FANDOM


Escrito por Jawa


He vuelto en mi pero no siento dolor alguno, al menos no dolor físico, porque mi alma esta herida en lo mas profundo. Me sumí en la oscuridad, un mar de desesperación y sufrimiento, justo lo que Luke me había advertido tantas veces –“El camino a la oscuridad y al poder es más fácil y tentador, pero solo trae sufrimiento”. Por todos los cielos Luke tu me lo advertiste, pero hice caso omiso a tus palabras y aquí me encuentro, sufriendo mas que nunca y rodeado de oscuridad… Había destruido lo único que quedaba de ella, sangre de su sangre y yo le quité la vida, al igual que no pude salvar la de ella y lo peor es que había tomado el camino mas terrible para hacerlo. Aún siento su sangre en mis manos, siento la mancha en mi conciencia y la carga de sus vidas sobre mis hombros. No merezco la vida, no una así con semejante peso, no puedo traer más desgracias a los que quiero y no deseo cargar con más vidas inocentes. Aunque Brodek no era ningún inocente no merecía morir así, morir en mis manos, manos cargadas con el lado oscuro de la fuerza.

 

Un olor llenó mis fosas nasales, un olor que me recordaba a ella, el olor de las flores y la tierra húmeda, olor de vida. Pero no quería abrir los ojos, tenía miedo de lo que podía ver. El cuerpo del hermano de Ireth estaba a unos pasos de mí, roto, sin vida. No tenía estómago para enfrentar la cruda realidad de nuevo… sin vida gracias a mí… –“El miedo es el primer paso en la senda del lado oscuro” había dicho Luke ¿Pero que podía esperar si ya me había hundido casi por completo en esa oscuridad?.

 

De pronto escuché un ruido, un ruido bastante fuera de lugar, el del viento meciendo los árboles y revolviendo esa esencia de flores… ¿Árboles?... Me armé de valor y abrí los ojos, estaba acostado boca arriba en una especie de campo abierto, el cielo azul y un sol brillante llenaban mi espacio visual, estaba rodeado de flores, el olor de ella. Me incorporé lentamente y miré a mí alrededor. Una especie de bosque rodeaba un hermoso jardín lleno de flores de todas clases, no conocía aquel lugar ¿Cómo llegué aquí? ¿Dónde estaba el cuerpo de Brodek? ¿Dónde estaba el resto de mi equipo? ¿Qué lugar era este?

 

El sonido de una risa infantil a mi espalda me hizo volverme, al fondo estaba una casa de piedra pero no vi a nadie, desconcertado miré a todos lados pero me encontraba solo, o eso pensé hasta que la pequeña risa volvió a hacerse oír detrás de mi, me volví rápidamente hacia el sonido y de entre las flores se asomó la cabeza de una niña. Era rubia y muy bonita, de unos ocho años, pero lo que realmente llamó mi atención fueron sus ojos, eran violeta, el mismo violeta de los de Ireth. Con el corazón desbocado aclaré mi garganta –“Hola” le dije, ella rió una vez mas y volvió a esconderse entre las flores. Poco a poco me levanté y me acerqué a su escondite, de un salto la niña salió corriendo hacia la casa riendo a carcajadas, yo no entendía nada y necesitaba respuestas ¿Quién era esa niña? –“¡Espera! ¡No te vayas!” grité desesperado corriendo tras ella. La niña se detuvo de pronto y me miró sonriendo. Bajé el paso, me acerqué y me agaché frente a ella –“Hola” me dijo sonriente –“Hola… ¿Cómo te llamas?” pregunté –“Alläis” contestó con una risita nerviosa –“Un placer Alläis, mi nombre es…” decía pero me interrumpió –“Tu eres Rake” dijo dejándome boquiabierto. Ella sonrió ante mi sorpresa y me tocó el rostro –“Tienes los ojos bonitos como el cielo” me dijo desarmándome por completo –“Tu… tu también” contesté con una débil sonrisa. De pronto otra voz se escuchó en el jardín –“¡Alläis!” gritó, la niña se volvió hacia el bosque y yo miré en la misma dirección. Del bosque había salido un hombre alto y de cabellos rubios como los de la niña. El hombre se acercó a nosotros y la niña corrió a su encuentro, yo me levanté mientras el hombre la cargó en sus brazos y clavó su mirada en mí. Lo que vi me dejó aun mas estupefacto, su rostro era algo que jamás imagine ver ¡Parecía esta viéndome en el espejo! Unos años mas viejo y con barba ¡Pero era mi cara! Cada vez este sitio me desconcertaba mas y mas ¿Acaso había muerto? ¿Me encontraba en algún limbo donde se me mostraba una especie de futuro cruel? Pero el nombre de la niña… ese nombre lo había escuchado antes…

