi no deseo enfrentarme a otro igual pero si no tengo mas opciones lo haré, protegeré a esta chica con mi vida si es necesario

• Como dije no vine a pelear con nadie chico, no me obligues a hacerlo

• Lo tocas y lo lamentaras...que te apartes Rake


En ese momento Orius encendió su sable, Rake vio como los ojos, ahora magenta, de Ireth, brillaban con una furia explosiva y como la ira se hacia cada vez mas grande en ella. Por el otro extremo de la habitación Ariel y Siul llegaron y al ver la escena de duelo sabían que algo no estaba bien, se apresuraron y desenfundaron sus blasters de mano.


• ¡¿Qué demonios esta Ocurriendo aquí?! Rake, Ireth, Orius ¡¿Qué esta pasando?!


Ireth sabia que el enfrentamiento era inevitable pero Rake estaba en peligro ella lo sabia, así que lo sorprendió con una llave a la muñeca, y lo aventó muy fuerte contra una pared, dejándolo inconciente, el sargento Azendom y la sargento Ika quedaron sorprendidos pero Orius deseaba no poner en riesgo la vida de sus amigos, así que un movimiento de la fuerza los lanzo a ambos contra unas columnas dejándolos también inconscientes, ahora solo estaban solos Ireth y Orius, era la hora de la venganza de Ireth. Ella se acercó al cuerpo inconsciente de Rake y tomo el sable sin dejar de mirar a Orius y regreso a su posición con calma.


Ambos estaban frente a frente, ella encendió el sable de Rake y lo alzó frente a su cara en modo de saludo de combate y luego lo bajó a un costado, los ojos de ambos estaban fijos en los del otro.


• Lamentarás el haber puesto tus sucios pies en mi casa ese día, lamentarás haberte hecho un jedi y mas aun lamentarás haber vivido todo este tiempo después de lo que hiciste

• Eso lo he lamentado siempre desde ese día, excepto ser jedi, no eres la única que ha sufrido

• No me hables de sufrimiento asquerosa rata, tú no viste a tus hijos morir por disparos de blaster, tú no viste morir al ser que mas amaste en la vida siendo atravesado por esa hoja azul que ahora tienes en la mano... ¿por qué? ¿por qué cada vez que encuentro un rayo de luz y de felicidad tienes que aparecer tu para oscurecerlo todo y hacerme sufrir? eres una desgracia, una maldita enfermedad...

• Yo no quería que eso pasara, no se suponía que debía ocurrir, créeme que sentí el dolor de cada muerte, en especial la de los niños...lo del capitán fue en defensa, no pensé...

• ¡Pues debías haber pensado maldita mierda!


Ella ataco primero con toda su rabia, el viejo Jedi trataba de no hacerle daño pero sabia que era inevitable que uno de los dos saliera lastimado o muerto de esa contienda, sin embargo a los pocos momentos se vio increíblemente sorprendido, Ireth al principio apelaba a su fuerza física para saltar y evitar las estocadas de él, pero luego su estilo se fue refinando, conocía todos los tipos de combate jedi, sus ataques eran mas estudiados y al viejo jedi le costaba mas esfuerzo responder, pero pudo continuar la lucha, el templo se veía iluminado por el fulgor del choque de las espadas iban subiendo por las escalinatas del templo directo a lo que quedaba de los jardines, la batalla era muy rápida, ambos deseaban ganar el duelo, al llegar a los jardines del templo quedaron al aire libre, una fuerte lluvia caía sobre ellos, las gotas de agua que tocaban las hojas se evaporaban dejando una estela de humo alrededor de los dos nada detendría este combate hasta que uno de los dos cayese.


Rake abrió los ojos, estaba muy aturdido por el impacto contra la pared, trataba de recordar lo que había pasado, en un solo instante recordó todo lo ocurrido y sintió el enorme peligro que corría Ireth, se levanto y vio que su sable no estaba luego vio a Siul y Ariell tendidos en el piso se les acerco para percatarse que estaban bien, el sargento Azendom estaba despertando así que Rake lo dejo y corrió por el templo hasta escuchar el sonido de los sables que venían de una de las terrazas del templo, corrió las escaleras directo hacia donde estaban batallando Ireth y Orius.


