FANDOM


Editar

Hacia el año 10 DBY, en el planeta Kushibah nacía un pequeño Kushibano llamado Mirax, quien, durante su infancia creció como uno mas del montón. Sin embargo, sus padres, esperando un mejor futuro para el se mudaron a Barab I, donde fue dejado al cuidado de Krasov Hara, a decisión de sus padres pues la madre había contraído una enfermedad de origen desconocido,muriendo al año del nacimiento de Mirax, y, por miedo a que cobre también, la vida del pequeño lo dejaron al cuidado de la Jedi. Tras ser inicialmente considerado una mascota, Krasov Hara sintió su afinidad a la fuerza, descubriendo luego que era un ser inteligente, pues había empezado a hablar, sin embargo, Krasov decidió mantenerlo en secreto a su maestra Saba Sebatyne. Krasov crió a Mirax como a su hijo, enseñándole los caminos de la fuerza, y llevándolo consigo a todas sus misiones con los caballeros salvajes. En el año 25 DBY, con el inicio de la guerra Yuuzhan Vong, Krasov decide dejar a Mirax en el Praxeum Jedi de Yavin, asi evitaría que participara de la guerra.

Una vez en la academia, Luke Skywalker pudo sentir el gran poder del pequeño Kushibano, decidiendo asignarle un maestro, Ganner Rhysode, Mirax fue su primer y único aprendiz. Las lecciones que Rhysode le enseñó van desde la construcción y uso de su sabe láser amarillo, (el pequeño aprendiz demostró ser muy habilidoso, pese a su forma y tamaño) hasta el dominio de la telequinesis y el uso de escudos de fuerza. Mirax acompañó a su maestro a misiones como Bimmiel, Garqi y el ataque de Myrkr, teniendo sin embargo, un desempeño secundario, pero no acompañó a su maestro a su última batalla, en el pozo del cerebro planetario, donde Rhysode se sacrficó peleando contra miles de guerreros Yuuzhan Vong . La muerte de Rhysode trajo un gran dolor a Mirax, sin embargo, debido a la calma propia de su especie, consiguió sobreponerse

Un año después de la muerte de Rhysode, Mirax abandona la academia y empieza una corta carrera como cazarrecompensas y ladrón (aprovechando su pequeño tamaño y agilidad), teniendo un gran éxito en los planetas del núcleo y borde medio, realizando tambien misiones de beneficio propio, como robar un carguero ligero YT-2400, para lo cual, primero adquirió un astro droide serie R3-A5 negociando con un oficial de la república, usando sus habilidades con la fuerza para conseguirlo a un precio muy bajo. El motivo de la compra, era que debido a su pequeño tamaño se le dificultaba el pilotaje, y mas aun de un carguero. Una vez efectuado el robo usó el dinero que había conseguido hasta el momento para modificarlo cambiando el hiperimpulsor que poseía (clasificado en 1.8) por uno mas rápido y resistente, clasificado en 0.9, dos torretas automáticas y lanzadores de misiles, equipando además al droide con dos blasters automáticos y numerosos sistemas de encripatción que servirían para su defensa propia y de los archivos que llegara a contener. Una vez adquirido todo se dirigió a los territorios del borde exterior.

Una vez en el borde exterior, Mirax se dirigió a Tatooine, donde se instaló temporalmente, mientras seguía con su labor de cazarrecompensas, esta vez en el borde exterior. La guerra Yuuzhan Vong había concluido y la paz había regresado a la galaxia, pero lo peor para el pequeño Kushibano solo iba a empezar.

Mirax viajaba por el borde exterior, había decidido salir de Tatooine en busca de otro lugar para vivir, no tenia una ruta fija, solo vagaba esperando al planeta indicado. Estaba sumido en sus pensamientos mientras R3 se encargaba de la navegación, cuando la nave dejó la velocidad luz, al acercarse a la cabina para ver que sucedía vio ante sus ojos un planeta, ubicado justo donde se suponía que no había mas que estrellas. Impulsado por su curiosidad decidió aterrizar. Ignorando que se trataba de Zonama Sekot, nuevo hogar de los yuuzhan vong.