 

Al parecer mis emociones se reflejaron en mi cara, porque el hombre se acercó con la niña en brazos y me sonrió –“Espera, tus respuestas vendrán, ten paciencia” dijo poniendo una mano sobre mi hombro, la niña me sonrió ampliamente y se inclinó hacia mi –“Adiós Rake ojos de cielo” me dijo, me dio un beso en la mejilla y me dijo adiós con la mano, yo alcé débilmente la mía y el hombre, luego de darme un leve apretón en el hombro y una sonrisa, me rodeó y se dirigió a la casa donde desapareció. No pude contener las lágrimas, la niña me había conmovido por completo y yo no entendía nada de lo que estaba pasando ¿Quiénes eran esas personas? Caí de rodillas al suelo llorando como un niño y me senté en la tierra húmeda del jardín. Unos pasos sonaron a mi espalda y me volví aterrado por la próxima visión, y más vale que me aterrara ¡Era Berkon!. No podía creer lo que estaba viendo, Berkon… igual que como lo había visto por última vez, su duro rostro y su aura de sabiduría eran los mismos. Definitivamente yo estaba muerto, de no ser así no vería a Berkon caminando hacia mí.

 

Finalmente llegó a donde me encontraba sentado y me dio una cálida sonrisa, posó una mano sobre mi hombro con un gesto paternal pero no dijo palabra, sólo asintió y se dirigió a la casa donde también desapareció. Yo me quedé de una pieza sentado viendo la extraña casa, todo esto no tenía sentido alguno y cada vez me sentía peor. Luego dos personas más salieron del bosque y entraron al jardín. Por un momento pensé que eran familia de Berkon debido a su oscuro color de piel, pero no se parecían en nada. Uno era un hombre enorme, nunca había visto persona tan grande en mi vida, calvo, con los ojos amarillos y un rostro que asustaría hasta al mismo Vader. Lo acompañaba una mujer delgada y bajita, que al lado de aquel hombretón parecía una estatuilla en miniatura. Ella tenía una expresión dura en su rostro, una expresión bastante familiar… se parecía increíblemente a Kamara Lirsha ¿Sería esta su madre?. El gigante me miró alzando una ceja y su rostro se suavizó un poco en una leve sonrisa –“Paciencia” dijo en una voz grave y siguió su camino junto a la mujer, al igual que los demás se dirigieron a la casa y desaparecieron en su interior.

 

Todo esto me tenía mareado, no sabía que significaba, ¿Estaba realmente muerto? ¿Al morir uno llegaba a este extraño sitio? Tenía que averiguar mas, tenía que saber que era aquella casa y por qué todos iban hacia allí, así que me levanté y me dirigí hacia la puerta. Al subir los escalones de la entrada un escalofrío me recorrió todo el cuerpo haciéndome estremecer, tanto que dudé por un momento y pensé en devolverme al jardín, pero mi curiosidad era mayor así que extendí una mano hacia la manija de la puerta. Entonces una voz me hizo detener en seco –“No Rake, tu no debes entrar… aun no” sentí como si me hubiesen echado encima un balde de agua helada, todos mis sentimientos se volvieron un torbellino revolviéndome las entrañas, esa voz… esa voz la conocía demasiado bien y me estaba estrangulando el alma, como cuchillas que me apuñalaran por todo el cuerpo al mismo tiempo y me sentí como un vaso de cristal que se rompiera en mil pedazos contra el suelo.