Al llegar a la entrada del jardín los vio, en un instante la mirada de Ireth se desvió en su dirección y sus ojos se encontraron y él supo que eso acabaría en ese segundo de manera terrible, vio como en un rápido movimiento aprovechando la distracción de ella el Jedi enterró su sable en el abdomen de Ireth, Rake se quedo petrificado no podía creer lo que veía su amada era asesinada por otro Jedi como él, escuchó un grito ahogado que sin darse cuenta venía de él mismo y corrió hacia ellos, pero la escena no termino ahí, ella estaba arrodillada frente a Orius y lentamente de su bota saco su daga, sin dudar y en un movimiento fugaz le atravesó el cuello al Jedi, matándolo casi instantáneamente, el jedi cayó a los pies de ella, segundos después Ireth se desplomo, y Rake corrió a socorrerla, la tomo entere sus brazos y la llevo a la entrada del jardín para protegerla de la lluvia, ella aun estaba viva, el no podía contener sus lagrimas.


• Perdóname Rake….yo….-dijo en un susurro

• No, no hables por favor pronto vendrá la ayuda todo estará bien, guarda tus fuerzas….

• ... Eres tan bueno… gracias por darme un último…..momento de felicidad

• No digas eso por favor…..no me dejes te lo suplico…. No me digas adiós...


Siul y Ariell al despertar escucharon el grito inicial de Rake y se apresuraron a jardín sabían que algo terrible había pasado, al llegar a la entrada del jardín vieron a Rake abrazando a Ireth, su cuerpo estaba inmóvil mientras el lloraba como nunca lo habían visto, Siul se acerco a donde estaba el cuerpo de su amigo Orius, estaba tirado sobre un charco de sangre con una daga atravesada en su cuello, Siul cayó de rodillas a su lado abatido por la tristeza, alargó una mano, sacó la daga de su cuello con delicadeza y cerró sus ojos


• Adiós amigo, descansa en paz y que la fuerza te acompañe


Ariell se acerco a donde estaba Rake con Ireth y trato de ver que podía hacer, pero al ver la herida supo que ya era muy tarde no podría salvarla, le dio una mirada a Rake que le hizo comprender que no sobreviviría, Ireth alzó una mano y acarició el rostro de Rake con debilidad


• Rake...Rake....lo siento...

• No hables por favor....no me digas adiós....guarda tus fuerzas

• No Rake....sé que me estoy.... muriendo....lo siento, lo siento por hacerte sufrir

• Ireth no, no me has hecho sufrir...por favor no amor no...te amo no me dejes

• Lo se…. Donde quiera….que yo…. vaya….yo también te…te amo


Ireth cerro sus ojos por ultima vez con un suave suspiro y su mano cayo a un costado, Rake sintió que todo se el universo era destruido en ese solo momento, no sabia que hacer solo lloraba… y un grito desesperado salió de su garganta.


• ¡NOOOOOOOOO!


Todos lloraron habían perdido a una amiga y a una compañera y en el caso de Rake a la mujer que amaba, nada el todo el universo podría reparar el dolor de semejante perdida y cambiaria la manera de ver la vida de cada uno de ellos.

Editar

El sol de Calamari se ponía en el horizonte, una suave brisa recorría toda la playa en el agua reposaba una pira funeraria, sobre esta el cuerpo de Ireth descansaba, aun se veía hermosa a pesar de tener la palidez de la muerte, su cuello estaba rodeado por una fina cadena de la cual colgaba un pequeño dije, el que le habían obsequiado los dos mas jóvenes del grupo, estaba rodeada de hermosas flores y al lado de la pira estaba Rake, la contemplaba aun con los ojos de hombre enamorado, se le acerco y le dio un tierno y ultimo beso en sus fríos labios, de sus ojos broto una lagrima que cayo sobre la mejilla de ella y posó una de las flores en sus manos, Rake empujo la barca y mientras se alejaba, encendió un antorcha, en la orilla el resto de los recon observaban la escena cada uno de ellos se despedía a su manera, Fixer y Barzak lloraban como dos niños habían perdido a su mejor amiga, el resto solo dejaba escapar una lagrima a pesar de mantener su rostro serio, después de que la barcaza funeraria estuvo lejos, Rake le lanzo la antorcha y al caer sobre la pira esta se encendió, se alejo mucho mas directo a donde el sol de Calamari se ocultaba Rake salio del agua, miro a Siul y trato de sonreír pero no pudo, el sargento sentía una enorme carga, todos se fueron excepto Siul, su mente estaba llena de preguntas y dudas, había perdido a dos buenos amigos al mismo tiempo solo esperaba que el tiempo curara el dolor de Rake y que a la larga obtuviesen las respuestas, ya que a pesar de todo la guerra contra el imperio seguía y aun había trabajo por hacer.


FIN

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.