Se encontró con una jungla densa, pudo percibir un par de jedis, pero en una posición lejana

-R3, saldré a investigar-dijo Mirax-enseguida vuelvo.

El pequeño droide emitió un agudo sonido en señal de aprobación.

Mirax empezó a vagar por la jungla en busca de alguna señal de vida, mientras estaba inmerso en sus pensamientos pudo divisar un grupo de criaturas que tardo apenas una centésima en reconocer, los yuuzhan vong, giró la cabeza buscando una ruta de escape, pero estaba rodeado. Ignoraba si lo habían descubierto, o que reacción causaría su presencia, pero se limitó a hablar a R3 a través de su intercomuncador ;

-R3!, Oculta la nave ahora mismo, y luego me das las coordenadas, intentaré alcanzarte- y cortó, empezó a correr en cuatro patas a toda velocidad, su blanco pelaje había cambiado a un tono negro por la desesperación. Sabía que no había motivos para entrar en pánico sin conocer sus intenciones, pero tenía un mal presentimiento sobre todo eso. En su veloz intento de escape, vio acercarse algo a el, luego, solo oscuridad.

Abrió los ojos en un lugar extraño, tenia las manos y los pies atados, estaba rodeado por yuuzhan vongs, supo desde el momento en que abrió los ojos que pasaría a ser el conejillo de indias de los yuuzhan vong. Llegó a divisar también tres criaturas mas; Un Chiss ,un Noghri y un mandaloriano, todos inconscientes, por su aspecto parecía que aún no habían llevado mucho tiempo ahí, pero ignoraba el horrible destino que les esperaba.

Pasaron un par de horas, luego fue trasladado a una celda, donde pasó la noche, intentando buscar una ruta de escape, tras largas horas de vanos intentos, recibió un mensaje a su transmisor, eran las coordenadas de la ubicación de su nave. Sus cosas habian sido confiscadas, pero no se habían percatado del radio transmisor, cosa que aprovechó para enviar un mensaje a R3;

-R3, Dirígete al norte, pude sentir la presencia de un jedi, pero no se que tan cerca esta o su ubicación exacta, estas son mis coordenadas, si encuentras a algún jedi, dáselas y muéstrale este mensaje, rápido R3!- Comunicó a su astrodroide, luego, paso el resto de la noche maldiciendo, resignado, esperando escuchar en algún momento algún ruido en los pasillos, y ver luego un jedi que lo salvara, pero nada de eso paso, solo la fría y silenciosa noche avanzó lentamente, y Mirax no consiguió conciliar el sueño, sino que tuvo que soportarla completa, sumido en desesperación.

Así pasaron las horas, hasta que llegó el amanecer, fue cuando dos guardias lo llevaron hacia lo que parecía ser un laboratorio, donde Mirax pasó todos los días de su vida durante seis meses. De los cuatro sujetos que había el día de su llegada, el fue el que aceptó mejor todas las transformaciones y experimentos de los vong, tal ves es por eso que era torturado con sus experimentos día y noche, mientras que el resto, al mostrarse reacios a los experimentos, fueron tomados como simples prisioneros. Pasaron asi los seis meses mas largos de su vida, y pudo sentir el verdadero poder de la biotecnología de los Yuuzhan Vong, siendo uno de los pocos experimentos completos. Su ADN fue mezclado varias veces, tanto con el de los Vong como con otras criaturas, lo que ocasionó en el un cambio inimaginable. Había pasado de ser un pequeño humanoide con forma de conejo a tomar más la forma de un Vong, había crecido hasta alcanzar casi los dos metros, aumento su musculatura, tal como la tenian los Vong, sin perder pero, su pelaje se mantuvo. su acoplamiento a los experimentos fue tan satisfactorio tanto mental como físicamente que incluso sus poderes de la fuerza se vieron incrementados, al igual que sus habilidades físicas, al mismo tiempo que obtuvo un ADN "Abierto" que lo libraba de la incompatibilidad de reproducción con otras especies. Sin embargo su fuerza llego a ser tanta que los Yuuzhan Vong optaron por mantenerlo en un estado vegetal para evitar su escape, pues mantenía su voluntad firme.