 

No quería volverme, tenia demasiado miedo de hacerlo, el pánico era tan grande que me dieron nauseas, pero logré aguantar. Una delicada mano se posó en mi hombro y me hizo voltearme lentamente, obligándome a enfrentar lo que más miedo tenia de ver. Y ahí estaba, mas hermosa que nunca, con su cabello meciéndose por una leve brisa que agitaba los árboles del bosque al otro lado del jardín y movía las flores. Sus ojos violeta brillaban al mirarme, sentí que me ahogaba, el corazón se me iba a salir del pecho y mis ojos se llenaron de lágrimas. Ella me regaló una leve sonrisa y seco mis lágrimas con delicadeza –“Ay Rake qué haces aquí…” dijo y vi como sus ojos también se llenaban de lágrimas. Yo no pude aguantar más y la abracé como nunca, no pude contenerme y exploté en llanto apretándola contra mí. Sentía que si la soltaba se me iría la vida y no la vería nunca más. El olor de su cabello, sentir el calor de su cuerpo, oírle nada mas respirar era más de lo que podía pedir y no quería desprenderme de aquello. Ella también me abrazó con fuerza y sentí sus suaves sollozos, deseaba con todas mis fuerzas que el momento no cesara jamás, lloré hasta que no me quedaron lágrimas y la besé hasta quedarme sin aliento. –“Vamos Rake, sentémonos un poco, hay mucho de que hablar” me dijo luego de lo que parecieron horas y a la vez milésimas de segundos, no quería soltarle pero a regañadientes accedí. Nos sentamos en los escalones de la entrada y volví a apretarla contra mi, ella me rodeó con sus brazos y me miró a los ojos –“Tu no deberías estar aquí, este lugar no es para los vivos” dijo –“Pues prefiero estar aquí contigo que seguir viviendo sin ti” contesté, ella sonrió levemente y me acarició el rostro, cerré los ojos y apreté su mano contra mi mejilla, quería absorber hasta el ultimo vestigio de tu contacto –“Pero aun no debes Rake, todavía tienes asuntos pendientes además tienes a tus amigos… a tu familia que te espera y te quiere. Tienes una vida por delante y responsabilidades que atender, aun no es tu hora” dijo, abrí los ojos y me encontré con su mirada –“Pero yo te quiero es a ti esperándome, no me importan las responsabilidades y el universo entero puede irse al cuerno, lo que mas deseo es estar contigo, no quiero volver a perderte” respondí –“Nunca me perderás siempre que me mantengas en algún pequeño lugar de aquí” dijo poniendo su mano sobre mi corazón –“Pero no puedes vivir apegado a un sentimiento, te esta consumiendo y el que estés aquí es prueba de ello. Tienes que aprender a dejarlo ir y así poder vivir en paz” agregó –“No quiero olvidarte” repliqué, ella sonrió mas aun –“No tienes porqué olvidarme, sólo dejarme ir para poder alcanzar la paz Rake. Tienes mucho por vivir aun, no puedes dejar que todo se pierda por un deseo que sabes que no se puede cumplir” dijo. Su palabras me hirieron profundamente pero no me importaba, ella estaba ahí, en mis brazos, eso era lo que importaba –“¿Pero cómo es que estas aquí conmigo? Mi deseo se ha cumplido, te tengo aquí y no pienso dejarlo ir” le dije, ella desvió la mirada hacia el jardín y se recostó en mi hombro rodeándome de nuevo con sus brazos –“Pero el camino que te trajo no es el correcto Rake, por ese camino sólo verás este jardín, pero al entrar en esta casa no iras al mismo sitio que los demás, iras a un horrible lugar donde solo hay sufrimiento y desesperación” dijo alzando su cara y mirándome de nuevo a los ojos –“Entonces nos quedaremos aquí en este jardín por siempre” le dije, ella negó levemente y su rostro se puso triste –“No puedo quedarme Rake, yo debo seguir a los demás y tu debes volver a la vida” dijo –“¿Pero Por qué? Por favor no Ireth, no sigas a esas personas, por favor quédate conmigo, no me abandones” le rogué desesperado, ella volvió a abrazarme con fuerza y yo volví a llorar, no quería perderla, no otra vez.

