FANDOM


La tensión previa al ataque en Hoth era tan helada como el planeta... Aún más.


Toryn Farr observaba los pequeños puntos luminosos que indicaban el inminente ataque imperial al raz del planeta. Como directora de operaciones en la estación de comandantes de la Base Eco, estaba a cargo de varios enlaces entre las tropas de suelo y aire; la defensiva con el cañón iónico y la logística de los cargueros de escape.


No podía darse el lujo de distraerse por nada... Por nadie...


— Hola... ¿Está muy ocupada?... (Hablándole en voz baja).


Farr parpadeó, volteando hacia donde provenía aquel murmullo. Mirando extrañada, ella también contestó en voz baja:


Ralter, sí. Estoy ocupada... ¿No le han informado que estaremos bajo ataque en cualquier momento?

— Vine a verla rápido; quisiera preguntarte algo...

— (Arqueando las cejas) ¿Ahora?

— Así es. Y puede llamarme Dack.

— ¡Ffff! (Suspirando) Dígame...

— Cuando termine esta confusión... (Sonriendo) ¿Te gustaría salir conmigo?

— (Mirándole sorprendida) ¿Qué?... ¿Por qué?...

— Porque sí. ¿Por qué no? digo, como tú elijas.


Farr no sabía que decir... no lograba articular palabras. Todas las coordenadas tácticas y las astrogaciones pendientes, destellaron en armonía. Entre los dos se produjo un suave silencio. Ralter no dejaba de mirarla con cariño; y ella comenzó a ruborizarse dulcemente, lo que le hacía aún más bella...


Dack... Perdona. (Midiendo sus palabras) Creía que te gustaba Samoc.

—No... no es así. Mi radar está aquí, contigo.

—Mmm... (Reflexionando, y al final sonriendo para si misma) ...vaya.

—¿Sabes? Creo que tal vez no me respondes por que a ti te gusta alguien de aquí... (Comienza a señalar alrededor de ellos) No sé. Tal vez sea Zev.

—(Interrumpiéndole) ¡No, Dack! (le toma del brazo) Baja la voz.

—Entonces, ¿Saldrás conmigo, hermosa Toryn? ...Por favor...


Primero bajó la vista, observando como sus manos se habían encontrado con las suyas. Era una sensación olvidada, agradable... Aceptó en silencio, alzando la mirada. Dack le guiñó complacido; le costó mucho trabajo soltar sus tiernas y delicadas manos.


Antes de marcharse a su deslizador T-47, él le preguntó:


—¿Cuál es el nombre del carguero que abordarás?

—“Esperanza Brillante”.

—¡Cómo tú! ...Ahí estaré.



Durante la batalla, nadie en la Base Eco percibió su llanto.

Ella seguía vigilando sus coordenadas... las luces se apagaban.

Un grito de dolor en silencio le quemaba el corazón...

Y sus lágrimas se congelaban mucho antes de caer al suelo.



¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.