Mirax yacía tendido en su celda, completamente sedado e incapaz de moverse, ya llevaba varias semanas en ese estado. Fue entonces cuando llegó una patrulla al enclave de los Yuuzhan Vong, guiados por R3. Al llegar un jedi se puso al frente;

-En el nombre de la república y el alto consejo jedi ordenamos nos concedas el paso a sus instalaciones-dijo

Ante la negativa del guardia que hacía turno en la puerta, el jedi simplemente le quitó la vida, e ingresó junto con la patrulla al enclave, abriéndose paso entre los vong, para finalmente llegar a la celda de Mirax, quien fue desconectado del suero que lo mantenía sedado. Para sorpresa de todos, el recién liberado mostró mucha calma pese a haber estado mucho tiempo sin despertar, y mas grande fue su sorpresa al ver la alegría que le inundó por volver a ver a su pequeño astrodroide.

-Parece que cambiaron tu cuerpo, pero no pudieron quebrar tu bondad- dijo el maestro- Como te llamas?- Añadió

-Me llamo Mirax- respondió el kushibano- al principio el dolor era insoportable,cuando me sedaron pase a otro plano, pude ver mi espíritu y mi esencia, creo que por eso no pudieron contaminarla, y tu... Como te llamas?

-Mi nombre es Cacen Lark, vine en cuanto tu droide me comunicó tu mensaje, vinimos incontables veces, pero los vong no nos permitían entrar, finalmente decidimos entrar por la fuerza, pero no lo tenia autorizado, por eso la tardanza, ahora vámonos de aqui- dijo el jedi

-Hay algo que debo hacer primero- refutó. En eso se dirijió al ala este, donde se encontra

ban los prisioneros, el lugar en el que había estado cuando llegó, y liberó a los tres que estaban con el ese día. Había hablado con ellos y formado amistad antes de que los separáran llevándose a Mirax para experimentar con el. A medida que salían Mirax los saludaba y nombraba; Nuru Tann era el nombre del chiss, Redorhk el noghri y Senn Beviin el Mandaloriano (originalmente pertenecía al clan Skirata) una vez que todos habían salido, se dispusieron a recojer sus cosas y marcharse del emplazamiento.

Tras salir del enclave, se dirigieron a la colonia en la que vivía el jedi, donde R3 había transportado la nave, para mantenerla segura, una vez allí el jedi habló con Mirax;

-Deseas quedarte en el enclave?- preguntó

-No me gusta quedarme atado a un lugar, y menos a uno rodeado por las criaturas que me torturaron, seguiré mi camino por la galaxia-respondió

-Yo igual tengo planeado irme, este lugar no es de mis favoritos, prefiero un lugar mucho mas pacífico, como Manaan, pero aún no estoy seguro-añadió

-Espero que nos volvamos a ver, y que la fuerza te acompañe-

Se despidieron, y luego Mirax se dirigió a su grupo de amigos, invitándolos a acompañarlo en su viaje.

-Pudiste habernos dejado ahí encerrados, pero fuiste a por nosotros, por mas pequeño que parezca es algo que los mandalorianos no ignoramos, a donde vayas tu, iré yo- dijo Senn

-Senn tiene razón, te la debemos, yo me uno- dijo Nuru Tann

-Los noghri no traicionamos, tengo una deuda de vida contigo, voy contigo- dijo Redorhk

-Excelente!-exclamó- consigamos algunas provisiones, luego podremos irnos de esta roca-

Al momento de terminar de empacar todo Senn se acercó a Mirax y le dijo;

-Ya tiene nombre?-refiriéndose a la nave

-Aún no, no pude gozar mucho tiempo de sus servicios-

-Yo había pensado en algo como el "Buitre Sombra"- dijo el mandaloriano

- El buitre sombra, me gusta. respondió Mirax- Una vez empacado todo se dispusieron a partir del planeta.

Acompañado ahora por sus nuevos compañeros, Mirax dejó su carrera como cazarrecompensas e inició una travesía por la galaxia, guiado únicamente por la fuerza, visitando planetas sin un rumbo fijo.