 

De pronto se irguió separándose de mí y mirando hacia el jardín. En el linde del bosque apareció otra figura, era Brodek, pero él no caminaba hacia la casa, sólo nos miraba desde donde estaba, inmóvil. Luego de un momento asintió y dando un vistazo a su alrededor, respiró hondo y se acostó de espaldas despreocupadamente entre las flores ocultándose de nuestra vista. Sentí que mi corazón se había detenido ¿Cómo iba a explicarle a ella que su hermano había llegado aquí por mi culpa? Mis manos empezaron a temblar y un sudor frío corría por mi espalda causándome un escalofrío, sentí que ella se estremeció junto a mi fijando su mirada en mi rostro. Yo no podía verle a la cara, la vergüenza y la culpa me ahogaban y yo no podía enfrentarla con la verdad. –“Él era una buena persona, pero se encontró con otras no tan buenas que le envenenaron la mente con mentiras.” Dijo, finalmente logré mirarla a los ojos y vi que en ellos no había reproche alguno, pero si tristeza, cosa que me apretaba el corazón aun mas –“No te culpo por lo que hiciste, de otro modo él hubiese acabado contigo sin miramientos por una mentira. Tú defendías una causa justa y defendías la verdad, lo único malo fue el haber caído en el odio y la ira, y créeme que te entiendo, pues fui víctima de esos mismos sentimientos y ya ves el resultado. Lo perdí todo sin resolver nada y te hice sufrir, no debes dejar que eso te pase Rake. Tu tenías razón y yo no te escuché, pero tu todavía estas a tiempo de escuchar tus propias palabras y salir de la oscuridad. Tu corazón es puro, no dejes que se contamine con odio, aun estas a tiempo” dijo tomando mi rostro entre sus manos –“Pero ya lo he contaminado Ireth, destruí lo único que quedaba de ti en el universo, no puedo volver y causar mas daño, no puedo cambiarlo” respondí casi en llanto de nuevo –“Claro que si puedes Rake, esta en ti hacerlo. Vuelve a la luz Rake, hay mucho bien por hacer. Aunque no puedas cambiar un solo hecho, puedes enmendarlo con el comienzo de cambios futuros y tu eres necesario para ello” me dijo con seriedad, yo la miré por largo rato sin decir palabra ¿Cómo iba a enmendar la semejante atrocidad que había cometido? Y una vez en el lado oscuro ¿Era posible salir? Yo no estaba tan seguro –“No puedo hacerlo Ireth, soy demasiado débil, caí por la más mínima provocación y puedo causar demasiadas desgracias, soy demasiado peligroso para volver” le dije, ella me miró a los ojos y me dio un corto beso –“No eres débil, nunca pienses eso, has vivido cosas terribles y lograste superarlas, esta vez no tiene porqué ser distinta. Se te dio un don al nacer, no permitas que se convierta en una maldición. En tu corazón hallarás el camino, la bondad que hay en ti es mas fuerte de lo que piensas y el reconocer tus errores es el primer paso, sólo tienes que mover el otro pie y dar el segundo” me dijo convencida, yo miré de nuevo hacia el jardín, hacia donde se encontraba Brodek, las palabras de ella eran ciertas, pero la culpa las desplazaba y las disolvía como si fuesen niebla –“Brodek y yo pertenecíamos a otro tiempo, a otras costumbres, a otra raza, no pertenecíamos al mundo que tu conoces y la verdad nunca supe como llegamos allí. La diferencia de cada uno fue el haber caído en sitios tan distintos, él no tuvo la misma suerte que yo de haberse encontrado a gente buena. Tu mismo viste a tres de ellos” me dijo con una leve sonrisa. Yo la miré por unos segundos asimilando sus palabras. Entonces recordé a la niña y al hombre rubio –“El hombre con la niña…” decía pero no me salieron mas palabras –“Mi esposo Amrod, es uno de ellos si, la niña es mi hija Alläis, lástima que no vieras a Tayvrell, pero él ya había entrado” dijo con orgullo maternal –“Alläis es una niña preciosa y debo reconocer que tu marido casi me mata otra vez del susto” le dije sonriendo débilmente, ella se echó a reír llenando el aire con su mágica risa –“Primero: no estas muerto, segundo:… pues si, te entiendo, Amrod y tu se parecen muchísimo, te imaginarás el susto que me llevé yo la primera vez que te vi” me dijo haciéndome reír por primera vez en mucho tiempo –“Ya veo por qué te atraje entonces” comenté no sin cierto atisbo de celos, ella soltó otra carcajada y dijo –“Serás tonto… claro que no, por mucho que se parezcan físicamente ni te imaginas lo distintos que son” yo reí un poco más y volví a mirar hacia el jardín –“A los que no reconocí fue a los demás, y Berkon no es parte de tu historia” dije, ella soltó un suspiro y se recostó de nuevo en mi hombro –“El grandote era Valdrielord, nuestro piloto y gran amigo, la chica era Keira, esposa de Ghent y madre de Kamara… y no te asombres, por supuesto que sé que conoces a Ghent y a Kamara, la verdad es que aquí uno sabe mas de lo que le gustaría saber” dijo al sentir como me asombré yo, lógicamente era extraño que lo supiera, pero por lo raro del sitio y después de todo lo que había visto ya no debía sorprenderme –“Y sobre Berkon pues… No, Berkon no es parte de mi historia pero si de la tuya, el que lo vieras aquí era para recordarte el sacrificio que hizo por salvarte a ti y a los demás, para darte otra razón por la cual volver. Bonita manera de honrar semejante sacrificio queriéndote quedar aquí.” Dijo muy seria y de nuevo la culpa y la vergüenza se adueñaron de mi –“¿Pero es que el haber caído así y cometer un acto tan terrible te parece buena manera de honrarle? ¿Qué clase de honor podría darle a su sacrificio trayendo mas desgracias? Ireth maté a tu hermano con odio y rabia, con un poder que podría haber acabado con todos de haber sido mas fuerte, de haberlo alimentado mas” repliqué, ella me miró fijamente y me dijo –“Pero no lo hiciste, lograste ver qué habías hecho y el odio desapareció para dar paso al arrepentimiento que le restó fuerza a tu poder. Te arrepentiste Rake y eso dice mucho de ti, el verdadero ser malvado no puede sentir eso y por ello no puede regresar al camino de la luz, de la justicia, del amor. Sí Rake del amor, lo sentirás de nuevo como lo sentí yo por ti luego de perder a Amrod, eso no debes olvidarlo, uno siempre es capaz de volver a amar y no quiere decir que olvides a los que se han ido. Te amé en vida con toda el alma y Amrod siempre estuvo ahí también. No tengas miedo, afronta tus problemas, plántales cara y sigue el camino de justicia y amor que has seguido hasta ahora. Cometiste un error si, pero puedes cambiarlo, aprende de ello y sigue adelante. La vida te recompensará a su debido tiempo.” Se levantó y miró una vez más hacia el jardín, Brodek se puso de pie y empezó a avanzar lentamente hacia nosotros.