Korriban Editar

En el año 30 DBY, la tripulación del buitre sombra decide visitar Korriban, durante su estancia Mirax, se sintió atraído por el valle de los señores oscuros, por lo que decidió visitarlo, sin miedo al lado oscuro pues el decía, "Desde que dejé la academia y fui capturado por los Vong, la fuerza no es mas que gris para mi, no existe en luz u oscuridad, simplemente está ahí"

Caminando a travéz del valle descubrió una cueva por la que se sintió fuertemente atraído, mientras estaba dentro Mirax tuvo una visión, pero, confundido no pudo entender su naturaleza y la tomo como un sueño, olvidándola al poco tiempo. Mirax siguió buscando a través de la cueva, entonces, cuando estaba a punto de emprender su regreso, escuhó el sonido de un sable de luz, por lo que empuñó el suyo y decidió ir a investigar. Se encontró con una joven sith Zabrak que tenía un feroz combate con una bestia Terentatek

Sus fuerzas estaban mermadas, pues parecía que ya había mantenido un comabte prolongado, por lo que se dispuso a ayudarle

-No te acerques, puedo sola!- Alcanzó a decir mientras seguía su combate con la fiera, Mirax se mantuvo al margen, tal como la zabrak le había pedido. La sith consiguió finalmente vencer a la bestia, con un aseste mortal con su sable de luz y un empujón con la fuerza que lo liquidó al chocar contra una pared, pero el golpe debilitó la gruta, haciendo que el techo colapse sobre la zabrak y Mirax, quien esquivó los escombros, y luego empujó con la fuerza a la zabrak lo suficientemente lejos para estar a salvo, pero no le dio tiempo a escapar y la cueva colapsó sobre el. Al percatarse la zabrak retiró los escombros, y comprobó que Mirax seguía vivo, pero muy malherido e inconsciente , por lo que lo arrastró a las profundidades de la caverna, finalmente llegando a algo que parecía ser su asentamiento, donde lo curó con la fuerza.

Mirax se despertó sobresaltado mirando a su alrededor sin terminar de comprender lo que ocurría a su alrededor, tras un par de segundos aturdido, finalmente articuló unas palabras;

-Que pasó?, ¿Quien eres?-Alcanzó a decir, confundido

-Soy Nadati, La cueva te cayó encima al salvarme, te traje a mi refugio mientras estabas inconsciente, tu como te llamas?-

-Soy Mirax,¿Tú me salvaste? Si yo pensaba que los sith no se preocupaban por el resto-

-No soy una sith, al menos, no ahora

-Abandonaste la academia?-

-Si, no me gustaban los métodos de los sith, intenté escapar por aquí, pero al seguir la senda vi a la bestia y me oculté, esperando a que fuera, finalmente salí a enfrentarla, y luego llegaste tú

-Y porque no fuiste a Dhreshdae por un transporte?

-Mi maestro me descubrió mientras escapaba, asi que puso una recompensa por mi cabeza,y mandó a todos los aprendices, el que me matara, sería ascendido de rango, y en cualquier momento vendrán por aquí, por favor déjame acompañarte, solo sácame del planeta y luego me voy.

-Esta bien, conoces la salida?- preguntó Mirax

-Si, es por aquí, vamos- Ambos siguieron un sendero que los llevó hasta fuera de la cueva, a las afueras de la colonia Dreshdae

-No podemos entrar, si me descubren, estamos fritos-dijo La zabrak

-Llamaré a mis amigos, ellos nos recogerán de aquí- acerca su transmisor a su boca- y empieza a hablar-

Senn, necesito que vengan con el Buitre sombra, es hora de marcharnos, estas son mis coordenadas exactas-

-Vamos en camino!- respondió el mandaloriano, y cortó

Mientras esperaban Mirax le contó con la voz entrecortada que no conoció a su madre, pero fue criado por una Barabel, quien le instruyó en los caminos de la fuerza, para luego dejarlo en la academia jedi, pero que nunca mas vió a la que había sido como su madre, para luego ser capturado por los vong y adoptar la forma que poseía, y se dió percató de algo, los cuernos de Nadati eran mas largos y su estatura mayor que la del resto de los Zabrak, al preguntar se sorprendió con la respuesta;

-Nací en Iridonia como todos los demás, pero fui capturada por los Vong de pequeña, no recuerdo nada de lo que me pasó, pero al final de la guerra fui liberada, me descubrió un maestro sith y me trajo aquí.

-En eso aparecieron dos aprendices, en silencio se acercaron, sin que Mirax o Nadati se percataran, cuando los sith encendieron sus sables, fue cuando se dieron cuenta, encendiendo también los suyos, los sith tenían un gran dominio del sable, haciendo retroceder a sus contrincantes, pero el buen uso de la fuerza de estos les permitió quitárselos de encima con un empujón, para luego realizar una fuerte embestida con el sabel sobre ellos, acabándolos.

-Si no alcanzaron a enviar una alerta, aún tenemos tiempo para salir de aquí- transcurrieron solo un par de minutos, y finalmente llegó la tripulación, sin aterrizar por completo, subieron a bordo y partieron del planeta casi inmediatamente.

Cuando ya estaban fuera de peligro Mirax se dispuso a presentar a la zabrak al resto de la tripulación, mostrándose todos muy amigables

Transcurrieron un par de minutos y la nave solo vagaba por el espacio y Nadati se aproximó a Mirax

-Ya estamos fuera de peligro, ahora solo llévame a un planeta cualquiera, el mas cercano, asi encontraré la forma de ganarme la vida-

-No te gustaría unirte a la tripulación?- Repuso Mirax - Es mejor que vagar por ahí buscándote la vida- siguió

-Me encantaría, pero crees que le agrade la idea al resto?, no quiero ser perjudicial para nadie-

-Tenemos habitaciones y provisiones suficientes, no se harán ningún problema-

-Pues entonces me quedo, gracias Mirax, acabo de conocerte y ya me salvaste dos veces- respondió con alegría.

Tal como Mirax había previsto, el grupo recibió con los brazos abiertos a la nueva integrante, que se adaptó con gran facilidad al grupo. Pasaron los meses y el grupo demostró ser muy unido, pero pronto sueños empezaron a invadir sus mentes, sueños del tiempo que pasaron encerrados, todos fueron modificados, unos mas que otros y empezaba a manifestarse en sus mentes y cuerpos.

Capítulo I Editar

En el año 36 DBY se desarrollaba la guerra del enjambre, enfrentando a los Chiss con la Alianza Galáctica hecho que parecía afectar a Nuru mas de lo debido. Alejados del conflicto, pero afligidos en sus mentes por lo que les había pasado la tripulación del Buitre Sombra empezó a vagar por los territorios del borde exterior, una vez mas sin rumbo fijo.

Entre toda su confusión, Mirax tuvo una visión, el era el líder de un gran ejército, no sabía exactamente porque, pero no lo tomo a la ligera, las visiones continuaron a lo largo de varias noches consecutivas, se vio en lugares parecidos a aquel en el que había sido encerrado pero no era preso, sino, el libertador. Ese fue el motivo por el que un día, dijo a sus compañeros:

-Es tiempo de liberar a aquellos que compadecen como nosotros, solo así, seremos libres-

Fue asi como comenzaron su travesía por la galaxia, buscando a alguien que liberar de las garras de los Vong, pero no había nadie. La liberación que formaba parte de su destino era diferente, mucho mas profunda.

Meses vagando sin encontrar nada, finalmente Mirax dedujo que sus visiones tenían otro significado, pero para poder verlo debía limpiar su mente de sus recuerdos. Para conseguirlo se exilió temporalmente a Dagobah, dejando solos a sus compañeros, pero pidiendo que vuelvan por el cuando Nadati sintiera que era el momento.

Exilio Editar

En Dagobah, Mirax se entregó completamente a la fuerza, meditando durante horas, dias semanas enteras, purificando su mente. Al año de su llegada Mirax se adentró a la cueva del lado oscuro, donde se le fue revelado su pasado al tiempo que luchaba con su futuro.