 

Al levantarme temía lo que sabia que estaba por venir, por lo que las lágrimas asaltaron mis ojos una vez mas, pero logré mantener mi compostura –“Rake es hora, ya debo irme y tu debes volver. Te perdono por la vida de Brodek si eso es lo que necesitas para poder salir de la oscuridad, te perdono de todo corazón. Y cuando sea tu momento aquí estaremos esperándote, pero aun no es tu hora… aun no” me dijo tomando una vez mas mi rostro entre sus manos, yo la atraje hacia mi y la besé intensamente. La abracé con fuerza hasta que Brodek llegó a la entrada de la casa. Al separarme de Ireth miré a Brodek fijamente a los ojos y por primera vez me di cuenta del leve parecido que tenía con Ireth, y para mi sorpresa esta vez no vi esa expresión de desagrado y de desprecio en su rostro. Él se acercó y extendió su mano hacia mi, la tomé y me dio un fuerte apretón –“Decías la verdad humano y te doy las gracias por hacérmela ver, me trajiste hasta mi hermana y eso te lo agradezco también. Espero no caigas en el mismo error que yo, aléjate de las sombras y ayuda a los tuyos a hacer el bien” dijo con solemnidad, yo asentí y le apreté la mano de vuelta –“Rake regresa ya… te amaré siempre no lo olvides. Guarda tus recuerdos pero no dejes que dirijan tu vida.” dijo Ireth, yo la miré por largo rato a los ojos y acaricié sus mejillas –“No te olvidaré jamás…” fue lo único que logré decirle, ella me abrazó y me beso con fuerza –“Yo tampoco” me dijo y se separó de mi –“Ve hasta el linde del bosque, apenas entres en él regresarás. Dile a los chicos que los extraño mucho, que estoy muy orgullosa de ellos y que siempre los querré” agregó tomando la mano de Brodek.

 

Me armé con todo el valor que podía, respiré hondo y les di la espalda, el primer paso fue el más difícil pero logré darlo y bajé el primer escalón. Un segundo después salté el resto de los escalones y eché a correr, quería irme antes que me abandonara el valor y me arrepintiera de lo que estaba haciendo, mientras corría las lágrimas escapaban de mis ojos a raudales. Al llegar al linde del bosque me detuve y me atreví a mirar atrás. Allí estaban Ireth y su hermano mirándome, ambos dijeron adiós con una mano, Brodek rodeó los hombros de Ireth con un brazo y ambos desaparecieron en el interior de la casa. Me volví hacia el bosque que estaba lleno de una extraña niebla, respiré hondo varias veces y entré en él…

 

 

Abrí los ojos tomando una bocanada de aire como si hubiese estado horas sin respirar. Unas manos fuertes me sujetaron y me obligaron a acostarme –“¡Tranquilo Rake! ¡Tranquilo que estas en casa! Calma, calma… ¡Ariell! ¡Ya despertó!” gritó la voz de Siul, él volvió su rostro y me dijo en voz baja -“Bienvenido al mundo de los vivos” lo miré desconcertado pero si… ahí estaba Siul sumamente preocupado sujetándome y llamando a Ariell, quien segundos después ocupó mi campo de visión con su lindo rostro –“¡Al fin! ¡Capitán ni se imagina lo preocupados que nos tenía! Gracias al cielo despertó ya pensábamos que no regresaría con nosotros” dijo revisando los aparatos que me rodeaban. Segundos después llegó Barzak quien se le veía muy nerviosa y a punto de echarse a llorar –“¡Capitán! ¡Ha vuelto a la luz! ¡No creerá que aura tan bonita tiene ahora! Pensé que las sombras lo hundirían para siempre ¡Pero usted luchó contra ellas!” exclamó ya soltando lágrimas de emoción, se me acerco y me dio un beso en la frente. Al instante Fixer, Assad y Rook se unieron al grupo –“Vaya capitán menuda siesta, ya le decía yo al peludo que era muy injusto que los demás padeciéramos insomnio obligado y usted durmiendo tan feliz. Estábamos a punto de poner la queja en el consejo” dijo Fixer con una de sus usuales caras de enojo fingido -“¿Ah si? Me imagino que era por eso que ayer estabas casi llorando pidiéndole al cielo que Rake despertara ¿No es así?” preguntó Siul alzando las cejas y mirándose las uñas, los demás rieron ante la cara sonrojada de Fixer, pero yo no tenía fuerzas para reír. Aunque el verlos a todos allí me llenó de felicidad y cierta paz… ella tenía razón, me estaban esperando… mis amigos… mi familia.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.