Al entrar, vio una sombra negra, pequeña, acompañada por dos Kushibanos, uno de los dos agonizaba, luego la abandonaron. Mirax se adentró mas en la cueva, encontrándose de nuevo con los pequeños seres, pero esta vez fueron atacados por dos grandes sombras, que luego atacaron a Mirax, este fue incapaz de usar sus poderes de la fuerza, por lo que tuvo que vencerlos con su sable de luz. Mirax siguió su camino peleando esta vez contra un ejército de Yuuzhan Vongs, tal como lo había hecho su maestro antes de morir. Mirax consiguió vencer a los Vong, pero su mente quedó muy dañada, para, finalmente encontrarse con algo que había atormentado su mente por años. Encontró a Krasov Hara y Ganner Rhysode, sentados, meditando. Aquella que había sido una madre para el, y su maestro estaban ahí sentados frente a el. Mirax se aproximo y ambos levantaron la mirada, Rhysode se dirigió a el con una sonrisa y diciendo solo - Tanto tiempo sin verte - Mirax se acercó mas recibiendo tambien una sonrisa de Hara. Mirax trató de tocarlos, pero se desvanecieron al instante.

Miráx se volteó, y estaban ahí. Se sobresaltó, pero mantuvo la calma, entonces empezaron a hablarle:

-Hijo- dijo Hara - tanto tiempo sin verte. Mirax empezaba a sospechar

-Únete a nosotros Mirax, sabemos por lo que pasaste, pero se acabará- dijo Rhysode, levantando el sable de luz del que fue su aprendiz, y poniéndolo en su cuello- yo no puedo hacerlo, pero tu si.

Mirax tomo el sable, pero al tocarlo tuvo una visión, vio primero como murieron tanto Rhysode como Hara, luego, vió a sus amigos sufriendo, siendo torturados, cuando acabó se dió cuenta de lo que pasaba. Entonces usó el sable para atacar a ambos, asestó el golpe inmediatamente sobre Hara, que se convirtió en una de las sombras que lo habían atacado antes. Atacó luego a su maestro, pero este bloqueó el ataque.- Te has vuelto muy fuerte, mi joven padawan- dijo Rhysode

-Tu no eres mi maestro, respondió Mirax- iniciaron un arduo combate, Mirax no podía hacer mucho, pues todo lo que sabía se lo había enseñado Rhysode, finalm

ente tras un largo combate, Mirax desarmó a la sombra y la tiró al suelo, asestándole el golpe final con el sable de luz, pero al hacerlo otra sombra apareció por detras, una sombra desconocida, que lo atacó con un sable de luz, asentando a la empuñadora del sable de Mirax, cortándola en dos, estaba a punto de atacarlo de nuevo, pero una sombra más apareció, pero a diferencia del resto, era blanca y apareció para defenderlo, acabó con la sombra negra, y se desvaneció.

Mirax salió de la cueva, sin encontrase con ninguna otra sombra, pero afuera se encontraba un pequeño espectro, sentado sobre una roca. Mirax se acercó a el. Era el maestro Yoda que dijo- suerte tuviste en salir de ahí, el lado oscuro, demasiado fuerte esta, cual es tu nombre?

-Mirax.

-Mmm... joven Mirax, un gran poder en ti puedo sentir, dominio de la fuerza tu tienes.

-Fui entrenado en el Praxeum Jedi de Yavin

-Como jedi entrenamiento tuviste, pero mucha oscuridad en tu interior siento

-Yo no creo en la luz, o la oscuridad, solo en la fuerza, pero se diferenciar entre quienes la usan para bien o para mal

-El lado oscuro, difícil de percibir es y más aun en tu interior

Hubo un pequeño silencio y luego Yoda siguió con la charla

-Ahí dentro la oscuridad crece, con que te encontraste?

-Con sombras, que me atacaban, además de mi maestro y mi madre que intentaron que me quitara la vida

-Esas, sombras no eran, fantasmas del lado oscuro son

-Fantasmas?

-De aquello que te atormenta, la forma toman, en lugares llenos del lado oscuro aparecen

-Y mi madre, y mi maestro?

-Fantasmas también eran, engañarte el lado oscuro quiere, acompañame si entrenamiento tu quieres

Mirax siguió al maestro a la que era su choza cuando estaba aún vivo